Llegó el verano y se impone el business casual

Llegó el verano y se impone el business casual

Compartir

Con el calor cumplir con los requisitos del dress code se puede convertir en un quebradero de cabeza para los viajeros de negocios, ya que hay que combinar saber estar con la comodidad. Desde Captio ofrecen la solución a este problema: es el business casual, que también tiene sus pautas.

El código habitual en el vestir de los viajeros suelen ser los colores oscuros, y para ellos, por supuesto, corbata y americana. Sin embargo, con el calor, a veces es complicado combinar comodidad y el dress code apropiado para transmitir confianza y seguridad.

Por otro lado, hay destinos que durante todo el año gozan de unas agradables temperaturas y se hace más difícil cumplir con los colores que rigen el código de vestuario habitual del business traveller.

Captio ofrece una alternativa: el business casual. En este caso quizá es más fácil encontrar fórmulas para las mujeres trabajadoras, las empresarias. Por tanto, las prendas de lino, las blusas de color blanco y los tacones son algunos de los indispensables en el equipaje de las mujeres de negocios que deben viajar acompañadas de las altas temperaturas.

Algunas de las recomendaciones básicas son:

  • Combinar prendas formales con formales y casuales con casuales
  • Usar medias siempre de color natural, gris, negro o azul cuando se opte por llevar falda en una vestimenta más formal.
  • Los vestidos y faldas deben tener una longitud por debajo de la rodilla.
  • Si se prefiere los pantalones el color verde es una buena opción para un look más business casual.
  • A pesar de todo…la americana es indispensable en la maleta de una viajera de negocios, independientemente de las temperaturas.
  • Los zapatos deben ser siempre cerrados o semicerrados, de medio tacón o planos.
  • En cuanto a los complementos es recomendable que sean discretos.

Rumbo a Río

Por otro lado, de cara a este verano, no hay que perder de vista que los Juegos Olímpicos van a centrar todas las miradas, por lo que también es buen momento para repasar el protocolo a la hora de hacer negocios en Latinoamérica.

Según Captio, una de las premisas que se debe tener en cuenta es que los negocios suelen fructificar si se gestiona a través del contacto entre personas y no desde un punto de vista de empresa a empresa. Por tanto, se prioriza la construcción de lazos de confianza a través del contacto personal.

En cuanto al idioma, se debe tener en cuenta que a la hora de hacer negocios se recibe de manera muy agradable el hecho de poder conversar en portugués. El segundo idioma más hablado es el castellano y el inglés ha quedado relegado a la tercera posición.

Una de las características que define a Río es la mezcla racial y cultural. Esta profunda amalgama de diversidad ha hecho que el protocolo de negocios sea bastante flexible.  Aunque tener presente algunas cuestiones siempre puede facilitar crear una buena impresión o cerrar un trato importante.

Antes de llegar a una reunión hay que tener en cuenta factores como la puntualidad y el dress code. En cuanto al código de vestimenta hay que tener en cuenta que los colores claros son aceptables tanto en mujeres como en hombres durante los meses de verano (Dic-Feb). Los trajes de tres piezas los suelen llevar los altos ejecutivos, mientras que los otros trabajadores se considera adecuado que lleven trajes de dos piezas.

Otra cosa que se debe tener en cuenta es que es importante el apretón de manos con contacto visual. Las cenas de negocios empiezan, habitualmente, con conversaciones ligeras. es importante evitar temas como la religión y la política.

Además, se debe esperar antes de introducir el motivo de la visita, hablar de la empresa o de un proyecto determinado. Primero debe introducir el tema el anfitrión local. Por otro lado, no  debe ser motivo de ofensa si durante la conversación los representantes brasileños de la reunión interrumpen. De hecho, es considerado un gesto de interés.

Finalmente, otra de las cosas que se deben tener muy presentes al hacer una reunión en Brasil es tener en cuenta que la reunión puede dilatarse más de lo previsto. Por tanto, es aconsejable centrarse en una cita de negocios concreta ya que se considera de mala educación dejar la reunión si todavía no se ha terminado para asistir a otro encuentro profesional.