WROCLAW. El tesoro mejor guardado de Polonia

WROCLAW. El tesoro mejor guardado de Polonia

Javier Carrión

Compartir
Plaza Mayor

El centro económico, cultural e intelectual de la Baja Silesia polaca luce este año más deslumbrante que nunca como una de las dos capitales culturales de Europa. Las grandes multinacionales europeas lo saben y se han instalado en esta ciudad edificada a los pies de los Sudetes y a orillas del río Óder, con un entramado de encantadores canales y puentes que le confieren un aire veneciano. Las inversiones realizadas abren nuevas oportunidades para el turismo de reuniones e incentivos.

Wroclaw, la capital cultural europea de 2016 junto a San Sebastián, es la capital de la Baja Silesia y la cuarta ciudad más grande de Polonia, con una población de 640.000 habitantes que se convierten en un millón al incluir las áreas suburbanas de esta ciudad enclavada en oeste del país.

Estratégicamente situada en torno a cinco capitales centroeuropeas —Berlín, Praga, Viena, Bratislava y Varsovia—, la ciudad ha seguido, como la mayor parte de Polonia, una transformación paulatina a partir de 1989 y el fin del periodo comunista, perfilando su propia identidad y recogiendo la herencia de una serie de movimientos migratorios, tradiciones y culturales que han formado parte de su agitada historia.

Wroclaw es también  hoy un centro educativo y académico de primer orden con más de 100.000 estudiantes, muchos de ellos “erasmus”. También hay unos cuantos españoles —unos 2.000— en esta ciudad abierta que a lo largo de su historia ha pertenecido a Bohemia, Austria, Prusia y Alemania, y que solo después de la II Guerra Mundial quedó integrada en Polonia.

Ya en el siglo XXI, Wroclaw se ha convertido en un epicentro comercial, industrial y educativo al atraer a las compañías polacas más importantes del país y a un importante grupo de investigadores extranjeros. Multinacionales como LG, Google, Toyota, Volvo, 3M, Siemens, Bosch o Hewlett-Packard están instaladas en uno de los corredores europeos más importantes, el que une Bruselas y Kiev, además de excelentes conexiones con Dresde, Berlín y Viena, un aeropuerto internacional muy funcional y salida al mar Báltico a través del río Óder.

EL PABELLÓN DEL CENTENARIO

El Pabellón del Centenario es la estrella de las instalaciones del segmento MICE. El edificio, considerado una de las joyas de la arquitectura del siglo XX, fue diseñado por el alemán Max Berg en 1913 para conmemorar la exposición mundial cuando se cumplieron cien años de la batalla de Leipzig. En su tiempo fue la mayor construcción cubierta con una cúpula de hormigón armado en el mundo. En 2006, la Unesco lo incorporó a la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad y funciona como el mejor complejo de la ciudad para el turismo de congresos e incentivos con su centro de congresos, la fuente multimedia, la pérgola y los jardines exteriores.

El centro de congresos es ideal para la organización de conferencias, ferias, conciertos, reuniones de negocios, eventos culturales o sociales y competiciones deportivas, con un aforo de hasta 10.000 visitantes. Su fuente multimedia, que es una de las más espectaculares de Europa, deleita con sus espectaculares chorros de colores, la música y las visualizaciones que aparecen en la pantalla de agua.

Después del Pabellón del Centenario, resalta también en la oferta MICE el nuevo Foro Nacional de la Música, la  apuesta estrella de la capitalidad cultural de este año, que ha costado 100 millones de euros. La atrevida construcción, que incorpora un diseño muy moderno, impresiona por su Sala 1, con capacidad para 1.100 espectadores, a larga distancia de otras tres más pequeñas con una excelente acústica. Su finalidad es fundamentalmente musical, pero ya han empezado a organizarse eventos y conferencias.

La ciudad polaca cuenta también con otras sedes perfectamente equipadas para esta clase de eventos, unos 500 anuales. A la cabeza destaca el hermoso Estadio Municipal de Wroclaw, construido para la Eurocopa 2012 con  capacidad para 44.000 personas. Asimismo, cuenta con 30 salas vip, 1.554 asientos preferentes, un club de 2.500 m2 para cenas y eventos y 10 salas de reuniones, todas con vistas al terreno de juego. Completan la oferta el centro de conferencias del Parque Industrial, con cuatro salas, todas informatizadas y equipadas en las soluciones audiovisuales más modernas, así como un servicio de catering complejo con su propio restaurante.

Otra sede MICE en Wroclaw es el Haston City Hotel & Haston Congress Center,  junto a la carretera de circunvalación de la ciudad, muy cerca de la carretera que se dirige a Poznan. El lugar ofrece 8 salas multifuncionales con equipo audiovisual a la última en un centro de conferencias de 2.500 m2. Ya en el centro de la ciudad, a solo unos minutos a pie de la Plaza del Mercado, el edificio Cuprum Novum propone  tres salas de conferencias equipadas con sistemas interactivos y la posibilidad de realizar videoconferencias.

DEL AEROPUERTO A LA CIUDAD VIEJA

En la actualidad, el aeropuerto Nicolás Copérnico es una de las mejores vías para llegar a la capital de la Baja Silesia. Fue construido en 1938 por el ejército alemán con fines militares y empezó a operar con uso civil a partir de 1945, tras la II Guerra Mundial. Los primeros vuelos internacionales llegaron en 1993 y tras la inauguración de la Terminal 2, en 2012, recibe tráfico de las principales de las ciudades europeas. Algunas compañías low cost, como Ryanair o Wizz Air, tienen base aquí.

Desde el aeropuerto, situado al suroeste de Wroclaw, sólo hay que recorrer diez kilómetros para estar en el centro urbano de la capital cultural europea, con su bello trazado medieval que se conectaba antiguamente a través de doce islas del río Óder y que ahora lo hace mediante 120 puentes, entre los que destaca el de los enamorados. Todos estos pasos elevados han sido el  argumento principal para que la ciudad sea conocida también como la “Venecia polaca”.

La Rynek o Plaza Mayor, la segunda más grande de Polonia, está rodeada de magníficos edificios como el Ayuntamiento, un hermoso ejemplo gótico-renacentista cuya construcción se alargó durante dos siglos; la cercana Iglesia de Santa Isabel, desde la que se divisa la mejor vista del casco viejo de la ciudad tras subir 300 empinados escalones; o la Iglesia de Santa María Magdalena, todos ellos salpicados por un buen puñado de restaurantes, bares, cafés y cervecerías.

Otros grandes protagonistas son los 300 duendes que se esparcen por sus calles. Se trata de un amplio grupo de figuras que se pueden descubrir en cualquier rincón —ya sea el suelo, una mesa, una farola o un barco— y la idea ha tenido tanto éxito que cada año se incorporan treinta nuevas piezas al entramado urbano. La iniciativa tuvo sus orígenes en la época comunista, cuando un grupo de disidentes quiso luchar contra el régimen totalitario intentando ridiculizarlo de esta manera ante su falta de humor. Ahora se organizan juegos y tours para descubrir este pequeño ejército de gnomos.

PATRIMONIO RELIGIOSO

La mejor manera de asimilar y entender el crecimiento de Wroclaw es subiendo a la catedral de San Juan Bautista para disfrutar de la panorámica más espectacular de la ciudad desde una de las torres del edificio. El templo, de estilo gótico, es el orgullo de los habitantes a pesar de sus continuos cambios durante los siglos, reflejo de una turbulenta historia marcada por los incendios y las guerras. Está situado en una antigua isla, Ostrow Tumski, donde según la leyenda el duque Vratislav de Bohemia fundó Wroclaw y donde, a partir del 1000, se estableció un obispado que acaparó todo el poder.

Hoy en día sigue repleta de edificios religiosos, entre ellos la iglesia de la Santa Cruz, la de Santa María de Piasek, la de San Gil o el Palacio Arzobispal. La isla es además un magnífico punto de partida para iniciar un paseo a través del puente de Tumski, construido a finales del siglo XIX y hoy conocido como “el de los enamorados”, en dirección a la ciudad vieja. También está la opción del barco para realizar un recorrido por el Óder que suele llegar hasta el parque zoológico, en las afueras de la capital.

En el recorrido por el casco viejo no puede faltar el elegante barrio universitario, fundamental en el desarrollo de esta singular ciudad. La institución docente fue fundada como academia en 1702 por Leopoldo I y pasó a ser la Universidad de Wroclaw en 1811. Desde entonces, han pasado por ella ocho premios Nobel, como el famoso físico alemán Max Born. El principal motivo de visita es el Aula Leopoldina, decorada con dorados, estucos y pinturas dedicados a los sabios y filósofos de la historia y a los fundadores de la academia. En este lugar se inaugura solemnemente el curso académico cada año.

El recorrido puede continuar por la calle Swidnika, la vía principal, adornada con sus comercios, bulevares y el hotel Monopol, que ocupó Pablo Picasso mientras diseñaba su famosa “paloma de la paz” en 1948, sin olvidar la Plaza del Mercado, con la Casa Consistorial y su conjunto de edificios separados por callejones, o la Plaza de la Sal, hoy mercado de flores siempre abierto al público.

En este coqueto enclave se encuentra una librería española abierta hace dos años donde, además de comprar libros en español o aprender nuestro idioma, se puede probar el jamón ibérico acompañado de una buena oferta de vinos. Muy cerca empieza el antiguo barrio judío, plagado de jóvenes que se divierten especialmente los jueves por la noche en cafés bohemios y restaurantes llenos de encanto. El barrio lleva el nombre “de las cuatro confesiones”.

La guinda de la visita es el Panorama de Raclawice, un edificio cilíndrico que atesora una pintura circular, de 15 m de altura y 120 de largo, realizada en 1894 con motivo de la celebración del centenario de la Batalla de Raclawice, un episodio destacado de la revuelta que los polacos protagonizaron en 1794 contra los ocupantes rusos. El lienzo resultó dañado por una bomba y después permaneció olvidado en un almacén por las autoridades comunistas, Hoy es el orgullo de Wroclaw por su fervor patriótico.

MONOPOL WROCLAW *****
Aquí fue donde Pablo Picasso esbozó su famosa “paloma de la paz” en 1948. Situado a 450 m de la Plaza del Mercado, ofrece 121 habitaciones con un elegante diseño interior en el que resaltan sus suelos de madera. Entre los servicios destacan dos restaurantes —uno mediterráneo y otro de cocina polaca— gimnasio, sauna, sala de masajes y baño de vapor. Cuenta también con cinco salas de conferencias. El Club Room es el indicado para los eventos con mayor número de participantes y la Sala B es ideal para reuniones exclusivas de negocios. Heleny Modrzejewskiej, 2
Tel. +48 71 772 3777
www.monopolwroclaw.hotel.com.pl

JANA PAWLA II ****
Desde 2010 se encuentra en la isla Ostrów Tumski, la zona más antigua de la ciudad, y dispone de 45 habitaciones con TV vía satélite. Cuenta con tres salas de conferencias para 120, 40 y 30 personas. Además, dispone de conexión wi-fi gratuita en todas las zonas comunes. El hotel se ubica a 120 metros de la catedral de San Juan Bautista y a 600 del centro histórico de Wroclaw. Świętego Idziego, 2
Tel. +48 71 327 1400
www.hotel-jp2.pl

RADISSON BLUE *****
Situado frente al Panorama de Racławice, una de las atracciones más famosas de la ciudad, propone 162 cómodas y elegantes habitaciones y suites, además de 575 m2 para reuniones y eventos repartido en 9 salas. Entre el resto de servicios destaca la sauna y el gimnasio, abierto las 24 horas.
Ul. Purkyniego, 10
Tel. +48 71 375 0000
www.radissonblu.com

JADKA
Emplazado junto al casco antiguo, presume de uno los más bellos interiores de la ciudad, con sus bóvedas de ladrillo y su sofisticada decoración en madera. En su menú destacan platos tradicionales y de la cocina mediterránea. El restaurante es famoso por su pato alimentado con manzanas y su carne de venado.
Ul. Rzeźnicza, 24/25
Tel. +48 71 343 6461
www.jadka.pl

POD FREDRA
En la misma plaza del Mercado de la ciudad, junto a la entrada del histórico Ayuntamiento. Sirve una gran variedad de platos locales preparados con recetas tradicionales del país. Desde su parrilla de carbón se sirve la carne más sabrosa de Wroclaw. La capacidad del local es de 130 personas y en verano abre su jardín con 120 asientos adicionales donde se pueden organizar eventos especiales.
Rynek, 1
Tel. +48 71 341 1335
www.podfredra.pl

LA MADDALENA
Comida recién preparada a precios razonables en un encantador restaurante decorado elegantemente. Prima el gusto por la cocina mediterránea y en especial por las tapas y la pasta italiana. Se encuentra en el barrio judío de Wroclaw, el más trendy de la ciudad, junto a otro clásico, el jardín Mleczarnia, para  los degustadores de la cerveza.
Pawła Włodkowica, 9
Tel. +48 71 782 6090
www.lamaddalena.pl

FOOD ART GALLERY
Platos ingeniosos, imaginativos y estéticos en una propuesta tradicional polaca con un toque moderno. Este restaurante exclusivo impresiona porque parece una galería de arte contemporáneo, repleta de pinturas y trabajos gráficos, al tiempo que se disfruta de una cocina basada en productos de temporada, orgánicos y de procedencia local para apreciar el sabor natural de las verduras, frutas, pescado y carne.
Księcia Witolda, 1
Tel. +48 885 515 404
www.foodartgallery.pl

TOUR POR LAS IGLESIAS DE LA PAZ. 5-6 h
Dos joyas con la etiqueta de Patrimonio Mundial de la Unesco. Swinidca destaca por su gran capacidad —nada menos qie siete mil fieles— y por haber sido construida con unas medidas muy concretas —100 m de largo por 50 de ancho—, sin cimientos y solo con madera, adobe y barro. La de Jawor, a una hora de Swidnica, es otro ejemplo. Se la considera la iglesia de madera más grande del mundo y acaba de cumplir 360 años de historia. Desde fuera parece un almacén de trigo, pero dentro destaca por sus 210 pinturas situadas en los balcones de las cuatro plantas, una Biblia para los pobres que no sabían leer.

CASTILLO DE KSIAZ. 3-4 h
Visita al castillo gótico del príncipe Bolko I, construido a finales del siglo XIII, el más grande en la región de Silesia y el tercero en tamaño en Polonia. Se trata de un complejo repleto de túneles subterráneos y pasadizos que creó el ejército nazi en su retirada al final de la II Guerra Mundial, donde pudieron ocultar un valioso tesoro de lingotes de oro que hoy se sigue buscando. En mayo de 2016 se inauguraron 400 nuevos metros de túneles en la clásica visita turística.

HYDROPOLIS. 2h
Inaugurado en diciembre de 2015 para entender de una manera divertida y didáctica la importancia del agua en el planeta. Se puede entrar en el famoso batiscafo que descendió a las profundidades de las Marianas en 1960, asombrarse con el David de Miguel Angel en 3D con agua en su interior o descubrir la fauna marina más llamativa en ocho zonas temáticas. Hydropolis ocupa 4.000 m2 en el antiguo estanque de agua pura de 1893.