Inicio TRAVEL SMART ACTUALIDAD Cuando el billete de avión cuesta igual o menos que llegar del...

Cuando el billete de avión cuesta igual o menos que llegar del aeropuerto a la ciudad

Por kilómetro, el trayecto entre el centro y la terminal puede costar hasta ocho veces más que el viaje en sí y la demanda en los aeropuertos más frecuentados no implica que el transporte sea más barato. Así se desprende del análisis que ha hecho Euronews en el que se muestra lo que cuestan de media estos trayectos en los aeropuertos más frecuentados de Europa.

En más de una ocasión habrá sorprendido lo que cuesta llegar desde la terminal del aeropuerto hasta el centro de la ciudad, sobre todo si el viaje se ha hecho con una aerolínea low cost y se compara con el precio del billete.

Según el estudio elaborado por Euronews, entre los diez aeropuertos más frecuentados en 2014, todos -menos el de Frankfurt-Rhein y el de Lisboa- ofrecen un servicio de transporte privado para llegar al centro de la ciudad.

Como promedio, están a unos veinte kilómetros del centro y aplican una tarifa media de 15.50 €, es decir, 0,77 € por kilómetro. El billete más caro cuesta 29.50 euros, se trata del Heathrow Express, que cubre el trayecto entre el aeropuerto de Londres-Heathrow y la capital británica, mientras que en Madrid, sólo se paga € 5 por recorrer una distancia equivalente.

Cálculo al céntimo

En algunas ocasiones, Euronews detalla que el traslado desde y hacia los aeropuertos puede costar por kilómetro hasta ocho veces más caro que el billete de avión. Esto puede ocurrir en  uno de los vuelos europeos más frecuentados: Londres-Amsterdam. Si se compra el billete en el último minuto, los hay desde € 79 por trayecto.

Por tanto, ir de Londres a Amsterdam por aire cuesta 0,22 € por kilómetro, mientras que ir del centro de Londres a Heathrow cuesta 1,87 € por kilómetro y del centro de Amsterdam al aeropuerto de Schiphol € 0,97, lo que representa respectivamente ocho y cuatro veces más caro.

Si se calcula el total, el coste adicional es también significativo: llegar a Heathrow con el servicio Express cuesta 29,51€, a los que hay que añadir los 17€ que cuesta el autocar para llegar al centro de Amsterdam. Eso hace un total de 46€, o lo que es lo mismo, el 59% del precio del vuelo.

Alternativas más económicas

Aunque los carteles en los aeropuertos incitan a los viajeros a creer que sólo hay una forma de llegar al centro, los autobuses especiales, el transporte alternativo, público en muchos casos, cuesta un 55% menos como promedio. Puede, por ejemplo, ir a Amsterdam en tren por poco más de 3€ en vez de los 17€ que cuesta el autobús.

El transporte a los aeropuertos secundarios no es más caro

Siete ciudades, de las nueve estudiadas, poseen uno o más aeropuertos secundarios cubiertos principalmente por aerolíneas de bajo coste y generalmente más distantes del centro.

Como el modelo económico de esas compañías reposa principalmente en la venta de servicios adicionales, se podría pensar que el trayecto desde esos aeropuertos hasta la ciudad es aún mayor. A primera vista, es evidente, ya que un Barcelona-Girona cuesta 16 € (Barcelona Bus) mientras que un Barcelona-El Prat de Barcelona cuesta sólo 5,90 € (Aerobus). S

Sin embargo, cuando se establece una comparación de los precios por km, las cosas cambian. La distancia a menudo mayor entre los aeropuertos secundarios y las ciudades hacen que la relación calidad precio sea mucho mejor. Volviendo al ejemplo de Barcelona, el coste del transporte desde Girona, que era casi tres veces superior a la del aeropuerto principal, es menos de la mitad en términos de coste por kilómetro, con 0.17 euros contra 0.40 €.

Una vez más, Londres es la ciudad más cara para viajar a los aeropuertos secundarios. El Stansted Express o el Gatwick Express cuestan al viajero unos 25 € sólo ida, contra un precio medio de 19 € por trayecto a un aeropuerto secundario.

Alemania y Portugal, excepciones a la norma

Los únicos aeropuertos que no parecen querer desvalijar al viajero son los alemanes y los portugueses. Según las estadísticas, los alemanes proponen un servicio de transporte privado sólo cuando los viajeros lo solicitan.

De hecho, en Munich, coger el autobús de Lufthansa o el Allgäu Airport Express es más barato que ir en tren. La única excepción es Frankfurt-Hahn donde el autobús cuesta un euro más que el tren. Pero aún así sigue siendo razonable si se compara por ejemplo con el aeropuerto de Estambul Atatürk, donde el billete más barato cuesta casi el 96% menos que el más caro

¿Cuanto más concurrido más se paga?

En Europa, el precio de los transportes privados en los aeropuertos tiende a aumentar en función del tráfico de pasajeros. De hecho, los aeropuertos que manejan menos de un millón de pasajeros no piden más de 0,27 € por kilómetro, mientras que en Heathrow, donde se cruzan 73 millones de personas cada año, cuesta unos 2 € por kilómetro.

Los transportes alternativos no parecen seguir esta tendencia y por lo general ofrecen viajes de menos de € 0.40 por kilómetro. Incluso el aeropuerto más concurrido del mundo en 2014 no es una excepción; llegar al aeropuerto de Atlanta sólo cuesta 0,17 € por kilómetro.

[useful_banner_manager banners=1 count=1]