MILÁN. Eventos con estilo

MILÁN. Eventos con estilo

TEXTO ROBERTA NICOSIA
FOTOS VARIOS AUTORES

Compartir
Panorámica nocturna de Milán con el Doumo al fondo -c- Gianluca Peri
Panorámica nocturna de Milán con el Doumo al fondo -c- Gianluca Peri

En Milán, hablar de negocios sin hablar de estilo de vida es imposible. Ambas facetas son inseparables. Y si la capital de la región italiana de Lombardía es conocida por el Duomo, el Teatro alla Scala o el Castello Sforzesco, lo que más llama la atención es su creatividad sin límites, una vitalidad desbordante y la capacidad de progresar y cambiar de piel continuamente para avanzar a grandes pasos por el camino de innovación y sostenibilidad. La ciudad es una de las grandes campeonas del MICE en Europa.

 

Capital financiera. Capital de la moda. Capital del diseño… Tres conceptos para definir a la metrópoli más europea y cosmopolita de Italia. Todos son ciertos, pero también hay muchos que dicen que es frenética, gris, brumosa… Hasta un poco triste. ¿Cuántos siguen pensando que Milán es realmente así? Quizás todos los que hace años que no van por allí o que solo se han quedado unas horas, de paso hacia Venecia, Florencia o Roma.

La realidad es que hasta hace una década Milán ni siquiera aparecía en el mapa de los destinos turísticos más aclamados, porque su belleza no deslumbra, sino se va revelando poco a poco, tras la puerta de una residencia de época, al entrar en un edificio industrial transformado en museo o a través de obras maestras absolutas que dejan boquiabierto a cualquiera, como La Última Cena, de Leonardo da Vinci.

De hecho, hay infinitas razones para elegir Milán, ya sea para un congreso, una presentación, una feria o un viaje de incentivos. En su carta de presentación constan quince siglos de historia, centros universitarios y de investigación de primer orden, un excelente panorama gastronómico y muchos eventos de referencia, como la Semana de la Moda, el Gran Premio de Fórmula 1 de Monza o el Quadrilatero della Moda, con sus boutiques de lujo.

Tampoco hay que obviar su excepcional planta hotelera y sus excelentes venues para cualquier tipo de necesidad, además de una ubicación privilegiada en el corazón de Europa, su proximidad a las más bellas localidades de playa o montaña de Italia, Francia y Suiza, y su accesibilidad, gracias al tren de alta velocidad y sus tres aeropuertos. Por todo ello, la locomotora económica italiana está indisolublemente asociada a palabras como vanguardia, dinamismo, creatividad y cambio. Hoy por hoy, Milán es uno de los destinos internacionales más populares, tanto para viajeros de ocio como de negocios.

DESARROLLO VERTICAL

La ciudad era una especie de Cenicienta desde el punto de vista turístico hasta 2008, cuando fue elegida para albergar la Exposición Universal de 2015, que congregó a 137 países y 22,2 millones de visitantes, un evento que disparó su visibilidad. En la zona de la antigua feria han surgido las obras para la construcción de City Life, uno de los proyectos de remodelación urbana más ambiciosos, encomendado a arquitectos internacionales de la talla de Zaha Hadid, Daniel Libeskind y Arata Isozaki, que construyeron las tres torres destinadas a cambiar para siempre el skyline de la ciudad.

El perfil de la ciudad hasta 2010, año de la inauguración del Palazzo Lombardia, una torre de 39 plantas que aloja las oficinas del gobierno regional, era prevalentemente plano, dominado únicamente por el icónico Grattacielo Pirelli, fruto del genio creativo de Gio Ponti, finalizado en 1960 y durante 50 años el edificio más alto de la ciudad, y por la Torre Velasca. Son los años de la transformación de Milán, con la remodelación de barrios enteros y el nacimiento de más rascacielos que ahora se han convertido en una parte tan integral de su horizonte.

Es el caso también de la Torre Unicredit, de César Pelli, el edificio más alto de Italia, con sus 231 m de altura, que domina el barrio de Porta Nuova y la Piazza Gae Aulenti, o las dos torres residenciales diseñadas por Stefano Boeri cerca del barrio de Isola, el Bosque Vertical, un proyecto innovador y ejemplo de urbanismo virtuoso con más de dos mil especies de plantas revistiendo sus fachadas que ha ganado numerosos premios. Milán no ha dejado de cambiar y transformarse. Nuevas áreas han sido remodeladas o están a punto de hacerlo esperando otro gran evento: los XXV Juegos Olímpicos de Invierno, que tendrán lugar en Milán y en Cortina d’Ampezzo en 2026.

UN PASEO POR LA CIUDAD

Un recorrido por la ciudad solo puede comenzar desde el centro, un espacio relativamente pequeño donde se pueden apreciar todos los monumentos más importantes. La estructura medieval de Milán lo sitúa en pleno corazón geográfico de la ciudad. Aquí se encuentra la catedral del Duomo, un imponente monumento del gótico tardío, el símbolo mismo de la ciudad.

La idea de construirla en el mármol de una cantera del cercano Piamonte fue realmente innovadora para la época, lo que ralentizó su ejecución, tanto que se tardó seis siglos en terminarla, desde 1386 hasta 1966. Sigue fascinando a miles de turistas y a los propios milaneses por su fachada rosa —aún más bella al atardecer—, sus espléndidas ventanas, sus 135 agujas y la famosa Madonnina del capitel mayor, realizada en cobre dorado. A través de la Veneranda Fabbrica del Duomo, organización encargada de la protección del monumento desde hace 600 años, es posible organizar visitas privadas fuera del horario de apertura, así como reuniones, conferencias o cócteles en espacios de alto valor histórico, como las salas del Archivo, con vistas a las vidrieras más antiguas, o el cercano Museo del Duomo.

En la Piazza del Duomo se encuentra la Galleria Vittorio Emanuele II, una estructura en cruz cubierta por una bóveda de vidrio que conecta la catedral con el Teatro alla Scala, primera referencia mundial de la ópera. Inaugurada en 1878, la galería, con los dos brazos que se juntan en el famoso Ottagono, se convirtió inmediatamente en el ‘salotto di Milano’, sede de la vida de la burguesía de la ciudad que se encontraba en sus restaurantes y cafés, como el Campari (hoy Camparino en Galleria), el Savini, el Biffi. El lugar está copado también por grandes marcas, como Gucci, Prada o Louis Vuitton y tiendas históricas, como Borsalino, el reino de los sombreros elegantes.

En el lado opuesto de la Piazza del Duomo se encuentra el Palacio Real, donde tienen lugar las exposiciones más importantes, donde se pueden organizar eventos de 30 a 200 personas en el interior y 600 en el Patio de Honor. Al lado se encuentra el Museo del Novecento, con colecciones permanentes y exposiciones temporales de arte contemporáneo. El centro alberga la escultura Formas únicas de continuidad en el espacio, de Umberto Boccioni, un hito del movimiento futurista.

Una ancha calle bien poblada de tiendas y restaurantes conduce hasta el Castello Sforzesco, que a lo largo de los siglos ha sido fortaleza defensiva, residencia ducal y cuartel militar. Actualmente tienen su sede en él museos e instituciones culturales y alquila varias salas para eventos 25 a 300 personas, así como el Cortile della Rocchetta, con capacidad para 450 invitados. El mismísimo Leonardo da Vinci trabajó aquí en el siglo XV, en la parte llamada Antiguo Hospital Español, donde se encuentra la inacabada Pietà Rondanini, última creación del gran genio.

Sin embargo, su mayor obra maestra se encuentra en la pared del refectorio del convento de la iglesia de Santa Maria della Grazie. Se trata, por supuesto, de La Última Cena (o Cenáculo), una composición frágil debido a la elección de Leonardo de no utilizar el fresco, sino la técnica seca que, lamentablemente, no resistió bien el paso del tiempo. Por eso la visita está limitada a grupos pequeños y hace falta reservar. La magnífica pintura merece eso y mucho más.

La Pinacoteca Ambrosiana, en el corazón de Brera, también está vinculada a Leonardo, ya que guarda su Codex Atlanticus. Su catálogo no tiene desperdicio, con cuadros de Rafael, Botticelli, Tiziano, Mantegna, Caravaggio o el famoso Il Bacio de Francesco Hayez. Es uno de los museos más importantes de la ciudad, con pinturas de todas las épocas, desde el siglo XIV hasta el siglo XX. Algunas salas y la galería del Palazzo di Brera se pueden alquilar para reuniones, conferencias, desfiles de moda o velada. Menos conocido, pero absolutamente fascinante, es el Orto Botánico que se encuentra detrás, un oasis de paz que alberga especies exóticas y árboles milenarios. Durante la Design Week acoge instalaciones de diseño al aire libre.

ARTE MODERNO Y NATURALEZA

Hay varios museos de arte moderno y contemporáneo, como la Galería de Arte Moderno, que alberga piezas maestras del siglo XIX y de la vanguardia internacional de autores como Canova, Hayez o Segantini, pero también de Van Gogh, Manet, Fattori, Morandi, Sironi, Modigliani, Picasso y Matisse, junto con una colección de artefactos antiguos del Lejano Oriente. El GAM está ubicado dentro de Villa Reale, una elegante mansión del s. XVIII, ahora también utilizada para celebrar eventos, que da a un hermoso jardín inglés, un verdadero oasis de paz en el corazón de la ciudad. Pocas experiencias hay mejores para regalar a un buen cliente que un almuerzo o una cena en el invernadero del LùBar, situado en el patio principal.

A su lado se encuentra el PAC, el Pabellón de Arte Contemporáneo, que también puede utilizarse para eventos corporativos, reuniones, veladas a puerta cerrada, visitas personalizadas, actividades de team building, presentaciones de producto con el marco de su singular espacio expositivo.

Muy cerca está el jardín Indro Montanelli, que en primavera cobra vida y alberga uno de los eventos más queridos por los lugareños, Orticola, un verdadero himno a la naturaleza con la participación de los más importantes viveristas italianos, que es al mismo tiempo una convocatoria imprescindible para los amantes de las flores y las plantas raras y uno de los eventos más chic de Milán.

El otro oasis verde en el corazón de la ciudad es Parco Sempione, que se extiende detrás del Castello Sforzesco hasta el hermoso Arco della Pace, un monumento neoclásico inaugurado en 1859, el nuevo símbolo de la ciudad y uno de los lugares más instagrameados. En una versión minimalista, recuerdan al Central Park de Londres y al Arco del Triunfo de París, respectivamente. Alrededor del arco se sucede una larga una serie de cafés, pub y restaurantes animados a cualquier hora del día y de la noche, especialmente a la hora del aperitivo, uno de los rituales imprescindibles de Milán.

Dentro del parque Sempione se encuentra el Palazzo della Triennale, con la fuente Bagni Misteriosi de Giorgio de Chirico. Es la institución italiana más importante para la historia de la arquitectura y el diseño y, además de exposiciones temporales, alberga una colección permanente de todas las piezas más icónicas del floreciente diseño italiano. Son muchos los espacios dedicados a eventos privados en los salones del edificio y en las zonas exteriores.

Desde la Triennale Terrace, una de las azoteas milanesas más famosas, temporalmente cerrada por obras, se puede disfrutar de una vista espectacular del parque y el horizonte de la ciudad, incluida la cercana Torre Branca, diseñada por el arquitecto Gio Ponti. En un minuto el ascensor llega hasta el mirador desde se ven los Alpes que rodean Milán por el norte en los días despejados. A sus pies, el Old Fashion ofrece 1.000 m2 de espacios interiores y 1.300 m2 exteriores, aptos para grandes eventos, ruedas de prensa, aperitivos, cenas de gala y fiestas privadas, con una capacidad máxima de 1.475 invitados.

Volviendo al arte, otro de los indispensables es Pirelli Hangar Bicocca, uno de los mayores centros dedicados al arte contemporáneo en Europa, con 15.000 m2 de una antigua fábrica de locomotoras en la que fuera zona industrial de Milán. Acoge exposiciones temporales de artistas consagrados o emergentes y la célebre obra permanente de Anselm Kiefer, I Sette Palazzi Celesti 2004 -2015, siete torres de hormigón armado con una enorme personalidad. Algunas zonas, desde el gran vestíbulo, con una pared multimedia personalizable, hasta varias salas espacios expositivos están disponibles para eventos, siempre que sean compatibles con la programación cultural.

LOS BARRIOS

Algunos barrios de Milán han están adquiriendo protagonismo en los últimos tiempos, gracias a la celebración de eventos internacionales, como el Salone del Mobile, que ha ocupado y animado zonas antes marginales de la ciudad. Basta con pensar en Lambrate o Zona Tortona, antes desconocidos para los turistas, que han llamado la atención del público y de los inversores, precisamente con certámenes tipo de Fuori Salone, durante la Milan Design Week, el evento más atractivo del año y uno de los más importantes del mundo.

Tortona es ahora conocido como Design District y un exponente del cambio experimentado por algunas zonas alejadas del centro la ciudad. Aquí nació en 1999 Superstudio Più, un moderno espacio polivalente de 10.000 m2 para atender la creciente demanda pública y privada en sectores como el diseño, la moda, la comunicación y los negocios. Hoy es un lugar altamente personalizable para acoger congresos, ferias, exposiciones, cenas de gala, desfiles de moda o exposiciones, con 9 salas de 400 a 2.600 plazas.

A pocos minutos en coche se encuentra Superestudio Maxi, el primer edificio de eventos con certificación LEED Gold, que utiliza energía 100% renovable. Es un espacio de estética industrial con una inmensa sala de 7.000 m2 y espacios al aire libre con capacidad para 3.500 personas. En vía Tortona, antigua sede de grandes industrias manufactureras, se encuentra también BASE, un centro de experimentación y producción de iniciativas culturales que cuenta con diferentes espacios en tres plantas con un total de 12.000 m2 y amplia terraza. Junto a él está el Museo de las Culturas (MUDEC) que, además de albergar una colección antropológica permanente y exposiciones temporales, alberga el restaurante Enrico Bartolini, el único con tres estrellas Michelin en Milán.

Detrás de vía Tortona bulle la vida nocturna. Es la zona de los Navigli, canales de agua dulce de la época de Leonardo que hasta el siglo XIX atravesaban también el centro de la ciudad, haciendo que Milán se pareciera a Ámsterdam! Naviglio Grande y Naviglio Pavese desembocan en la dársena y están flanqueados por talleres de arte, librerías, tiendas y un sinfín de restaurantes étnicos frecuentados, especialmente durante el fin de semana, por los más jóvenes. Para descubrir la zona con más tranquilidad, mejor ir entre semana o hacer un crucero de una hora en barco, disponible de abril a octubre.

Nacida de la remodelación de un terreno abandonado donde una vez hubo un parque de atracciones y las carpas de un circo, Porta Nuova es uno de los símbolos del nuevo Milán. El corazón del barrio es Piazza Gae Aulenti, que alberga los IBM Studios, un pabellón multifuncional diseñado por el conocido arquitecto Michele de Lucchi. Su Main Hall, un espacio diáfano modular de 700 m2 está disponible para eventos, así como el gran Ledwall exterior. Por el lado opuesto de la plaza, el nuevo ágora de la ciudad, se accede a Corso Como, lleno de clubes y otro de los corazones de la vida nocturna. La calle se hizo famosa en la década de los 90 con la apertura del primero concept store de la ciudad.

En el lado opuesto de la ciudad, Porta Romana y el adyacente Piazzale Lodi también están entre los distritos emergentes de Milán. Poblado por profesionales de clase media y estudiantes universitarios, el área ha experimentado una gran transformación en los últimos años. La Villa Olímpica para los Juegos de Invierno de 2026 se construirá aquí, entre las antiguas estaciones de trenes.

La recalificación de esta área se debe a la Fondazione Prada, un vasto complejo de 19.000 m2 que abrió sus puertas en 2015 para impulsar proyectos de arte contemporáneo, cine, fotografía y arquitectura. Su torre dorada, llamada Haunted House, y el bar Luce, diseñado por el director estadounidense Wes Anderson, están entre los elementos más fotografiados. En el edificio más alto se encuentra el restaurante Torre, diseñado por Rem Koolhaas en 2018. Su terraza y sus grandes ventanales muestran una perspectiva inédita de la ciudad de Milán.

En el área que acogió los pabellones de la Expo en 2015 se está construyendo MIND – Milano Innovation District, el nuevo centro de investigación médica y científica, estratégicamente ubicado en la intersección con la autopista Turín-Venecia, al noroeste de la ciudad. Cuando esté en pleno funcionamiento, en 2025, atraerá a más de 60 000 personas al día, incluidos 18.000 estudiantes y 5.000 profesionales de la biotecnología.

FERIAS Y CONGRESOS

Junto a City Life, uno de los distritos más animados de la ciudad, Milano Convention Center el (MiCo) es el espacio de convenciones más grande de Milán. Fundado en 1994 y gestionado por Fiera Milano Congressi, es la sede cada año de las reuniones internacionales más importantes. Los espacios, que ocupan casi 80.000 m2, están diseñados para la máxima flexibilidad. Por eso todas las salas, que son 65, son modulares y pueden acoger desde 20 hasta 4.000 personas en formato teatro, con un total de 18.000 butacas. Más de 54.000 m2 están a disposición de los expositores. Cada año, el centro acoge alrededor de 200 eventos y recibe a más de 300.000 delegados. Cuenta además con numerosos premios en lo que respecta al desarrollo sostenible y alberga una granja de abejas en colaboración con Urban Apiculture.

Fiera Milano también gestiona los cercanos espacios de exposición de Fiera Milano City, cuatro pabellones construidos en los años 90 con una superficie de 54.000 m2. Una década después estos espacios se quedaron pequeños ante la gran demanda de ferias internacionales, y por eso en Rho, accesible en el metro, se inauguró en 2005 Fiera Milano, el nuevo recinto diseñado por Massimiliano Fuskas: 20 pabellones de 345.000 m2 y el centro de congresos Stella Polar, con auditorio de 1.000 asientos y nueve salas de reuniones. En una de sus entradas, el hotel NH Fiera ofrece 16 salones adicionales, con capacidad para 220 personas.

Cerca del Mediolanum Forum de Assago, que alberga eventos deportivos internacionales y conciertos, se encuentra otro hotel de la cadena, el NH Milano Congress Center, con uno de los centros de conferencias más grandes de la ciudad. Por su parte, el Palacio de Congresos cuenta con 5.000 m2 con 31 salas, entre ellas el salón principal, con aforo de 1.800 personas, y un área de exposición de 1.350 m2.

OTROS VENUES

Además de los mencionados, Milán ofrece una serie infinita de espacios para eventos de gran envergadura, como Alcatraz, para 2.500 personas; Fabbrica del Vapore; para 1.500, Palazzo del Ghiaccio, para 1.350; y East End Studios, para 1.000, entre los lugares más grandes y modernos. Para grupos más pequeños nada puede igualar el encanto de un palacio antiguo.

Entre los más bellos está el Palazzo Serbelloni, del siglo XVIII, en el muy céntrico Corso Venezia, que ha pasado a la historia por haber acogido a Napoleón Bonaparte. Ahora celebra cenas de gala para 150 personas en el espléndido salón Napoleónico, que pueden llegar a 290 si se utilizan también los salones contiguos. También organiza desfiles de moda, fiestas o conferencias para 220 personas. En el patio interior rodeado por un pórtico, el más grande de la ciudad, es posible organizar congresos con 384 asientos o cenas sentadas para 350.

También en Corso Venezia, el Palazzo Bovara Castiglioni tiene 13 espacios entre salas principales y secundarias, divididas entre el Palazzo Castiglioni, una joya del estilo Liberty, y el Palazzo Bovara, de aires neoclásicos, una de las cuales tiene capacidad para 490 personas en formato teatro.

No muy lejos, Villa Necchi Campiglio es una residencia de 1930 diseñada por el arquitecto Piero Portaluppi. En el jardín tiene una de las primeras piscinas privadas de la ciudad y una pista de tenis, ahora espacio para eventos con capacidad para 380 personas. En el interior, mobiliario art déco, obras de arte y espacios innovadores para la época, incluyendo una sala de proyección y un gimnasio. Imprescindible realizar una visita guiada a la villa para ver cómo vivía en los años de entreguerras una de las familias más destacadas de Milán, exponente de la burguesía industrial lombarda.

Otro lugar de prestigio es el Palazzo Mezzanotte, sede de la Bolsa Italiana desde 1932. Los salones que solían albergaron las «subastas a gritos» se han utilizado como centro de congresos con capacidad para más de 600 personas en el parterre histórico de 1.500 m2 que puede albergar a 440 delegados y los salones subterráneos. En el diseño se prestó gran atención a la recuperación y puesta en valor de las estructuras arqueológicas, artísticas y arquitectónicas preexistentes.

El Palazzo delle Stelline también es muy fascinante, a pocos metros de La Última Cena, en Corso Magenta. Sus 5 salas de conferencias pueden acomodar de 100 a 300 personas, pero también hay 16 estancias más pequeñas con capacidad de 25 a 90. También están las galerías de la primera planta y el claustro del siglo XVIII con el jardín de Magnolia y los jardines de Leonardo, que permiten soluciones personalizadas y verdaderamente únicas.

LAGO DE COMO

De Flaubert a George Clooney

Hay cuatro grandes lagos en las laderas de los Alpes, todos fácilmente accesibles desde Milán, pero sin duda el más glamuroso es el de Como, que siempre ha atraído a turistas del norte de Europa, pero que ha saltado a la fama mundial, especialmente después de la compra de una hermosa villa junto a él por parte del actor George Clooney. Su costa ha encantado a poetas y escritores, desde Flaubert hasta Stendhal y Mark Twain, atraídos por su clima y la belleza de las villas que dan a las orillas, especialmente del lado del ramal de Como.

La zona está repleta de restaurantes con vistas espectaculares donde degustar los famosos filetes de perca y antiguas villas transformadas en hoteles de lujo, entre ellos Villa d’Este, en Cernobbio, o el Grand Hotel Tremezzo, en Tremezzina, entre pintorescos pueblos que se suceden a lo largo de sus orillas. El más conocido es Bellagio, en la punta del promontorio que divide el lago en dos y le da su característico aspecto de Y invertida. La localidad es encantadora,  con sus jardines italianos llenos de esculturas y plantas raras, una de las paradas imprescindibles en un paseo en bote.

El aspecto histórico-intelectual de Como se combina con sus enormes posibilidades para practicar actividades al aire libre. El lago es, de hecho, un destino de excelencia para los amantes de las vacaciones activas. En verano, aficionados a los deportes náuticos pueden practicar vela, remo, windsurf, lancha motora, esquí acuático, piragüismo y kitesurf.

Villa Balbianello, un edificio histórico protegido por el FAI, el Fondo Italiano para el Medio Ambiente, merece una visita por su espectacular ubicación en la punta de un pequeño promontorio. Los amantes del cine reconocerán en la mansión y el parque la ubicación de películas como Casino Royale o Star Wars-El ataque de los clones.

Pero el lago es también un lugar privilegiado para eventos, dada su proximidad a Milán, a menos de una hora en coche. Villa Erba, antigua casa de Luchino Visconti, es ahora un lugar magnífico para conferencias, reuniones y exposiciones de prestigio. En el parque centenario con vista al lago, enriquecido por una increíble variedad de plantas raras, exóticas y endémicas, hay un pabellón de cristal de 10.000 m2 en el que se pueden montar hasta 500 stands, además de albergar 28 salas de reuniones de 50 a 1.500 asientos. Villa Antica es adecuada para fiestas, cenas de gala y otros eventos hasta 500 personas.

RECOMENDADOS

El panorama hotelero de Milán es muy rico, con la presencia de grandes cadenas internacionales y espléndidos hoteles de prestigio, a menudo ubicados en edificios históricos. Entre los establecimientos de 5 estrellas se encuentran el Principe di Savoia, de Dorchester Collection; el ME Milan il Duca, de Meliá Hotels International; el Westin Palace y el Excelsior Gallia, ambos de Marriott, todos en la zona entre la Estación Central y los Jardines Indro Montanelli.

En Corso di Porta Nuova se encuentra el elegante Palazzo Parigi, y en el corazón del centro histórico, el Armani Hotel, el Four Seasons, recientemente renovado en clave contemporánea por la arquitecta española Patricia Urquiola, y el Mandarin Oriental, además del Park Hyatt y el Galleria Vik Milano. Todos cuentan con restaurantes gastronómicos, espacios para eventos, spas de lujo y ofrecen experiencias personalizadas, desde paseos en autos antiguos hasta visitas a galerías de arte o las bodegas de Franciacorta, el cava italiano por excelencia.

Junto al Meliá Milano, también de la máxima categoría, destacan algunos de 4 estrellas y superior entre una oferta enorme.

MELIÁ MILANO *****
Recientemente renovado con un estilo muy contemporáneo, está situado a medio camino entre el MiCo y el estadio de San Siro, con fácil acceso desde las autopistas. El arquitecto español Alvaro Sans, junto con Vittorio Grassi Architects, se centró en la madera, la luz y el verde para su diseño. Con 291 habitaciones, un centro de wellness, el nuevo restaurante MaMì y 18 salas de reuniones en 2.500 m2, es especialmente adecuado para estancias de negocios y celebración de reuniones y eventos. La sala más grande tiene capacidad para 520 personas. Cuenta con el exclusivo servicio The Level.
Vía Masaccio, 19
Tel. +39 02 3540 3219
www.meliahotelsinternational.com

ROSA GRAND ****
A pocos pasos del Duomo, es un hotel con 330 habitaciones y suites de diseño contemporáneo y acogedor, además de 24 apartamentos de lujo con balcones y terrazas con vistas a la catedral, un restaurante gourmet, Sfizio, y un centro de bienestar. Para eventos hay 8 amplias salas de reuniones que pueden acoger hasta 300 personas y un equipo humano específico para atender a los organizadores.
Piazza Fontana, 3
Tel. +39 02 88311
www.rosagrandmilano.com

ENTERPRISE ****
Perteneciente al grupo Planetaria Hotels, cuenta con 126 habitaciones y suites, a solo 500 metros de Fiera Milano City y MiCo. El área de eventos se extiende sobre un área de 1.000 m2, entre el foyer y 8 salas de reuniones, incluida la única sala inmersiva italiana para eventos híbridos con proyección 360º.
Corso Sempione, 91
Tel. +39 02 318181
www.enterprisehotel.com

SHERATON DIANA MAJESTIC ****
Espléndido ejemplo del estilo art nouveau, mezcla la tradición e innovación para ofrecer 106 habitaciones y 4 salones para eventos, el más grande para 150 personas. Su famoso Diana Garden es un oasis verde muy apreciado para cócteles y eventos al aire libre, con capacidad hasta 500 invitados.
Viale Piave, 42
Tel. +39 02 20581
www.marriott.com

NHOW MILANO ****
El primer hotel de la icónica marca de NH Hotel Group, está inspirado en la zona donde se ubica, el Design Distric de Via Tortona, uno de los más creativos de la ciudad. Una antigua fábrica de General Electric fue el origen de esta singular transformación en un establecimiento con 246 habitaciones y suites, así como 12 salas para eventos, la más grande con 600 asientos. Otros espacios no convencionales son la T35, un local multifuncional de 1.300 m2, y el Túnel de entrada, con una videoinstalación inmersiva. El interior está diseñado por Matteo Thun.
Vía Tortona, 35
Tel. +39 02 4898861
www.nhow-hotels.com

NH COLLECTION MILANO CITYLIFE ****
Gran expectación ante la apertura a corto plazo del este hotel a raíz de la reconversión de la iglesia desconsagrada de Cristo Rey. Cuenta con 185 habitaciones y 6 salas de reuniones que permiten 11 configuraciones. La más grande puede acoger a 520 personas. Para eventos especiales es posible reservar la azotea con piscina o el espacio escenográfico del salón. En el edificio antiguo se encuentran también algunas de las habitaciones y suites. La ubicación en las inmediaciones del MiCo, el distrito City Life y la entrada a las autopistas que conducen a el aeropuerto de Malpensa, es privilegiada.
Via Bartolomeo Colleoni, 14
Tel. +39 02 8736 8144
www.nh-hoteles.es

MILANO VERTICALE | UNA EXPERIENZE ****
En el distrito de Porta Nuova, a tiro de piedra de la Piazza Gae Aulenti, es un establecimiento muy reciente, de mayo de 2021. Ofrece espacios no convencionales como la azotea de 530 m² con excelentes vistas, una terraza cubierta de 300 m2, un jardín interior y 4 salas modulares. La Digital Smart cuenta con la tecnología más avanzada para eventos híbridos, con paredes táctiles.
Via Carlo de Cristoforis, 6
Tel. +39 02 62271
www.gruppouna.it

BOEUCC
Uno de los restaurantes milaneses más tradicionales y más antiguos, con una ubicación muy céntrica. En él se pueden degustar todas las especialidades típicas, como el risotto al azafrán, la cotoletta alla milanese y el ossobuco de ternera con risotto, los pilares de la cocina milanesa. También el vitello tonnato con capperi, de origen piamontés, pero ahora parte de la cocina de la ciudad. Ubicación muy central.
Piazza Belgioioso, 2
www.boeucc.it

RATANÀ
Excelente risotto alla milanese con ossobuco en un lugar más actual, al pie del Bosco Verticale a Isola. El chef Cesare Battisti ofrece cocina tradicional lombarda revisada de forma moderna, elaborada con ingredientes de pequeños productores locales. En la carta, pescado de agua dulce, battuta di fassona piemontese, hummus con cous cous y yogur de cabra, pan casero. La cotoletta alla milanese es con reserva previa.
Via G. de Castillia, 28
www.ratana.it

DANIEL CANZIAN
Alumno del gran Gualtiero Marchesi, Daniel Canzian prepara platos de alta cocina veneciana y también milaneses. Gastronomía contemporánea y productos de temporada son los puntos fuertes de este local situado en el distrito de Solferino-Brera. Aquí el risotto es de limón con salsa de asado y regaliz. El risotto veneciano lleva calamares y pan de oro, mientras que la lubina en costra de sal lleva trufa y cebolla dulce. También sirve chuletas y ossobuco.
Via Castelfidardo, 7
www.danielcanzian.com

IYO EXPERIENCE
Cocina de inspiración japonesa en el único restaurante étnico en Italia que recibió una estrella Michelin, en 2015, después de 8 años de apertura, cuando se llamaba IYO Sushi Fusion. Claudio Liu, el jovencísimo fundador, fue todo un precursor desde este establecimiento moderno y elegante. Forma parte del Grupo IYO, que también tiene el restaurante Aalto, otra estrella Michelin; y el IYO Omakase, en la Torre Solaria del distrito Porta Nuova.
Vía Piero della Francesca, 74
www.iyo-experience.com

LANGOSTERIA
Nacido en 2007, está considerado como uno de los mejores restaurantes de pescado en la ciudad: la ventresca de atún rojo, el linguini con langosta o el tartar de gambas y foie gras son algunos de los ejemplos del menú degustación. Recientemente se estrenó Langosteria Cucina en un salón contiguo, donde se comparte menú con otros comensales. En sus salas y en el Private Dining Room de la cercana Langosteria Bistrot es posible organizar cenas privadas.
Vía Savona, 10
www.langosteria.com