“En el fondo, japoneses y españoles somos más parecidos de lo que...

“En el fondo, japoneses y españoles somos más parecidos de lo que creemos”

Entrevista con Hajime Kishi, manager de la Oficina Nacional de Turismo de Japón (JNTO) en España

Compartir
Hajime Kishi JNTO Japón
Hajime Kishi, manager de la Oficina Nacional de Turismo de Japón (JNTO) en España.

La Oficina Nacional de Turismo de Japón (JNTO) está a punto de cumplir un año de presencia en España. El balance no puede ser más positivo, según explica su manager, Hajime Kishi, con un exquisito castellano. Las visitas de españoles continúan en aumento, hasta el punto de que este año espera romper la barrera de los 100.000 turistas.

¿Cuál ha sido la acogida del destino tras la apertura de la oficina?
La sensación es muy positiva. Ya lo era antes de abrir la oficina. Las cifras viajeros que han visitado Japón desde España en 2017, concretamente 99.900, son todo un récord. Lo bueno es que la gente que se acerca día a día a la oficina, no solo pregunta por los destinos habituales, como Tokio o Kioto, sino por otros más desconocidos. Hay opciones para todos los gustos y para todos los bolsillos. A los profesionales, tanto de agencias de viajes como de medios de comunicación, también se les ve muy interesados.

¿Cuál es la estancia media que dedica el viajero español cuando visita Japón?
La mayoría quiere estar un mínimo de 10 días. Dos semanas sería lo ideal, pero no todo el mundo dispone de tanto tiempo. Dentro del viaje suelen ir al menos a dos destinos: Tokio y Kioto. Cuando incluyen un tercero optan por propuestas de cultura tradicional o paisajes rurales: los Alpes japoneses, la isla de Hokkaido…

¿Qué aspectos de la cultura japonesa son los que más interesan a los españoles?
Cada cual tiene sus propios intereses. Siempre ha habido una gran cercanía entre Japón y España. Hay gustos comunes. No somos tan diferentes. Nos parecemos más de lo que imaginamos, a pesar de encontrarnos en los extremos de dos grandes océanos. Desde la época del crecimiento económico en Japón, en los años 80, los españoles han aumentado su interés por el país, también en lo cultural. Primero fueron las artes marciales, que llegaron en esa época. A partir de finales de los 90 vino la moda de la gastronomía japonesa, que sigue vigente. Entre medias, el cine, la literatura y la cultura popular entre los más jóvenes, como el manga, el anime y los videojuegos.

¿Qué previsiones hay para el futuro?
El crecimiento en los últimos años ha sido muy sostenido. España es de los mercados europeos que siempre se ha mantenido al alza. En 2016, fueron unos 72.000 viajeros. De ahí pasamos a los 99.000 del año pasado. Es difícil hacer previsiones, pero superaremos fácilmente la cifra de 100.000 viajeros anuales.

¿Qué le parecen las conexiones aéreas que existen actualmente entre los dos países?
Hay una gran variedad de ofertas y vuelos a Japón, no solo el directo de Iberia, sino con numerosas compañías europeas y asiáticas, en vuelos con conexión. Es algo beneficioso para el turismo de Japón.

¿Cuáles son las novedades de Japón en cuanto infraestructuras para el turismo MICE?
Hay venues para todo tipo de gustos y todo tipo de eventos. Aunque es un apartado menos conocido, tenemos desde infraestructuras para grandes congresos internacionales hasta pequeños sitios singulares. Se pueden organizar cenas de empresa muy originales en templos, santuarios, lugares históricos, museos, palacios, acuarios… Hay muchas ciudades que ofrecen estas facilidades. En la página dedicada al MICE tenemos un buscador de venues únicos, así como  propuestas de incentivos. La JNTO tiene un departamento específico para turismo de reuniones y eventos. Las ciudades más importantes también tienen sus propios organismos de promoción. Una iniciativa interesante en este sentido son los premios anuales que convocamos para distinguir al mejor viaje de incentivo en Japón, al que puede optar cualquier empresa.

¿Qué recomendaciones de incentivos puede realizar de cara a los grupos de empresa?
Son muchísimas. Estamos realizando una campaña global con las actividades que se pueden organizar y hay de todo: senderismo, cicloturismo, rutas gastronómicas, propuestas de relax, turismo cultural… La oferta es muy variada. A modo de ejemplo, muy cerca de Tokio está el popular monte Takao, que tiene una cervecería en la cima, la más alta del país, donde realizar un almuerzo o una cena de gala. En Kioto, tenemos el castillo Nijo, donde se pueden celebrar todo tipo de eventos de carácter privado. Pero hay muchísimos más. Además, estamos hablando de un destino que no es caro.

MÁS INFO
www.japanmeetings.org