Inicio TRAVEL SMART TURISMO RESPONSABLE La prueba de combustible biosintético de Lufthansa culmina con éxito

La prueba de combustible biosintético de Lufthansa culmina con éxito

Después de seis meses de prueba con combustible biosintético, Lufthansa anuncia sus primeros resultados positivos. En total se han realizado 1.187 vuelos con biocombustible entre Hamburgo y Frankfurt, además del trasatlántico entre esta última ciudad y Washington. De acuerdo con los cálculos iniciales, las emisiones de CO2 se han reducido en más de 1.500 toneladas.

El punto culminante de la prueba de biocombustible de Lufthansa ha sido el primer vuelo regular transatlántico a Estados Unidos, el pasado 12 de enero de 2012. Un Boeing 747-400, transportó alrededor de 40 toneladas de una mezcla de combustible biosintético en la ruta entre Frankfurt y Washington. Sólo con este vuelo, Lufthansa reduce las emisiones de CO2 en 38 toneladas, el equivalente a seis vuelos regulares entre Frankfurt y Berlín.

De acuerdo con el objetivo de IATA para toda la industria, las compañías aéreas deben reducir sus emisiones netas de dióxido de carbono en un 50% en el año 2050, en comparación con 2005.

El queroseno biosintético es tan fiable como el convencional pero los efectos medioambientales son más positivos. Gracias a la mayor densidad energética del biocombustible, ha sido posible reducir el consumo de combustible en más del 1%. Además, el queroseno biosintético no contiene azufre ni compuestos aromáticos.

El principio tras el biocombustible es simple y está basado en el ciclo del carbono. Las plantas retiran CO2 de la atmósfera a través de la fotosíntesis. Cuando los motores de los aviones queman biocombustible, este CO2 es devuelto a la atmósfera. El biocombustible emite un 50% menos de dióxido de carbono que los combustibles fósiles convencionales.

[useful_banner_manager banners=1 count=1]