GUADALAJARA. Espíritu ganador

GUADALAJARA. Espíritu ganador

Fernando Sagaseta

Compartir
Jardines del Palacio del Infantado

Desde hace unos años, Guadalajara se ha colocado por derecho propio en el mapa del sector MICE nacional e internacional como sede de innumerables eventos deportivos. La calidad de las instalaciones, su proximidad al aeropuerto de Barajas y la renovada planta hotelera han llamado la atención también de numerosas empresas que organizan sus reuniones y eventos en un entorno apacible donde abundan las zonas verdes y con algún que otro tesoro cultural por descubrir.

 

La modestia no está reñida con el valor, ni el tamaño con la competitividad. De todo esto sabe un poco una ciudad de apenas 80.000 habitantes, lastrada quizá por la alargada sombra de la gran capital del reino, pero que ha sabido encontrar su hueco en un segmento tan específico como el turismo MICE. Y lo ha hecho en los últimos años con la punta de lanza de los eventos deportivos, impulsados por un alcalde, antiguo jugador profesional de balonmano, y un concejal del ramo muy querido, al margen de partidismos, por su incansable actividad como promotor en distintas disciplinas, dentro y fuera del ámbito político. Todo esfuerzo tiene su recompensa: Guadalajara fue Ciudad Europea del Deporte de 2018. Cuidado con ella.

A la chita callando, los eventos en Guadalajara a veces desbordan su capacidad e incluso nutren de pernoctaciones a todo un Patrimonio de la Humanidad como la cercana Alcalá de Henares. No hay rival pequeño. Y es que una de sus grandes bazas frente a otros destinos de Castilla-La Mancha es la proximidad al principal aeropuerto internacional del país, como es el Madrid-Barajas Adolfo Suárez, al que se llega en apenas 30 minutos.

Además de la proximidad, lo que está dando alas al destino es una planta hotelera de calidad a precios sensiblemente más baratos que Madrid, algo que atrae a numerosos grupos de turistas. Los visitantes disfrutan de esta proximidad a otros puntos de interés, pero también de la calidad de vida que se respira en la propia localidad, que cuenta con la mayor superficie de zonas verdes por habitante de España después de Vitoria. Sin duda, un buen sitio para vivir.

ESPACIOS HISTÓRICOS

Limpia, bien ordenada y con amplias avenidas, Guadalajara sufrió como pocas los estragos de la guerra civil y con ella, la desaparición de parte de su patrimonio histórico y cultural. Por eso lleva con dignidad el estigma de ciudad reconstruida con un planteamiento arquitectónico desarrollado también para dar respuesta a la despoblación rural en una provincia con enormes bellezas naturales que aún conserva el sabor virginal de lo auténtico.

Uno de los sitios que se ha salvado de la quema —dicho de forma figurada, porque estuvo ardiendo durante tres días debido a un bombardeo durante la contienda—, es el Palacio del Infantado, el monumento más emblemático de la ciudad. Construido a finales del s. XV como residencia de los Mendoza y reconstruido entre 1950 y 1978, encarna los valores de una estirpe convencida de que la cultura es un arma tanto o más eficaz que la espada para alcanzar la fama. Desde luego, un germen del pensamiento humanista.

El edificio es magnífico, en parte por su original mezcla de estilos, desde el gótico isabelino, hasta el mudéjar, pero especialmente, el renacentista. Algo único en su género, como apuntan muchos expertos. Una de las últimas actuaciones fue hace tres años en los relieves de piedra del llamativo Patio de los Leones. Otro de los espacios imprescindibles es el Salón de Frescos, con un atractivo montaje audiovisual.

En el interior del palacio resulta complicado alquilar espacios para eventos, y no solo por ser la sede del Museo de Guadalajara o por albergar exposiciones, sino porque la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha no tiene aprobada la orden fiscal y carece de medios para dar soporte a los organizadores. En cambio, los jardines, gestionados por el Ayuntamiento, sí que están disponibles. De hecho es el lugar donde se celebran eventos muy populares, como el ‘Maratón de Cuentos’ o ‘Las Noches son para el Verano’. El sitio da juego para montar un escenario y colocar 400 sillas distribuidas en tres terrazas.

A pocos pasos del Infantado aparece otro venue singular, esta vez de mediados del s. XVI: la iglesia de los Remedios, perteneciente a la Universidad de Alcalá de Henares, que tiene facultades en la ciudad a pesar de pertenecer a otra comunidad autónoma, debido a su proximidad. (Por cierto, ya está aprobado el proyecto para construir un campus propio en Guadalajara). Aunque las tarifas no son baratas, el lugar, de corte renacentista, tiene su encanto. En él se pueden acoger hasta 175 asistentes en butacas fijas y cuenta con megafonía.

Siguiendo con los espacios históricos, la oferta se completa con el Palacio de la Cotilla. Aunque las dimensiones son reducidas, con una capacidad entre 30 y 50 personas, dependiendo de la sala, el lugar tiene un toque romántico muy especial y está bien adaptado para todo tipo de eventos de pequeño formato.

La dependencia más sorprendente de la antigua residencia de los marqueses de Villamejor es el Salón Chino y su extraordinario mural de papel de arroz, donde se representan escenas medievales con una interesante línea argumental. Es de los poquísimos salones de té de estas características que se conservan en toda Europa, una reminiscencia de la moda exótica decimonónica.

En el palacio se pueden admirar también unas cuantas obras de Regino Pradillo, uno de los pintores alcarreños más universales, y de otro de los genios locales, Antonio Buero Vallejo, que antes de convertirse en un gran dramaturgo anduvo enamorado de los pinceles. También se puede visitar una reproducción de su despacho madrileño.

ESPACIOS MODERNOS

Buero Vallejo es toda una institución en la ciudad, hasta el punto de dar nombre al Teatro-Auditorio, el referente para reuniones, congresos y convenciones de mayor tamaño. El aforo de la Sala Principal es de 993 butacas (634 en platea y 359 en anfiteatro), con un escenario de 465 m2. También cuenta con la Sala Tragaluz, de 180 m2 y 133 localidades, y la llamada Sala Polivalente, con 188 m2 ampliables hacia el recibidor. Su equipamiento se completa con bucles de inducción magnética, aseos adaptados, cabinas de sonido y cabinas de interpretación.

Aunque las posibilidades para celebrar eventos son mucho más limitadas, vale la pena mencionar el Museo Francisco Sobrino, abierto hace tres años. Al margen de sus características como venue, bien merece una visita para admirar la excelente colección permanente de un alcarreño fascinado por el arte cinético y las geometrías, autor de la conocida escultura que recibe a los visitantes de la ciudad que pasan por la A-2. En el espacio Laboratorio GRAV cabe alguna actividad de team building para menos 15 personas y en el patio se pueden dar pequeños cócteles.

Sin duda, otro de los sitios imprescindibles es el Centro de Convenciones del hotel Tryp Guadalajara, en una de las salidas de la autovía y a pocos minutos de la parte antigua. Además de su oferta alojativa y los espacios comunes, el establecimiento está magníficamente dotado con 17 salas con entrada independiente y capacidad máxima en el mismo espacio para 750 invitados. Entre ellas destaca el salón Claraboya, muy luminoso, como indica su nombre, o el Sigüenza, con sus 5,40 m de altura, su iluminación personalizada y el acceso directo desde la calle para vehículos. Además, sus dos jardines, de 650 m2 y 250 m2, ofrecen todo tipo de posibilidades para eventos al aire libre.

Ya en la zona de expansión, el responsable de la proyección internacional de Guadalajara como sede de competiciones deportivas es el Palacio Multiusos, el de mayor capacidad de la ciudad y posiblemente de toda la Comunidad, con sus 5.894 asientos, parte de ellos en gradas telescópicas retráctiles. Por supuesto, está preparado para acoger otro tipo de eventos, como ferias, conciertos o convenciones. Cuenta además con sets para medios de comunicación, un aparcamiento subterráneo, un gimnasio, varias salas deportivas polivalentes y ocho vestuarios. Eventos de la talla del Campeonato Mundial de Kárate o la Copa del Mundo de Gimnasia Rítmica se han celebrado aquí.

Junto a él se encuentra el Centro Municipal Integrado Eduardo Guitián, también en la zona de Aguas Vivas, que cuenta con un salón de actos con cerca de 400 butacas, cinco salas de formación, una de ellas homologada por la Junta para la realización de cursos de creación y gestión empresarial, tres salas de reuniones y un “espacio ciudadano” dedicado a usos múltiples.

Desde luego, recursos para el turismo de reuniones no le faltan a Guadalajara y ganas de seguir creciendo en este sector, tampoco, con ese espíritu trabajador y concienciado que suele caracterizar a los equipos modestos. La ciudad tiene muchos más encantos, como la concatedral de Santa María, el parque de la Concordia, el soberbio Panteón de la Condesa de la Vega del Pozo, el Torreón de Alvar Fáñez de Minaya, que es parte de la antigua muralla, o la Iglesia del Fuerte de San Francisco, entre otros. Lo que más apetece es pasearla con calma. Nada más sano en un destino tan ligado al deporte.

 

Iván Carpallo Tryp Guadalajara by WyndhamIVÁN CARPALLO
Jefe de Ventas MICE del hotel Tryp Guadalajara

«Muchos organizadores no se imaginaban
una ciudad como la nuestra»

¿Qué ventajas ofrece Guadalajara frente a Madrid como destino MICE?
Aporta calidad en cuanto a servicios e infraestructuras y, muy importante, una atmósfera cálida y cercana por parte de los alcarreños. Su ambiente sosegado a tan sólo 55 kilómetros de Madrid y apenas 45 kilómetros del Aeropuerto Internacional Madrid-Barajas, es una de las principales ventajas frente a las grandes urbes, donde cada día se hace más complicada la logística de accesos y traslados de los asistentes que acuden a un evento.

¿Cuál es el nivel de la planta hotelera y de las instalaciones para reuniones y eventos?
Muchos organizadores de eventos aseguran que no se podían imaginar una ciudad como la nuestra. Guadalajara es una ciudad innovadora y moderna, con una excelente infraestructura a pesar de su tamaño, a escasos 30 minutos de uno de los aeropuertos más importantes del mundo y eso le convierte en una referencia nacional para congresos y reuniones de mediano tamaño. A los óptimos accesos y comunicaciones de la capital, hay que sumarle una completa infraestructura de alojamientos, que supera las 1.000 plazas, más de 600 en establecimientos de 3* y 4*, así como una excelente oferta de restauración, con capacidad hasta para 800 comensales.

RECOMENDADOS

EL ALTO TAJO
El mayor Parque Natural de Castilla-La Mancha y tercero de España, con sus más de 176.000 hectáreas, es una fuente inagotable de impresionantes bellezas naturales labradas por el paso del Tajo, que se encuentra encañonado en muchos de sus tramos, entre vertiginosos riscos y hoces fluviales, y bajo la atenta mirada de una de las mayores poblaciones de buitres leonados de la península. Aunque las posibilidades son muchas, un buen punto de arranque es el pueblo de Zaorejas, donde se encuentra uno de los centros de interpretación del parque. Junto con otras localidades de la zona, es el impulsor de la Fiesta de los Gancheros, a principios de septiembre, que rememora la dura profesión de los seminómadas que hasta hace pocas décadas transportaban madera a lomos de los troncos por el curso del río hasta Aranjuez.

FINCA RÍO NEGRO
¿Vino de categoría en Guadalajara? Por qué no. La zona de Cogolludo, a unos 40 km de la capital, en las estribaciones de la sierra de Ayllón, junto a los pueblos de la Arquitectura Negra, vivió de la viticultura hasta la plaga de la filoxera, a finales del s. XIX. La familia Fuentes lleva unos años recuperando la tradición con excelentes resultados en un terreno a 1.000 m de altitud que desafía los límites habituales del cultivo. La primera añada apareció en 2008 tras un proceso muy artesanal, con vendimia a mano, que da lugar a tres referencias de características organolépticas únicas, entre ellas un blanco. La finca es ideal para pasar un día en grupo con visita a las bodegas, catas y divertidas actividades de team building, sin renunciar a un buen asado en horno de leña. También cuenta con una sala de reuniones para 25 o 30 personas. (www.fincarionegro.com)

TRYP GUADALAJARA ****
Recientemente remodelado con un estilo fresco, contemporáneo y muy acogedor, es todo un campeón de las reuniones en la ciudad gracias a las 17 salas de su centro de congresos con entrada independiente. Cuenta con 159 espaciosas habitaciones, cuatro de ellas adaptadas para discapacitados, un gimnasio abierto las 24h y un aparcamiento exterior gratuito de 250 plazas. También destaca el restaurante El Infantado, que ofrece delicias locales en su servicio a la carta y es popular por sus menús ejecutivos. Otra ventaja es su situación, junto al centro comercial Ferial Plaza. Como estar en casa.
Avda. Eduardo Guitián, 7
Tel. 949 209 300
tryp.guadalajara@melia.com

AC GUADALAJARA ****
Ubicado en el centro histórico, cerca del Palacio del Infantado, luce un estupendo aspecto sin haber realizado grandes reformas desde que se construyó en el año 2000. Con el toque funcional del grupo Marriott, ofrece 103 habitaciones, dos de ellas suites, y 7 salones, todos con luz natural menos uno. Los dos mayores pueden acoger hasta 200 personas en montaje de teatro y juntando cuatro de ellos sirven banquetes para 600 comensales. La terraza de la azotea da juego para pequeños cócteles y el restaurante acristalado sirve de también de espacio multiusos.
Avda. del Ejército, 6
Tel. 949 248 370
acguadalajara@ac-hotels.com

PAX GUADALAJARA ****
El más veterano de la ciudad, con cincuenta años de historia, fue reformado completamente hace 5 años y ahora está construyendo otro edificio, comunicado por una pasarela elevada, que estará plenamente operativo a finales de junio. La capacidad total, incluida la ampliación, es de 105 habitaciones y dispone de 3 salones panelables para 300 asistentes en teatro, más el salón Chimenea, para 30 invitados, y el nuevo, para 400 personas, con grandes cristaleras y acceso a los jardines.
Avda. de Venezuela, 15
Tel. 949 248 060
reservas@paxguadalajara.com

BIOSFERA BY AURUM
Una apuesta clara por la cocina fusión en el corazón de Guadalajara en la que el chef Carlos Gumiel, con varios premios en el certamen Madrid Fusión, reinterpreta productos clásicos de la tierra con la influencia de distintas cocinas del mundo. Excelente oferta gastronómica para un local muy acogedor, donde la iluminación cobra especial protagonismo, con capacidad para 90 plazas. Su especialidad son los pescados a la brasa y las carnes.
Cuesta de San Miguel, 5

Tel. 949 894 308

reservas@restaurantebiosfera.es

LINO
Lino de Lucas, junto a sus tres hijos, entre ellos Mario, que ya en 1999 fue nombrado ‘Mejor Cocinero de Guadalajara’, ha mantenido en el tiempo la cocina más tradicional, que se fusiona con la vanguardia en prácticamente todos los restaurantes del grupo, especialmente el que dio origen al negocio familiar, en pleno centro de la ciudad. Como confiesan, el secreto está en los productos. El establecimiento se completa con los Salones ML para 150 comensales.
Vizcondesa de Jorbalán, 10
Tel. 949 253 845
www.grupolino.com