El comportamiento violento de algunos pasajeros obliga a formar a la tripulación

El comportamiento violento de algunos pasajeros obliga a formar a la tripulación

Compartir

Hong Kong Airlines impone a su personal de cabina el aprendizaje de kung fu para poder defenderse ante viajeros agresivos o neutralizar a posibles terroristas.

La tripulación de cabina debe enfrentarse a veces a comportamientos violentos o personalidades agresivas. Cuando no se trata de iniciativas destinadas a cometer un acto terrorista. Esto supone un riesgo para la integridad personal y la seguridad del vuelo que hay que intentar atajar. Al menos es la opinión de la directiva de Honk Kong Airlines, que impone a su personal a bordo lecciones de kung fu.

Según el medio francés Businesstravel.fr, toda la tripulación debe dominar el wing chun, una variante del arte marcial destinada al combate de proximidad. El motivo de imponer esta formación procede de las agresiones sufridas a bordo por la tripulación de cabina en tres ocasiones durante los últimos meses.