Pymes y autónomos se lanzan a la conquista de nuevos mercados

Pymes y autónomos se lanzan a la conquista de nuevos mercados

Compartir

El último observatorio de Gebta confirma que un 17% más de empresas viaja entre 3 y 5 veces al año.

 

El II Estudio de "Hábitos y Tendencias de los Viajes de Negocio en España" (2013) de Gebta presenta como principal conclusión la socialización del viaje corporativo motivado por la incorporación de las pymes y micropymes españolas a los viajes de empresa.

Dicho aumento en la base piramidal de los viajeros de negocio, que se suma a las grandes y medianas empresas que ya llevan años viajando, es la respuesta a la clara voluntad de buscar nuevas oportunidades fuera de nuestras fronteras. Comparando con las cifras de 2010, el mayor crecimiento se centra, con un 17%, en aquellas compañías que afirman viajar entre 3 y 5 veces al año. También con un incremento del 7% en las empresas que se desplazan anualmente entre 21 y 30 veces.

En general, la mayor intensidad viajera no va reñida con que el 73% (+25% con respecto a 2010) mantengan el foco en la contención de los gastos y continúen adaptando las políticas de viajes a la recesión. Así lo demuestran la reducción de la estancia media, el patrón del viaje de ida y vuelta en el mismo día y la reducción de los días en destino.

En esta misma línea se observa la progresión del uso de compañías aéreas económicas (+9%) para el medio y corto radio, así como convencionales (+4%) en el largo radio. El descenso del tren, en términos relativos, es un claro síntoma de la mayor internacionalización de la economía española.

Perfil del viajero

El viajero de negocios en España realiza más de 20 viajes al año de media y dispone de autonomía para decidir. El 73% son hombres. Cabe destacar el incremento de trabajadores por cuenta propia (32%) con respecto al mismo periodo en 2010, cuando se registraba un 17%. Dentro de este grupo tienen una relevancia creciente los viajeros pertenecientes a microempresas de tres o más empleados.  

En la actualidad, este viajero está más orientado a optimizar su gestión del tiempo para incrementar su productividad y rendir más durante el desplazamiento. Por eso exige flexibilidad a la hora de hacer cambios o servicios como la tarjeta de embarque en el móvil.