La hotelería aeroportuaria aún tiene recursos para reinventarse

La hotelería aeroportuaria aún tiene recursos para reinventarse

Compartir

Tras las últimas previsiones de la OACI, que auguran un aumento del tiempo de espera en los aeródromos, varias empresas están ideando soluciones para el descanso individual. La última es proponer un habitáculo móvil es la española Dream and fly.

La Organización internacional de aviación civil (OACI) prevé un aumento del tiempo de espera en los aeropuertos derivados de la implantación de controles de seguridad mas exhaustivos. Por eso varios constructores están ideando nuevos conceptos de habitación que permitan descansar en espacios individuales con la posibilidad de refrescarse tras el reposo.

La última revolución en este segmento se llama Bubble y ha sido ideada por la empresa española Dream and Fly. Siguiendo el modelo de habitaciones prefabricadas móviles, Bubble ofrece mas espacio y menos sensación de encierro que sus predecesoras. Existirá en tres versiones : simple, single y family.

La mas sencilla no tiene baño y cuenta con una superficie de 5 m2. La single tiene 7 m2 y baño incorporado. La versión family dispone de cuarto de baño, cama grande y cuna en un espacio de 10 m2.

Las cabinas Bubble podrían ser instaladas directamente en las terminales. Se espera que en 2012 ya estén operativas. La referencia hoy por hoy de este concepto hotelero en los aeropuertos europeos son las habitaciones de Yotel : habitáculos «cápsula» que ya existen en los aeropuertos de Amsterdam y Londres (Heathrow y Gatwick). El precio de una habitación estándar por cuatro horas es de 45 euros