BUENOS AIRES. Mi Europa querida

BUENOS AIRES. Mi Europa querida

JAVIER CARRIÓN

Compartir
Pintura tango

La ‘París de América’. Así se refieren a Buenos Aires quienes reconocen la riqueza monumental y la atmósfera europea de la capital argentina. Y no se equivocan. Solo hay que recorrer con sosiego y atención a los detalles una de las mayores metrópolis económicas y culturales del continente para darse cuenta de ello. Además, la ciudad está excelentemente posicionada en el mercado de reuniones y eventos, en el Top 10 mundial de último ranking ICCA, por delante de potencias como Ámsterdam, Roma, Bangkok o Sídney. Dejando los efectos de la pandemia aparte, desde luego méritos no le faltan.

 

A pesar de las dos últimas crisis económicas que ha padecido el mundo, Argentina sigue siendo el líder del turismo MICE en América Latina y aspira a mantener esa privilegiada posición con su gran baluarte: la Ciudad de Buenos Aires. La capital federal posee un amplio abanico de propuestas, tanto hoteleras como de espacios para reuniones y eventos, siempre de la mano de la gastronomía y, sobre todo, de las experiencias que ofrece: desde la lírica y el ballet en el majestuoso Teatro Colón, hasta el multitudinario fútbol, pasión de los argentinos, pasando por 150 museos, cerca de 300 cines y teatros, y miles de bares y restaurantes, sin olvidar las innumerables tiendas de una ciudad divertida y cosmopolita, eternamente impregnada de tango y bohemia.

Antes de la covid-19 eran en torno a 2,7 millones los turistas internacionales que llegaban anualmente a Buenos Aires a través de sus dos principales aeropuertos o de su puerto de cruceros. De esa cantidad, más de medio millón lo hacía para atender reuniones de negocios o asistir congresos, convenciones y reuniones de todo tipo en espacios que suman 150.000 m2 de superficie, una actividad respaldada por 73.000 plazas de alojamiento repartidas en establecimientos de tres a cinco estrellas.

La sede más importante de la oferta para turismo de reuniones es el Centro de Convenciones de Buenos Aires (CEC), emplazado estratégicamente en el corazón del barrio de Recoleta, con un fácil acceso a través del transporte público y dotado con un amplio estacionamiento para coches. Inaugurado en septiembre de 2017, representa una de las inversiones más importantes de la ciudad en los últimos años.

El complejo se caracteriza por su gran originalidad arquitectónica y por la versatilidad de sus espacios interiores, libres de columnas. El edificio fue construido desde una perspectiva sostenible, gracias al sistema de iluminación que permite notables ahorros en electricidad, el riego que se realiza con agua de lluvia o los paneles solares, entre otros. Con capacidad total para 5.300 personas, ofrece 18.000 m² de espacios, entre los que se encuentran un salón  plenario, un vestíbulo de 1.600 m2 y salas de reuniones de distintos tamaños en tres niveles subterráneos y un parque exterior.

MÁS SEDES

Tras el CEC hay otro puñado de sedes MICE para todo tipo de necesidades. A la cabeza figura La Rural, el principal recinto ferial de la ciudad, perteneciente a la Sociedad Rural Argentina, que fue fundado en 1878 y cuenta con una superficie cubierta de 45.000 m² distribuidos en seis pabellones, uno de ellos declarado Monumento Histórico Nacional. Este espacio se  complementa con otro de 10.000 m² al aire libre y un parking para un millar de automóviles. Uno de sus eventos estrella es la tradicional Exposición de Ganadería, Agricultura e Industria, que se celebra en julio, en la que se exhiben los mejores ejemplares de las distintas especies del país.

Entre los venues de la capital también destacan el Golden Center, muy cerca del aeropuerto Jorge Newbery, con seis salas flexibles rodeadas de lagos y jardines, que puede acoger hasta 2.500 participantes, y el Centro Costa Salguero, situado en la Costanera Norte, con una superficie cubierta superior a los 20.000 m², dotado también con áreas al aire libre y playas. Inaugurado en 1993, se utiliza para  exposiciones, convenciones, espectáculos, eventos deportivos y reuniones sociales o corporativas. Está formado por seis pabellones y un teatro principal que puede albergar a 5.000 personas.

Existen instituciones con un marcado matiz cultural que constituyen una parte relevante de la propuesta MICE bonaerense. Entre ellas destaca La Usina del Arte, que cuenta con una sala sinfónica con capacidad para 1.200 asistentes, muy apreciada por su magnífica acústica y por su arquitectura, de estilo florentino, con el ladrillo a la vista. El edificio, inaugurado en 1916, dispone de varios espacios para la realización de espectáculos de danza, exhibiciones de artes plásticas, muestras y exposiciones.

La nave central, con sus fachadas revestidas en piedra París y basamento de granito, posee molduras y capiteles de gran valor testimonial que fueron restaurados por el mismo equipo que acometió la renovación del histórico Teatro Colón en 2010, año del Bicentenario de Argentina. Este mítico teatro, tan famoso en el mundo como la  Scala de Milán o el Royal Opera House de Londres, alberga diferentes talleres donde se realizan las producciones de sus espectáculos, así como el Instituto Superior de Arte, reconocido en todo el mundo y donde se forman los futuros cantantes líricos y bailarines, como lo hicieron Julio Bocca y Maximiliano Guerra. Su auditorio puede recibir a 2.654 visitantes.

Otras sedes emblemáticas utilizadas para eventos en la capital argentina que no pueden obviarse son el Centro Metropolitano de Diseño (CMD) y el Museo de Arte Moderno. El primero, ubicado en el antiguo Mercado del Pescado del tradicional barrio de Barracas, fue creado para promover la actividad de los diseñadores del país. Dispone de diez salas paralelas y un auditorio para 200 personas. El segundo, abierto en el barrio de San Telmo, exhibe más de 7.000 obras de artistas argentinos e internacionales, entre ellos Dalí, Picasso, Miró o Matisse. El museo, fundado en 1956 y renovado en 2010, es un fiel exponente de las construcciones inglesas de la era industrial del siglo XIX, con su estructura de hierro, grandes aberturas y fachada de ladrillo. Además de su función museística, organiza eventos para un máximo de 200 invitados.

VISITA DE LA CIUDAD

Viajar a Buenos Aires por motivos profesionales es una excelente ocasión para descubrir sus encantos. La visita puede comenzar con un paseo a partir de la Avenida de Mayo. En los inicios del siglo XX esta vía que une la plaza de Mayo con la del Congreso asombraba por sus plátanos que daban sombra a los viandantes. Era la calle de los españoles. Allí se instalaron desde mediados del siglo XIX y todavía hoy se percibe el sello hispánico cuando se recorre a pie por sus preciosos edificios y palacios.

En una punta asombra el imponente edificio del Congreso Nacional, frente al siempre presente Pensador de Rodin. A lo largo de la vía hasta la Casa Rosada hay una sucesión de bares, cafés y confiterías, como Los 36 Billares o el histórico Café Tortoni, punto de encuentro de celebridades que dejaron aquí su huella. En este local se recuerda a celebridades como Borges, Pirandello, Lorca, Julio Cortázar,  Arthur Rubinstein o el legendario Carlos Gardel, quien tenía siempre una mesa reservada para él, lejos de la vista de sus admiradores. En esa atmósfera literaria, tomarse un café o un delicioso helado de leche es una tentación a la que hay que rendirse.

La avenida culmina en la plaza de Mayo, el lugar que las madres y las abuelas de los desparecidos durante la dictadura han hecho universal. Una plaza que, además de exhibir los monumentos más ligados a la historia de Argentina, ha sido epicentro de todas las manifestaciones políticas y sociales, desde el primer paso hacia la independencia en 1810 o la jura de la Constitución de 1860, hasta ese puñado de mujeres que lucen pañuelo blanco para reclamar a sus hijos y nietos ausentes desde 1977. Y todavía lo siguen haciendo cada jueves frente a la Casa Rosada para pedir justicia.

La residencia del presidente de la nación es sin duda el edificio más fotografiado de la ciudad. Su balcón principal ha sido el escenario de algunos de los hitos de la historia argentina: desde los discursos de Juan Domingo Perón y de Evita, hasta Maradona festejando la obtención del mundial de fútbol en 1986.

Pero la plaza brinda más construcciones históricas al visitante. Presidiendo el lugar se erige la Pirámide de Mayo, que conmemora la Revolución de Mayo de 1810. En el mismo entorno se encuentran el monumento al general Manuel Belgrano, creador de la bandera y héroe de la independencia, y la catedral metropolitana, que guarda los restos del general San Martín, el libertador, en un precioso mausoleo en mármol de Albert Carriere.

BARRIOS POPULARES

Tomando la calle Defensa desde la plaza de Mayo se puede llegar al tradicional barrio de San Telmo, en una esquina del sur de la ciudad porteña. Esta zona conserva su imagen antigua con casas de la época colonial, de una o dos plantas, sus calles empedradas, las iglesias, los museos, las tiendas y, sobre todo, la feria dominical en la plaza de Dorrego, un espacio reservado a los amantes del tango que bailan en la calle.

En este antiguo escenario lucharon las tropas inglesas en 1806 y 1807, y fue, junto con el de Montserrat, la principal zona residencial hasta finales del siglo pasado. Posteriormente se convertiría en alojamiento de los inmigrantes que llegaron masivamente a Buenos Aires a finales del siglo XIX y principios del XX. En la actualidad son muchos los restaurantes, anticuarios y locales nocturnos que se asoman a sus calles.

De visita obligada es el mercado de San Telmo para probar, por ejemplo, las populares empanadas, justo al lado del otro mercado callejero de la citada plaza, en el que se pueden encontrar todo tipo de antigüedades y objetos raros, o la farmacia La Estrella, que mantiene su antigua decoración desde 1895. También en este barrio se levanta la pequeña estatua de Mafalda, sentada en un banco al lado de sus amigos. Los turistas suelen esperar pacientemente la cola para fotografiarse con la heroína de Quino, que forma parte del llamado Paseo de la Historieta, con homenajes a otros comics muy populares en Argentina.

Desde San Telmo queda muy cerca el barrio de Boca, durante mucho tiempo un arrabal repleto de ranchos y pulperías. A mediados del siglo XIX, este puerto que acogía a un riachuelo fue testigo del aumento de barcos y se formó así una zona marítima donde se concentraron astilleros, saladeros y depósitos de lana y carbón. Numerosos inmigrantes, sobre todo genoveses, se construyeron aquí casas de madera y chapa sobre pilotes. Después llegaron pintores, músicos y bohemios, y así creció este pintoresco barrio,  visitada por  numerosos turistas. Caminito se ha puesto muy de moda tras unos años en los que no se recomendaba su visita y ahora está repleto de curiosos y locales que llenan sus tascas y sus tiendas, siempre al son del tango que desgrana su nostalgia entre los edificios coloreados.

MIRANDO AL S. XXI

Hay otro Buenos Aires, más en consonancia con el siglo XXI, que se sitúa en Puerto Madero. Cien años después de su construcción en la vieja zona portuaria, este barrio abandonado se ha transformado en un área muy sofisticada y elegante, con altos edificios que forman un fotogénico skyline donde establecen sus oficinas importantes empresas y florecen lujosos hoteles, cotizadas residencias y todo tipo de bares y restaurantes. Hasta un casino flotante. Puerto Madero destaca también por la zona peatonal alrededor de los diferentes diques, donde se puede caminar y disfrutar del río, de los parques y de sus puentes, como el de la Mujer, el más importante de ellos, obra de Santiago Calatrava, que data de 2001. También por dos de sus barcos anclados: la fragata Sarmiento y la corbeta Uruguay.

Aún queda el barrio de Recoleta, cuyo nombre procede del convento e iglesia de los frailes Recoletos, que llegaron a este lugar a principios del siglo XVIII. La zona, elegante y señorial, luce opulentos palacios y mansiones de inspiración francesa, aunque su mayor atracción sigue siendo el cementerio, uno de los tres más hermosos del mundo, junto al de Père Lachaise, en París, o el Staglieno de Génova. Los turistas visitan en este campo santo la tumba de Eva Perón, a 200 metros de la entrada principal, aunque conviene apuntarse a un tour guiado para descubrir las impresionantes sepulturas de otras personalidades del país. El panteón de Evita abrió en 1974, cuando sus restos fueron repatriados desde España y siempre está decorado con flores.

En este barrio abre la librería del Ateneo Grand Splendid, construida sobre el antiguo cine y teatro del mismo nombre, en la avenida Santa Fe, que ocupa su antigua sala de butacas y los palcos dorados. En este clásico local, abierto en 1919, el mismísimo Carlos Gardel grabó algunos discos para la compañía Odeón. Para muchos es la librería más hermosa del mundo con su llamativa cúpula pintada que recuerda el final de la I Guerra Mundial y sus 120.000 títulos que llenan las estanterías.

DISFRUTAR DE LA NOCHE

Disfrutar de la noche de Buenos Aires es una cita obligada en el viaje a Buenos Aires por su oferta de milongas, tanguerías, salas de fiestas, bares y, sobre todo, por su impresionante apuesta teatral, la más extensa de Latinoamérica y la cuarta del mundo, con 300 salas, muchas de ellas en el entorno de la calle Corrientes, la que nunca duerme, poblada por luminosas marquesinas. Entre todos hay que destacar el histórico teatro Colón, uno de los centros líricos más importantes del mundo, verdadero templo de la ópera, el ballet y las artes escénicas desde hace un siglo.

Otra opción muy atractiva para los visitantes se descubre en el barrio de Palermo, conocido como el SoHo bonaerense, la zona más trendy de la capital argentina, con sus calles arboladas, sus casas bajas y sus amplias aceras. Otro ejemplo más de una ciudad en permanente actividad, con una intensa vida cultural y social, en la que alimentar el espíritu y los sentidos a partes iguales, en la que disfrutar de la vida y de las nuevas compañías. Todo un regalo.

 

RUBÉN RICARDO SOSA
SECRETARIO EJECUTIVO DEL INSTITUTO NACIONAL DE PROMOCIÓN TURÍSTICA (INPROTUR)

 «La principal fortaleza de Buenos Aires es su gente»

 

¿Por qué hay que viajar a Buenos Aires?
Argentina ofrece en todo su territorio una gran diversidad. Ocupa una extensión equivalente a diez países europeos. Es casi, casi un continente. Y Buenos Aires es un gran símbolo de la gran del país y de su modernidad.

¿Cómo ha sido su apuesta MICE en los últimos años?
Desde 2012 hemos realizado un inmenso trabajo para incrementar las infraestructuras para acoger eventos y congresos. En este tiempo hemos pasado de tener dos destinos MICE a en todo el país. Naturalmente, Buenos Aires es el destino que concentra mayor número de eventos y congresos. Cuenta con 30.000 habitaciones en hoteles de tres, cuatro y cinco estrellas y en 2017 inauguró un centro de convenciones para más de 4.500 personas, un edificio moderno, sostenible y muy diferente si lo comparamos con los anteriores.

¿Cuál es el punto más fuerte de su propuesta de valor?
La principal fortaleza de Argentina, y de Buenos Aires en particular, es su gente. Se trata de personas preparadas y formadas, a las que estamos capacitando para el turismo de convenciones, gente que trabaja con pasión y flexibilidad para adaptarse a las necesidades de las empresas.

¿Cómo afronta la rivalidad en el sector MICE frente a sus competidores vecinos?
Tradicionalmente, Brasil es el país que organiza más eventos internacionales, pero nosotros hemos conseguido superar a México una vez pasados dos años del inicio de nuestro plan para fomentar el turismo de congresos. Para los extranjeros que organizan algún evento por primera vez, Buenos Aires es la primera opción, aunque ahora hay muchos destinos dentro del país capacitados para este mercado.

¿Qué es lo que más impacta a los españoles cuando llegan a Buenos Aires?
El español se siente muy cómodo cuando llega a Buenos Aires por su arquitectura y por su gente. Es la ciudad más europea de todo el continente americano. Para muchos es como si vieran un Madrid chiquito. También les seduce mucho la gastronomía. Casi siempre, el primer paseo es a San Telmo para degustar una de las mejores carnes de Sudámérica. Después, la diversidad de la oferta cultural es notoria, con grandes iconos mundiales como el tango.

RECOMENDADOS

PASEO POR EL RÍO DE LA PLATA

Partiendo desde Puerto Madero y navegando en barco frente a la Costanera Norte hasta Olivos, con el telón de fondo de los impresionantes edificios de Catalinas, Barrio Norte y Belgrano, permite descubrir Buenos Aires desde otra perspectiva, lejos de sus bulliciosas calles. Se suele regresar a puerto coincidiendo con el atardecer o bien entrada la noche, para disfrutar la cuidada iluminación.

BICITOUR POR LA BOCA

La Boca es uno de los barrios preferidos por los turistas y puede recorrerse en bicicleta. Durante el itinerario se pasa por los conventillos donde vivieron los primeros inmigrantes, por las calles bohemias y por sus espacios renovados, como el riachuelo con los puentes que constituyen otra postal de la ciudad. El parque Lezama y el estadio del Boca Juniors forman parte de esta ruta, que también se puede realizar por otros barrios bonaerenses, como el de Palermo.

TANGO, EL ALMA PORTEÑA

El tango forma parte del alma de los porteños y de la argentinidad. El baile, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco, es sin duda el símbolo cultural de Buenos Aires. Aunque fuera marginal en sus orígenes, se hizo muy popular rápidamente y hoy suena en tanguerías, bares y teatros, aunque es a las milongas, repartidas por todos los barrios, a donde hay que dirigirse para bailarlo o aprender sus pasos. La capital sigue homenajeando en todos estos locales a Carlos Gardel, Roberto Goyeneche y Astor Piazzolla, entre otros, con sus temas clásicos y también con otras versiones más modernas.

HILTON BUENOS AIRES *****
Ubicado en el corazón de Puerto Madero y a 10 minutos del distrito financiero, el hotel, de 419 habitaciones y suites, ofrece también 22 salas de reuniones, un business center y diversos espacios para eventos que ocupan una superficie de 6.700 m2, con posibilidad para recibir a 4.500 personas de forma simultánea. El salón principal puede acoger a 2.500 personas y es el más grande de los ubicados en hoteles de la ciudad. Destaca el espectacular atrio de cristal en el vestíbulo y también dispone de spa, centro de fitness y piscina en la azotea.
Macacha Güemes, 351
Tel. +54 11 4891 0000
www.hiltonhotels.com

SHERATON BUENOS AIRES HOTEL & CONVENTION CENTER *****
Está enclavado en el barrio de Retiro y es uno de los hoteles más exclusivos y tradicionales de la capital argentina. Setecientas habitaciones, distribuidas en 24 plantas, y una amplia oferta de 15 salones que ocupan una superficie de 6.500 m2 para albergar eventos de hasta 9.000 invitados. A media hora del aeropuerto de Ezeiza, ofrece espectaculares vistas de Buenos Aires y del Río de la Plata.
San Martín, 1225/1275
Teléfono: +54 11 4318 9000
www.espanol.marriott.com

BUENOS AIRES MARRIOTT ****
El antiguo Panamericano es hoy un Marriott, situado a menos de 300 m del Obelisco y del teatro Colón, que cuenta entre sus instalaciones con un restaurante muy reconocido, como La Luciérnaga, y con una coctelería también de renombre: The Celtic Bar. Para el segmento MICE dispone de 4 salones emblemáticos, pensados para grandes encuentros de hasta 850 personas; 9 salones medianos, ideales para organizar eventos entre 50 a 350 personas; y 8 salones pequeños para reuniones de trabajo ejecutivas o de equipo.
Carlos Pellegrini, 551
Tel. +54 11 4348 5000
marriott-hotels.marriott.com

DON JULIO
Una de las mejores propuestas de carnes (asados y vacíos) en Buenos Aires, con magnífica carta de vinos compuesta por 15.000 botellas. Excelentes el ojo de bife y la entraña en una de las más afamadas parrillas del barrio de Palermo. El restaurante abre desde 1999 en una antigua casona de la zona más de moda de la capital. Su carnicería se halla a solo 50 metros del local.
Guatemala, 4699
Tel. +54 11 4831 9564
www.parrilladonjulio.com

JARDÍN JAPONÉS
Inaugurado en 1967, para los bonaerenses es un lugar mágico donde reinan la paz y la armonía. El magnífico restaurante permite compartir lo mejor de la cultura y el arte culinario japoneses. Muchos lo eligen simplemente por el sushi, que se elabora a la vista de los comensales, dentro de una variada carta de deliciosos platos. Se puede elegir mesas bajas al estilo japonés donde hay que descalzarse.
Parque 3 de Febrero. Palermo
Tel. +54 11 4804 4922
jardinjapones.org.ar

CABAÑA LAS LILAS
En el corazón de Puerto Madero abre este restaurante que combina la tradición de las carnes argentinas con la calidez y hospitalidad brasileña. Fue inaugurado en 1995 y ha sido reconocido por The New York Times como uno de los diez mejores restaurantes del mundo. Destaca en su carta la selección de carnes de gran calidad: Angus negro y colorado, Hereford mocho y astado, Brangus negro y colorado, Braford y Brahman.
Alicia Moreau de Justo, 516. Puerto Madero
Tel. +54 11 4313 1336
www.restaurantlaslilas.com.ar

ACCESOS
Aerolíneas Argentinas (www.aerolineas.com) cuenta con varias frecuencias semanales directas desde Madrid y Barcelona. Las líneas españolas Iberia  y Air Europa también operan con la capital argentina. El vuelo dura unas 12 horas. Se accede a Buenos Aires por el aeropuerto internacional Ministro Pistarini (EZE), más conocido como Ezeiza, el más importante de Argentina, a 35 kilómetros de la capital, o por el aeroparque Jorge Newbery (AEP), ubicado a 2 kilómetros del centro, que opera vuelos domésticos y algunos internacionales, con destino a Uruguay, Brasil, Chile y Paraguay.

DOCUMENTACIÓN
Pasaporte en vigor con al menos seis meses de validez desde la entrada al país, tarjeta de turista que se cumplimenta a la llegada y billete de vuelo de regreso. Consultar en cada caso los requisitos de entrada derivados de la covid-19.

 

SANIDAD
No existe convenio con la Seguridad Social, de ahí que sea recomendable llevar botiquín de medicamentos y seguro médico de viaje.

CLIMA
Es benigno casi todo el año. La temperatura media anual se sitúa en los 18ºC. Son escasos los días de calor y frío intensos. Julio es el mes más fresco, lo que permite visitar la ciudad en cualquier época del año. Marcada por su clima subtropical húmedo, la capital argentina tiene inviernos secos y suaves con noches muy frías y primaveras ventosas con clima cambiante. El verano es caluroso con tormentas esporádicas.

MONEDA
La moneda nacional es el peso argentino. La equivalencia actual es de 1 euro=112,92 ARS. Los cajeros automáticos abundan y son la manera más fácil de retirar dinero.

ELECTRICIDAD
En Argentina el voltaje común es 220 V. La frecuencia es 50 Hz. Las clavijas y enchufes son del tipo C/I.

SEGURIDAD
Hay que tener cuidado con los delitos menores, como tirones o robos de carteras, en los autobuses abarrotados y en los mercados callejeros muy concurridos. Se recomienda no presentar símbolos exteriores de riqueza, no abandonar maletas, bolsos y pertenencias sin vigilancia, utilizar las cajas fuertes de las habitaciones de los hoteles y llevar consigo una fotocopia del pasaporte.

GASTRONOMÍA
La cocina tradicional porteña, fruto del legado italiano y español, puede degustarse en cada rincón de Buenos Aires, especialmente en los principales puntos gastronómicos de la ciudad: Palermo, Las Cañitas, Recoleta, San Telmo y Puerto Madero. No hay que dejar la ciudad sin haber probado el típico asado argentino, elaborado con carne de la mejor calidad y acompañado de un buen vino. También es posible descubrir excelentes muestras de cocina internacional, derivada de los movimientos migratorios desde Italia, España, Francia, Chile, Reino Unido y México.

COMPRAS
Buenos Aires cuenta con una oferta comercial completa en mercados centros comerciales y boutiques originales. Galería General Güemes, Patio Bulrich y Alto Palermo son muy recomendables para el shopping con artículos muy demandados, como las pieles de primera calidad y el vino argentino producido con la uva malbec, su insignia nacional. Se recomienda visitar algunos mercadillos de la ciudad como la Feria de Mataderos, un mercado tradicional en Avda. Corrales 6436;  la Feria Belgrado, con artesanía y artículos kitsch, en Plaza Belgrado; y la Feria Artesanal, en Recoleta, para adquirir joyas, artículos de cuero y artesanía hecha a mano. Estos mercadillos abren sus puestos los fines de semana.

HORARIO
Entre finales de octubre y mediados de marzo Argentina tiene cuatro horas menos que España. Durante el resto del año la diferencia es de 5 horas.

MÁS INFO
www.argentina.travel