OCEANIA CRUISES. «Nuestros barcos tienen unas dimensiones adecuadas para ofrecer un servicio...

OCEANIA CRUISES. «Nuestros barcos tienen unas dimensiones adecuadas para ofrecer un servicio boutique»

Compartir
Oceania Cruises_Roberto Cabello_Fitur2019
Roberto Cabello, director de Desarrollo para España, África y Oriente Medio de Oceania Cruises

Oceania Cruises marca las diferencias frente a otras compañías de cruceros con un modelo de alta calidad en barcos de tamaño medio, con uno de los mejores ratios de tripulación por pasajero del mercado y haciendo gala de una gastronomía muy esmerada. Además, su flexibilidad para la personalización de espacios e itinerarios ofrece buenas oportunidades para los meetincentives o para los incentivos puros, como explica Roberto Cabello, director de Desarrollo para España, África y Oriente Medio.

¿Cuál ha sido la evolución de la compañía?
Somos una empresa joven. La naviera fue fundada en 2002 en Miami. Nuestras oficinas para el mercado europeo se encuentran en Southampton.

¿Qué tipo de producto ofrece?
Nuestros servicios están basados en el concepto de ofrecer el mejor producto posible, entendiendo como tal la mejor experiencia del cliente. Esto se refleja por supuesto en la atención personal, en la elección de los itinerarios y en el cuidado de la gastronomía a bordo.

Este último es uno de los aspectos que más distinguen a la compañía…
Así es. Nos hemos ganado una bien merecida fama por ello. Estamos hablando de carnes con una maduración mínima de 28 días, de harinas que traemos directamente de Francia o de materia prima exquisita, como la langosta. Ofrecemos el mejor producto fresco porque lo vamos comprando en los puertos donde atracamos. Tenemos incluso hasta menús para veganos.

¿De cuántos barcos se compone la flota y cuáles son sus características?
Actualmente tenemos 6 buques, cuatro de ellos con capacidad para 680 pasajeros, más 400 de tripulación y dos de 1.200 plazas, atendidos por 1.200 profesionales cada uno. Nuestro ratio de tripulación por pasajero es de los más bajos del mercado. Un lujo.

¿En qué destinos operan?
Como no tenemos una base fija, estamos en todo el mundo. Podemos diseñar los itinerarios por donde queramos y permanecer más tiempo en las escalas para poder saborear los destinos. Nuestros barcos tienen unas dimensiones adecuadas para ofrecer un servicio tipo boutique, muy esmerado y sin aglomeraciones. Ofrecemos cruceros largos, de más de una semana.

¿Cómo es el ambiente a bordo de sus barcos?
Es muy relajado y elegante. El pasajero es el que marca los tiempos. Hay tiempo para todo, pero también para el descanso, algo que a veces no sucede en los cruceros de gran tamaño. Nuestros clientes buscan algo más porque ya tienen experiencia. En ocasiones hacemos hasta cruceros tematizados en torno al vino, a la cultura… Es otra cosa. Se nota hasta en la decoración. Los cuadros son auténticos, no simples reproducciones. Tenemos un índice de repetición del 50%.

De cara a las empresas, ¿es posible personalizar zonas determinadas?
Por supuesto. En función del número de participantes creamos espacios dedicados, no solo con detalles corporativos, sino con la organización de actividades específicas. Se nota que estamos saliendo de la crisis, porque cada vez hacemos más cotizaciones para chartear los buques. Además, en cada barco contamos con auditorios para unas 300 personas donde poder celebrar reuniones y eventos.

¿Cuáles son los proyectos de la compañía a medio plazo?
Hemos aprobado un presupuesto de 100 millones de dólares para remodelar cuatro de los barcos. A más largo plazo vamos a incorporar dos nuevos buques, uno en 2022 y otro en 2025, ambos de 1.200 plazas.