El trabajo en red y la protección de datos no tienen por...

El trabajo en red y la protección de datos no tienen por qué ser incompatibles

Compartir

Easynet Global Services ofrece recomendaciones a las empresas para que permitan el acceso a determinada información sin que ello la ponga en riesgo.

 

Muchas empresas están aprovechando las redes sociales para mejorar la colaboración y potenciar la creatividad en la organización.  Las compañías se están transformando en empresas "más porosas", lo que implica más facilidad para acceder a los datos. Esta conclusión es defendida por Javier Morgado, country manager de Easynet Global Services. Afirma que "la apertura de datos para los empleados tiene sus beneficios, como la agilidad y la creatividad, pero también tiene una contrapartida: los datos tienen más posibilidades de ser filtrados. Por ejemplo, cada vez que un empleado deja o es despedido de la compañía, existe un riesgo".

Tomar medidas drásticas contra los usuarios finales y ajustar las políticas de la empresa  no son opciones válidas porque podrían desmoralizar a los empleados y llevar a la empresa a perder los beneficios que reporta el hecho de animarles  a colaborar. Easynet recomienda a las entidades preocupadas por la seguridad de sus datos que utilicen marcos establecidos y que dediquen tiempo a formar a sus empleados en el papel vital que deben jugar para mantener segura la información. Numerosas compañías tienen en marcha procesos de seguridad y políticas que han quedado obsoletos desde hace más de 10 años.

"Es totalmente necesaria la involucración de todos los empleados y, en muchas circunstancias, esta es la parte más difícil. Se trata de establecer políticas, formar a los empleados y crear una atmósfera de vigilancia: desde el uso de contraseñas complejas hasta alentar  a las personas a denunciar irregularidades", afirma Morgado.

Esto implica una inversión específica y la actitud de seguir lo que puede ser un cambio cultural dramático. Aunque algunas empresas estén tentadas de tomar el camino rápido y fácil, cortando el acceso de los empleados a las redes sociales, esto no beneficiará a las empresas a largo plazo.