RUAN. La luz de los impresionistas

RUAN. La luz de los impresionistas

JAVIER CARRIÓN

Compartir
Plaza de Mercado Viejo_Ruan

Ubicada en el punto más bajo del curso del río Sena, Ruan es una ciudad moderna que destaca en el campo de las nuevas tecnologías y en el turismo de reuniones y eventos. A pesar de los daños que provocaron las bombas caídas durante la II Guerra Mundial, la capital de Normandía conserva un patrimonio histórico abundante, empezando por su catedral, el templo que pintó Monet reiteradamente, sin olvidar los monumentos que recuerdan a Juana de Arco, la heroína francesa que fue ejecutada en su casco viejo.

 

A una hora y cuarenta y cinco minutos de los tres aeropuertos de París se encuentra Ruan, siguiendo el curso del río Sena, en el corazón de Normandía, una ciudad que presume de un patrimonio excepcional de monumentos y paisajes con una historia que pesa en sus espaldas por las dos invasiones que sufrió desde Gran Bretaña en 900 años. Normandía fue también hogar de los pintores impresionistas, así como escritores y pensadores insignes en una tierra fértil donde sus habitantes conocen el arte del buen vivir y están bien conectados con la modernidad.

A pesar de los avatares de su historia, Ruan es hoy una metrópolis puntera donde se han asentado empresas innovadoras como La Technopole du Madrillet, a la cabeza en la nanotecnoogía; Rouen Innovation Santé, especializada en la robótica aplicada a la medicina y la cirugía; o Senna Innopolis, pionera en la oferta digital francesa. De ahí que su convention bureau sea un habitual dinamizador de encuentros para patrocinadores de proyectos, proveedores y todo tipo de conferencias, exposiciones, seminarios y talleres.

A la cabeza de las sedes MICE de la capital normanda figura Le Kindarena, a dos kilómetros del centro de la ciudad, que ha alcanzado fama por sus instalaciones deportivas y su oferta de 1.000 y 6.000 plazas dispuestas para las empresas que desean organizar su evento. El espacio más importante es el salón Jacques Anquetil, de 890 m2, seguido de cinco salas modulares y un amplio hall de 900 m2. Su arquitectura moderna y original transmite una imagen dinámica para cualquier evento.

A continuación le sigue INSA Rouen Normandie, el Instituto Nacional de Ciencias Aplicadas, emplazado a siete kilómetros del corazón de la capital, un prestigioso destino de conferencias en un área de 40.000 m2 que engloba un parque de la ciencia y la tecnología. Se accede a él a través de la autopista A-13 y propone un auditorio en el que destacan la luz natural y sus vistas hacia los jardines. El anfiteatro Germaine Tillion, de 640 m2, puede acoger hasta 540 personas, y el M. Curie et S. Germaine, 132 invitados.

También fuera de la ciudad, a ocho kilómetros del casco viejo, Rouen Expo Evénements, conocido como el Parc Expo Rouen, ofrece sus servicios para eventos corporativos en un centro de exposiciones que destaca por sus 22.000 m2, distribuidos a través de siete pasillos con áreas interconectadas e independientes. Su auditorio cuenta entre 350 y 500 asientos y ofrece seis salas más para eventos, un comedor directamente conectado a una oficina de catering y un parking de 4.200 plazas.

Muy cerca del parque, el Zénith de la Métropole completa la oferta MICE de la capital normanda con un auditorio modular con capacidad hasta 5.200 personas para toda clase de eventos.

Ya en el centro de Rouen, otras sedes menores se ofrecen para eventos profesionales más pequeños. Es el caso del auditorio del Museo de Bellas Artes, a 5 minutos de la estación de ferrocarril, con capacidad para 110 personas; Le Balcon L’Odas, ubicado en un lujoso edificio con magníficas vistas de los tejados de Ruan y de su catedral, ideal para pequeños eventos y conferencias; el CCI Rouen Métropole, en la margen derecha del Sena, a escasos metros del puente Flaubert, que ofrece unos 1.000 m2 de modernas y bien equipadas salas; el Panorama XXL, un centro cultural único en Francia, situado también a orillas del Sena, con tres espacios para la celebración de conferencias y cócteles de hasta 300 invitados; y la Ópera de Rouen, privatizable para eventos de 1.300 personas.

UN PASEO POR LA CIUDAD

Ruan es toda una ciudad museo. Para empezar, nada como pasear por las calles adoquinadas del casco histórico, entre casas de fachadas de entramado, hasta llegar a la catedral, cuya fachada oeste pintó Monet en 28 lienzos diferentes. Para realizar estas obras, el maestro alquiló una habitación en un hotel que se situaba en la plaza, delante del templo cristiano, de forma que tenía un lugar tranquilo donde desarrollar toda su actividad y que hoy es sede de la oficina de turismo.

Esa fachada, en la que se proyecta un espectáculo de luces y sonido todas las noches en verano, está enmarcada por dos torres desiguales. La Tour Saint Romain, del lado norte, y la Tour du Beurre, conocida como la de la Mantequilla, pues fue pagada  con un impuesto sobre el consumo de este producto y a condición de poder degustarlo durante la Cuaresma. En el exterior también llama la atención la aguja de hierro fundido, la más alta en suelo francés, a 151 metros, inaugurada en el siglo XIX. Dentro del templo se sitúan las grandes figuras que adornan la fachada, sorprendentes por su longitud, así como la tumba donde se enterró el corazón de Ricardo Corazón de León y la cripta del siglo XI descubierta en 1934.

Alrededor de la catedral se extiende el barrio medieval, muy bien restaurado tras los bombardeos de la II Guerra Mundial, con callejuelas tan peculiares como la rue des Chanoines, la más estrecha de la capital, con 90 centímetros de anchura. Aquí se ubica el Historial Jeanne d’Arc, el lugar donde se celebró su juicio sumarísimo, y la iglesia de Saint-Maclou, de estilo gótico flamígero, que esconde en un patio interior de la parte trasera un extraño cementerio medieval en el que se enterraba a las víctimas de la peste negra de 1348. Los entramados de madera fueron esculpidos y ornamentados con figuras de esqueletos. Único en su género, el osario se restauró durante el verano de 2020, añadiendo una galería de arte y un restaurante que exhibe un gato momificado al lado de su puerta principal.

Desde la catedral, la rue du Gros  Horloge discurre hacia el Gran Reloj de la Ciudad, de una sola manecilla a cada lado, que se ha convertido en el pasaje favorito de locales y visitantes. Dentro del edificio colindante se puede subir por una escalera de caracol hasta un campanario que regala una hermosa vista de la calle y de la chocolatería Auzou, famosa por las lágrimas de Juana de Arco que se venden en su interior.

Siguiendo esta vía se llega a la Place du Vieux Marché y su gran cruz, que recuerda el lugar donde la heroína fue ejecutada con solo 19 años. En 1979 se alzó en este punto una iglesia dedicada a la santa, cubierta aparentemente con escamas, aunque otros piensan que se trata de su casco, de las llamas de la leña del martirio o simplemente de un barco vikingo. Louis Gerald Arretche, creador del templo y del nuevo mercado de la plaza, nunca quiso desvelar ese misterio, pero sí se atrevió a reutilizar parte de las vidrieras renacentistas originales de la iglesia gótica de San Vicente que habían sido retiradas antes de los bombardeos y de la destrucción del edificio en 1944. Ahora asombra admirarlas en el interior de este templo moderno.

La visita a Ruan propone otros lugares interesantes, como el Museo de Bellas Artes, con obras maestras de Caravaggio, Velázquez, Pisarro, Renoir o Monet; el Palacio de Justicia, edificio gótico del siglo XVII que no se puede visitar; el Ayuntamiento, en la plaza del General de Gaulle; el Museo Flaubert, que conmemora el bicentenario del nacimiento del autor de Madame Bovary hasta junio de 2022 o el puerto de mar sobre el río Sena. Desde 1989 la ciudad organiza cada cinco años una de las mayores concentraciones de veleros del mundo, la Armada de Ruan, que también concentra barcos militares y submarinos. La próxima se celebrará en 2023.

MÁS INFO
es.rouentourisme.com

RECOMENDADOS

TOUR DE JUANA DE ARCO

Itinerario a pie para recorrer los lugares que marcaron la vida de Juana de  Arco en Ruan, la ciudad donde fue acusada de herejía y hechicería, y donde finalmente fue condenada a morir quemada en la hoguera. La Torre Juana de Arco, que formaba parte del castillo, fue el lugar donde estuvo encerrada durante su proceso y cuyo interior se puede visitar. La Archidiócesis ha sido transformada en el Historial Jeanne d’Arc y desde 2015 es el mayor espacio dedicado a su memoria. Tiene más de 1.000 m2 en los que se narra la historia de la santa con la ayuda de las tecnologías más modernas. El tour también pasa por la plaza del Mercado Viejo, el punto donde fue ejecutada. Una cruz y una iglesia moderna levantada en 1979 recuerdan esos hechos históricos.

JARDINES DE GIVERNY

Para los apasionados del impresionismo. En 1883, Claude Monet alquiló en la localidad de Giverny, a 70 kilómetros de Ruan, una casa donde trabajó hasta su muerte en 1926. Esta residencia utilizada por ‘el pintor de la luz’ se puede visitar, aunque la principal atracción son sus floridos jardines y estanques, hermosos durante todas las estaciones del año. Destaca sobre todo sus Jardins d’Eau, adquiridos en 1895, que fueron transformados en el famoso estanque de nenúfares, inmortalizado tantas veces desde el puente japonés.

ÉTRETAT Y LA COSTA DE ALABASTRO

Excursión a la antigua villa marinera de Étretat con sus acantilados gemelos, un destino que descubrieron muchos pintores en el siglo XIX, como Eugène Boudin, Gustave Courbet o Claude Monet. La Costa de Alabastro se extiende por 145 kilómetros de litoral, con sus acantilados calizos que desafían al Canal de La Mancha como si fuera una hermosa barrera natural infranqueable. Esa postal es la que se puede admirar entre los estuarios del Sena y del Somme, un conjunto impresionante de pareces verticales que en ocasiones alcanzan los 100 metros de altura, recortados por pequeños valles que dan acceso al mar.

L’HÔTEL DE BOURGTHEROULDE *****

Esta auténtica joya del Renacimiento es hoy un hotel histórico y moderno a cinco minutos del famoso Reloj de Ruan y del Palacio de Justicia. Su oferta se centra en 78 habitaciones, un spa de 700 m2 con piscina, hamman, sauna y sala de fitness. Además cuenta con 8 salas de conferencias con capacidad para 250 personas. Su restaurante, La Brasserie des 2 Rois, ofrece una variada selección de productos frescos y de temporada.
15, place de la Pucelle
Tel. +33 2 3514 5060
www.hotelsparouen.com

MERCURE ROUEN CENTRE CATHÉDRALE ****
Ubicado en el casco viejo de Ruan, en una tranquila zona peatonal a los pies de la catedral y junto a enclaves turísticos como el Historial Jeanne d’Arc, el Museo de Bellas Artes y Panorama XXL, muy cerca también de la estación de tren. Cuenta con gimnasio, bar, espacio kitchen y aparcamiento privado.
7, rue Croix de Fer
Tel. +33 2 3552 6952
mercurerouencentrecathedrale.com

BEST WESTERN PLUS GUSTAVE FLAUBERT ****

Hotel literario que rinde homenaje al ilustre escritor en la ciudad donde nació y pasó la mayor parte de su vida. Se encuentra a solo unos metros de la plaza del Mercado Viejo. En el comedor hay una escultura llamativa de Flaubert y sus notas literarias aparecen en un gran número de lugares de un establecimiento que se caracteriza por su confort y su modernidad. Sus 51 habitaciones tienen desde 17 a 32 metros cuadrados.
33, rue du Vieux Palais
Tel. +33 2 3571 0088
www.hotelgustaveflaubert.com

LE CLOS DE LA VAUPALIÈRE

Un lugar único y de fácil acceso ubicado a las puertas de Ruan. El complejo dispone de un hotel de 3 estrellas muy confortable, un restaurante abierto para almuerzos y cenas de lunes a viernes, con veladas especiales o temáticas y un total de 11 salas de reuniones atendidas por el catering de Maison Lecointe con capacidad para 500 personas.
Rue Louis-Joseph Gay-Lussac
Tel. +33 2 3533 0330
www.closvaupaliere.fr

ATELIER DE MONET

En esta mansión renacentista Claude Monet se instaló a mediados de 1892 y durante 1893 para pintar todos los lienzos de la catedral de Ruan. El estudio está equipado con wifi, proyector y pantalla para eventos de conferencias, almuerzos, cenas y cócteles. La capacidad de esta sala de 140 m2 oscila entre 100 y 200 invitados. Para cenas, el número máximo de personas sentadas es 90.
25, Place de la Cathédrale
Tel. +33 2 3208 3247

CANCAN

Una propuesta original en la plaza del Mercado Viejo. No se trata ni de un bar de vinos ni de un bistró ni de un restaurante al uso, sino de un lugar vital y de reuniones para deleitarse con una cocina fina y gourmet de casi 60 platos diferentes, acompañada de una magnífica carta de vinos. Con una terraza encantadora.
43, place du Vieux Marché
Tel. +33 235155434
cancan-rouen.com