La conexión a internet a bordo no acaba de convencer a los...

La conexión a internet a bordo no acaba de convencer a los viajeros

Compartir

Los elevados precios y el rechazo de las empresas a asumir este gasto hacen que solo el 10% de los pasajeros en el mundo contraten este servicio y que, cuando lo hacen, sea gracias a las ofertas comerciales.

La conexión wi-fi a bordo de los aviones sigue sin atraer a un número importante de viajeros. La primera razón son los elevados precios. Las tarifas rondan los 5 dólares por la conexión en vuelos inferiores a 90 minutos, siendo este un servicio que de momento solo se ofrece en EEUU, y de trece dólares en los vuelos de larga distancia. Quienes contratan la conexión a internet a bordo suelen aprovechar ofertas comerciales de lanzamiento.

El segundo motivo del escaso éxito de la navegación por la red durante los vuelos es el rechazo de las empresas a la hora de asumir este tipo de gastos como costes derivados del desplazamiento. Según la consultora In-Stat, a finales de 2010 serán 2.000 los aviones equipados en todo el mundo con tecnología wi-fi a bordo. La primera europea en hacerlo ha sido Lufthansa a través de Flynet, con la posibilidad de acumular puntos de fidelización con la compra de una conexión. La instalación en las compañías españolas no se prevé a corto plazo.