El CCIB reparte 175.000 menús solidarios durante la pandemia

El CCIB reparte 175.000 menús solidarios durante la pandemia

Compartir
CCIB reparte menús solidarios World Central Kitchen

En colaboración con World Central Kitchen, la ONG del chef José Andrés, el Centro de Convenciones Internacional de Barcelona durante 70 días ha servido menús a los colectivos más vulnerables de la Ciudad Condal para paliar las consecuencias de la covid-19.

Durante 70 días el CCIB, Centro de Convenciones Internacional de Barcelona, ha ofrecido los fogones de sus cocinas a la ONG del chef José Andrés para servir menús solidarios a los colectivos más vulnerables de la Ciudad Condal.

En este tiempo, la colaboración entre ambas entidades ha tenido como resultado 175.000 menús solidarios. La alianza entre el CCIB y World Central Kitchen comenzó el 18 de abril. La ONG necesitaba un espacio más grande en Barcelona para elaborar miles de menús y el CCIB dispone de 3.300 m² de cocinas.

RED SOLIDARIA

Los alimentos han provenido del Banco de los Alimentos; y de proveedores locales del CCIB que ofrecían un precio de coste; de donaciones de fundaciones como Espigoladors; y de empresas como el agua de Sant Aniol.

El menú consistía en una bandeja de tipo «Harvard» de entre 450 y 550 gr. y ha llegado a los más necesitados a través del Banco de Alimentos, encargado de la logística y distribución. El Ayuntamiento, por su parte, ha indicado las necesidades. Así, entre los 31 puntos de entrega, se ha llegado a municipios como Barcelona, Badalona, Hospitalet y Terrassa y se han distribuido a los ayuntamientos, fundaciones, centros sociales y cívicos y domicilios particulares.

El CCIB también ha recibido el apoyo de importantes compañías que se han sumado a la iniciativa de cocinas solidarias. Por un lado, Endesa se ha hecho cargo del consumo eléctrico de los 3.300 m² de cocinas del CCIB. La compañía ha querido sumar esfuerzos y apoyar el proyecto para intentar ayudar a paliar los efectos tan críticos que la pandemia está causando a toda la sociedad pero, en especial, a las personas más necesitadas.

Asimismo Districlima, la suministradora de frío y calor del CCIB desde el año 2004, también se ha sumado a la iniciativa con una aportación económica equivalente a los meses en que las cocinas del CCIB han estado abiertas.

Ahora el CCIB ha pausado las cocinas para comenzar a preparar el retorno a la actividad y sigue abierto a iniciativas que ayuden a paliar los efectos de la covid-19. Por su parte world Central Kitchen sigue en Barcelona y continúa elaborando comidas en diferentes localizaciones.