HERMANOS TORRES. Dos Cielos Madrid / Gran Meliá Palacio de los Duques

HERMANOS TORRES. Dos Cielos Madrid / Gran Meliá Palacio de los Duques

Compartir

Los hermanos Torres nacieron en un lugar bautizado hoy como Espacio Ilusión, que actualmente funciona como laboratorio de ideas. Hiperactivos e inseparables cocineros, los gemelos Sergio y Javier (Barcelona, 1970) representan la creatividad culinaria al cuadrado, bajo una especie de equilibrio zen en el que ambos parecen compensarse mutuamente.

La vocación por la cocina nace cuando tenían ocho años, de la mano de su abuela Catalina. Los hermanos Torres han sido capaces de sacar el máximo rendimiento de todos sus maestros y una vez aprendida la base, dar paso a su creatividad e inspiración. Su currículum nos lleva por las mejores cocinas del mundo.

En 2008 es cuando hacen realidad el sueño que perseguían desde pequeños. Tras demostrar que sus experiencias individuales suman, se alinean con la cadena hotelera Meliá para inaugurar, en el piso 24 del nuevo hotel ME Barcelona (actualmente Meliá Barcelona Sky), su propio restaurante en su ciudad natal, con una estrella Michelin. El nombre, Dos Cielos, responde a cómo les llamaba su abuela cuando eran niños. A finales de 2016 abrieron el de Madrid en el Gran Meliá Palacio de los Duques. Entre medias, una buena ristra de premios y colaboraciones profesionales con aerolíneas, periódicos y revistas, cadenas de televisión y el mundo editorial, con dos libros de recetas ya en circulación.

Los hermanos Torres presentan sus platos de una forma simple, que no significa sencilla ni fácil, pues llegan a ellos después de un largo proceso de reflexión, técnica e investigación. El objetivo es ofrecer una cocina de personalidad y con personalidad. Como dice Philippe Regolt: “una cocina moderna que huye de las modas”.

 

 

DOS CIELOS MADRID EN EL
GRAN MELIÁ PALACIO DE LOS DUQUES

El nuevo Dos Cielos Madrid se ha ubicado frente al Jardín Histórico del edificio principal del hotel, en las antiguas caballerizas del Palacio de los Duques, una residencia palaciega del siglo XIX en pleno Madrid de los Austrias. Tras meses de remodelación, el restaurante de dos alturas cuenta con una sala principal, de 30 plazas, y una espacio a modo de reservado en la segunda planta, con capacidad para 20 comensales. Esta última cuenta con una mesa imperial y techo a dos aguas que propician una atmósfera íntima, casi hogareña, ideal para cenas privadas.

Su filosofía se basa en conseguir el máximo rendimiento del producto con la mínima manipulación, además de utilizar ingredientes naturales de proximidad y de temporada presentados con un toque muy personal. Es el caso de platos como el arroz de pichón con aceitunas negras, el pato salvaje barreado con peras y manzanas o la picaña rubia gallega, macerada durante 90 días en vinagreta de jugo de carne y encurtidos. También destacan  creaciones como la empanadilla rellena de cangrejo real, dendé y sagú o su pez San Pedro a la meunière, calabacín y perlas de chirivía incluidos en su menú degustación de 75 €.

Entre las creaciones dulces figuran combinaciones inéditas, como el postre de manzana y pepino o el de romero, mandarina y piñón. Asimismo, en la carta del Dos Cielos Madrid no falta el recuerdo con el canelón de la abuela Catalina, trufa melanosporum y queso parmesano. También están presentes los guiños a sus nuevos comensales de la capital a través de callos de bacalao a la madrileña, con garbanzos, así como las seis bodegas madrileñas, que se suman a su extensa e internacional carta de vinos. La cava de Dos Cielos Madrid cuenta con 166 referencias entre las que hay una numerosa representación de espumosos. También se pueden encontrar dos decenas de vinos franceses y todo un viaje por la Península Ibérica a través de sus denominaciones de origen.