KENIA. Cruda y bella vida

KENIA. Cruda y bella vida

Eva López

Compartir

Hacer un safari en Kenia es como entrar en un documental de la televisión. No solo se ven animales. Las escenas tantas veces admiradas se presentan ante los ojos del espectador como un directo con la mayor calidad. Este es el producto por excelencia de un país que cuenta además con una infraestructura hotelera que ya es un incentivo en sí misma.

¿POR QUÉ?
La efervescencia de su capital, Nairobi.
Propuestas de safari.
Calidad de la infraestructura hotelera.

¿CÓMO?
Con KLM desde Madrid y Barcelona, vía Ámsterdam (dos vuelos diarios).
Con Kenya Airways, desde París, Ámsterdam o Londres.

¿CUÁNDO?
Evitar abril y mayo (época de lluvias).

La primera impresión que el viajero tiene de Nairobi es la de una capital en continuo movimiento. Esta imagen se refuerza a medida que se avanza hacia el centro desde el aeropuerto internacional Jomo Kenyatta, a unos 18 kilómetros, una infraestructura que contará con una terminal nueva antes de finales de año.

El recorrido es lento. La invasión de coches, fruto de la expansión del microcrédito y el nacimiento de una clase media consumidora a ultranza, lo dificultan en exceso. Pero el trayecto merece la pena. Es la mejor manera de empezar a tomar contacto con la diversidad del Este africano, una diversidad que salta a la vista solo con observar la fisonomía de los habitantes, que se reparten en 42 etnias. Físicamente muy diferentes, conviven en un país que cuenta con otras tantas lenguas. Aunque el inglés es la oficial, el swahili la más hablada.

La urbe, de cuatro millones de habitantes, cuenta con un microcentro donde que es altamente recomendado evitar por la noche. En el resto de la ciudad no es necesario tener más precauciones que en cualquier otra gran capital.

El mayor espacio para convenciones del Este de África preside el downtown: el Kenyatta International Conference Centre (KICC). El centro albergó 22 eventos internacionales en 2011, lo que hace del lugar el segundo más importante del continente después del de Ciudad del Cabo. Esta jungla de cemento puede albergar grupos hasta 4.000 personas. El bonito anfiteatro, inspirado en un sombrero africano, tiene capacidad para 771 participantes. Además, el KICC cuenta con uno de los mejores exteriores de la capital: la terraza superior, que sirve de pista para helicópteros y puede ser utilizada para cócteles nocturnos, con un máximo de 100 invitados, amenizados con una vista de la ciudad en 360 grados (www.kicc.co.ke).

MEMORIAS DE ÁFRICA

Un lugar que pocos se pierden es la granja de Karen Blixen, célebre tras su autobiografía llevada a la gran pantalla en la película Memorias de Africa. Junto a la casa-museo de la autora se encuentra uno de los mejores restaurantes de la ciudad, ubicado en la antigua plantación de café. Lo que hoy son unos agradables jardines, a los pies de las colinas de Ngong, suelen ser utilizados para eventos.

Los privilegiados que puedan internarse en el país obviarán el Nairobi National Park, a 20 kilómetros del centro. Para quién no tenga tiempo de disfrutar de las maravillas naturales que son Masái Mara, el lago Nakuru o el lago Naivasha, los 117 km2 de este enclave apenas albergan un orfanato de elefantes y ejemplares de las especies más representativas del país.

BIG FIVE

Los safaris en Kenia son como una inmersión en un documental de la televisión. No solo se puede ver infinidad de animales. También es posible acercarse tanto a ellos que el viajero asiste estupefacto ¡y a solo algunos metros! a escenas como la de hienas y buitres peleando por merendarse un cadáver o la caza en directo entre leonas y búfalos. A partir de julio, los millones de ñúes que pastan en primavera en el vecino Serengeti tanzano se desplazan a Masái Mara y se ocupan de las altas hierbas.

Por eso, cada momento del año ofrece un safari diferente, sobre todo en Masai Mara, en función de la lluvia, más presente en abril y mayo, o de la hierba alta en junio y julio… Y no solo eso: según la hora del día, la sabana ofrece colores y tonalidades diferentes. En cualquier circunstancia, los más afortunados podrán admirar los big five: leones, rinocerontes, leopardos, búfalos y elefantes. Están tan acostumbrados a la presencia de los turistas que da la sensación de que posan para las fotos.

Masai Mara es el más conocido de los parques kenianos, no solo por su espectacular paisaje de sabana; también por sus habitantes. Los masái son un pueblo nómada cuyos ingresos proceden principalmente del turismo. Por eso se prestan a actividades de incentivo tan originales como un ataque en plena noche durante una cena al aire libre, o clases de fabricación de joyas que precedan a un cóctel asistiendo a la puesta de sol.

La visita de un poblado es uno de los clásicos. Los grupos que quieran evitar el asedio de los vendedores desouvenirs pueden contentarse con el espacio próximo al hotel Sarova Mara Game Camp, muy utilizado para grupos de incentivo. Las tres casas (no habitadas) permiten ver la construcción típica de la comunidad Masái, a base de excrementos de vaca, ceniza y tierra. En la misma área, los grupos pueden aprender a cocinar comidaswahili antes de aprender a bailar una danza local.

El viaje en avioneta desde Nairobi (aeropuerto Wilson para vuelos domésticos) dura una hora. Antílopes y gacelas forman parte del público que espera a los viajeros en la pista. La avioneta, con capacidad entre 5 y 32 personas, es la mejor manera de desplazarse por Kenia, donde las carreteras no son precisamente buenas, principalmente en lo que al acceso a Masái Mara se refiere. El trayecto en coche desde la capital dura entre cuatro y cinco horas.

También en la frontera con Tanzania, el parque Amboseli ofrece las mejores vistas del Kilimanjaro. En hoteles como el Tawi Lodge hasta ir al baño es un incentivo… ¡con vistas al pico de 6.000 metros de altura! Este hotel participa en varios proyectos sociales en colaboración con las poblaciones Masái locales (www.tawilodge.com). Los reyes de Amboseli son los elefantes, que impresionan a los turistas durante sus paseos en grandes manadas.

MONTE KENYA

A tres horas en coche al noroeste de Nairobi, la zona ofrece múltiples posibilidades para los grupos de incentivo grandes: desde rafting en niveles 3 y 4, según el momento del año, a paseos a caballo para observar los animales, una actividad única en un país en el que solo se permiten los safaris en coche. No hay que olvidar que la infraestructura hotelera de Kenia no permite organizar incentivos para más de 140 personas.

Un programa muy recomendable incluye la salida temprana del monte Kenya hacia el Este, con destino aNaivasha y parada en el lago Nakuru. Este último es el paraíso de los rinocerontes, difíciles de observar en otras zonas del país, y los flamencos.

En el valle del Rift, la cuna de las primeras civilizaciones humanas, se encuentra el lago Naivasha. La paz que se respira durante los paseos en barca al final del día se completa con un festival de cantos de pájaros y reflejos en el agua con la presencia de los numerosos hipopótamos que observan a los viajeros con recelo.

A 14 kilómetros al sur del lago se pueden organizar caminatas o paseos en bicicleta en el parque Hells Gate,bautizado así por su actividad volcánica. Los más activos del grupo pueden hacer escalada mientras los demás se deleitan de las vistas de esta garganta.

Cualquier parque del país se presta para un safari en globo, quizá la mejor manera de observar el paisaje y sin duda una experiencia que quedará grabada en la memoria de los participantes. Como broche de oro, nada mejor que una cena al aire libre rodeados de hogueras que recuerdan que Kenia es el paraíso de los animales: el escenario de esos documentales que hacen soñar a tanta gente y que se pueden convertir en el fondo de las fotos de un incentivo de lujo.

SAROVA MARA GAME CAMP*****
Espectaculares tiendas de campaña con todas las comodidades en pleno parque Masái Mara. La ausencia de televisión permite disfrutar de los sonidos de la sabana en versión lujo. Dos categorías en las 73 tiendas. Ofrece numerosos espacios para organizar comidas y actividades en grupo, incluso conferencias hasta 80 asistentes. A 20 minutos en coche de la pista para conexiones en avioneta con Nairobi y Mombasa. Wi-fi de pago.
C14, Keekorok, Maasai Mara National Reserve
Tel. + 254 20 264 4964/ centralreservations@sarovahotels.com

FAIRMONT MOUNT KENYA SAFARI CLUB*****
Sin duda uno de los mejores hoteles del país. Con 120 habitaciones, todas con chimenea. Wi-fi gratuito. Posibilidad de organizar fiestas junto al río hasta 65 personas, paseos a caballo para la observación de animales y cócteles al atardecer, todo dentro de la propiedad del establecimiento. Campo de golf de 9 hoyos y piscina.
Mount Kenya, Nanyuki
Tel. + 254 20 226 5555 /
kenya.reservations@fairmont.com

ENASHIPAI*****
A los pies del lago Naivasha e inaugurado en mayo de 2011, ofrece 80 habitaciones, 40 de ellas con cocina propia. Spa con restaurante healthy. En noviembre terminarán las obras del centro de convenciones, con capacidad para 400 personas. Dos espacios más para grupos de 50 y 60 asistentes. El Likeside bar es un excelente espacio para fiestas junto al lago sin preocupación por el posible bullicio. Wi-fi gratuito.
Moi South Lake Road, Naivasha.
Tel. +254 51 2130000 / sales@enashipai.com

FAIRMONT THE NORFOLK*****
En Nairobi. Se trata de un clásico de principios del siglo XX y cuenta con un restaurante premiado en varias ocasiones como el mejor del Este de África: el Tatu, que ofrece tanto carne como mariscos en un ambiente vanguardista. Dispone de 165 habitaciones con wi-fi de pago. Gimnasio, spa y piscina exterior climatizada.
Harry Tuku Road, Nairobi
Tel. + 254 20 226 5555 /
kenya.reservations@fairmont.com

ELEMENTAITA COUNTRY LODGE*****
Una de las novedades. Opción de lujo entre los lagos Nakuru (a 20 km) y Naivasha (a 35 km). Todas las habitaciones cuentan con balcón y vistas al lago Elementaita. Wi-fi gratuito. Tres espacios para eventos con capacidad máxima para 500 personas. La observación de las 430 especies de aves que habitan la zona es una de las actividades propuestas por el hotel.
Lake Elementaita
Tel. +254 20 222 0572 / reservations@elementaitacountrylodge.com

LORD DELAMERE TERRACE
En el hotel Fairmont The Norfolk, es una de las garantías de éxito en Nairobi para presupuestos elevados. Ofrece en su menú las prestigiosas carnes del Tatu, en el mismo hotel y reconocido como mejor restaurante fine dining del Este de África. Carta internacional y platos nacionales. Excelente selección de vinos.
Harry Tuku Road. Nairobi
Tel. + 254 20 226 5555 / kenya.reservations@fairmont.com

TAMAMBO KAREN BLIXEN COFFEE GARDEN
Dentro de la que fue la propiedad de Karen Blixen, ofrece en sus bonitos jardines algunos de los mejores platos de la comida keniana.
Karen Road
Tel: +254 71 934 6349/ reservations.karenblixen@tamarind.co.ke

THE CARNIVORE
Cerca del aeropuerto Wilson y referencia de la carne en Nairobi. Los camareros se pasean con los trozos que van ofreciendo a los comensales, directamente sacados de las parrillas y en un ambiente festivo. Muy utilizado para grupos de incentivo.
Langata Road
Tel: +254 20 600 5933/ reservations.carnivore@tamarind.co.ke

TAMARIND NAIROBI
Paraíso del marisco en la ciudad, traído cada día desde Mombasa. El combinado swahili de mariscos y pescados es una delicia.
National Bank Building, Off Harambee Ave. City Square, Nairobi.
Tel: +254 20 225 1811 / reservations.nairobi@tamarind.co.ke

The Kobo Trust, turismo solidario

Kobo Safaris es el receptivo español más arraigado en Kenia. Por eso los profesionales de esta empresa conocen bien la realidad social de un país en el que aún queda mucho por hacer. La fundación The Kobo Trust, que existe desde 2009, está desarrollando cinco proyectos en toda África, uno de ellos en Kenia. Además de eso, la entidad asume la educación de 42 niños integrados en la asociación Anidan (www.anidan.org), así como una colaboración de mecenazgo con tres artistas nobeles de arte africano contemporáneo.

El proyecto Mama Tunza´s Children Home es una casa de acogida para niños sin hogar que se inició en 1997 cuando su responsable, Diminah Khasiala (Mama Tunza), encontró un bebé en un basurero cercano a su domicilio en Kibera, una de las barriadas pobres más grandes del continente. Poco a poco, su habitación de hojalata de mínimas dimensiones se convirtió en un pequeño orfanato rodeado de chabolas. Los niños acogidos presentan cuadros de malnutrición, signos de maltrato, violación o proceden de familias con problemas de alcoholismo, prostitución o SIDA.

Hoy en día se conserva la casa madre en Kibera, que sirve de escuela a niños abandonados y con pocos recursos económicos, mientras que las instalaciones construidas en un terreno cedido en las colinas de Ngong albergan 120 niños entre 0 y 18 años.
La financiación procede del euro por pasajero destinado por la propia empresa, pero se puede ampliar con aportaciones adicionales: desde 4 euros mensuales que cubren cuidados médicos, hasta 380 euros al año por niño (incluye libro, material escolar, uniformes, calzado, desplazamientos, alojamiento y comidas).
www.kobo-safaris.com

 

PASEO A CABALLO EN EL MONTE KENIAUna parada en plena sabana para degustar un vino al atardecer es el complemento ideal. Es muy común ver a animales paciendo apaciblemente e incluso a elefantes durante su paseo vespertino.
www.fairmont.com

CONCURSO DE SALTOS CON LA COMUNIDAD MASAI
Los masái introducen en sus danzas un salto muy particular que les hace conseguir una gran distancia entre los pies y el suelo.

CLASES DE COCINA SUAHILI
Los grupos pueden aprender a cocinar las deliciosas combinaciones de pescados y mariscos típicas del país, cuya cocina cuenta con muchas influencias internacionales.