La vida te da sorpresas / REMEDIOS CERVANTES, CEO de RMedios Marketing

La vida te da sorpresas / REMEDIOS CERVANTES, CEO de RMedios Marketing

Compartir

Apenas unos segundos pueden cambiarte la vida. Pensad en todas las cosas que nos han pasado en el último año y medio… Quién nos iba a decir  que, como una broma macabra, una pandemia viraría el rumbo de nuestro día a día de una manera tan radical. En mi caso ya viví un giro drástico en diciembre de 2011. Tan sólo unos segundos en televisión lo cambiaron todo. Y las consecuencias me llevaron a vivir los comentarios más crueles a los que nunca me había tenido que enfrentar. Pero también de aquello aprendí una gran lección de vida, esa vida que te golpea, sí, pero que también sabe darte una segunda oportunidad.

 

El mundo de las redes sociales y la televisión puede llegar a destruirte. A mí me pasó. Aquello que tantas cosas buenas me había dado, de repente se convirtió en mi peor pesadilla. Y, lo que es peor, casi acaba con mi carrera profesional. Seguro que, trasladado a tu ámbito profesional, ya le has encontrado una similitud en tu vida.

De repente, y tras aquel ‘Atrapa un millón’ en el que le hice ‘perder 5.000 euros a Mario’, para mucha gente dejé de ser actriz, modelo, presentadora, empresaria teatral o productora de televisión. Todo se esfumó como si nunca hubiera existido. Así es como la pandemia ha engullido también lo que éramos. Y especialmente en aquellos sectores que tienen que ver con las reuniones, los encuentros, el networking

No quiero compararme con aquellos que tanto han sufrido porque, para ser sincera, el mundo digital, al que ahora me dedico por entero, se ha potenciado con esta pandemia. Pero sé lo que es que tu vida dé un vuelco y te pille con el pie cambiado. De eso sí sé. En 2011 pasé de ser un personaje público respetado a la ‘torpe nacional’. En 2021, muchos habréis pasado del todo a la nada en tan sólo un abrir y cerrar de ojos. ¿Me equivoco?

Pero, al igual que no todo fue oscuro entonces, tampoco lo es ahora. Como en las mejores películas, siempre hay sorprendentes giros de guión que convierten una tragedia en un aprendizaje, en un camino de superación y también, por qué no, de éxito. Todo depende de nosotros, de nuestra reacción ante las adversidades.

Yo pude haber afrontado aquella crisis desde la beligerancia de denunciar a todo aquel que se puso en mi contra, o ponerme un impermeable, esconderme de la vida y esperar a que pasase la tormenta desde mi agujero. Pero traté de reconducir todo aquello hacia algo positivo. Caerse, levantarse, aprender, aplicar lo aprendido… ¡Todo eso es vivir! Es lo que nos hace personas.

Por fortuna, supe metabolizar todo aquello gracias a mi carácter emprendedor y optimista. Para la crisis actual la receta debería ser la misma, por difícil que parezca a veces. Es así como conseguí salir de aquella espiral en la que me enrosqué. Volví a mi origen y recordé cómo construí mi imagen pública, mi currículum, mi carrera profesional, mi trayectoria como empresaria de teatro. En aquel entonces fueron muchos los que confiaron en mí. ¿Por qué no iban a hacerlo ahora?

Entonces, decidí tomar el timón del barco en lugar de dejarme arrastrar. Volví a la universidad con 47 años. Me costó, pero lo saqué adelante. Un curso, otro y otro. Después, un posgrado y, finalmente, un máster. Quién dijo que no podía superarme a mí misma. Y así es como fundé, junto a mis dos socios, Rmedios Marketing, mi agencia de comunicación y marketing digital.

En mi caso, el monstruo de las redes sociales me quiso devorar, pero conseguí domesticarlo para ponerlo a mi favor. Al final, salí ganando, aunque en el camino pudo pasar cualquier otra cosa. Es cuestión de saber manejarlo. Esta es mi historia, pero podría ser la de cualquiera. Porque la vida te golpea, pero también sabe darte oportunidades. Tan sólo hay que estar dispuesto a aprovecharlas.