¿Usas la tarjeta de empresa para compras personales?

¿Usas la tarjeta de empresa para compras personales?

Compartir
estudio CWT pagos tarjeta de crédito compras personales

Cuatro de cada 10 viajeros de negocio españoles, sí, según un estudio de CWT. Casi la misma cantidad, el 36%, que los que utilizan su tarjeta personal para hacer frente a gastos en los desplazamientos profesionales.

Cuatro de cada diez viajeros de negocios españoles utilizan las tarjetas corporativas para realizar compras personales, según un estudio encargado por Carlson Wagonlit Travel (CWT).

Esta cifra, que coincide con la media global, es inferior a las europeas y americanas, que se sitúan en un 46 %, y ligeramente superior al 38 % correspondiente a Asia Pacífico.

La popularidad de esta práctica contrasta con la existencia de políticas que prohíben el uso de tarjetas corporativas para gastos personales en la mayoría de empresas. En el caso de España, por ejemplo, el 58 % de los encuestados afirma que su empresa cuenta con una de estas políticas, con una tasa de obligatoriedad del 91 %.

También el 58 % de los viajeros corporativos europeos y el 63 % de los americanos admiten la existencia de esas reglas en sus empresas, con una tasa de obligatoriedad del 85 % para ambas regiones. En el caso de los viajeros de negocios de la zona de Asia Pacífico, el 69 % responde que su empresa tiene una política al respecto, con una tasa de obligatoriedad del 87 %.

Y AL REVÉS

Aunque las tarjetas de empresa se utilizan para realizar compras personales, los resultados de la encuesta también muestran que las tarjetas personales se usan a menudo para hacer pagos relacionados con los viajes de trabajo, lo que implica complicaciones para el seguimiento de los gastos de viaje por parte de las empresas.

Así, el 36 % de los viajeros de negocios españoles admite utilizar siempre su tarjeta de crédito personal cuando viaja por negocios. Aunque esta cifra es inferior a los porcentajes de otros países europeos –como Francia (53 %), Italia (51 %) Suecia (46 %), Reino Unido (40 %) y Alemania (39 %)– y a las medias de Europa (44 %), América (48 %) y Asia Pacífico (55 %).