GIMNASIOS DE HOTEL. Viajeros en plena forma

GIMNASIOS DE HOTEL. Viajeros en plena forma

A. M.

Compartir

No son pocos los viajeros que se decantan por un hotel u otro en función de sus instalaciones deportivas. Los modos de vida saludable y el deporte —el running es el caso más emblemático— ocupan desde hace tiempo un lugar importante en la vida privada de muchas personas, por lo que es habitual que las que se desplazan por motivos profesionales necesiten también en su hotel un espacio equipado y confortable donde mantener la forma y expulsar el estrés de las reuniones y los desplazamientos.

 

Viajar por trabajo rompe la rutina diaria. Las personas que hacen ejercicio habitualmente, bien en un gimnasio, bien al aire libre, ven como su entrenamiento queda muchas veces en suspenso los días que están fuera de casa. A esto se añade el cansancio de las largas horas de avión, el desorden alimentario, las inevitables comidas y cenas de trabajo, los afterworks…

A primera vista parece que resulta imposible mantener un estilo de vida sano y regular. ¿ O es una excusa ? Gimnasios, piscinas, clases colectivas, grupos de carrera, propuestas de rutas, entrenadores personales, material para entrenar en la propia habitación…

¿ Seguro que no se puede hacer ejercicio en el hotel ?
Pongamos un ejemplo : Derby Hotels Collection, cadena hotelera especializada en establecimientos de lujo, ofrecía ya hace un lustro un peculiar servicio para sus clientes del hotel Claris ( Barcelona ) y Urban ( Madrid ): organización de rutas urbanas para runners, en este caso bajo la supervisión del polifacético Josef Ajram, que además de bróker y coach es triatleta.

Otro más reciente: el gigante hotelero Hilton ha empezado a ofrecer en algunas de sus marcas habitaciones con equipamiento fitness, para que el huésped aproveche al máximo su tiempo. El binomio alojamiento hotelero y actividad física funciona, y mucho.

« Sportspitality »
Cada día más gente se preocupa por su salud, y la norma médica de oro ( además de dejar de fumar ) es hacer ejercicio físico. Viajar por trabajo —o por ocio— no es una excusa para no continuar con las rutinas deportivas diarias. Los hoteles lo tienen claro y se han apuntado desde hace varios años a esta tendencia, denominada por los que gustan de etiquetar todo como « sportspitality ».

Esta mezcla de deporte y hotelería resume a la perfección el contenido de este reportaje: las cadenas hoteleras han adaptado su oferta de actividades e infraestructuras, avanzando hacia modelos en los que el gimnasio y la vida sana constituyen un pilar importante de su propuesta complementaria o de ocio, más allá del alojamiento y la restauración.

En la última década estos espacios multidisciplinares se han ido imponiendo. Como ejemplo, Estados Unidos. Según la American Hotel & Lodging Association, en tan solo una década (de 2004 a 2014) el número de gimnasios para hoteles creció de un 63 % a un 84 %… Y eso sin contar el último trienio, donde se ha producido una auténtica explosión de este fenómeno. Las grandes cadenas, como Meliá Hotels, NH, etc., no conciben ya una apertura sin un gimnasio.

En algunos casos no se trata de que este sea parte de la oferta complementaria, sino que directamente constituye el elemento que decanta al cliente. Y en el caso de los hoteles de lujo —algunos con impresionantes instalaciones deportivas y de wellness—, está tendencia se acentúa.

Según el estudio Luxur Travel Report 2016, de la consultora Resonance, los viajeros de EE. UU. con más poder adquisitivo dan el doble de importancia a disponer de un buen gimnasio y poder hacer ejercicio físico (un 40 %) frente a viajeros de menor poder adquisitivo (20 %). Otras fuentes, como Life Fitness, afirman que dos de cada tres viajeros valoran si el hotel tiene o no gimnasio.

Por citar algunos proyectos, destacan en EE. UU. iniciativas como la de los establecimientos de la cadena Westin, en los que puede disfrutarse de runWestin, programa especial para runners creado con la marca deportiva New Balance y que ofrece a los viajeros rutas y salidas en grupo con personal especializado, como las mencionadas de Derby Hotels.

Y no solo se trata de correr, sino también de vestir. Las cadenas Trump y Fairmont mantienen acuerdos con marcas tan emblemáticas como Under Armour y Reebok para equipar a los viajeros que quieran hacer ejercicio durante su estancia en sus establecimientos. Todo hasta el último detalle.

Formas de gestión
La gestión de los gimnasios de hotel es variada. La más común es la propiedad, es decir, el hotel cuenta con un gimnasio propio, atendido por personal del establecimiento. Otra opción es la gestión externa, a cargo de una empresa especializada que aporta personal de sala, entrenadores personales… Por supuesto, el hotel puede ofrecer otros servicios externos relacionados con la práctica deportiva : grupos de running, profesores de distintas disciplinas relacionadas con deportes acuáticos, de nieve, tenis, pádel…

Otra opción muy interesante es una fórmula híbrida entre gimnasio independiente y de hotel, que ofrecen algunas cadenas. En líneas generales, supone que el establecimiento cuenta en su interior (o muy cerca) con un centro de una marca reconocida con la que mantiene un acuerdo y que ofrece sus instalaciones tanto a los huéspedes como al público de la calle. Salvando las distancias, es lo que sucede con muchos restaurantes ubicados en hoteles, abiertos al público interno y externo.

Este tipo de relación es la que desde hace tiempo surgió en Estados Unidos con empresas como Soul Cycle, y que en España tiene su réplica, entre otras, con la cadena de alta gama Metropolitan. Esta gestiona actualmente los gimnasios de hoteles de la capital madrileña tan conocidos como el Me Madrid, el NH Collection Eurobuilding y el NH Collection Abascal, además de poseer otros centros en ciudades como Barcelona, Bilbao, Zaragoza, Sevilla, Gijón y Santander.

No obstante, la opción más evolucionada, aunque muy poco frecuente, es la que encarna la firma norteamericana de gimnasios de lujo Equinox, que prevé lanzar su propia marca de hoteles dotados, por supuesto, con un exclusivo Equinox Club. La compañía prevé abrir este año su primer establecimiento en Nueva York, y cuenta con proyectos en Los Ángeles, Miami y Londres.

Otras posibilidades
Las distintas cadenas se esfuerzan por ofrecer a sus clientes servicios cada vez más exclusivos y personalizados, a la vez que empresas proveedoras y emprendedores generan ideas de negocio. Una opción interesante, para aquellos viajeros perezosos o celosos de su intimidad, es facilitar a estos independencia total a la hora de ejercitarse.

El uso de material audiovisual o canales temáticos es una opción, pero se puede ir mucho más allá. Las compañías Life Fitness e InMovement Fitness Room ofrecen a las cadenas la posibilidad de personalizar las habitaciones a través de distintos paquetes : bicicleta, ciclo indoor o pequeños aparatos sin salir del cuarto. La mencionada cadena Hilton ya ha empezado a ofertarlo.

Otra opción, aunque en este caso ajena a los hoteles, es Travel&Fit, una red de gimnasios para profesionales que viajan. Se trata de una aplicación que ofrece un nutrido grupo de centros deportivos repartidos por toda la geografía española a los que se tiene opción con un único pago.

Eurofitness, Top Sport Wellness Center, O2 Centro Wellness o Synergym son algunas de las empresas que forman parte de este catálogo. Es un sistema que llegó a España después de funcionar bien en Europa. « Ya se sabe que mantener una regularidad a la hora de practicar ejercicio resulta muy complicado para cualquiera, sobre todo por motivos de trabajo, familia y eventos sociales, pero esta medida es un buen estímulo para los profesionales que se ven obligados a viajar », afirman sus responsables. Es decir, que el hecho de que en el hotel en el que se aloja el viajero no tenga gimnasio tampoco es una excusa…

Algunos referentes
Afortunadamente para el viajero corporate, el mundo está salpicado de atractivos hoteles con auténticos templos del ejercicio físico y la vida saludable. Pero, por supuesto, no todo son pesas, cintas para correr o elípticas. Poder disfrutar de unas vistas inigualables mientras se hace ejercicio o disponer de un servicio extraordinario no está al alcance de todos los huéspedes.

Según el comparador Trivago y algunos medios de viajes y de práctica deportiva, uno de los mejores del mundo es el impresionante Talisse Fitness del icónico hotel Burj Al Arab Jumeirah de Dubái. Se encuentra a 150 m de altura y sus vistas del Golfo Pérsico no tienen parangón.

Sin salir de Asia, en Sri Lanka, se halla el Vivanta by Taj Bentota, un cinco estrellas cuyo fitness center ofrece una increíble panorámica a la selva tropical y al Índico. Y en el Extremo Oriente, Tokio. En esta megaurbe se halla el Park Hyatt, un establecimiento en cuya planta 47 se ubica un gimnasio con unas vistas de infarto, especialmente al gran parque cercano.

En América la oferta es muy variada. En el norte, destaca el Mandarín Oriental Nueva York, cuyo gimnasio da directamente a Central Park, para disfrutar del contraste entre vegetación y rascacielos. En California, uno de los más atractivos es el Taj Campton Place de San Francisco. Su gimnasio se ubica en la azotea y al aire libre, para poder disfrutar desde Union Square de las vistas a las colinas, la bahía, el puerto…

Mientras, en el sur, el periplo por los mejores gimnasios de hotel llega hasta Brasil, donde el Porto Bay Rio Internacional, en Río de Janeiro, rompe todos los esquemas. Aquí uno puede ejercitarse mientras contempla la belleza de Copacabana, deseando acabar de hacer ejercicio para disfrutar de un buen baño.

En el continente africano la clave está en Marruecos. Aquí, en la ciudad de Marrakech, se alza La Mamounia, un hotel de lujo casi centenario que apuesta fuerte por el deporte, con zona al aire libre, instalaciones, etc., todo con la máxima exclusividad.

Tras cruzar el estrecho de Gibraltar, en la vieja Europa tres son los espacios destacados por sus gimnasios y dos de ellos se encuentran en Reino Unido. Por un lado, el Jumeirah Carlton Tower, en el exclusivo barrio londinense de Knightsbridge, que cuenta con el Peak Health Club & Spa en su novena planta. Y, por otro, el Nutfield Priory Hotel and Spa, al sur de Inglaterra, una antigua abadía neogótica reconvertida en gimnasio y que constituye un escenario único para ubicar una instalación de este tipo. El tercer representante europeo es el Candem Court Hotel de Dublín. Su gimnasio cuenta con una espectacular piscina para hacer ejercicio al margen de las inclemencias del tiempo.

Y para finalizar, un duro entrenamiento se hace mucho más llevadero frente a las aguas del Pacífico, concretamente en el gimnasio del Turtle Bay Resort. Ubicado en la hawaiana isla de Oahu, permite disfrutar de la brisa del azul océano y, al terminar, de un refrescante baño.

No obstante, no es necesario viajar a uno de estos bellos establecimientos para mantenerse en forma. Sobre todo se necesita voluntad para hacer ejercicio —cada uno según sus circunstancias físicas—, control a la hora de las comidas —especialmente si es un hotel de todo incluido o con abundantes bufés— y mesura en los afterworks y las cenas. Ser un viajero frecuente y mantener buenas condiciones físicas es posible. Querer es poder. •

 

EJERCICIOS PARA VIAJEROS

ROSARIO OUTÓN
Entrenadora personal

Rosario OutónA veces, los viajes (de trabajo o por ocio) se presentan como uno de los mejores momentos para entrenar cuando se dispone de tiempo. Además, aunque cada vez más hoteles disponen de gimnasio, sin él también podemos mantenernos en plena forma. Es más, un viaje es la oportunidad de poner el físico a prueba con nuevos estímulos.

Si el hotel está dotado con una sala con aparatos :-

-Aprovecha para utilizar la cinta, bicicleta o elíptica y los programas «quemagrasas» o «colinas », que buscan una subida de intensidad variable.

-Realiza el siguiente circuito global de fuerza en secuencia de 2 series y 10 repeticiones :

  • Press de banca en banco plano
  • Peso muerto
  • Remo alto
  • Curl de bíceps martillo
  • Patada de tríceps
  • Sentadillas
  • Zancadas

¿ Te atreves con los siguientes circuitos de fuerza ? ¡ Los puedes realizar incluso en la habitación !
Dos series de 16 repeticiones con descanso de 20 a 30 segundos entre ejercicios y de 1 minuto entre rondas :

  • Flexiones
  • Sentadillas
  • Escaladores
  • Flexiones diamante
  • Zancadas

Si tu objetivo es trabajar a nivel cardiovascular, pon a prueba tu corazón con el siguiente circuito ; en intervalos de 40 segundos de actividad y 20 de descanso realiza :

  • Skipping bajo
  • Skipping medio
  • Skipping alto
  • Jumping jacks
  • Burpees

Si tu objetivo es reforzar el core, el trabajo con tablas frontales y laterales es básico. Si quieres disminuir intensidad, recurre al apoyo de rodillas. Son 30 segundos en cada posición, descansando 20 entre series :

  • Tabla frontal
  • Tabla lateral derecha
  • Tabla lateral izquierda
  • Tabla frontal con pierna derecha levantada
  • Tabla frontal con pierna izquierda levantada

Existen materiales muy ligeros de peso que ayudan a la variedad en los entrenamientos : soportes para entrenamiento en suspensión, combas o gomas son algunas de las opciones.

Si quieres conocer cómo es cada uno de los ejercicios, visita:
www.entrenadorapersonalfit.com/blog