Air France adopta un nuevo método de limpieza exterior de aeronaves con...

Air France adopta un nuevo método de limpieza exterior de aeronaves con toallitas húmedas

Compartir

La compañía Air France ha puesto en marcha un nuevo sistema para limpiar los fuselajes de los aviones que supone un ahorro anual de 8 millones de litros de agua al requerir 100 veces menos líquido que los procesos tradicionales.

Este proceso industrial, inicialmente desarrollado para aviones de medio alcance, se ha implementado para aeronaves de largo recorrido en las áreas de mantenimiento de la compañía.

La técnica para aplicar el producto con toallas húmedas requiere una pequeña cantidad de agua en comparación con la limpieza tradicional y reduce el consumo de agua para la limpieza exterior de las aeronaves por 100.

Por ejemplo, el pulido de un Boeing 777, que requería 10.000 litros de agua, ahora sólo necesita 100 litros. Este método requiere además un tercio del tiempo necesario para la limpieza de una aeronave.

El producto utilizado es biodegradable en más de un 96%, no tóxico, no inflamable y permite al personal trabajar sin equipo de protección individual. Cumple con todas las directivas medioambientales europeas.

La limpieza exterior frecuente y el pulido de la aeronave proporcionan una penetración óptima en el aire, lo que reduce las emisiones de combustibles y, en consecuencia, las emisiones de CO2.

Otra de las ventajas del proceso Este proceso reduce significativamente la necesidad de tratar las aguas residuales. La reducción de la cantidad de agua que cae al suelo ha llevado a Aéroports de París a validar el uso de este producto en la rampa y en las zonas en contacto con la terminal, lo que limita la necesidad de remolcar los aviones a las zonas de lavado.

Presentado en colaboración con UUDS, una empresa francesa especializada en servicios a compañías aéreas, este sistema llamado Ecoshine permite a Air France ahorrar más de 8 millones de litros de agua y más de 57 toneladas de CO2 al año.