Consejos para viajeros de negocios en situaciones extremas

Consejos para viajeros de negocios en situaciones extremas

Compartir

American Express presentó en Méjico una serie de medidas a adoptar en caso de enfrentarse a un huracán, inundación, seísmo, erupción volcánica y hasta movimientos sociales que impidan al viajero salir de un país.

«Las compañías deben prevenir cualquier eventualidad y trazar una política de viajes corporativos que contemple la protección y seguridad de sus ejecutivos. Esto con el fin de de asegurar la continuidad de sus negocios a pesar de estar en situaciones fuera de su control», señaló Thelma De la Peña, vicepresidente y gerente de American Express Business Travel para América Latina.

Esta es la serie de recomendaciones para el pasajero que se encuentre en un destino en el momento del paso de un huracán, inundaciones, seísmos, erupciones volcánicas e incluso movimientos sociales que bloqueen la salida.

1. Permanecer en el lugar en el que se encuentre: en caso de presentarse un fenómeno natural como un huracán, se recomienda permanecer en el lugar donde se encuentre (oficina, hotel, restaurante) y escuchar en todo momento la radio o la televisión para mantenerse informado de las instrucciones de las autoridades.

Si es necesario evacuar el lugar no hay que dudar en hacerlo. En caso de encontrarse en el exterior, se recomienda subir a un lugar elevado y esperar. Si el viajero está conduciendo, se recomienda no acercarse a las zonas inundadas. Si el coche queda paralizado deberá abandonarlo de inmediato y desplazarse a pie hacia un lugar alto.

2. Entrar en los edificios prestando atención a suelos y techos: si hay necesidad de entrar en un edificio, se deberá hacer con cuidado, utilizando a ser posible zapatos gruesos y linternas, además de revisar paredes, suelos, puertas y ventanas para asegurarse de que el inmueble no suponga un peligro por derrumbamiento.

3. Guardar los documentos personales en bolsas: se deben guardar los documentos personales en una bolsa de plástico para evitar que se dañen, meterlos en una mochila y mantenerlos consigo.

4. Avisar a familiares: tan pronto como sea posible es necesario conseguir un teléfono y avisar a familiares sobre la situación. Esta información puede salvar la vida del afectado y de otras personas que se encuentren en situación de peligro.

5. No automedicarse: en caso de herida o enfermedad durante una catástrofe natural, lo más recomendable es evitar automedicarse.

6. Construir una red de seguridad: cuando algún ejecutivo se encuentre bloqueado en un aeropuerto por la cancelación de su vuelo, el contacto con los responsables de viajes y seguros debe ser fluído. Se recomienda registrar estos contactos por adelantado para acceder directamente al interlocutor necesario. 

7. Garantía de seguimiento por parte de la empresa: nada es más importante que conocer la situación del viajero y verificar su seguridad. La política de viajes debe garantizar un seguimiento exhaustivo de todas las reservas y cambios de última hora, así como los medios de contacto existentes en caso una emergencia.