BILBAO. Quién te ha visto y quién te ve

BILBAO. Quién te ha visto y quién te ve

Fernando Sagaseta

Compartir

Para los que conocieron el Bilbao de los 80, aquellos duros años de la reconversión industrial, es como si se hubiese obrado un milagro. A la ciudad no la reconoce ni su madre. La inauguración del Guggenheim, en el 97, constituyó el punto de inflexión. Pero este acontecimiento no fue más que el principio de una profunda regeneración en arquitectura, espacios, planta hotelera, cultura y ocio que hoy hacen las delicias de su pujante turismo de negocios.

¿POR QUÉ?
Ambiente emprendedor y dinámico.
Transformación urbana singular.
Diseño y arquitectura de vanguardia.
Dimensiones muy humanas.

¿CUÁNTO?
A partir de 60€ i/v en Turista desde Madrid o Barcelona.
Alrededor de 600€ en Business.

¿CUÁNDO?
Todo el año.

Al deslumbrante proyecto de Frank Gehry le siguió, apenas dos años después, el Palacio de Euskalduna, contemporáneo del donostiarra Kursaal, ambos punta de lanza de la vanguardia de espacios congresuales del País Vasco. Después de una trayectoria brillante, el Palacio de Congresos y de la Música Euskalduna (www.euskalduna.net) afronta en estos momentos su ampliación más ambiciosa. Si todo va bien, y tiene que ir, porque ya tiene 12 eventos contratados, el edificio adyacente estará operativo el próximo mes de mayo.

La obra añadirá más de 2.000 m2 diáfanos en un entorno acristalado bajo una cubierta que simula las olas del mar. El galardonado Euskalduna se sitúa en los antiguos astilleros del mismo nombre y en realidad son tres edificios en uno que recrean el último buque que se construyó aquí. Es sede también de la Orquesta Sinfónica de Bilbao, un añadido más a su frenética actividad.

Alegre y luminoso, inspirado para la decoración de sus suelos en los iconos de la mitología vasca y con una acertada utilización del acero envejecido, destaca como referente de la arquitectura autóctona (obra de Federico Soriano y Dolores Palacios) en una ciudad con una marcada impronta de grandes popes internacionales, como el mismo Gerhy, como Norman Foster, autor de las bocas de entrada al metro, los populares “fosteritos”, que se han convertido en una atracción turística más, o como Arata Isozaki, que firma las imponentes torres gemelas que custodian el barrio de Abando.

La última joya de la ciudad y la más alta, con sus 165 metros de altura, es la Torre Iberdrola, finalizada el año pasado. El proyecto es del argentino César Pelli, el mismo autor de las Torres Petronas de Kuala Lumpur. Finalmente se dedicará enteramente a oficinas, tras desecharse la idea de albergar un hotel de cuatro estrellas en sus primeras plantas. El edificio está dotado de un helipuerto para emergencias.

Junto con el Euskalduna, con su auditórium para 2.176 personas, el teatro y sus 15 salas de reuniones, con capacidades entre 22 y 270 plazas, el espacio más amplio para grandes eventos se encuentra en el Bilbao Exhibition Centre (www.bec.eu), a 10 minutos del centro de Bilbao. Fue inaugurado en 2004 y cuenta con más de 150.000 m2 distribuidos en 6 pabellones, un centro de convenciones de 18.000 m2 en tres niveles y un espacio diáfano polivalente conocido como “Luxua”. Muchas empresas y asociaciones utilizan también las instalaciones del Parque Tecnológico de Bizkaia (www.parque-tecnologico.net), situado en Zamudio, a 12 km de Bilbao y a 3 km del aeropuerto.

Un lugar original para grupos más pequeños es el Museo Marítimo Ría de Bilbao (www.museomaritimobilbao.org), en el paseo de Abandoibarra, eje de la transformación de la villa, que ofrece espacios para convenciones, actos sociales o presentaciones comerciales. Cuenta con un auditorio para 190 personas en teatro y un acogedor Atrio, donde organizar cócteles de hasta 300 asistentes. La dirección es de lo más flexible en la atención de peticiones, por lo que se puede incluso ofrecer una cena entre las piezas de la exposición con un trío de jazz tocando desde la falúa que preside la Sala Vidrieras. En el espacio exterior de los Muelles del Museo hay 20.000 m2 a disposición de cualquier tipo de evento, sin más límite que la imaginación del organizador.

EL PLACER DE PASEAR

Uno de los placeres que ha descubierto la regeneración de la ría, tanto a bilbaínos como a visitantes, es el paseo. La ciudad es suficientemente pequeña como para cruzársela andando en media hora, pero suficientemente grande para albergar una oferta de cultura, ocio, shopping y gastronomía que puede responder a las expectativas de cualquier grupo. Para los más perezosos está el EuskoTran, un tranvía que discurre silencioso paralelo al Nervión y que conecta los principales puntos de interés de la ciudad.

Una de sus paradas más populares es Guggenheim, frente al museo. Huelga descubrir a estas alturas las cualidades de este singularísimo edificio. Lo que sí conviene saber para los que piensen en alguno de sus espacios para celebrar cualquier evento es que la dirección exige inscribirse en el Programa de Miembros Corporativos, generalmente como Empresa Asociada, aunque hay otras categorías. Las consultas sobre este asunto se pueden dirigir a miembroscorporativos@guggenheim-bilbao.es.

El sistema de fidelización ofrece una serie de ventajas que se detallan en la web, entre ellas la utilización de la imagen del museo en todos los soportes de comunicación de la empresa. Hay que tener en cuenta que algunos espacios, como el Atrio central, donde los cócteles y bienvenidas se lucen especialmente, sólo están disponibles fuera de las horas de apertura. A pesar de los condicionantes, celebrar un evento en el Guggenheim siempre da un plus de sofisticación. Atención también a su restaurante Nerua y al chef Josean Martínez, que acaba de estrenar una estrella Michelin.

Junto a un clásico, como el Teatro Arriaga, todo un emblema en el casco antiguo de la ciudad que ofrece diversas salas y espacios, una excelente opción también es el Teatro Campos Elíseos (www.arteria.com), el más valioso representante del modernismo en Euskadi, gestionado por el Grupo Arteria. Reformado hace un par de años, es un prodigio de tecnología para todo tipo de eventos, especialmente los que requieren grabación de audio o vídeo en alta definición. La acústica y el sistema de iluminación de la Sala Cúpula son envidiables y sus butacas retráctiles le permiten una polivalencia difícil de superar. El centro cultural dispone además de un restaurante acristalado para 150 personas.

Otra de las maravillas más recientes, desde junio de 2010, es Alhóndiga Bilbao (www.alhondigabilbao.com). El antiguo almacén de vinos, licores y aceites de principios del siglo pasado mantiene su fachada original para reinventar completamente el interior con la fantasía de Philippe Starck, que ha diseñado 43 pilares de lo más variopintos para sostener los tres edificios que componen un complejo cultural con salas de exposiciones, cines, gimnasio, piscinas y solárium en la azotea con excelentes vistas del centro.

Desde luego, un resultado sorprendente y abigarrado que simboliza el conglomerado de culturas del mundo con el que sorprender a los asistentes a cualquier evento que se organice en su Atrio, acotando espacios de 200, 400 u 800 m2 y desde el que se puede ver a la gente nadando desde abajo. Ofrece visitas privadas y alberga un auditorio de 392 plazas con cabinas de traducción, además de otras salas y vestíbulos para reuniones. El restaurante Yandiola, que tiene la exclusiva del catering, cuenta con un atractivo menú para grupos y una agradable terraza para cuando llega el buen tiempo.

UNA CIUDAD ACOGEDORA

El paso de ciudad hostil a ciudad acogedora no tiene vuelta atrás. Bilbao ha dado la espalda a la industria obsoleta y abraza a turista con entusiasmo, especialmente el de reuniones. Además de los espacios transformados, tampoco pierde vigor el casco antiguo, el lugar ideal para salir de pintxos. El toque burgués de un pasado económicamente boyante se descubre en los espléndidos edificios históricos de la zona, especialmente en la Plaza Nueva.

Cruzando la ría, el trazado de la Gran Vía Don Diego López de Haro muestra la esencia comercial de la ciudad, donde no renuncian a estar presentes las grandes firmas internacionales.

A mitad de camino encontramos el corazón del ensanche, la Plaza Moyúa, flanqueada por el hotel Carlton, un clásico del lujo y del glamour, y el palacete de Víctor Chávarri. No muy lejos se encuentra el pulmón de la ciudad, el parque de Doña Casilda Iturrízar, aunque los bilbaínos prefieren llamarlo el “parque de los patos”, pegado al palacio de Congresos, al flamante hotel Meliá Bilbao y al Museo de Bellas Artes.

La recuperación de la ría supuso además una intensa labor de limpieza de sus aguas. La compañía Bilboats (www.bilboats.com) ha aprovechado esta  circunstancia para programar recorridos en barco desde el puente del Ayuntamiento hasta la entrada del canal de Deusto. Aparte de sus salidas habituales ofrece singladuras a la carta para grupos y empresas.

Con la tarjeta Bilbao Card los visitantes y congresistas obtienen descuentos entre el 10% y el 50% en museos, espectáculos, tiendas, restaurantes.

Para programar alguna extensión, lo más recomendable son las excursiones por la Costa de Bizkaia, la región de Las Encartaciones, El Duranguesado, la Reserva Natural de la Biosfera de Urdaibai, los valles del Nervión y del Arratia y, cómo no, la histórica villa foral de Gernika.

Bilbao no para. El proceso de transformación no ha terminado. Ni mucho menos. Aunque avanza con lentitud, el proyecto de convertir la península de Zorrozaurre en una mini-ciudad reurbanizada por la prolífica Zaha Hadid con viviendas, edificios emblemáticos y oficinas inteligentes es la próxima apuesta. La propia arquitecta iraquí firmará la estrella de la isla: la Torre BBK. Un futuro motivo para visitar de nuevo la ciudad.

MELIÁ BILBAO (5*)
Sin duda, una de las mejores elecciones, tanto por su situación, al lado del Euskalduna, el Guggenheim o el Museo de Bellas Artes, como por la calidad de servicio y por su capacidad. Es un hotel cálido y confortable con 211 habitaciones, entre ellas 18 Premium, 6 Gran Premium y distintos tipos de suite. Además, cuenta con 7 salones para eventos hasta 300 personas. Luz natural y excelentes vistas al parque de Doña Casilda. Adaptado para discapacitados.
Lehendakari Leizaola, 29
Tel. 944 800 000 / melia.bilbao@melia.com

MIRÓ (4*)
Coqueto y familiar hotel-boutique para pequeños grupos que quieran sentirse como en casa. Diseñado por el modisto catalán Antonio Miró y la interiorista Pilar Líbano, alberga una excelente colección de fotografía contemporánea. Cuenta con un bar gratuito con snacks y bebidas para los huéspedes. Salas con capacidad máxima para 35 personas. Wi-fi libre en todo el hotel.
Alameda Mazarredo, 77
Tel. 946 611 880 / reservas@mirohotelbilbao.com

GRAN HOTEL DOMINE BILBAO (5*)
El buque insignia de la cadena Silken se alza en un emplazamiento envidiable, frente al Guggenheim. Concebido por el estudio de arquitectura de Javier Mariscal y Fernando Salas, presenta un estilo sofisticado y contemporáneo. Dispone de una gran terraza de madera de teca con soberbias vistas y un espacio polivalente para reuniones de hasta 500 personas. Wifi gratis.
Alameda de Mazarredo, 61
Tel. 944 253 300 / recepcion.domine@hoteles-silken.com

ERCILLA (4*)
En pleno centro de Bilbao, es el hotel con mayores espacios para reuniones y el más versátil. Ofrece 325 habitaciones y más de 20 salas de todos los tamaños, la más grande de ellas para 500 personas en escuela. Con un regusto clásico en sus zonas comunes, es además un centro muy animado de la vida social bilbaína. Buena terraza en la azotea para pequeños cócteles.
Ercilla, 37-39
Tel. 944 705 700 / ercilla@hotelercilla.es

CARLTON (5*)
Muy emblemático establecimiento desde su apertura en los años veinte que se sitúa en el mismo corazón del centro. Edificio histórico totalmente reformado con un total de 12 salones de distintas capacidades.
Plaza Federico Moyúa, 2
Tel. 944 162 200 / carlton@aranzazu-hoteles.com

ZORTZIKO
Toda la pasión y experiencia de un chef pionero como Daniel García puesta al servicio del producto, el sabor y las sensaciones. Con una estrella Michelin, Daniel es un referente de la cocina vasca también por sus talleres que imparte en una acogedora aula en el mismo restaurante. Una excelente oportunidad de conocer la gastronomía de la región, participar en su elaboración y degustarla con la animada charla de un personaje tan imaginativo como afable. También es recomendable el cercano restaurante Atea, un sitio singular para todo tipo de bolsillos con la calidad y garantía de Zortziko.
Alameda de Mazarredo, 17
Tel. 944 239 743 / zortziko@zortziko.es

COMPLEJO AZURMENDI
En el hermoso paraje de Larrabetzu, a pocos minutos de la ciudad, se alza un enorme caserón de piedra y madera dirigido por otro de los grandes del firmamento Michelin: Eneko Atxa, con dos estrellas. Además de su excelente cocina, el restaurante cuenta con salas de reuniones y un espacioso comedor de 650 m2 para todo tipo de eventos. El complejo regente su propia bodega de txakoli y está a punto de inaugurar una ampliación en un edificio sostenible colindante que será toda una experiencia natural, al estar integrado en el viñedo. Cuenta también con restaurante gastronómico y comedores privados.
Legina Auzoa. Larrabetzu
Tel. 944 558 866 / info@azurmendi.biz

YANDIOLA
El restaurante situado en Alhóndiga Bilbao se dispone en tres plantas coronadas por una terraza que se puede cerrar para eventos privados. Ofrece una cuidada selección de vinos y menú para grupos.
Plaza de Arrikibar, 4
Tel. 944 133 636 / info@grupoyandiola.com

SIDRERÍA IBARRA
Sidrería tradicional euskaldun en un caserío rehabilitado junto a un Agroturismo Ecuestre. Bodega propia, jardín y parking privado.
Caserío Ibarra. Barrio Ibarra, s/n. Amorebieta
Tel. 946 731 100 / pitxu@ibarra-sagardotegi.com

CAFÉ BILBAO
Exactamente cien años avalan la trayectoria de este local tradicional en la misma Plaza Nueva del Casco Viejo para tomarse unos buenos pintxos, raciones y ensaladas. Terraza en verano.
Plaza Nueva, 6
Tel. 944 151 671 / info@bilbao-cafebar.com

Recomendaciones de Carmen Romo, manager de ROMOTUR

Exhibición de deportes típicos vascos. Acompañada de explicación por parte del guía sobre las normas y reglas de la pelota vasca o el cesta punta.

Visita de una txakolineria. Excursión con paradas en varias localidades pesqueras hasta Gernika para visitar una bodega de txakoli, el vino típico de la región, con cata y degustación de pintxos.

Almuerzo o cena en un txoko. Algunas de estas sociedades gastronómicas privadas realizan ocasionales excepciones para aceptar la visita de personas ajenas.

Deportes rurales. Los grupos pueden pasar una mañana divertida practicando deportes ancestrales como latxinga-probak, una competición para llevar una pesa en cada mano el mayor tiempo posible; o la soka-tira,demostración de fuerza entre dos equipos tirando de sendos extremos de una soga.

Viaje en Globo. Para disfrutar de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, una joya de la naturaleza vasca donde hay centros de multiaventura para realizar travesías en canoa, tiro con arco o circuitos de orientación.

Torneo de golf. En un campo de 9 hoyos (posibilidad también de 18) a 15 minutos escasos de Bilbao, en un palacio del s XVII reconvertido en un lujoso hotel. Modalidad Pitch & Putt. Puede durar varios días.

Más información:
www.romotur.com