MATEMÁTICAS Y EVENTOS. Cuando dos y dos son más que cuatro

MATEMÁTICAS Y EVENTOS. Cuando dos y dos son más que cuatro

José Luis García Lorente

Compartir

El sector de los eventos es un mundo de paisaje cambiante y extraños pobladores. No hay dos eventos iguales, del mismo modo que pocas veces hay dos eventos realmente diferentes. Prueba de ello es esta doble página, en la que pueden encontrarse tres conceptos en apariencia divergentes, pero con un destino común: la suma de elementos simples en busca de un resultado complejo.

Recepción = Naturaleza + Tecnología

Empecemos este repaso matemático con la recepción que la empresa Acces ofreció a sus clientes y amigos, y que podría descomponerse en dos sumandos casi antagónicos: naturaleza y tecnología. Y es que, tras el éxito de la recepción surfera del año pasado, la idea de Acces era, en esta ocasión, ofrecer una imagen de la tecnología ligada a la naturaleza.

Ese fue el concepto en el que trabajó la agencia de eventos JG Barcelona, por segundo año consecutivo, junto a la empresa de catering Food & Mambo. Los deseos del cliente de unir lo tecnológico a lo orgánico se vieron reflejados en la puesta en escena de un cocktail bautizado como Tree Top Pop.

Algunos ejemplos de ese compromiso de la decoración y la gastronomía con la naturaleza fueron los manteles de hierba digital, los camareros caracterizados como árboles (por medio de body painting), los pequeños cubos de fruta comestibles herederos, en apariencia, de aquellos de Rubik y, entre otros, unos brotes de lo que parecía ser el cruce imperfecto de una llave USB y una mata de perejil (o uno de esos experimentos televisivos en los que se introduce una semilla en una llave USB y se riega abundantemente a ver que pasa).

Algunos elementos que al inicio del evento parecían mera ambientación fueron cobrando protagonismo conforme la palabra «fiesta» dejaba de ser una promesa para convertirse en una realidad. El DJ y sus tres horas de música contribuyeron a relajar un ambiente en el que acabó erigiéndose como indispensable protagonista el gin tonic de manzana sólido creado para la ocasión por la gente de Food & Mambo.

El sorteo de una Vespa Linux alegró más todavía a uno de los presentes, aunque todos los invitados pudieron llevarse a casa, como premio de consolación, una bolsa de diseño exclusivo en la que, como no, naturaleza y tecnología (como diversión y sorpresa) volvían a darse la mano.

Cabe añadir que el éxito de esta recepción, que ya amenaza con convertirse en un referente para próximas ediciones del Mobile World Congress -donde tuvo lugar esta primera-, tiene un ingrediente «secreto» que la propia agencia nos ha confesado: libertad de creación.

Convención = Vespas + Roma

En el segundo caso que nos ocupa partimos de una ecuación con cierta lógica interior. Y es que si hay un vehículo que pueda asimilarse a la ciudad de Roma, ése es la Vespa. A esa misma asociación de ideas debieron llegar, sin duda, en la agencia Yeti, cuando se les encargó la organización de la Convención Internacional Anual de una importante empresa líder mundial en perfumería y cosméticos.

La norma quiere que la ecuación básica de una convención clásica sea crear distintas experiencias y actividades que den un valor añadido y un motivo para recordar aquello que, en principio, forma parte del calendario laboral de los implicados. En esta ocasión se decidió aprovechar el escenario de la misma, la milenaria ciudad de Roma, para romper un poco la rutina de este tipo de reuniones. A las habituales presentaciones de productos y sesiones de trabajo en grupo se incorporaron otras actividades más ligadas al ocio, al turismo cultural o, directamente, a la diversión.

Los cerca de doscientos asistentes, como millones de turistas antes que ellos (o ellas, pues la mayoría eran mujeres), tuvieron que cumplir con la tradición de lanzar una moneda a la Fontana de Trevi. Hasta aquí, pocas sorpresas. Pero el raid cultural organizado por la agencia Yeti incluía también actividades menos usuales, como buscar a Gepetto, el padre de Pinocho, o descubrir a un emperador escondido en el Panteón. Y, para volver a la normalidad turística, degustar un helado en la heladería más famosa de Roma.

Aunque, muy probablemente, no serán estos los momentos más recordados de la convención. La actividad estrella, el sumando de mayor peso, consistió en una ruta a bordo de nada menos que 183 motos Vespa de época venidas de toda Italia para la ocasión. Era la primera vez, al menos en los últimos 50 años, que se veían tal cantidad de Vespas juntas circulando por la ciudad. Para evitar el empacho visual entre los romanos (supongo yo), se dividieron en seis grupos de una treintena de motos cada uno.

En cada Vespa, un conductor italiano y un cliente. Cada uno, eso sí, con su casco, de diferente color en cada grupo. Y cada casco con su funda con el logo del evento. Con el noble propósito de evitar el terror de los romanos a una invasión de Vespas (sigo suponiendo), los seis grupos realizaron distintas rutas, con paradas alternativas en Plaza de San Pedro, Aranci y el Coliseo, para terminar todos a la vez (y, supongo ya a lo bruto, sin poder evitar la histeria entre los que vieran tanta Vespa junta) en Gianicolo. Allí, y desde dos furgonetas Volkswagen antiguas, se les sirvieron bebidas modernas que devolvieron a todo el mundo a una realidad presente que, al menos en las últimas horas, no lo había parecido.

Presentación = Lujo + Lujo

Cuando de lo que se trata es, simplemente, de lujo, la operación es fácil. Suma lujo a lujo y obtendrás más lujo. Y repite esta operación tantas veces como haga falta. Este truco matemático se ha observado recientemente en Tenerife, donde la marca italiana de automóviles de altísima gama Lamborghini ha elegido el hotel Gran Meliá Palacio de Isora para presentar en exclusiva mundial su nuevo modelo de superdeportivo, el Lamborghini Gallardo LP 560-4 Spyder.

Para situar el evento se eligió, siguiendo la cadencia lógica de lujo más lujo, una de las zonas más exclusivas de este hotel tinerfeño anclado en un entorno privilegiado: la Red Level. Allí se estableció la Casa Lamborghini, donde se exhibieron, por primera vez juntos, otros 24 vehículos más de la marca. También fue en esta zona, entre sus villas, piscinas y jardines privados, donde los invitados pudieron conducir este exclusivo vehículo al alcance de muy pocos (aunque yo mismo, por cierto, acabo de comprarme uno).

Y como el lujo nunca resta, el resultado final de tan opulenta suma se vio incrementado con la excepcional oferta gastronómica del Gran Meliá Palacio de Isora, donde cualquier paladar, por exigente que sea, encontrará su lugar. Sea en la cocina asiática de fusión del Nami Asian Bistro, entre los platos mediterráneos del Oasis Pool Grille o por medio de las creaciones que el prestigioso cocinero Dani García ofrece en el restaurante Calima.

Matemáticas básicas y efectivas, por tanto, para acompañar la puesta de largo del nuevo descapotable de la marca del toro. El mejor ejemplo de cómo obtener el resultado previsto sumando los elementos adecuados.