FORUM BUSINESS TRAVEL. La convivencia entre viajeros analógicos y digitales

FORUM BUSINESS TRAVEL. La convivencia entre viajeros analógicos y digitales

Compartir

Con la llegada de la generación millennial a puestos de responsabilidad, las empresas se enfrentan al reto de ajustar sus políticas de viajes a distintos perfiles de empleados con una cultura muy diferente, desde los que no se atreven a salir sin su documentación impresa en papel, hasta los que solucionan todo a través del móvil. Forum Business Travel analizó la evolución tecnológica de los viajes de negocios en dos sesiones celebradas en Madrid y Barcelona el pasado mes de abril.

Uno de los retos más acuciantes a los que se enfrentan las compañías es el de responder a las distintas necesidades de los empleados que tienen que desplazarse por motivos de trabajo. “Facilitarle la vida al viajero es esencial para su rendimiento y productividad”, explica Verónica Ocaña, experta en Travel Management y una de las ponentes de las jornadas.

La convivencia no es fácil entre viajeros analógicos, acostumbrados a gestionar sus salidas a la antigua usanza; los híbridos, que empiezan a abrazar las nuevas tecnologías; y los digitales, que solo reservan y se comunican con su central mediante dispositivos móviles. Según Ocaña, “el travel manager se encuentra en la tesitura de aportar herramientas personalizadas para atender las necesidades de cada uno, aunque la gestión de los viajes avanza imparable hacia el mundo digital”. Como subraya Óscar García, cofundador de Forum Business Travel, “ya no vale el corta-pega, ni el café para todos”.

Además de adaptarse a la cultura viajera de los empleados, las empresas españolas están haciendo verdaderos equilibrios para que los desplazamientos se realicen con el mayor confort sin que se disparen sus presupuestos, incluso propiciando el ahorro, porque la crisis ha dejado una indudable lección para una larga temporada: hay que seguir siendo eficientes con los costes antes, durante y después del viaje.

“A lo largo de 2015 hemos visto ya como las políticas de viajes de muchas compañías han evolucionado poniendo al viajero como pilar central de la política, enfocándose en la seguridad y en mejorar la experiencia del viaje, lo que no implica que el foco en la optimización de costes deje de estar, ni mucho menos, este es ya un clásico. En 2016, esta tendencia en la política de viajes va a continuar y va a extenderse dentro de un mayor número de empresas”, según apunta Charles de Bonnecorse, director de ventas en American Express Global Business Travel España.