INCENTIVOS EN TAILANDIA. Bienestar con sonrisas

INCENTIVOS EN TAILANDIA. Bienestar con sonrisas

Pablo Ros

Compartir

El país de la gente libre, eso es lo que significa el nombre Tailandia. En la tierra de los thai todo cabe, porque lo que prima es la tolerancia. Nadie juzga la opción elegida por el otro, es una cuestión de respeto. Con una superficie muy similar a la del territorio español, está considerado como el noveno mejor destino del mundo para vivir o jubilarse, debido a la excelente relación entre el coste y su calidad de vida, un argumento de peso también para cualquier propuesta de incentivo.

Thai Airways es la única aerolínea que vuela non-stop entre Madrid y Bangkok, uno de los mejor hubs para conectar desde Europa a cualquier destino del continente asiático y centro de operaciones de la compañía. Thai opera esta ruta ininterrumpidamente desde hace 25 años y cuatro días a la semana el trayecto se realiza a bordo de un Boeing 777, uno de los aviones más cómodos de la actualidad.

La aerolínea ha realizado un proceso de renovación para ofrecer todos los adelantos y comodidades al pasajero, entre los que destacan las pantallas individuales en todas las clases, los reposapiés y la distancia entre asientos, una de las mayores del mercado. De reciente creación es Thai Smile, una filial que ofrece el servicio y calidad de la matirz y que opera vuelos domésticos con aviones modernos y cómodos.

PHUKET, MARCO DE PELÍCULAS

Al sur de Tailandia se encuentra su isla más grande, Phuket, uno de los destinos más frecuentados por los visitantes del país. Al margen de la extrema belleza de sus parajes, el motivo de su popularidad es haber sido escenario de varias películas de Hollywood. La Playa, protagonizada por Leonardo Di Caprio, fue rodada en la cercana isla de Phi Phi, y 007, El hombre de la pistola de oro”, con Roger Moore, tiene una escena en la que desde entonces lleva, la James Bond Island, en la bahía de Phang Nga. El acceso a estos parajes se realiza por medio de excursiones con lanchas rápidas surcando islotes rebosantes de vegetación.

El destino más concurrido de Phuket es Patong Beach, que recibe afluencia de europeos desde los años 80. Atraídos por una bahía de ensueño, los cruceros desembarcan su pasaje en lanchas plagadas de turistas que alimentan la intensa vida nocturna del lugar. Y es que cuando se trata de animación este país va sobrado. A los thai les encanta cantar, hay música en directo en muchos bares y restaurantes, los taxis o tuk-tuk, adornados con luces de todos los colores, hacen sonar el equipo de música a todo volumen, al igual que los bares, que compiten en decibelios.

Patong Beach es una verdadera fiesta en la calle, un atractivo tan importante como su extensa playa. En el centro, y a tan solo unos metros de esta, se encuentra el nuevo y moderno The Kee Resort & Spa, un resort tranquilo y lujoso que ofrece 244 habitaciones de diferentes tipos, algunas con vistas al mar y otras con acceso directo a la espectacular piscina. El resort cuenta además con el Kee Plaza, un centro comercial con más de 60 tiendas; el Kee Spa, con una gran variedad de tratamientos; y el Kee Sky Lounge, una sensacional terraza en el piso más alto donde contemplar el atardecer sobre la bahía y disfrutar de música en directo, muy de moda en la ciudad. Detalles hacia el cliente, como la posibilidad de elegir el color ambiental de la habitación, garantizan una estancia de capricho.

A tan solo 3 km del centro de Patong Beach se encuentra el Merlin Beach Resort, un enclave con más de 400 habitaciones y casi 4.000 m2 de piscina rodeada de jardín y con acceso privado a la playa. Cursos de buceo, clases de masaje y talleres de cocina thai son algunas de las muchas actividades que se realizan dentro del hotel.

Una visita que se ha convertido en peregrinación de devotos y turistas en Phuket es el Big Budha, una gigantesca figura de mármol que brilla al sol y que con sus 45 m de altura domina desde lo alto de la montaña. Ante tal magnitud es fácil envolverse con el misticismo y las vistas del lugar. Para palpar la influencia portuguesa en la arquitectura hay que ir a Phuket Town, la parte vieja de ciudad, que está recuperando sus edificios con cafés, hostales y comercios llenos de encanto.

KOH LANTA, NATURALEZA ROMÁNTICA

Con Krabi como aeropuerto más cercano, y después de un viaje por tierra y mar que se hace breve por la belleza del recorrido, se alcanza en la isla de Koh Lanta el Pimalai Resort & Spa, un paraíso de paz y serenidad en un entorno natural idílico por la elegancia y el lujo que ha sabido dar a sus 121 unidades de alojamiento distribuidas en villas. El complejo ocupa más de 40 hectáreas en perfecta armonía con la exótica vegetación del entorno.

Todo en Pimalai es lujo con un gusto exquisito. Con un spa premiado envuelto en vegetación y con acceso directo a una playa de casi un kilómetro de arenas finas, este romántico resort boutique ofrece unas puestas de sol que son un espectáculo de color. Sus ocho restaurantes de diferentes ambientes garantizan una oferta gastronómica variada y de excelente nivel.

BANGKOK, LA URBE DE ESTILO LIBRE

Los contrastes en Bangkok son continuos. El tráfico es infernal e impredecible, por lo que es bueno considerar el metro o el sky-train o disfrutar del barco público a lo largo del río Chao Praya para los desplazamientos. Ser el centro financiero de Asia se palpa ya en la calle, con puestos en las aceras donde encontrar de todo; con tiendas de trajes y vestidos a medida servidos en pocas horas y con los enormes centros comerciales, como el descomunal MBK Center, un mall que puede ser el paraíso para unos y un lugar intimidatorio para otros. Aunque en la capital tailandesa priman las ganas de comerciar y el regateo es muy frecuente, no presionan ni te persiguen para vender. Los precios son excelentes y el shopping aquí es todo un deporte.

Bangkok se vive en la calle, con sus puestos de comida, sus mercados, sus furgonetas convertidas en bares ambulantes y todo a un intenso ritmo sin contagiar prisa. Céntrico y perfectamente comunicado se encuentra el hotel Dusit Thani, un estandarte en la ciudad durante más de cuarenta años, con más de 500 habitaciones. Una inmejorable situación en la ciudad con parada de metro y sky-train a sus puertas mantiene a este clásico como una de las mejores opciones de alojamiento.

Algo que destaca y que Tailandia ha aportado al mundo es el masaje tailandés, considerado una disciplina médica. Abundan los locales donde recibir masajes en salas colectivas, ya que este país gira en torno al wellnessinterior y exterior. Opción destacada para un auténtico masaje es la escuela tradicional de Watpo, en los recintos del Templo del Buda Reclinado, aunque para despertar los sentidos el Six Senses Spa ofrece masajes y tratamientos que convierten la experiencia en un lujo para los más sibaritas.

Aunque los habitantes han sufrido numerosas protestas y enfrentamientos políticos en sus calles, en Bangkok se convive con respeto. Aquí es posible ver personas con la cabeza totalmente tatuada, lady boys convertidos en preciosidades por la cirugía, todo tipo de modernos y otros personajes que parecen de otro tiempo, un aspecto más del paisaje social que refuerza el interés de un extraordinario destino.