Friburgo, un destino de éxito en el mercado español con grandes atractivos...

Friburgo, un destino de éxito en el mercado español con grandes atractivos para el MICE

Compartir

Friburgo es la ciudad alemana que más horas de sol recibe al año. La puerta de entrada a la Selva Negra está teniendo un gran éxito entre los turistas españoles, que ya son su tercer mercado. Ahora, el objetivo son las reuniones e incentivos, como avanza Iris Sohn, responsable del Convention Bureau.

 

Friburgo está teniendo mucho tirón entre los españoles últimamente. ¿De qué datos dispone?
Los últimos datos que tenemos, correspondientes a 2015, señalan que las pernoctaciones de españoles aumentaron un 25%, hasta llegar a las 38.000. Estamos muy contentos de esta evolución y pensamos que la ciudad y sus alrededores cuentan con grandes atractivos también para el segmento MICE.

¿Cómo anda el destino de conexiones?
Friburgo tiene una ubicación ideal, en el triángulo formado por Alemania, Francia y Suiza, por lo que es muy accesible en coche, tren o avión. El EuroAirport de Basilea-Mulhouse-Freiburg se encuentra a 50 minutos. Hay vuelos diarios de Easyjet y Vueling desde España. Además, Iberia operará en breve.

¿Alguna novedad en la planta hotelera?
Se encuentra en plena expansión. En 2017 vamos a contar con 700 habitaciones más. Abren un Motel One, un Super-8 del grupo Wyndham, un Hampton by Hilton y un Holiday Inn Express.

¿Cuáles son los venues principales?
Contamos con el Centro de Congresos y Casa de Conciertos, con una ubicación muy céntrica; y la Feria de Friburgo, para grandes exposiciones. Hay además numerosos espacios singulares muy interesantes, especialmente los Almacenes Históricos, una antigua casa burguesa del siglo XVI, ideal para cenas de gala y con estupendas vistas a la Plaza de la Catedral.

¿Y en cuanto a incentivos?
Las posibilidades son enormes. La zona está rodeada de viñedos, por lo que ofrece muchas actividades relacionadas con la cultura del vino. Por otra parte, hay dos escuelas de cocina muy prestigiosas que organizan talleres específicos para grupos de empresa. También tenemos cervecerías artesanales donde se pueden realizar vistas, catas y almuerzos. En el centro de la ciudad se pueden privatizar vagones de tranvía para celebrar fiestas o encuentros. En torno a la bici también se organizan excursiones, así como en los barcos que surcan sus canales.

Hay que tener en cuenta que Friburgo es la ciudad más ecologista de Alemania. En la montaña de Schauinsland hay rutas de todo tipo para un día de aventuras. Se puede llegar hasta allí en un teleférico culinario y bajar en patinetes especiales de alta tecnología. También escuchar historias de los campesinos de la Selva Negra en la cabaña rústica de Schniederlihof o visitar el Museo de la Mina.

Y la Selva Negro, que ofrece muchas posibilidades.
Por supuesto, es un clásico. Sales con tus botas del hotel, andas un poquito y ya estás en ella. Para disfrutar del paisaje de una forma diferente hay empresas que programan recorridos en Porsche o en coches de época.

¿Qué extensiones se pueden realizar?
Además de incursiones más amplias a la Selva Negra, está Europa Park, el parque de atracciones más grande de Alemania, a 20 minutos; la Alsacia francesa a 30 minutos, con la ciudad de Estrasburgo, a una hora; los Alpes suizos, a 45 minutos, o Baden-Baden, a poco más de una hora. También se encuentran cerca la biblioteca rococó del monasterio de St. Peter, el lago Constanza o la Ruta del Vino Badense.