Los taxis de Barcelona son los más valorados de España

Los taxis de Barcelona son los más valorados de España

Compartir

Según un estudio de Hoteles.com, los londinenses se llevan la palma a nivel mundial. El servicio de Pekín acapara las críticas.

Según el último estudio anual realizado por el portal de reservas hoteleras Hoteles.com, los taxis de Londres son los mejores del mundo por quinto año consecutivo. Nueva York es líder en cuanto a disponibilidad y Bangkok en cuanto a precio, aunque también encabeza el ránking de las ciudades más inseguras a la hora de pedir un taxi. Ámsterdam sufre de escasa disponibilidad. Pekín obtiene la peor calificación en cuatro categorías: amabilidad, limpieza, calidad de conducción y conocimiento del área.

En España, Barcelona supera a Madrid en relación a los votos del año pasado. La ciudad catalana ha sido elegida en tres de los siete parámetros estudiados: precio, calidad de la conducción de los taxistas y conocimiento de la zona son los puntos fuertes del gremio taxista barcelonés. Con todo ello, los taxis barceloneses comparten protagonismo en estas categorías con otras ciudades. Los taxistas de A Coruña y Las Palmas de Gran Canaria también fueron reconocidos por su relación calidad-precio. No obstante, los usuarios encuestados también destacan aspectos a mejorar en los servicios de Barcelona, como la amabilidad de los conductores y la disponibilidad de los vehículos.

Madrid, hasta ahora considerada como la ciudad española con los mejores taxis, continúa gozando del liderazgo en cuanto a limpieza, donde empata con Logroño; amabilidad, igualada con A Coruña, y disponibilidad, donde es líder indiscutible. Sin embargo, el precio y el conocimiento de la zona son los parámetros donde la capital española es menos valorada.

Logroño tiene, junto a Madrid, los taxis más limpios y seguros, categoría donde también destacan los taxis bilbaínos y burgaleses. En términos de seguridad, Huelva y San Sebastián han sido las peor paradas.

En cuanto al servicio más deseado en los taxis, los españoles afirman que les gustaría que el pago con tarjeta de crédito fuese posible, seguido de la existencia de GPS a bordo y televisión en los asientos traseros.