Sudáfrica, destino de eco-voluntariado

Sudáfrica, destino de eco-voluntariado

Compartir
Sudáfrica destino eco voluntariado

Docenas de organizaciones ponen al alcance de los viajeros que quieran dar otro sentido a su viaje a Sudáfrica la posibilidad de colaborar con la conservación de las especies más precarias de animales y plantas, objetivo de los viajes de eco-voluntariado.

Sudáfrica, uno de los destinos favoritos para los amantes de la vida silvestre con casi 600 parques nacionales y reservas repartidas en su territorio, ofrece una multitud de experiencias para los viajeros que buscan grandes espacios abiertos y vivir experiencias diferentes.

¿Y por qué no aprovechar el viaje para colaborar en la conservación de las especies que habitan la concentración de naturaleza sudafricana? Una experiencia respetuosa con el planeta, útil, solidaria y gratificante.

De hecho, para preservar la biodiversidad única de Sudáfrica, cada vez más turistas eligen intercambiar sus vacaciones por una misión de eco-voluntariado, gracias a las propuestas de organizaciones sin ánimo de lucro, que ofrecen desde estancias de pocos días a unas pocas semanas, para combinar la protección de los animales y los recursos naturales -de acuerdo con las habilidades y los deseos de cada uno- con lo agradable de una inmersión más cercana a la fauna y flora.

VIAJES ECO-SOLIDARIOS

African Conservation Experience, ofrece esas estancias desde 1999,  así como varias organizaciones que acompañan a los viajeros en sus proyectos de eco-voluntariado en Sudáfrica.

La mayoría de las misiones propuestas se refieren a la protección de las especies animales que pueblan el país y pueden consistir en diferentes acciones: alimentar un hipopótamo huérfano con un biberón, asistir a un veterinario en el cuidado de una cebra herida, acompañar el trabajo de los investigadores participando en el censo de poblaciones de elefantes, leones o guepardos en su hábitat natural, o patrullar a caballo en una reserva para evitar la caza furtiva.

La fauna marina también puede ser objeto de un compromiso eco-voluntario, con avistamiento de delfines y ballenas, inmersiones diarias para conocer cetáceos e intercambios informativos con apasionados biólogos.

CONCIENCIACIÓN LOCAL

El eco-voluntariado también ayuda a sensibilizar a los habitantes de cada región sobre la riqueza y la fragilidad del ecosistema que los rodea.

Establecida en Limpopo, la asociación Daktari tiene como objetivo crear conciencia sobre los niños desfavorecidos en las aldeas locales con clases especiales y con un orfanato para animales. Daktari también se dirige regularmente a los adultos jóvenes, ayudándolos a reintegrarse profesionalmente.

Viajeros de todo el mundo se ofrecen como voluntarios para ayudar a las personas desempleadas en la región a escribir sus solicitudes de empleo y, en general, a desarrollar la autoconfianza y el conocimiento de los problemas ambientales que los rodean.

EL VALOR DE LA EXPERIENCIA

Ciertos estudiantes enriquecen su carrera profesional a través del eco-voluntariado y completan su estancia en una de estas organizaciones dedicada a la preservación de la fauna y flora.

Otra de las interesantes propuestas está en la sabana africana, con su Reserva Natural de Tuli en la frontera entre Sudáfrica y Botswana, que ofrece una verdadera concentración de la naturaleza y da la bienvenida a los jóvenes viajeros dispuestos a formarse en contacto directo con los animales.

La plataforma Projects Abroad, que enumera las misiones de voluntariado en todo el mundo, propone combinar esta experiencia con otra misión de cuidado de animales ubicada en el Cabo dedicada al rescate de pingüinos y aves costeras. Una buena oportunidad para descubrir, al mismo tiempo, la frondosa vegetación africana de la zona.