‘El metaverso y el alma’, una mirada de Segittur y Turium al...

‘El metaverso y el alma’, una mirada de Segittur y Turium al futuro que se acerca

Compartir
German Jiménez, Ignacio Ybarra, Enrique Martínez y Samary Fernández.

Se acerca un fenómeno tecnológico que podría llegar a transformar la realidad actual a la hora de afrontar nuestro mundo: el metaverso. Segittur y Turium han realizado el estudio “El metaverso y el alma: viaje al próximo desafío del turismo”. Una mirada multidisciplinar de siete autores que profundiza en la próxima revolución tecnológica.

 

El catedrático en filosofía Fernando Broncano (Carlos III), los neurocientíficos David Bueno y Diego Redolar (UAB), el antropólogo Pablo Mondragón, el tecnólogo David Vivancos y los profesores universitarios de diseño de videojuegos David Alonso y Sergio Reyes (ESNE) son los autores del informe.

Sus reflexiones dan forma a un estudio sobre cómo puede llegar a afectar al ser humano y a la sociedad el uso de los metaversos y su impacto en el sector turístico. Según diversas investigaciones en el año 2025, el 25% de la población pasará en el metaverso más de una hora diaria.

Durante la presentación, el director general de Turium, Germán Jiménez, explicó que era el momento de abordar este tema complejo por el ruido mediático que está generando” y sobre las conclusiones.

En su opinión, “el impacto del metaverso en el entorno del viaje y su potencial aún están muy lejos de ser certeros y previsibles, pero lo que es seguro es que tendrá un hondo calado y cambiará las reglas del juego: desde la propia creación del producto turístico hasta la experiencia de cliente”.

El presidente de Segittur, Enrique Martínez, destacó que “los procesos de uso de la tecnología se nos proponen como inevitables y no lo son; la realización efectiva de los mismos nace de su asunción por la sociedad y esta no puede ser acrítica”.

En este sentido, añadió que “todas nuestras actuaciones tienen efectos deseados y no deseados; y es obligación de los promotores hablar de ambas realidades y cotejar que se están cumpliendo los efectos beneficiosos, así como anticipar y contrarrestar los negativos”.

Para David Bueno, doctor en Biología y director de la Cátedra de Neuroeducación UB-EDU1st de la Universidad de Barcelona, lo positivo del metaverso será la creatividad ilimitada y que hará mucho por la ecología y el planeta: “No consumiremos tanto en transporte”. En la parte negativa le preocupan las adicciones: “hay que gestionar la recompensa y la gratificación rápida y sin esfuerzo. Eso será muy difícil”.

En la mesa redonda ´Más cerca de Matrix´ participaron David Vivancos, emprendedor y especialista en inteligencia artificial; Rebeca Cordero, profesora titular en Sociología Aplicada de la Universidad Europea; Sergio Reyes, responsable de Acciones Especiales en el Área de Videojuegos de ESNE y doctorando sobre el metaverso; y José Ignacio Conde, director de Negocio de Bravent.

Sergio Reyes destacó que el metaverso ya está aquí: “ya tenemos a muchos de jóvenes pasando una gran cantidad de horas en juegos on line”. Por otra parte, habló de los arquitectos que harán posible la construcción y la creación de estos mundos y destinos. En su opinión “serán los Goya y los Velázquez del futuro”.

José Ignacio Conde quiso destacar que el metaverso “no es una tecnología pasajera que vaya a desaparecer. Mckinsey dice que en 2022 se han invertido más de 120.000 millones de dólares y en 2030 serán 5 billones”.

Para Rebeca Cordero, “la evolución tecnológica hasta ahora afectaba a uno o dos aspectos sociales, el metaverso tiene una dimensión global que afecta a todo”. Según la socióloga, además, “profundiza en la relación del individuo con la máquina”. Añade que “es importante prevenir comportamientos para no poner en peligro al individuo y la sociedad”.

En opinión de David Vivancos no llegará el metaverso de verdad “hasta que matemos el móvil. Es muy limitado para este tipo de tecnología. Cuando veamos que empieza a desaparecer el smartphone, será el momento del metaverso”. El tecnólogo y emprendedor augura una década de espera.

Todos destacaron que hay que prevenir y regular este nuevo fenómeno. “Necesitamos estabilidad, crecimiento y desarrollo para ser una sociedad. Y nos llega este fenómeno, que está controlado por empresas con fines crematísticos, cuya regulación puede obedecer a otro tipo de intereses”, advirtió Cordero. Para Vivancos, es complicado limitar: “¿Cómo poner reglas y límites a la imaginación?”, se preguntaba.