Inicio LIFE STYLE TRAVEL SHOP ISLA MAURICIO. Tentaciones tropicales

ISLA MAURICIO. Tentaciones tropicales

Entre la amplia oferta de la isla, uno de los objetos más llamativos son los instrumentos musicales autóctonos como el ravane, una especie de tambor con el que se pueden tocar los ritmos de la segá, tradicional de Isla Mauricio y de Isla de la Reunión. Otra interesante opción es obre, un arco de origen africano que lleva una calabaza con la que se producen vibrantes sonidos.

Una de las estrellas del shopping en este destino son las especias procedentes de la India, con todo el sabor, el color y el olor del trópico, así como las hierbas para las infusiones, algunas de ellas excelentes remedios medicinales, sin olvidar una bolsa de café o de té a la vainilla.

El sabor de la isla está también muy presente en las frutas tropicales, como la papaya, el mango, el coco, la piña, los lichis y la guayaba. Para los amantes de las bebidas espirituosas, nada como una buena de ron mauriciano.

Las artesanías en este rincón del planeta son muy variadas, empezando por los trabajos de cestería, fabricados con diversas fibras, como las obtenidas de la palmera, el bambú o las lianas. Las hay de todas las formas y tamaños. Destacan además, los tejidos de la zona de Vacoas, uno de los trabajos más importantes del país, ya que se realizan siguiendo las ancestrales tradiciones de los primeros malgaches.

Tampoco hay que olvidarse de las esteras, los bolsos, los trabajos en macramé o las esbeltas muñecas mauricianas. El país es pródigo además en pantallas para lámparas, collares, pendientes, broches o alguno de los preciosos arreglos florales. Con algo de tiempo es muy aconsejable acercarse a alguna de las fábricas textiles, donde encontrar una amplia gama de diseños, modelos y estilos en blusas, saris, jerséis, camisas y bañadores o bikinis.

Si de lo que se trata es de inmortalizar durante un tiempo la belleza de la isla, qué mejor opción que comprar dos de los recuerdos más típicos del lugar: la flor Anthurium, que se vende empaquetada, dada su larga duración, o bien una representación del dodó, mítico pájaro originario de la isla.

Entre los trabajos más representativos de Mauricio se encuentran los delicados trabajos en maderas, sobre todo las maquetas de barcos, decoradas con enorme esmero, que reproducen fielmente las antiguas embarcaciones de la Compañía de las Indias, así como las viejas mansiones de madera de estilo criollo o mobiliario propio de la época colonial. Otro trabajos representativos son las piezas de terracota, los trabajos en basalto, las bellas pinturas sobre tela y papel de influencia naíf y las tarjetas de papel delicadamente decoradas y adornadas con flores secas. Es también interesante la artesanía de joyería, libre de impuestos, sobre todo en la zona de Floréal, donde es posible adquirir piezas de oro y brillantes a precios muy ventajosos.

Muchos de los diseños textiles vendidos en Europa son originarios de Isla Mauricio, un dato desconocido para muchos  de los turistas. De hecho, esta industria es la base de su economía, junto al turismo y la exportación. En la mayoría de las localidades y hoteles de la isla se pueden adquirir ropa a buen precio.

MERCADOS Y GALERÍAS

Las piezas de artesanía a buen precio se encuentran sobre todo en los mercados, como los de Curepipe, Port Louis o Mahèbourg, aunque las compras se pueden realizar en todas las grandes poblaciones de la isla. Algunos hoteles disponen de sus propias galerías comerciales con artículos exclusivos. Uno de los mejores sitios el shopping, que además rezuma todo el sabor local es el Mercado Central, conocido también como el Bazar, unos de los más grandes del mundo, por donde circulan diariamente entre 25.000 y 40.000 personas.

Más información:
www.tourism-mauritius.mu

[useful_banner_manager banners=4 count=1]