GRAN CANARIA. ¡Menudo descubrimiento!

GRAN CANARIA. ¡Menudo descubrimiento!

FERNANDO SAGASETA

Compartir
Casa de Colón
Casa de Colón

Los pies en África, la cabeza en Europa y el corazón en América. Un viejo dicho que resume el enorme y riquísimo potencial de las llamadas islas afortunadas, según el antiguo mito griego, y especialmente el de Gran Canaria, un estimulante punto de encuentro para la actividad MICE por sus modernas y variadas infraestructuras, las comunicaciones, el entorno natural y otros tantos atractivos para descubrir sin prisa, pero sin pausa. Como subraya uno de los hashtags recurrentes de su promoción, mucho por vivir.

 

 

Si hay alguna sobre ello, no hay más que acceder al mapa Gran Canaria desde el Aire, la experiencia 360º que se puede disfrutar desde la propia web. Por supuesto, nada como hacerlo en vivo pero, al contemplar esas imágenes digitales, la imaginación se dispara y dan ganas de hacer muchas más cosas en el destino: Fataga, Guayadeque, la presa de las Niñas, Mogán, puerto de las Nieves, Maspalomas… Uff, qué ganas.

A pesar de la montaña de dificultades que arrastra la pandemia para los viajes y la actividad turística, Gran Canaria ha trabajado duro y lo sigue haciendo para mantener el tipo. Como dicen desde el convention bureau, la isla es inquieta, le gusta divertirse, le fascina la cultura y siempre está a la búsqueda de nuevas experiencias.

Nadie quiere parar y, si las circunstancias lo permiten, la agenda para este año viene aceptablemente provista. Ahí están los eventos deportivos programados, como la 22ª Transcanaria, del 22 al 28 de febrero, una maratón en varios municipios que ya se ha consolidado como una de las pruebas más importantes a nivel mundial; o el Challenge Mogán, previsto para el 24 de abril, la competición de triatlón más esperada del año.

En el ámbito cultural, la temporada de ópera en el maravilloso Auditorio Alfredo Kraus y en el histórico teatro Pérez Galdós, también arranca en febrero con obras de Verdi, Cilea, Rossini o Macagnani. En otro registro completamente distinto, Gran Canaria SUM Festival, el mayor evento de música indie, regresa en octubre con actuaciones de Amaral, Dorian, La Bien Querida, Annie B. Sweet, Kiko Veneno o Shinova, entre otros.

Y eso por no hablar del Maspalomas Pride, con diez días de shows, fiestas, cabalgatas y conciertos del 6 al 16 de mayo, uno de los ‘orgullos’ más divertidos del panorama internacional, o del International Big Bang Vintage Festival, que vuelve del 9 al 11 de julio al Parque San Telmo, con mucho swing, rock’n’roll, coches, moda y coleccionismo en un ambiente deliciosamente retro. En fin, un repertorio como para cruzar los dedos y que nada se tuerza, vacunas mediante.

Si todo va bien, los congresos, reuniones y eventos profesionales también tienen fecha: Presas Españolas (1-5 marzo), Desalination for the Environment (15-19 mayo), ECOS (junio), Peñas de Fútbol (25-27 junio), Métodos Numéricos de Ingeniería (28-30 junio), Modern and Fossil Dinoflagellates (5-9 julio), SEEN (13-15 octubre), SENEO (27-29 octubre)…

EL SUR

La oferta de espacios para reuniones y eventos en el sur de la isla está liderada por Expomeloneras, gestionado por el grupo Lopesan que, además de las instalaciones del palacio de congresos, ofrece una planta hotelera diversa y de primera calidad a la que se puede llegar caminando, desde el exótico Baobab, justo enfrente, hasta el Costa Meloneras, el Faro Lopesan Collection o el Villa del Conde, con su fantástica recreación de la arquitectura canaria, entre otras opciones de la cadena.

Del centro de convenciones destaca el auditorio Las Tirajanas, con aforo de 796 personas; los Cristalariums, dos espacios semicirculares de 1.135 m2 bañados en luz, ideales para exposiciones, cócteles, almuerzos y cenas; la estupenda terraza La Vela, con 800 m2 de espacio para eventos al aire libre; y más de una veintena de salas de distintos tamaños adaptables a cualquier tipo de montaje.

Saliendo de la zona de Maspalomas y con un concepto innovador de restauración y ocio, Maroa Club de Mar ocupa una isla artificial en forma de corazón junto a la playa Anfi del Mar, en Mogán. El sitio es ideal para celebrar eventos al aire libre, almuerzos o cenas de gala en su gran terraza, de 3.000 m2, que según sus dueños es la mayor de todo el archipiélago, sin olvidar los extensos jardines circundantes, excelentes para cócteles o recepciones.

Aquí se puede disfrutar del solárium y la zona chill out, con servicio de bar y coctelería, sin olvidar las actividades que se pueden contratar en el muelle deportivo Marina Naval, como excursiones en catamarán o deportes náuticos. En el apartado gastronómico, los dos comedores, con capacidad total para 300 cubiertos, ofrecen varios paquetes para grupos. Lo cierto es que, para ser un beach club, Maroa hace gala de una carta ciertamente sofisticada.

Un poco más hacia el interior, a tan solo 10 minutos de Maspalomas por carretera, otro de esos venues singulares que hacen las delicias de los organizadores que busquen el elemento diferenciador es Finca Condal, una antigua hacienda con muchas generaciones de aristócratas detrás que hoy en día está volcada por completo en la celebración de eventos. Por suerte, la memoria de su origen no se ha perdido. Todo lo contrario.

De hecho, uno de los reclamos del lugar es el museo, donde no solo se atesoran muebles, obras de arte y todo tipo de pertenencias de los diferentes condes de Vega Grande desde el siglo XVIII, sino que propone un prolijo recorrido por la historia, la sociedad y los recursos naturales de la isla. Muy útil para comprender su evolución durante los últimos 500 años.

Alejandro del Castillo, el noveno de la saga, falleció el pasado mes de mayo y está considerado como uno de los precursores del turismo en el sur de Gran Canaria. Su hijo Fernando, el sucesor, lleva las riendas del lugar por medio de una concesión al Grupo Vintia, responsable del catering de espacios como Expomeloneras, el teatro Pérez Galdós o el Castillo de la Luz, por no hablar de otras fincas para eventos, como Hacienda de Anzo, Casa Leacock, Finca Los Deseos, Bodega de Parrado o Casa Quintanilla, entre otras.

Las posibilidades de esta típica casa solariega canaria, declarada de interés cultural, son enormes. Desde la ermita, con capacidad para 150 personas sentadas, hasta el gran comedor —equipado también con medios audiovisuales para celebrar reuniones—, el jardín botánico de especies macaronésicas o las terrazas, que dan mucho juego. Uno de los espacios que más llama más la atención es el olivar, un entorno diferente para las cenas al aire libre. Mención especial merece también la bodega, que elabora caldos propios procedentes de los viñedos de Aldea Blanca, a pocos kilómetros de la finca, y que se ofrecen en las catas y maridajes.

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

El otro gran polo de las reuniones y eventos en Gran Canaria lo constituye la capital. Uno de los referentes sigue siendo el Palacio de Congresos de Canarias-Auditorio Alfredo Kraus, el magnífico edificio en forma de fortaleza concebido por Óscar Tusquets, con un total de 25 espacios, entre los que destaca sobre todo la espectacular Sala Sinfónica, para 1.668 invitados, con su enorme ventanal que conecta a los congresistas con el Océano Atlántico. Este centro gestiona también el emblemático teatro Pérez Galdós, en la parte antigua de la ciudad, con un aforo de 1.007 personas.

Junto a ellos y al Palacio de Congresos Gran Canaria de la Institución Ferial de Canarias (Infecar), con fácil acceso a la carretera de circunvalación, 7.500 m2 de salones y 10.000 m2 para ferias y exposiciones en diferentes pabellones, la capital ofrece a los organizadores un buen abanico de sitios singulares, ya sea por su valiosa personalidad histórica y cultural o por su radical modernidad.

En esta última categoría destaca desde hace un par de años el atrevido proyecto de Talleres Palermo, uno de esos que imprimen carácter. Pues sí, en una nave que albergó una antigua «carpintería de lujo», como rezaba su fachada durante las décadas de los 50 a los 70, y que estuvo cerrada casi 20 años, tres jóvenes emprendedores se liaron la manta a la cabeza para convertir el lugar en un llamativo centro para la cultura, el coworking, el reciclaje y la venta de muebles y objetos vintage, además de un lugar diferente donde comer, tomarse una copa o celebrar un evento privado. Palermo sirve para todo lo que a uno se le ocurra y mucho más.

El conjunto no puede ser más sorprendente. La vieja maquinaria del taller, que Ángel Fernández y sus socios han mantenido como parte del decorado, convive con todo tipo de objetos, carteles, estanterías y mobiliario de su padre y de su madre para dar vida al espacio más singular y abigarrado de la ciudad, quizá no apto para todos los públicos.

Para rematar la jugada, Talleres Palermo ofrece una azotea donde organizar eventos junto a las instalaciones de su huerto urbano, que también organiza encuentros sobre agricultura ecológica como actividad de teambuilding.  Y todo a un minuto de Las Canteras, en pleno barrio de Guanarteme que, gracias a este tipo de iniciativas, se ha puesto de moda entre artistas y profesionales liberales.

Una propuesta muy alejada de esta estética industrial es la que propone el Gabinete Literario, gestionado por el Grupo Maroa, uno de los edificios más bellos y mejor conservados de Las Palmas, declarado Monumento Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural (BIC) con la máxima protección debido a sus valores modernistas.

Con ese aire deliciosamente decimonónico es fácil organizar un encuentro de relumbrón, sobre todo —cómo no— en el salón Dorado, con un aforo de 250 personas, donde se encontraba el patio de butacas del que fuera en sus tiempos el Teatro Cairasco. Igual de elegantes son también el salón Meifren, con valiosos cuadros del pintor impresionista catalán, que puede acoger hasta 100 invitados, el salón Oriente Central y el Rojo. Además, están el hall, ideal para recepciones junto a su imponente escalera, el porche o la terraza, con vistas a la Alameda de Colón.

DESCUBRIENDO A COLÓN

Hablando del descubridor, se trata de un personaje capital en Las Palmas, no solo por su trascendencia histórica, sino por su estrecha relación con la isla, a la que llegó por primera vez en 1942 para reparar el timón de La Pinta, y por el papel que jugó Canarias en sus viajes al Nuevo Mundo. De hecho, es el único lugar en el que el navegante hizo escalas en sus cuatro travesías, dos en Gran Canaria y dos en La Gomera.

En el caso de la primera, además de contar con dos puertos naturales de abrigo, como Las Isletas y Gando, también primaba su condición de isla de realengo, es decir, donde había un representante real: el gobernador. Precisamente, el edificio donde se alojaban estos cargos públicos se ubica la Casa de Colón, el mejor sitio para conocer todo lo referente a las expediciones hacia América, además de un venue de primera magnitud.

El edificio, que ocupa una manzana del casco histórico de Vegueta, es tan atractivo como singular, con su peculiar estilo neocanario enriquecido de forma muy armoniosa con diferentes añadidos de los siglos XVIII, XIX y XX. Junto a la exposición sobre Colón y sus viajes, instrumentos de navegación, cartografía, piezas de arte precolombino, pinturas del XVI al XX, historia de la isla y maquetas de la capital, alberga un centro de documentación, el archivo provincial y una biblioteca, además de programar muchas actividades culturales y alquilar espacios.

En concreto, ofrece un salón de actos con 120 butacas, cuatro salas polivalentes y 3 patios con sus correspondientes corredores para cócteles y coffee breaks. Por supuesto, es habitual entre los organizadores combinar la celebración de eventos, reuniones o presentaciones con una visita personalizada a su valiosa colección.

Gran Canaria aporta muchos valores añadidos a la actividad MICE. Es la riqueza de una cultura forjada con las más dispares influencias por su condición de puente entre Europa y América y los contrastes de un entorno natural en el que el 43% de la superficie cuenta con protección como reserva mundial de la biosfera, por no hablar de una gastronomía mestiza y emergente. A poco más de dos horas de avión de la península y a cuatro o cinco de las principales ciudades europeas, ¿qué más se puede pedir?

 

Juan Hiemenz, coordinador de Ferias del Patronato Turismo Gran Canaria
Juan Hiemenz, coordinador de Ferias del Patronato Turismo Gran Canaria

JUAN HIEMENZ
COORDINADOR DE FERIAS DE TURISMO DE CANARIAS

«Ofrecemos turismo de calidad con seguridad e higiene y un clima extraordinario»

 


Actualmente, ¿cuál es la estrategia de promoción de Canarias?
En estos momentos no podemos controlar los flujos en origen. La estrategia es la de siempre: turismo de calidad en un entorno de seguridad e higiene y con un clima extraordinario. Aparte de Europa, en el ámbito del MICE nos interesan mercados como Estados Unidos y Canadá. Se nos resisten un poco porque no hay vuelos directos. El caso de China es diferente. No es un mercado interesado en el sol y playa, por lo que sería necesario un enorme esfuerzo para conseguir unos resultados dudosos.

¿Qué ofrece el destino frente a competidores como Turquía o Egipto?
Tienen muy buen producto, pero también es cierto que el turista de Canarias es diferente. Nosotros no nos distinguimos por el todo incluido. Tenemos gran variedad de paisajes. Hay mucha profesionalidad en el receptivo. Es la experiencia de muchos años recibiendo visitantes y atendiendo sus necesidades. Además, la gastronomía es excelente y hay muchas posibilidades para los incentivos, desde carreras de coches en el circuito de Maspalomas, hasta parapente, submarinismo o regatas todo el año… Y todo con una relación calidad-precio excelente, reforzada por nuestro impuesto al consumo —el IGIC— con un tipo general del 7%, muy inferior al IVA.

¿Cómo son los venues de las islas?
Además de las infraestructuras específicas, hay sitios realmente singulares, como plataneras, cafetales, cuevas… Ofrecemos un entorno con UN exotismo que recuerda a América, pero mucho más cerca de la península y de Europa.

 

MAS INFO
www.grancanariacb.com

RECOMENDADOS

SANTA CATALINA, A ROYAL HIDEAWAY HOTEL *****GL
La millonaria remodelación del grupo Barceló ha colocado a la joya de la corona de la hotelería grancanaria en un pedestal aún más alto si cabe. Y ello gracias a nuevos espacios como la impresionante terraza, ocupando toda la azotea en dos ambientes que proyectan una imagen de película sobre la ciudad de Las Palmas. También se han recuperado los patios y el acceso directo al Parque Doramas para integrar el histórico establecimiento en su entorno de forma más armoniosa. El Santa Catalina luce ahora todo su esplendor pasado, pero con elementos contemporáneos, como los murales del artista canario Fernando Álamo. En el capítulo gastronómico, la gran apuesta es el restaurante Poemas by Hermanos Padrón, de inconfundible sabor canario. Para eventos, cuenta con el ecléctico salón Arencibia, el elegante salón Palmeras, la terraza y el patio Los Geranios.
León y Castillo, 227. Las Palmas
Tel. 928 909 596
www.barcelo.com

BULL REINA ISABEL & SPA ****
En el mismo corazón de la playa de Las Canteras, fue de los pioneros del turismo en la capital después del Metropol, que data del s. XIX y que hoy es sede del Ayuntamiento. Construido en 1965 por los primeros ingleses como punto de pernoctación para las escalas de los cruceros, actualmente está gestionado por la cadena grancanaria Bull, que suma 6 establecimientos en la isla. Tras la profunda reforma de 2016, el hotel está como un pincel. Con 225 habitaciones y 5 salones de reuniones, destaca su azotea, con piscina, spa y un restaurante acristalado panelable con reservados. La terraza, con acceso directo a la playa, es muy popular en la ciudad.
Alfredo L Jones, 40. Las Palmas
Tel. 928 26 01 00
www.bullhotels.com

SEASIDE PALM BEACH *****
Con una situación privilegiada, frente a las dunas de Maspalomas y rodeado de un oasis de palmeras, presenta un atrevido diseño que rememora a los años 70, obra del arquitecto parisino Alberto Pinto. El estilo se deja ver también en el encanto retro de las habitaciones. El resort ofrece además piscinas exteriores, spa, fitness, cancha de tenis y tarifas especiales para siete campos de golf cercanos. La oferta para eventos se concreta en dos salas —la más grande para 120 personas—, el restaurante Esencia, la espaciosa terraza y los jardines.
Avda. del Oasis, s/n. Maspalomas
Tel. 928 72 10 32
www.hotel-palm-beach.com/

CASA MONTESDEOCA
Un lugar histórico donde los haya, en el barrio de Vegueta, germen de Las Palmas. La antigua casa de la familia Montesdeoca, que data del s. XV, hoy reconvertida en restaurante, está unida a la primera ermita que se fundó en la ciudad. Con un patio que es todo un remanso de paz y dos salones que invitan a transportarse mentalmente a otras épocas, está centrado en la materia prima de primera que el chef adquiere muy temprano, sobre todo en la cofradía de pescadores. Una buena oportunidad para probar pescados locales más allá del omnipresente cherne, como el pejerrey, la sama, el bocinegro o el medregal. Excelente también su pulpo canario —el auténtico— a la brasa, sin olvidar las carnes, como la de cabra autóctona, y los quesos y vinos elaborados en la isla.
Montesdeoca, 10. Las Palmas
Tel. 928 20 86 43
casamontesdeoca.10@gmail.com

LA MARINERA
Uno de los más populares de Las Palmas, al final de la playa de Las Canteras, muy apropiado para grandes grupos, ya que puede reunir hasta 400 comensales en sus tres salones —todos con vistas al mar y a la bahía— más la terraza. En circunstancias normales ofrece 20.000 servicios al mes. Ahí es nada. Buen pescado fresco de la zona, carnes uruguayas y argentinas, y los platos clásicos canarios acompañados de variado picoteo.
Paseo de Las Canteras – “La Puntilla”. Las Palmas.
Tel. 928 468 802
www.restaurantelamarineralaspalmas.com

EL SENADOR
Todo un clásico desde hace unas cuantas décadas. El típico restaurante de playa, cerca del faro de Maspalomas, que ha crecido hasta convertirse en una opción gastronómica de cierta altura. Está siempre muy animado, y casi a cualquier hora, porque también tiene una parte de chill out para tomarse una copa al atardecer o para acabar la noche. Hace gala de buen pescado, sobre todo el cherne, que tiene fama, y la lubina a la sal, su plato estrella. Y de postre, nada como un buen mousse de gofio.
Paseo del Faro, 38. Maspalomas
Tel. 928 14 04 96
www.restauranteelsenador.com