LAS CHICAS SON VIAJERAS

LAS CHICAS SON VIAJERAS

ÁLVARO MARTÍN

Compartir
Mujeres Viajeras1

El business travel es uno de los frentes sectoriales en los que se libra la batalla por la igualdad en el mercado laboral. En el caso del travel management se da la paradoja, como en otros sectores, de que la mayoría son mujeres. Por su parte, el viaje de negocios tiene cada vez más en cuenta la idiosincrasia de las viajeras desde un punto de vista profesional. Es el avance, lento pero incansable, hacia un estatus más justo, que ha recuperado su impulso tras el parón pandémico.

 

Las mujeres representan el 60 % de las personas licenciadas en España y el 45 % del mercado laboral, pero al llegar a la alta dirección de las compañías, este porcentaje desciende —más bien se derrumba— en torno al 10 %. Este dato, perteneciente al informe La mujer directiva en España elaborado por PwC, es solo uno de los innumerables estudios que ponen de manifiesto la desigualdad de género existente España en lo que respecta a la sociedad en general y al mercado laboral en particular. ¿Y en el business travel? Solo un dato para fijar posiciones: aproximadamente tres de cada cuatro travel managers son mujeres.

Esta incontestable cifra, aportada por la Asociación Ibérica de Viajes de Negocios (IBTA), pone de manifiesto que este es un sector de mujeres…, pero dirigido por hombres. Por fortuna, esto está cambiado, aunque para muchos de forma demasiado lenta, como ponen de manifiesto todos los nuevos foros y organizaciones que están surgiendo para, precisamente, tratar de revertir esta situación en busca de la ansiada igualdad. No solo es cuestión de justicia. También está en juego la rentabilidad.

INICIATIVAS COLECTIVAS

La importancia del universo femenino crece a todos los niveles, especialmente en el empresarial. Una muestra es ClosinGap, una iniciativa que tiene como misión «impulsar medidas y acciones desde el ámbito privado y público en favor de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, para contribuir a la equidad y al desarrollo económico en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) de Naciones Unidas». Por esta razón, este colectivo impulsa la transformación social desde el ámbito empresarial en materia de economía y mujer y actúa «como clúster de referencia en estrecha colaboración entre los sectores público y privado».

Meliá Hotels International, Grupo Repsol, Merck, BMW Group, PwC, CaixaBank, Mapfre, Vodafone, L’Oreal o Grupo Social ONCE son algunos de sus miembros. Entre sus objetivos están consolidarse «como referencia en la generación de conocimiento sobre el papel de la mujer en la economía y ser foro de debate de primer nivel». Además, «actuar como una fuente de innovación con iniciativas empresariales sobre el impacto económico de las brechas de género», así como «convertirse en un motor de transformación social y económica a través de la colaboración público-privada». Son metas ambiciosas para las que es necesaria la unión mujeres, pero también de hombres comprometidas con la bandera de la igualdad.

2.350 millones de euros anuales. Esta enorme cifra es el impacto económico de la brecha de género en el turismo de negocios en España, estimada por ClosinGap en su informe Coste de oportunidad de la brecha de género en turismo. En esta investigación, presentada justo antes del estallido de la pandemia y liderada por Meliá Hotels International, el cálculo surge de las estimaciones de los 19,7 millones de pernoctaciones adicionales que llevarían a cabo el total de mujeres ocupadas si viajasen lo mismo que los hombres por motivos profesionales.

Esto es así porque, según el estudio, por cada viaje de negocios que realiza una mujer, un hombre lleva a cabo tres. Si el hombre realiza de media 1,2 millones de viajes de negocios al año —cifras prepandemia—, ¿qué pasaría si todas las mujeres empleadas lo hiciesen igual? Pues que se producirían 6 millones de viajes de negocios adicionales, una auténtica agua de mayo para un sector que vive un auténtico drama desde marzo de 2020.

Este dato puede parecer estridente y aislado, pero no. La cifra no es más que uno de los tentáculos de la desigualdad de género del mercado laboral español. Además, la situación se agrava por el archifamoso «techo de cristal», es decir, por la ausencia significativa de mujeres en los puestos directivos, que ven bloqueadas sus carreras al llegar a determinados niveles corporativos. Menos directivas, menos viajes femeninos por cuestiones relacionadas con la dirección de empresas.

«El informe evidencia la existencia de brechas en el turismo resultantes de las desigualdades que persisten en el empleo, el ocio o la conciliación», según Gabriel Escarrer, vicepresidente ejecutivo y consejero delegado de Meliá Hotels International. En la presentación del estudio, el directivo puso sobre la mesa ese coste de oportunidad como una base para concienciar y acelerar la toma de medidas y soluciones.

Mujeres Viajeras_Women Leading Tourism
Evento de Women Leading Tourism en la última edición de Fitur.

WOMEN LEADING TOURISM

Precisamente ese es el objetivo de Women Leading Tourism (WLT). Un grupo de profesionales —mujeres— del sector turístico ha creado esta plataforma abierta también a los hombres para impulsar la participación femenina en la industria y acompañar a las nuevas generaciones de profesionales en turismo. WLT busca «promover políticas inclusivas que aumenten la presencia de mujeres en los consejos de administración y en los órganos de decisión», en palabras de su vicepresidenta, Natalia Ros, socia fundadora de Forum Business Travel y editora de MeetIN.

Pese a unas cifras demoledoras para el colectivo femenino, Ros se muestra optimista y anima a todas las profesionales a «ponerse metas, formarse y seguir adelante», consciente de las dificultades, pero convencida de que la unión hace la fuerza. «Queremos tener más visibilidad, impulsar el liderazgo femenino y que haya el mismo número de mujeres y hombres en los puestos de dirección de las empresas turísticas», afirma por su parte Maribel Rodríguez, presidenta de la asociación.

Eventos, formaciones, alianzas… Todo es poco para lograr el objetivo de este motivado y activo colectivo. Por ejemplo, sus responsables están analizando el sector turístico para detectar las fallas, dónde actuar en pro de la igualdad. Otra interesante iniciativa de este grupo es la creación del sello WLT Friendly, destinado a reconocer a las empresas con mejores prácticas en el ámbito del liderazgo femenino. Son iniciativas de mujeres para mujeres, con el apoyo de los hombres convencidos de la necesidad del cambio. Tanto WLT como ClosinGap no dejan de ser síntomas de un movimiento, el de la reivindicación de la igualdad de género como una de las luchas del feminismo, que ha llegado para quedarse y hacerlo cada vez más activamente.

La brecha de género decrece paulatinamente, pero con altibajos. Women in Business 2021, elaborado por Grant Thornton, asegura que tras dos años de subida —del 27 % al 30 % en 2019 y del 30 % al 34 % en 2020—, el crecimiento de porcentaje de mujeres directivas, en empresas de entre 50 y 500 empleados, se ha estancado en ese 34 %, así que no hay que tirar las campanas al vuelo. Va a ser una guerra larga.

Como curiosidad, el mencionado informe, presentado en el marco del Forbes Summit Women 2021, indica que las comunidades autónomas con mayor porcentaje de directivas son Madrid (39 %), Cataluña (34 %) y Galicia (33 %), y que las áreas en las que más abundan estas son, en este orden, los departamentos de recursos humanos, financiero, operaciones y marketing. En el apartado positivo, esta consultora asegura que España se mantiene entre los diez mejores países en cuanto a desarrollo de políticas de diversidad e igualdad, teniendo en cuenta el periodo excepcional que se vive desde marzo de 2020 por culpa del coronavirus.

En el apartado de deberes, el mencionado informe Women in Business 2021 analiza también qué se está haciendo para acabar con la desigualdad, qué medidas están incorporando las empresas. Según esta investigación, las principales se han centrado en garantizar un acceso equitativo a las acciones de desarrollo laboral que se originen, así como aplicar medidas de flexibilidad y que favorezcan la conciliación (35 % de las empresas consultadas).

Otras que se han aplicado son la creación de una cultura inclusiva (32 %), la revisión de procedimientos de contratación (26 %) e la implantación de programas de mentoring y coaching (23 %). Y ahora la de arena: el porcentaje de empresas que el pasado año no han aplicado ninguna medida en este sentido ha pasado del 11 % al 26 %, algo incomprensible teniendo en cuenta reivindicación social. No todo son pasos hacia delante, ni mucho menos.

INTERESES DISTINTOS

¿Una viajera corporate tiene distintas necesidades o preferencias que uno del género masculino? Hasta hace unos años se hacía tabula rasa a la hora de analizar al business traveller, pero eso se ha quedado en un análisis demasiado simplista. Claro que hay diferencias, al menos eso es lo que afirman los proveedores especializados, como WOM, Tacones Viajeros, Mujer y Viajera y muchos otros que surgen al calor de las nuevas tendencias socioeconómicas. Entre ellos está también Focus On Women (FOW), una agencia de viajes internacional con delegación en España.

Y es que las viajeras de negocios tienen unos intereses muy concretos cuando salen fuera. En primer lugar, le preocupa la seguridad, tanto en la reserva y gestión del viaje como en la experiencia del trayecto propiamente dicha. Se informa, compara y, en términos generales, no deja nada al azar. En segundo, se trata de huéspedes exigentes; pasa más tiempo en la habitación, por lo que la comodidad del alojamiento es fundamental. En tercer lugar, prioriza la movilidad práctica, con alquiler de vehículos manejables o taxi al llegar al destino. En cuarto, muchas son asiduas a las redes sociales y suelen compartir contenidos y valoraciones.  Finalmente, están muy interesadas en el bleisure, en prolongar su estancia para, una vez terminado el trabajo, disfrutar del destino durante el fin de semana con familiares o amigos. Y sobre todos estos intereses, uno fundamental: la tecnología y la conectividad.

VIAJAR SIN DISTRACCIONES

La seguridad en el viaje es fundamental en todos los ámbitos, como bien saben las TMC y los travel managers. Si este pilar falla, todo el proyecto se desmorona. Este aspecto tan vital cobra más importancia si cabe en el caso femenino. El 83 % de las viajeras de negocios se ha sentido inseguras en sus viajes alguna vez y el 71 % cree que por el hecho de ser mujer corren más riesgos que sus compañeros hombres. Sus principales preocupaciones son la seguridad general (78 %), el acoso y la agresión sexual (72 %), viajar a ciertos países y ciudades (68 %) y el riesgo de asalto o secuestro (65 %). Esta preocupante realidad, puesta de manifiesto en el estudio Percepciones de seguridad para viajeras de negocio, elaborado por la Global Business Travel Association (GBTA) y AIG Travel con datos de 2019, tiene sus consecuencias.

En primer lugar, nueve de cada diez viajeras indica que la seguridad afecta a las actividades que hacen en sus viajes. También esta marca la preparación, pues el 86 % indica que efectúan acciones como reservar solo vuelos diurnos o buscan ubicación del alojamiento en el centro de las ciudades. Por supuesto, también influye en sus reticencias. Y un importante dato: ocho de cada diez participantes en el estudio aseguran que las preocupaciones de seguridad han impactado directamente en su productividad en los viajes de negocio.

Datos llamativos que «demuestran el inmenso impacto que puede tener la experiencia de viaje en la productividad y los resultados de negocios mientras las pasajeras femeninas viajan. En última instancia, todos los viajeros desean ser productivos y hacer negocios, por lo que es necesario comprender los riesgos específicos a los que se enfrenta este colectivo en particular», según Amanda Cecil, Senior Vicepresident de Desarrollo Profesional e Investigación de GBTA.

En consecuencia, surge la necesidad de establecer procedimientos y políticas seguras y, por otro lado, de que los proveedores de transporte, alojamiento y demás servicios al viajero garanticen dicha seguridad. Si se quiere mantener la productividad y rentabilidad del viaje, no se trata de que viajen más los hombres, sino que las mujeres lo hagan en un entorno seguro que no afecte a su rendimiento.

Mujeres Viajeras_Spa en avión_EmiratesSOLO MUJERES

Sí, era cuestión de tiempo que surgieran servicios women only. Algunas cadenas hoteleras empezaron a ofrecer plantas solo para viajeras, que además de la seguridad y confortabilidad inherentes a cualquier establecimiento que se precie, incorporaban elementos específicos para ellas, como mejores amenities, pijama, cosmética, etc. No obstante, estas iniciativas no han cuajado; a estas se oponen consideraciones de posible discriminación o simplemente una falta de demanda por parte del público objetivo.

En el caso de las compañías aéreas, ha habido intentos de crear salas vip en algunos aeropuertos especialmente para ellas. Incluso Air India destina filas solo para mujeres en algunos de sus vuelos para garantizar su tranquilidad, dado el grave problema de machismo y violencia contra las mujeres existente en esa sociedad.

Por otra parte, algunas empresas de transporte compartido como BlaBlaCar o Carpooling tienen servicios específicos para mujeres, ya que es cierto que a muchas viajeras no les atrae compartir vehículo con desconocidos. Lo que no es admisible —incluso resulta gracioso por patético— es el caso del aeropuerto de Moscú, que creó plazas de aparcamiento para mujeres en color rosa (el símbolo es un gran zapato de tacón) y con un tamaño más grande, ya que las autoridades rusas presuponen la falta de pericia para aparcar de sus ciudadanas. Ver para creer.

Por desgracia, pese a los tímidos avances en los proveedores, al final hay que buscarse la vida. Según Merche Blanco, Senior Global Travel Professional de GBTA, las mujeres están acostumbradas a tomar precauciones en todas las facetas de la vida y, por tanto, también en el segmento corporate. Mientras viajan por negocios, más de la mitad de las mujeres se comunican regularmente con la oficina, la familia o las amistades; solo se hospedan en hoteles de confianza o que hayan sido ya recomendados por viajeras; o comparten su itinerario con familiares y amigos, entre otras medidas de seguridad.

El mencionado estudio Percepciones de seguridad para viajeras de negocio indica que, en el caso del alojamiento, las mujeres buscan a menudo cadenas hoteleras de confianza (74 %), tienen en cuenta la seguridad del vecindario (67 %) y prefieren alojarse cerca del lugar de trabajo (64 %). Si optan por viviendas compartidas, más de la mitad apuestan por aquellas con altas valoraciones y que son gestionadas por mujeres. En el caso de la movilidad urbana o interurbana prefieren el alquiler de vehículos, el taxi o el VTC, en lugar de transportes compartidos.

Closing Gap.

EL PAPEL DE LAS EMPRESAS

Obviamente, las empresas que hacen viajar a sus trabajadores —hombres y mujeres— tienen su responsabilidad. Según el citado estudio de GBTA y AIG Travel, la mitad de las encuestadas afirman que su empresa aporta consejos de seguridad en sus viajes. Mientras, el 61 % asegura disponer de una línea de asistencia directa proporcionada por su compañía. En cuanto a la percepción, el 83% afirma que sus empresas se preocupan por su seguridad en los viajes, pero el 63 % explica que cree que podrían mejorar al respecto. Finalmente, el 68 % de las encuestadas piensa que sus empresas «deberían tener políticas especiales para atender temas de riesgo».

A la hora de hablar de seguridad, las empresas han de incidir en la preparación previa, por ejemplo, con la elaboración de informes sobre el destino, que incluyan protocolos, códigos de vestimenta, legislación, etc. Estos pueden incluir datos sobre posibles restricciones a las mujeres por motivos religiosos, culturales, etc., para evitar problemas de orden público. Además, resultan interesantes los protocolos de aprobación previa de los viajes, en los que contar con información del destino en todo lo que se refiere a la seguridad. Así, el travel manager o la agencia puede asesorar sobre todo lo que rodeará al proyecto de viaje e informar al resto de la empresa y al viajero. Obviamente, esto pasa por examinar de forma permanente y exhaustiva a los proveedores en materia de seguridad.

Una vez en marcha, la viajera ha de disponer, como se comentaba en la encuesta, de una línea de asistencia 24 horas, bien por vía convencional o por aplicaciones específicas como las que aportan las agencias especializadas. Estas incluyen información completa del destino, contactos de seguridad y emergencia, geolocalización, etc. Además, es importante que la empleada cuente con conocimientos de seguridad y que previamente le proporcione la empresa o el proveedor de seguridad de esta. Precauciones de sentido común como tener el móvil cargado permanentemente, transitar solo por calles principales o no ser ostentoso con el efectivo, los dispositivos electrónicos o las joyas a veces se olvida.

Utilizando un símil bélico, la lucha de la mujer por eliminar la desigualdad laboral en este sector ha dado un vuelco al curso de la guerra. Tras siglos de derrotas, ahora mismo tiene el viento de cola, está ganando, pero avanza muy lentamente y a costa de muchas bajas —mucho esfuerzo—. Las victorias son pequeñas pero continuas —cambios en la legislación, disminución paulatina de la brecha, etc.—. Lo fundamental, lo que hace inevitable la victoria final, es que por fin se trata de un ejército unido —WTL o ClosinGap son dos claros ejemplos, hay muchos más—, que además cuenta con importantes aliados —cada vez más hombres son feministas; no son «desertores», creen en la igualdad de género—. La guerra será larga, así que no queda otra que seguir luchando —conquistando espacios suyos de pleno derecho— hasta el objetivo de construir un sector del business travel sin desigualdad de género.

 

 

LAS EXPLORADORAS COMO GUÍAS

Mujeres Viajeras_Amelia Earhart
Amelia Earhart.

María Martínez-Iglesias, directora Académica de Ostelea Tourism Management School, firmó el pasado año el estudio Turismo de género: exploradoras, viajeras y trabajadoras, en el que analiza el papel de determinadas mujeres viajeras a lo largo del tiempo. Grace Marguerite, Amelia Earhart, Margaret Fountain… La radiografía de estas mujeres transgresoras sirve para enlazar con la situación actual de las mujeres que viajan solas y de su lucha por romper los estereotipos. Pese a centrarse mucho en el campo de la hostelería —en un proceso de feminización imparable desde 2016, indica—, ofrece unas concusiones muy interesantes aplicables a los viajes. Entre ellas, además, de la comentada feminización de la hostelería, destacan otras como que los motivos de que las mujeres viajen solas suelen estar relacionados con el trabajo, la realización personal, el empoderamiento y la autonomía; que estas, al viajar sin compañía, se enfrentan a retos adicionales vinculados a su seguridad; o que todavía hoy hay que pelear contra la brecha salarial, la precariedad y la desigualdad de género en el mercado laboral.

 

EFECTOS DE BUSINESS TRAVEL EN LA VIDA PERSONAL

El II Informe de Afectación Personal del Business Travel de Captio muestra cómo los desplazamientos afectan a hombres y mujeres de manera similar, pero no idéntica. Para ello, se consultó a más de 250 viajeros y viajeras de negocios. Los resultados arrojaban que «el 90 % de los hombres afirman que los desplazamientos por trabajo sí afectan a su vida personal, y el 89,3 % de las mujeres opinan lo mismo», resultados muy parecidos. Sin embargo, en el primer informe, elaborado en 2015, respondían esto el 51 % de los hombres y el 60 % de las mujeres. También son similares los motivos de que el viaje les afecte por igual, y entre ellos destaca que les resulta «más complicado llevar una vida sana». En lo que respecta a las razones secundarias de esta afectación a la vida privada, en el caso de las mujeres están la incidencia en su salud (32,3 %), la falta de tiempo de ocio (28,1 %), el cansancio (26,3 %) y las dificultades para conciliar la vida familiar (16,3 %). Como curiosidad, sin distinción de género, una de las consecuencias que se asocian con los viajes de negocios es el estrés. Pero según la encuesta, solamente el 5,2 % de los trabajadores reconocen sentirse muy estresados. Un 18,8 % reconocen sufrirlo bastante, mientras que al 60,6 % viajar les estresa poco. El 15,4 % no se agobian nada cuando les toca salir fuera.

 

Mujeres ViajerasMEJOR SOLA…

La progresiva incorporación de la mujer al mercado laboral y su emancipación familiar y personal han provocado que en las últimas décadas observar a una mujer que viaja sola sea absolutamente normal, en contraste con buena parte del siglo pasado. Los tiempos cambian y agencias como Focus on Women se centran exclusivamente en viajes para mujeres, con propuestas adaptadas. Incluso, diversos estudios ponen de manifiesto la tendencia y la predilección de la mujer por efectuar su trayecto sola. En el caso del viaje de negocios se entiende, pero es que también sucede en el del ocio. Un informe de Solitair Holidays afirmaba que el porcentaje de mujeres que prefería esta opción solitaria superaba el 70 %, mientras que en el caso de los hombres solo disfrutaban de la soledad en sus desplazamientos en el 27 % de los casos. Una cifra similar ofrecía hace solo un par de años la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV): el 65 % de los viajes efectuados en soledad eran realizados por mujeres. En lo que respecta al segmento corporate, otra investigación de Booking.com Business indicaba que tres de cada cuatro féminas aprovechan la oportunidad de disfrutar de su tiempo libre durante los viajes de negocios. Los proveedores de viajes se han dado cuenta y cada vez más orientan su oferta hacia este segmento en franco crecimiento, también con otros propósitos, como el crecimiento personal, la búsqueda de una misma, etc. No todo son reuniones o playa.

 

Mujeres ViajerasCOSTA RICA, WOOMEN FRIENDLY

Los destinos turísticos tienen también una gran responsabilidad a la hora de garantizar una óptima experiencia de las viajeras. Por ejemplo, el Instituto Costarricense de Turismo ha presentado el programa Red SOFIA, destinado a sensibilizar a todas las personas que trabajan en la industria turística del país para garantizar la igualdad en el sector, erradicar la violencia contra las mujeres del país y visitantes, así como propiciar ambientes seguros para las turistas. Y todo basado en un turismo responsable, sostenible e inclusivo. «Este programa contribuye a impulsar la grata permanencia de las turistas mediante el fortalecimiento de las competencias profesionales de la industria; asimismo, está vinculado con el ODS 5, el cual busca la igualdad entre los géneros para construir un mundo pacífico, próspero y sostenible donde las mujeres son más independientes y gustan de viajar solas», afirma Gustavo J. Segura, ministro de Turismo de Costa Rica. Igualdad también en la industria turística, para trabajadoras y usuarias al mismo nivel.