Claves para el éxito en el nuevo escenario del MICE

Claves para el éxito en el nuevo escenario del MICE

Compartir
Reunion MICE
De izquierda a derecha: Manuel Vegas, David Basilio, Marianela Olivares, David Ghossein, Belén Pérez, Paulo Oliveira, Marcos Mellado Rey.

El pasado 14 de diciembre se unieron en el hotel Madrid Marriott Auditorium varios directivos del sector del MICE para analizar los cambios a los que se enfrenta esta actividad tras la pandemia. La falta de personal, las normativas de seguridad de aforo, el corto plazo para organizar eventos o el desabastecimiento son algunos de los retos detectados.

 

El encuentro reunió a Marcos Mellado, director de Ventas y Marketing del hotel Meliá Castilla; Paulo Oliveira, director de Ventas y Marketing del NH Collection Eurobuilding; Belén Pérez, directora de Marketing del Novotel Madrid Center); David Ghossein, director de Ventas y Marketing del Marriott Auditorium); Manuel Vegas,  presidente de la Asociación Española de Directories de Hotel (aedh); Marianela Olivares, CEO de Linkers; y David Basilio, CEO de Hosteleo.

La falta de personal cualificado, en el mercado laboral, es uno de los principales problemas a los que se enfrenta el sector hotelero. Se estima que existen ya 400.000 empleos vacantes en Turismo en España, de los cuáles hay una demanda de 60.000 personas.

Por ello, la mirada se dirige al extranjero a la hora de buscar talento y formación. Sin embargo, las políticas sociales nacionales hacen difícil que grandes números de trabajadores internaciones venga a copar esos puestos.

Asimismo, el sector ya detectaba que antes de la pandemia cada vez había menos personas formándose. Un hecho que ligan con los bajos sueldos, la falta de comunicación profesional y los códigos de vida que tienen las nuevas generaciones de profesionales.

Además de la dificultad de encontrar a profesional cualificado, el sector MICE se enfrenta al factor de no retorno de empleados tras un ERTE. Un hecho que impide la formación de equipos, funcionales, que conozcan el lugar donde trabajan y que está incentivando la subcontratación de terceros y extras.

Los tiempos se han recortado a la hora de realizar eventos. Antes de la pandemia, los hoteles jugaban con un margen de seis meses vista para organizar un encuentro. Ahora se ha reducido hasta los dos meses vista.

Este hecho está poniendo a prueba el engranaje hotelero para llevar a cabo los eventos donde distintas partes del hotel entran en juego: espacios, catering, cocina, personal de limpieza, stock, proveedores, etc.

 

Los profesionales del MICE reunidos en Madrid también señalaron que hay que cambiar el modelo, y ser más flexibles con el cliente. Al mismo tiempo, el equipo hotelero tiene que ser versátil y contar con una armonía extraordinaria entre todos los departamentos del hotel.

Por otro lado, la relación con los proveedores es crucial. Por ello es fundamental contar con empresas ágiles y con capacidad de servicio. A esto se suma la problemática de no poder adelantar el dinero a los proveedores que abastecen los productos. Por ello, es necesario tener un músculo financiero para afrontar esta realidad y no todos los hoteles lo tienen.

La adaptación al cambio es fundamental. Las nuevas necesidades, como la seguridad, la tecnología o los servicios tienen que ir de la mano. Por eso, según los profesionales del MICE estos espacios tienen que ser capaces de trabajar 24 horas al día y dar respuesta a cualquier problema con profesionales especializados.

Todos los hoteles afirman también que la seguridad es un factor determinante a la hora de llevar a cabo un evento, un aspecto que será determinante para el sector. Por ello es fundamental la innovación, la inversión y la evolución de los edificios para su mejora en el cumplimiento de todas las necesidades de seguridad y salubridad.

Además, los intervinientes, coincidieron en la importancia seguir alineados dentro del sector, de trabajar unidos, en una sola dirección por el futuro del MICE en el turismo. Coincidieron en seguir apostando por mantener precios competitivos y en la flexibilidad de la política de cancelaciones.