VINCCI HOTELES. Nuevo hotel en Bilbao

VINCCI HOTELES. Nuevo hotel en Bilbao

Compartir
Vincci Consulado de Bilbao

Acaba de abrir sus puertas el Vincci Consulado de Bilbao, ubicado en el paseo de Abandoibarra y próximo al museo Guggenheim. El nuevo establecimiento, de cuatro estrellas, cuenta con 93 habitaciones y unas formas arquitectónicas que recuerdan a un velero.

Vincci Hoteles abre un nuevo hotel, Vincci Consulado de Bilbao, un alojamiento de cuatro estrellas situado en el moderno espacio del paseo de Abandoibarra.

Ubicado entre las torres de Isozaki y el Museo Guggenheim,  Vincci Consulado de Bilbao  permite disfrutar al máximo de esta zona de la ciudad caracterizada por albergar atractivos paseos y plazas, así como inmuebles de arquitectura tradicional que contrastan con edificaciones modernas, que tienen en el Museo Guggenheim su máximo representante.

Vincci Consulado de Bilbao se integra en este ambiente cosmopolita con un diseño, que pretende asemejarse a un velero que ha llegado navegando ría arriba y ha quedado amarrado frente al Museo Guggenheim Bilbao.

El nombre del establecimiento ha sido tomado del Consulado del Mar y Casa de Contratación de Bilbao, más conocido como Consulado de Bilbao, creado en 1511. Esta centenaria institución rigió el destino económico de la ciudad y se constituyó en tribunal para dirimir los contenciosos mercantiles.

VANGUARDISMO EN LA RÍA

En la planta baja, donde se encuentra el acceso principal al alojamiento, se sitúa el lobby de recepción, las zonas de estar de los huéspedes del hotel, el lounge bar y la terraza.

Las 93 habitaciones se sitúan en las 3 plantas superiores junto con un atrio de gran altura que configura un interesante espacio central de comunicación entre las mismas.

El hotel también cuenta espacio para eventos así como con un restaurante a la carta, que lleva como nombre “Kondutxo” y que es un concepto gastronómico inspirado en la selecta cocina tradicional vasca, otorgando especial importancia a los productos de mercado de primera calidad, aquellos de proximidad local y comarcal.

Además, el espacio da lugar a una terraza mirador con vistas a la ría y el museo Guggenheim, donde disfrutar de los mejores atardeceres de la ciudad.