ROSARIO PÉREZ-BARBADILLO / Directora del Museo Barbadillo de la Manzanilla. «No me...

ROSARIO PÉREZ-BARBADILLO / Directora del Museo Barbadillo de la Manzanilla. «No me gusta sentirme extranjera»

Compartir

Cinco generaciones después de que don Benigno Barbadillo fundase la emblemática bodega de Sanlúcar de Barrameda, Rosario mantiene bien alta la copa de la tradición familiar con una frenética actividad entregada a difundir su pasión por el vino, en particular la manzanilla que inspiró la pluma del mismísimo Antonio Machado. Viajera informada e impaciente, lamenta las prisas que suelen agobiar al turista de negocios.

¿Cuándo empieza a organizar un viaje?
Soy un desastre, casi siempre a última hora. Me gusta hacerlo personalmente.

¿Recurre a Internet para informarse?
Habitualmente sí. Suelo consultar los foros. Me interesa mucho la opinión de las personas.

¿Qué opinión le merecen las aerolíneas low cost?
No me gustan demasiado. El servicio no es lo bueno que debiera de ser. Es complicado encontrar buenas tarifas a no ser que dispongas de mucho tiempo libre y puedas viajar en cualquier fecha del año y aprovechar oportunidades, aunque debo de reconocer que son una solución para muchas personas que de no ser por éstas no podrían viajar debido al alto coste de líneas regulares.

¿Qué preferencias tiene a la hora de elegir transporte u hotel?
Intento utilizar el tren siempre que puedo. El avión cada vez me gusta menos. Es habitual que lleve retrasos y que se pierdan maletas. En los hoteles es muy importante para mí la situación y que sean modernos.

¿Cómo acostumbra a llegar al aeropuerto o la estación?
Suelo utilizar el taxi, pero si hay un buen servicio de transporte público, mejor aún. Es mucho más económico y suele llegar antes.

Una vez en el aeropuerto, ¿a qué dedica el tiempo de espera?
Soy mujer, me encantan las tiendas.

¿Es usted de los primeros o de los últimos en subir al avión?
Siempre de los primeros, tengo un defecto: no soy nada paciente.

¿En qué clase suele viajar?
En turista, preferiblemente en ventanilla, para ver el paisaje.

Dada su condición de personaje conocido, ¿le molesta que el compañero de asiento le dé conversación durante el viaje?
No me molesta en absoluto. Si es alguien agradable; todo lo contrario.

¿Cómo es su hotel ideal?
Bien ubicado, limpio y con servicio de habitaciones, esto es para mi imprescindible. No puedo empezar el día sin tomar un café antes de salir de la habitación.

¿Qué es lo primero en lo que se fija al entrar en su habitación?
Lo primero que miro son las sábanas y el cuarto de baño, soy muy escrupulosa.

En los viajes de trabajo, ¿aprovecha para hacer turismo?
Si tengo tiempo, por supuesto. Intento conocer la gastronomía local, huyendo de los restaurantes turísticos. No me gusta sentirme extranjera.

¿Qué es lo primero que hace al llegar de nuevo a casa?
Deshacer la maleta.

¿Quién sería su compañero de viaje ideal?
El que no me diese problemas.

¿Cuál ha sido el mejor viaje de su vida?
Afortunadamente de todos guardo un bonito recuerdo, no sabría decir cuál.

¿Y cómo sería su viaje soñado?
Sin prisas. Sin tener que volver al día siguiente a trabajar, que para mí es lo habitual.

¿Le atraería viajar a la Luna?
Me quedo en la Tierra, no me atrae nada el turismo espacial.

¿Cómo cree que serán los viajes en el futuro?
Con el ritmo de vida que llevamos, cada vez más impersonales, más máquinas que me espantan.