En busca de la movilidad urbana total / ANTONIO CANTALAPIEDRA. CEO de...

En busca de la movilidad urbana total / ANTONIO CANTALAPIEDRA. CEO de mytaxi ANTONIO CANTALAPIEDRA CEO de mytaxi para España y Portugal

Compartir

Las ciudades pueden ser centros neurálgicos de riqueza ­o de pobreza. Todo depende de la apuesta por la tecnología idónea en el momento adecuado y por un nuevo concepto de “movilidad urbana total” que promueva alternativas de transporte colectivo, público o privado, para trascender el uso y la propiedad del vehículo particular, así como la necesidad de aparcamiento.

La clave es que las empresas e instituciones, pero sobre todo los usuarios digitalizados, tengan acceso a información en tiempo real sobre los aspectos relevantes de la movilidad y el transporte urbano, con el objetivo de optimizar el tiempo y los recursos, bajo criterios de transparencia, reducción de costes, seguridad y puntualidad, que influyen además en la reducción del tráfico y, como consecuencia, de la contaminación.

Es absurdo acelerar la productividad mediante el uso generalizado de teléfonos inteligentes, comunicarnos, realizar transacciones de comercio electrónico o efectuar pagos inmediatos si después el transporte de personas y mercancías colapsa el centro y los accesos de las grandes ciudades por no emplear estos avances tecnológicos, tan populares actualmente.

La eficacia y calidad de las infraestructuras de transporte son un reclamo para las inversiones y la llegada de trabajadores cualificados. Esto se consigue con ciudades más digitales e inteligentes donde imperen soluciones avanzadas, entre ellas la geolocalización en la demanda de servicios públicos como los taxis, de manera que se les evite vagar por las calles en busca de clientes.

También contribuyen a ello las herramientas de Big Data y business intelligence, que permiten recopilar masivamente datos de mayor calidad para identificar el perfil y los hábitos del usuario. De forma añadida, están en juego aspectos como la gestión de residuos, la organización del tráfico, la seguridad en las transacciones, el suministro racional del agua y la electricidad… En definitiva, una mejora en la calidad de vida en las metrópolis.

El vehículo en propiedad y de uso individual es una opción, sin duda, pero constituye una amenaza para las ciudades inteligentes y sostenibles. Las soluciones estratégicas de movilidad se basan en una oferta de servicios de transporte administrados por plataformas y aplicaciones de petición de taxis, coches eléctricos, transporte público, bicicletas y localización de espacios de aparcamiento. Estas soluciones de movilidad son complementarias entre sí, no excluyentes.

El usuario digital es muy impaciente y busca la mejor alternativa en términos de tiempo, tarifa-coste, usabilidad e idoneidad en cada momento de su necesidad de transporte. Debido a ello, la gestión de la movilidad debe concebirse de una manera holística y colectiva.

La integración de las soluciones de trasporte en redes y plataformas de Big Data permiten una mejor configuración de la oferta en tiempo real en función de la demanda inmediata micro-segmentada. Si dicha red ofrece información, por ejemplo, de las mejores rutas avisando al usuario o taxista de las zonas de mayor congestión, el cliente puede optar por rutas diferentes. También, en su caso, por transportes públicos más rápidos o servicios de car sharing si le interesa en términos de coste-distancia. Además, dicha plataforma puede recomendar ciertos hábitos para contribuir a la sostenibilidad cambiando pautas de consumo. En resumidas cuentas, la tecnología al servicio del ciudadano.