BIG MICE SPAIN. Top 5

BIG MICE SPAIN. Top 5

Compartir

Un paseo por la geografía española y por la de nuestros vecinos portugueses en busca de espacios para grandes reuniones y eventos. Cantidad, calidad y diversidad caracterizan la infraestructura para esta tipología. A continuación, la oferta de los CINCO DESTINOS nacionales más destacados en el último ránking de ICCA.

M A D R I D

Madrid es una ciudad viva, en constante evolución, donde nuevas infraestructuras surgen y sustituyen a otras que ya han aportado todo. En el caso de las sedes para grandes reuniones y eventos sucede lo mismo. La ciudad cuenta con más de 100.000 plazas hoteleras en unos 1.100 establecimientos. De hecho, es la quinta ciudad de la UE en número de hoteles, aunque esta cifra incluye los de la región. Además, en los últimos años se han puesto en funcionamiento espacios de gran funcionalidad que han multiplicado una oferta ya de por sí importante.

El mayor espacio en números absolutos es, sin duda, la Institución Ferial de Madrid (IFEMA), un «monstruo» formado por una docena de pabellones de enorme tamaño. Capaz de acoger ferias tan multitudinarias como la planetaria Fitur, incluye además dos auditorios —Centro de Convenciones Norte y Centro de Convenciones Sur— y un total de 85 salas de distinto tamaño distribuidas estratégicamente entre los distintos pabellones. La capacidad global registrada supera las 14.000 personas.

La otra gran sede de titularidad pública que ofrece la capital madrileña en la actualidad es el Palacio Municipal de Congresos Campo de las Naciones. Ubicado en las proximidades de IFEMA, las obras del Centro de Convenciones del Paseo de la Castellana le han erigido en el gran venue de la ciudad desde el punto de vista del mice clásico. Alberga un total de 14 salas y un gran auditorio con capacidad para hasta 1.800 personas, además de infraestructuras para organizar cócteles de hasta 1.400 participantes.

El veterano palacio de la Castellana, frente al mismo estadio Santiago Bernabéu y recordado por su icónica fachada con diseño de Joan Miró, se halla desde hace años fuera de juego. Tras la restauración proyectada saldrá a la luz un teatro, un hotel de lujo… Aún está por ver. El caso es que se le echa de menos, aunque su ausencia se ha visto compensada con la puesta en circulación de nuevos actores como la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles, un soberbio espacio con capacidad para 800 personas sentadas y 1.800 en cóctel, en pleno centro de la ciudad, a los pies de la Cibeles.

Puestos a continuar con los enclaves de gran tamaño y titularidad municipal, un sitio realmente especial es el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo, en medio del pulmón más extenso de la ciudad ( el pequeño es el parque del Retiro ), con capacidad para 3.160 personas en formato teatro.

La otra gran sede de la capital es de titularidad privada. Se trata del Centro de Congresos Príncipe Felipe, ubicado en el interior del impresionante Marriott Madrid Auditorium Hotel & Conference Center, cerca del aeropuerto. Sus cifras marean : un auditorio para 2.000 personas, 15.500 m 2 de superficie expositiva, 56 salas, 869 habitaciones…

Además de estas grandes sedes, y dejando de lado las instalaciones deportivas, Madrid ofrece al organizador otras cuatro infraestructuras de tamaño medio y gran atractivo : el Teatro Real, toda una institución cultural en el corazón del Madrid de los Austrias, que tras su remodelación puede dar cabida a más de 1.700 personas ; la Caja Mágica, vanguardista espacio multiusos que acoge hasta a 2.950 personas en su graderío; Kinépolis, una auténtica oda al Séptimo Arte, muy demandado para grandes eventos, en cuyas butacas se sientan hasta un millar de personas, y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

En lo que respecta al deporte, nombres como el mítico Santiago Bernabéu, el nuevo y vanguardista estadio Wanda Metropolitano, el Wizink Center ( antiguo Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid ) o el Madrid Arena ( de infausto recuerdo ) dan una idea del poderío local. Y un clásico : la Plaza de Toros de las Ventas, que acoge desde conciertos hasta exhibiciones de motocross, aunque ahora está en proceso de remodelación.

Y para los amantes de espacios sorprendentes y versátiles, existe un puñado de nombres muy muy recomendables : Callao City Lights (glamur en estado puro), Sky Center (hasta 1.000 personas), Gran Vía Hub27 (un sorprendente espacio para eventos), Torre Espacio (con vistas de vértigo), MEEU (en la estación de Chamartín), Platea Madrid (eventos para grandes grupos), Teatro Goya Multiespacio (una sorprendente propuesta), Meetin Place Castellana 81 (para encuentros de tamaño medio), Círculo de Bellas Artes (con su insustituible terraza), Casino de Madrid (un clásico), Palacio de Linares (actual Casa América)… Y todo sin contar con las infraestructuras de los colegios profesionales, especialmente el COEM y el de Médicos, con sus propios auditorios, así como de las universidades (Complutense, Autónoma, Politécnica, Europea de Madrid…). La lista es muy extensa.

Como lo es la de establecimientos hoteleros, que superan el millar. Los preparados para acoger grandes reuniones superiores al medio millar de asistentes, además del mencionado Marriott Madrid Auditorium, son unos cuantos. Dentro de la categoría de cinco estrellas destacan el Puerta América (16 salas, 750 asistentes), Eurostars Suites Mirasierra (12 salas, 750), Intercontinental Madrid (14 salas, 600), Eurostar Madrid Tower (17 salas, 1.200) o el Villamagna (9 salas, 500).

En la categoría de 4 estrellas, los mayores son el Hilton Madrid Airport (13 salas, 1.800), NH Collection Eurobuilding (15 salas, 1.000), Novotel Madrid Center (24 salas, 750), Meliá Avenida América (16 salas, 650), Meliá Barajas (14 salas, 600), Nuevo Boston (10 salas, 500), Rafaelhoteles Madrid Norte (17 salas, 500), Meliá Castilla (17 salas, 500) o Holiday Inn Madrid Bernabéu (13 salas, 500).

Más que la ciudad

Madrid eclipsa a su entorno, pero eso no quita que haya ciudades con mucho que ofrecer. Es el caso de la histórica Alcalá de Henares, universitaria y complutense. Por una parte, ofrece sus instalaciones municipales, con su Auditorio Paco de Lucía a la cabeza, de 650 butacas, o el Teatro Salón Cervantes, y por otro, la importante oferta perteneciente a la universidad. Esta localidad es muy reconocida en la organización de eventos de tipo académico.

Otra mención especial merece Euroforum, en San Lorenzo de El Escorial, un espacio multidisciplinar con capacidad para acoger convenciones de hasta el millar de asistentes, y con múltiples espacios de reunión.

Finalmente, para la organización de grandes eventos sociales, al aire libre y fuera del alcance del ruido de la gran ciudad, resultan recomendables alguna de estas propuestas : el Antiguo Convento de la Boadilla, ubicado en Boadilla del Monte y dotado con cinco salas capaces de recibir a medio millar de personas ; la Quinta del Jarama, un enorme espacio con múltiples posibilidades y con cabida para 1.200 personas en teatro y 1.600 en cóctel, cerca de San Sebastián de los Reyes ; la Posta Real, que data del siglo XVII, con nueve salas y para un millar de personas, localizada en San Fernando de Henares ; Escorial-Natura Convention & Resort, con una oferta integral para más de medio millar de personas, en El Escorial ; o el Palacio de Negralejo, construcción del XVIII en Rivas-Vaciamadrid con 14 salas y capacidad hasta 3.500 personas… Madrid es mucho más que su capital. •

B A R C E L O N A

Si el objetivo es analizar la oferta de grandes dimensiones de Barcelona, la tarea es ardua. Hay mucho y de primera calidad , resulta muy difícil escoger. La capital catalana ocupa el primer puesto español en el ranking de ICCA de grandes reuniones, seguida por Madrid. Y si ha llegado a este nivel no es solo porque la ciudad es una de las más atractivas del mundo desde el punto de vista turístico, sino también porque ha sabido crecer aprovechando grandes acontecimientos.

Barcelona dio un salto cualitativo con las Olimpiadas 92, que se replicó con el Fórum Universal de las Culturas de 2004 y que dieron lugar a un conjunto de venues difícil de igualar en España y en Europa.

En lo que respecta a grandes centros, para miles de delegados, de titularidad pública, es decir, palacios de congresos y convenciones, Barcelona ofrece seis : un gran clásico, uno de ellos con origen en la zona « tomada » por el Fórum de las Culturas, otro perteneciente al mundo deportivo, dos surgidos bajo el paraguas de la institución ferial de la ciudad y por último, todo un referente de la vida cultural de Barcelona.

Tomar el tamaño como referencia nos lleva en primer lugar a hablar del histórico Palau de Congressos de Catalunya, un veterano que garantiza el éxito de cualquier megaevento en la ciudad. Su configuración en cuatro plantas alberga un catálogo de espacios digno de elogio, especialmente su auditorio, un impresionante espacio con un total de 2.008 butacas, además de un buen número de salas y zonas de exposición que multiplican su capacidad. Sus paredes han vivido la organización de acontecimientos de trascendencia mundial.

Los dos siguientes venues pertenecen a Fira de Barcelona. El Centro de Congresos Gran Vía tiene como una de sus ventajas estar ubicado en pleno centro de la ciudad, junto a las Fuentes de Montjuïc, y constituye un referente en esta zona de la capital catalana. Destaca el auditorio para 1.100 personas, la sala Expo, de 3.500 m 2, y una privilegiada terraza.

Por su parte, el Centro de Congresos de Barcelona es la instalación más moderna de la ciudad y la mayor infraestructura en lo que respecta al número de salas de conferencias ( hasta 70 ) y en cuanto a la superficie expositiva ( unos 24.000 m 2 ).

El año 2004 supuso un nuevo impulso para la reordenación y reconversión de las áreas industrialmente agotadas de Barcelona. Fruto de aquella auténtica catarsis surgieron edificios como el Centre de Convencions Internacional de Barcelona ( CCIB ), una icónica y vanguardista pirámide ubicada junto al mar que alberga en su interior todo un universo para el mice. Tiene capacidad para albergar hasta 15.000 delegados y se compone de dos edificios : el Centro de Convenciones y el Auditori Fórum, ambos interconectados.

Hasta aquí la gran oferta los congresos y convenciones de mayor tamaño. Para los eventos, una de las mejores propuestas es la que presenta la Anella Olímpica de Montjuïc, un conjunto monumental formado por el Estadio Olímpico de Montjuïc, el Palau Sant Jordi, Sant Jordi Club y la Explanada Olímpica. En conjunto pueden congregar hasta 12.000 personas, con independencia del formato del evento.

Finalmente, la cultura también reivindica su espacio en el mundo de las cifras multitudinarias, y nada mejor que un enclave mítico como el Palau de la Música para hacerlo. Este gran referente puede albergar en su interior hasta 2.146 personas sentadas en su graderío. Todo un espectáculo.

Pero no todo son megarreuniones y, de hecho, los espacios medianos barceloneses tienen mucho que decir. Por ejemplo, resultan interesantes sedes empresariales como el Auditori AXA, con algo más de 600 plazas en su graderío, el Esadecreapolis, con más de 700, o el World Trade Center ( WTC ), que dispone de más de 4.000 m 2 repartidos en una veintena de salas donde tienen cabida desde una pequeña reunión hasta actos multitudinario de un millar de asistentes.

El deporte tiene un importante peso, además de por el mencionado espacio de Montjuïc, con propuestas tan interesantes y conocidas como el Nou Camp del FC Barcelona, el campo del RCD Espanyol o, en las afueras, el Circuit de Catalunya, todos con instalaciones preparadas para eventos irrepetibles y multitudinarios.

Por otra parte, hablar de hoteles para grandes eventos en Barcelona es hacerlo del complejo Gran Hotel Rey Don Jaime. En su interior se halla su palacio de congresos, integrado por un auditorio con capacidad para 350 personas y un edificio anexo con 8 salas. Además, el propio establecimiento cuenta con otra veintena de salas. Otro es el Hesperia Tower Hotel & Convention Center, con un centro de convenciones capaz de acoger a 1.800 personas. Y, finalmente, destaca el Fairmont Rey Juan Carlos Business & City Resort, con capacidades de 1.200 en teatro y 2.800 personas en cóctel.

Para organizar reuniones con más de medio millar de participantes resultan también muy atractivas propuestas como Pullman Barcelona Skipper, AC Barcelona Forum, Barceló Sants Hotel, Catalonia Ramblas, Crowne Plaza Barcelona Fira Center, Eurostar Grand Marina, Hilton Barcelona Hotel, Hilton Diagonal Mar Barcelona, Majestic Hotel & Spa, Meliá Barcelona Sarriá, NH Collection Barcelona Constanza, Novotel Barcelona City, Porta Fira de Barcelona, Princesa Sofía, Reinassance Barcelona Fira Hotel, Tryp Barcelona Apolo Hotel, W Barcelona… Las opciones son innumerables. •

V A L E N C I A

El hecho de verse superada únicamente por Barcelona y Madrid en el ranking de grandes reuniones de ICCA es ya un sello de calidad o, por lo menos, de capacidad de gestión de eventos de gran tamaño. A ello se añade una climatología especialmente benigna, su atractivo litoral, una gastronomía muy reconocida y el valioso patrimonio cultural que atesora la capital valenciana.

Para reforzar los argumentos a su favor, Valencia ha sabido dotarse de infraestructura e industria complementaria para convertirse en toda una potencia mice. El futurista perfil de la Ciudad de las Artes y las Ciencias perfila esta oferta de primera que cuenta con otros dos grandes venues : el Palacio de Congresos y la Feria Valencia.

El Palacio de Congresos de Valencia, obra del famoso arquitecto Norman Foster y galardonado como Mejor Palacio de Congresos del Mundo en 2010, es el principal recinto especializado en grandes reuniones de la capital valenciana. Las cifras dan una idea de su enorme potencial : desde su inauguración en 1998 ya se han celebrado más de 2.600 eventos en los que han participado 1,8 millones de asistentes y que han generado unos 1.000 millones de euros de impacto económico. El complejo consta de tres auditorios con capacidad para 1.481, 467 y 282 personas. Además, para eventos y pequeñas reuniones, ofrece un total de 9 salas para reuniones de todo tipo y 2 salones multiusos, además de una zona de exposición de gran tamaño, ideal para pequeñas ferias y workshops.

Feria Valencia, la institución ferial de la ciudad, es el centro de reunión y exposición de los sectores económicos. Además, en lo que respecta a reuniones y eventos, cuenta con un centro de convenciones capaz de albergar multitudinarios acontecimientos de hasta 12.000 personas, lo que le convierte en el venue más grande de toda la región. En total, la institución ferial cuenta con 44 salas de todo tipo. Es un clásico empresarial.

El surgimiento de la Ciudad de las Artes y las Ciencias supuso un auténtico revulsivo para la ciudad, y no solo por la enorme riada de visitantes que ha atraído. Para empezar, aporta 19 salas de distinto tamaño, por supuesto rodeadas del marco más vanguardista posible. Entre sus propuestas se encuentra el Hemisfèric, el primer elemento inaugurado, diseñado por Santiago Calatrava, que permite proyecciones de gran formato, presentaciones de producto, coloquios, etc.

El segundo gran venue de este enclave es el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, con salas polivalentes para 400 personas. El tercero es el Oceanogràfic, con su auditorio Mar Rojo, cuya capacidad máxima es de 470 personas, y sus espectaculares salas Oval y Antártico, en el que las paredes son acuarios y las reuniones son observadas atentamente por criaturas marinas. Una delicia. Y, finalmente, el Umbracle, la columna vertebral del conjunto, un jardín al aire libre que permite eventos para 900 personas sentadas y hasta 1.200 en formato cóctel. Pero no hay que olvidar que en esta auténtica ciudad todo es aprovechable : Lagos del Hemisfèric, Pasarela del Turia, Anillo Perimetral, Calle Mayor, Testero, Voladizo… Una oferta total.

La capital valenciana cuenta con otras dos grandes sedes, en este caso culturales : el Palau de les Arts y el Palau de la Música. El primero concentra 16 salas de reuniones, aunque lo que más llama la atención es su graderío, con 1.462 butacas. El segundo tiene menos salones, en concreto 8, pero su número de asientos se dispara hasta los 1.800. Ambos sostienen el pulso artístico y musical de la ciudad, y no es para menos con el nutrido programa que presentan anualmente a valencianos y visitantes.

En cuanto a infraestructuras hoteleras, algunos nombres propios de la capital valenciana son, en el segmento de cinco estrellas, el hotel Las Arenas Balneario Resort, que dispone de 14 salas con capacidad global para cerca de 2.500 personas ; The Westin Palace, con espacios para más de medio millar de asistentes ; el Hospes Palau de la Mar, con cinco salas, y el SH Valencia Palace, con 15 salas que en conjunto superan el millar de sillas.

Por lo que respecta a la categoría de cuatro estrellas, algunos de los mejor preparados para grandes reuniones son, por ejemplo, el Ayre Astoria Palace, con más de una decena de salas de todos los tamaños, el Barceló Valencia, el Ilunion Aqua y el Ilunion Aqua Valencia, el Meliá Valencia, el NH Las Artes y el NH Center, el Parador del Saler, el Sercotel Sorolla Palace o el Tryp Valencia Palace. ¿ Quién da más ?

Y como a veces hay que abandonar el ruido y el ajetreo de la gran ciudad, nada mejor que organizar un gran evento en alguna de las masías que rodean Valencia y que están preparadas para megaencuentros. Merece la pena destacar tres : Xamandreu ( 1.145 en teatro, 1.400 en cóctel y 5 salas ), Campo Aníbal ( 900 en teatro, 1.100 en cóctel y 7 salas ) y Aldamar ( 500 en teatro, 2.000 en cóctel y 8 salas ). Nada mejor que disfrutar del aroma del campo valenciano… •

S E V I L L A

La ciudad que se alza a orillas del Guadalquivir apuesta fuerte desde hace tiempo por los encuentros de grandes dimensiones poniendo sobre la mesa su capitalidad de la comunidad autónoma de Andalucía, así como un potente músculo económico y empresarial, sin obviar un magnetismo turístico al alcance de muy pocos destinos y una oferta de servicios complementarios de calidad para acoger grandes eventos internacionales. Sedes de amplias proporciones no le faltan, y la planta hotelera es excelente.

Entre sus puntos fuertes tiene también la facilidad de acceso por vía aérea y terrestre. El origen de su despegue hay que buscarlo en la Expo 92, que dotó a la ciudad de infraestructuras que hoy, en mayor o menor medida, siguen en funcionamiento. La oferta sevillana actual tiene su recompensa con el cuarto puesto de España alcanzado en el ranking ICCA del año pasado.

Para acontecimientos de gran envergadura, la referencia indiscutible en la capital hispalense es FIBES, el Palacio de Congresos y Exposiciones. Ya lo era, pero tras su importante remodelación y la apertura de su nueva sede en 2012 se ha convertido en todo un venue de primer nivel, entre lo mejorcito de la mitad sur peninsular. Está compuesto por dos edificios ( Fibes I y Fibes II ) para cubrir tanto eventos expositivos como reuniones. El primero fue concebido inicialmente como recinto ferial y para certámenes de gran tamaño. Está formado por tres pabellones de 7.200 m 2 cada uno, dos auditorios de 1.029 y 423 asientos, así como numerosas salas paralelas. Su cúpula central es ya un icono de la ciudad y del mice español.

Por su parte, Fibes II se compone de tres grandes módulos, con una gran zona expositiva en el centro del edificio, un auditorio con capacidad para 3.200 personas, otros tres auditorios más pequeños, unos de 2.500 m 2 de exposición, 2.000 m 2 para catering y medio centenar de salas. En total, Fibes ofrece 71 salas de reuniones con más de 25.000 m 2 de zona de exposición cubierta. Simplemente impresionante.

Para eventos de tipo mediano, con capacidad máxima de algo más de 500 asistentes, Sevilla ofrece, entre otras, tres propuestas. Por un lado, la Cámara de Comercio, con gran demanda de eventos de tipo empresarial y de asociaciones profesionales. En segundo lugar, el auditorio Box Sevilla, un sorprendente espacio privado especializado en eventos de todo tipo. Y, finalmente, el Palacio Andaluz, un impresionante tablao con un aforo de más de 600 personas, y en el que los eventos son de pura cepa andaluza.

La otra gran propuesta de la capital hispalense la sustenta su enorme planta hotelera, con varios establecimientos preparados para acoger convocatorias de gran tamaño. Aquí la punta de lanza es el Barceló Sevilla Renacimiento, con casi 300 habitaciones, muy enfocado hacia las reuniones. No en vano tiene cinco salas, dos atrios y un centro de convenciones para 1.200 personas. Fue construido con motivo de la Expo 92 para albergar a los miles de visitantes de la exposición universal y se encuentra en las inmediaciones del Pabellón de la Navegación y del Teatro Central, que pueden utilizarse como complementos para encuentros multitudinarios.

Por supuesto, no es la única opción en esta bella ciudad. Otras alternativas son las que representan el Meliá Sevilla, el Silken Al Andalus Palace, el Meliá Lebreros y, especialmente, el TRH Alcora Business & Congress, cuyo nombre da pistas sobre su especialización y que se halla en la vecina San Juan de Aznalfarache.

Hablando de grandes números, y por buscar espacios singulares para eventos, Sevilla y sus inmediaciones ofrecen cuatro contrapuntos curiosos. Por un lado, el Cortijo El Esparragal, un fiel reflejo de la arquitectura andaluza al que no le faltan ni sus restos romanos, con capacidad para un millar de personas.

En el otro extremo se encuentra Muelle 21, un espacio multidisciplinar ubicado en el Acuario de la ciudad con vistas al Guadalquivir y al Parque María Luisa, y que es capaz de dar servicio hasta a un millar de almas, todo con unas vistas de enorme belleza.

Junto a ellos está Sky Center, un vanguardista espacio para la organización de grandes eventos, también en torno a los mil invitados. Finalmente, para eventos de tipo gastronómico, nada mejor que el Mercado Lonja del Barranco, con más de una veintena de propuestas culinarias y de puestos especializados, con capacidad global para 400 asistentes que disfrutan de auténticos manjares. Porque otra cosa no, pero en Sevilla saben disfrutar de la vida.

B I L B A O

Más de 700 años de historia se acumulan, capa sobre capa, como las láminas del acero que durante décadas salieron de sus altos hornos, en la ciudad de Bilbao. La capital vizcaína, que actualmente rompe la barrera del millón de habitantes, ha vivido el esplendor de la revolución industrial, pero cuando ha llegado el declive ha sabido reconvertirse, actualizarse, lavarse la cara y salir triunfante como ciudad moderna y acogedora.

Para entender este apasionante proceso hay que poner la vista en un momento concreto : la inauguración, en 1997, del Museo Guggenheim y la complementaria remodelación de la ría. Difícilmente se podía haber hecho mejor. No en vano, actualmente es la quinta ciudad española por número de grandes reuniones recibidas en 2016, según el listado que organiza anualmente la International Congress and Convention Association (ICCA).

Pero no solo se trató de crear un museo y de cambiar las aceras, no. Fue mucho más. Bilbao emergió como una ciudad turística (su cultura, gastronomía y patrimonio son muy atractivos), pero además como un destino para reuniones y eventos de grandes dimensiones. Su máximo exponente, sin duda, es el Palacio de Congresos y de la Música Euskalduna, el venue más atractivo de la ciudad, aunque no el más grande. El hecho de que cuente con 54 salas ya da una idea de su versatilidad, su tamaño y sus posibilidades. El auditorio principal, su gran propuesta, ofrece un total de 2.164 butacas, y si la idea es organizar un multitudinario evento tipo cóctel, el límite son ni más ni menos que 3.500 personas.

Su oferta complementaria tampoco se queda atrás, con dos restaurantes, tres bares y una cafetería, además de cerca de medio millar de plazas de aparcamiento, y todo a pie de ría. Euskalduna fue destacado por ICCA como mejor centro de congresos del mundo en 2003. El galardón emana de la votación de miles de delegados internacionales, lo que no hace sino refrendar la atractiva oferta global de esta instalación inaugurada en 1999.

Tras su estela, la ciudad ofrece un interesante número de propuestas, algunas mastodónticas, como es el caso del Bilbao Exhibition Center (BEC). En una urbe (y región) con tanto peso industrial y comercial, este espacio eminentemente expositivo y ferial tiene una actividad frenética. Su tamaño hace palidecer a gran parte de la oferta nacional : 14 salas de reuniones, una capacidad en formato teatro de 13.500 personas y en cóctel de 12.000. Casi nada.

Como informa el Bilbao Convention Bureau (BCB), las otras dos grandes instalaciones para reuniones son Bizkaia Aretoa, perteneciente a la Universidad del País Vasco ( UPV ), cuya capacidad asciende a más de 400 personas, y la Sala BBK, templo de los amantes de la música actual y en el que caben más de medio millar de invitados.

Otro ejemplo de la reconversión de la ciudad es Azkuna Zentroa, la antigua alhóndiga de la ciudad, que fue rehabilitada en 2010 y convertida en centro multidisciplinar y de ocio. Ahora es un polifacético espacio con capacidad para 1.300 personas en formato cóctel y 400 en teatro. La cultura es, sin duda, uno de los grandes atractivos de la capital de Vizcaya, como demuestran también dos de sus teatros más emblemáticos : el Arriaga, toda una institución, con capacidad para 1.200 asistentes, y el Campos Elíseos, con más de 800 butacas.

Y para los que gustan de las listas, otras opciones interesantes que guarda la ciudad son la San Mames Vip Area, el espacio más exclusivo del templo del fútbol local ; el Museo Marítimo Ría de Bilbao, un homenaje a su realidad fluvial ; la Sociedad Bilbaina, que data de 1839, o la Torre Iberdrola, un rascacielos emblemático.

La planta hotelera de Bilbao conjuga tradición y modernidad. Entre los establecimientos con capacidad para acoger reuniones se encuentran, por ejemplo, el NH Collection Villa de Bilbao, el Gran Hotel Domine Bilbao, el Carlton Bilbao, el Meliá Bilbao, el Hesperia Bilbao, Barceló Nervión o el Abando, mientras que en las proximidades se hallan otros como el Palacio de Urgoiti ( Mungia ) o el Gran Hotel Puente Colgante ( Portugalete ), por citar algunos.

En definitiva, Bilbao es una ciudad que forma parte del Top 5 del gran MICE español por méritos propios, que van mucho más allá de tener un gran desarrollo económico e industrial. Constituye un ejemplo de acertada gestión que multiplica el atractivo de un destino que ha sabido marcar un estilo propio en un competitivo mercado. •