MICE EN CRUCEROS. Un mar de posibilidades

MICE EN CRUCEROS. Un mar de posibilidades

Á. GUARDIA

Compartir

Los grandes cruceros han vuelto. Desde hace semanas, los puertos más importantes comienzan a recibir cientos, mileses de cruceristas, ávidos de disfrutar del mar y de los puertos de escala. Y con ellos vuelven las opciones de realización de actividades MICE a bordo, unas propuestas originales que se benefician de la comodidad de un espacio cerrado, un equipamiento a la última y unas posibilidades tan variadas como los de tierra adentro.

 

Desde el pasado 7 de junio los cruceros turísticos internacionales han vuelto a atracar en los puertos españoles, tras levantar las autoridades la prohibición que pesaba sobre estas actividades desde que se iniciase la pandemia. Solo quince meses separan la situación actual de aquellas inquietantes imágenes de barcos en cuarentena o buscando un puerto donde poder desembarcar al pasaje. Al fin es hora de mirar al futuro.

Con el amarre de estos grandes colosos en ciudades como Barcelona, Valencia, Alicante, Málaga, Vigo, Palma o Santa Cruz de Tenerife se recupera poco a poco la normalidad y, sobre todo, el pulso económico de un sector que vive una tormenta perfecta.

Según la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA), en 2019 los cruceros internacionales aportaron cerca de 2.800 millones al PIB español y generaron cerca de 50.000 empleos. Eso sin contar que el atraque de uno de estos barcos supone para el puerto y la ciudad en cuestión una riada turística que nutre la oferta turística de restauración, servicios, recuerdos, etc.

En lo que respecta al MICE, vuelve así una oferta diferenciada, de calidad y, sobre todo, muy original. Reuniones, viajes de incentivo, presentaciones de producto… Cualquier cosa es posible en estas auténticas ciudades flotantes, con equipamientos adaptados a todo tipo de reuniones y en los que sorprende su capacidad de organización y sus propuestas para sorprender a delegados y participantes.

«Cuando en el año 1990, el barco Nordic Empress sorprendió al ser el primer barco en disponer de una sala de reuniones, nadie podía imaginar el importante crecimiento de los viajes corporativos en los cruceros; actualmente es la gran apuesta de muchas navieras para afrontar un futuro competitivo con más de cien barcos encargados hasta 2030», afirman desde Cruise Sales Consulting, compañía especializa en ofrecer propuestas MICE en barcos de crucero y veleros, tanto en viajes compartidos como en chárteres.

Actualmente, la mayor parte de los buques está adaptado para todo tipo de eventos: desde el clásico viaje de incentivo hasta conferencias de ventas, reuniones, convenciones, acciones de marketing, lanzamientos de producto y programas de educación. «Las ventajas para el organizador son múltiples: simplicidad en el proceso de reserva, un entorno seguro y controlado, variedad de espacios incluidos, y todo esto gestionado y coordinado por un mismo interlocutor», añade.

Eventos y reuniones

Muchos cruceros disponen de salas y auditorios que no tienen nada que envidiar a las de los hoteles y centros de congresos de tierra adentro. Los barcos de Costa Cruceros y MSC Cruceros, sin ir más lejos, cuentan con auditorios de gran capacidad para celebrar todo tipo de  espectáculos, presentaciones, entregas de premios, congresos o convenciones empresariales.

Desde antes del parón pandémico, los cruceros ya se habían erigido como una propuesta factible y muy competitiva en el mundo de los eventos y de los incentivos en general, para ser tenidos en cuenta por travel managers, events managers y TMC, siempre en busca de opciones originales.

Entre las principales razones que hacen esta propuesta atractiva está, en primer lugar, la posibilidad de combinar trabajo y ocio en un mismo espacio, lo que permite eliminar el gasto de dinero y tiempo en desplazamientos.

Los barcos ya ofrecen un completo equipamiento: business center, conectividad, servicios auxiliares, restauración, actividades y opciones culturales…. Por otra parte, un crucero es perfecto para la organización de actividades de team building, ya que el equipo colabora y reside en un espacio concentrado, lo que contribuye a reforzar los vínculos, y abre la posibilidad de compartir además otros momentos, como comidas o excursiones.

Conscientes de la importancia de este segmento, las navieras disponen de divisiones especializadas en MICE para dar el mejor servicio. Además, al tratarse muchos de ellos de una propuesta «todo incluido», facilitan la cuantificación del gasto para el organizador, que tiene un precio más o menos cerrado antes de iniciar la actividad en función de los participantes.

Finalmente, una de las tendencias actuales es la personalización. Las compañías, ya se trate de un buque compartido o de un chárter, ofrecen cada vez mejores y más sorprendentes opciones de adaptar los espacios para presentaciones, premios, congresos o convenciones.

También en torno a la restauración, con restaurantes especializados por el grupo contratante, menús diarios a bordo y platos con logotipos de empresa, cócteles privados, fiestas en discotecas, etc. Y, cómo no, con las actividades, excursiones y propuestas de team building a medida. Todo o casi todo se puede personalizar, desde las cuberterías, hasta los uniformes, incluso el velamen en el caso de veleros.

Anuncios esperados

Ha llegado el esperado momento. Las principales líneas que operan en España, como MSC, Costa Cruceros o Norwegian Cruise Line, entre otras, anunciaron ya en el mes de mayo la progresiva vuelta a la actividad. En el caso de MSC, reinició sus operaciones el pasado 26 de junio con la escala del MSC Grandiosa en el puerto de Barcelona, que permitió ya el embarque de pasajeros. A partir del 30 de julio le llegará el turno a Valencia, en un circuito que también incluye diversas ciudades italianas.

Por supuesto, todas estas operaciones mantienen un estricto protocolo sanitario, como no podía ser de otra manera, incluidos los test a los los pasajeros antes de embarcar y durante el crucero, así como a la tripulación un mínimo de tres veces antes iniciar el viaje y a bordo cada semana.

Los viajeros solo pueden bajar a tierra en excursiones programadas que garanticen la burbuja social y se ha creado un plan de contingencia en caso de diagnósticos positivos para no sobrecargar las infraestructuras sanitarias locales. Cada buque cuenta con ventilación con sistema HVAC, espacio de aislamiento a bordo y rastreo de contactos estrechos mediante pulseras. El uso de mascarillas es obligatorio en zonas públicas y se facilita el distanciamiento social al haber reducido los pasajeros en cada trayecto.

Otra de los grandes operadores, Costa Cruceros, ya está también en el agua. El Costa Smeralda, buque insignia de esta compañía, partió el pasado 1 de mayo del puerto italiano de Savona para realizar un crucero de una semana por las costas de ese país. Esa fue la apertura oficial de la temporada 2021 de esta emblemática marca. La bandera del buque ondeó en el puerto de Barcelona el pasado 5 de julio, un atraque que supuso su vuelta a España. Durante esta temporada también operarán en nuestro el Costa Toscana, el Costa Diadema, el Costa Fascinosa y el Costa Luminosa.

En lo que respecta a la seguridad, los procedimientos se han mejorado mediante la adopción del Protocolo de Seguridad de Costa, desarrollado por la compañía junto con expertos científicos y autoridades italianas, que contiene medidas operativas relacionadas con todos los aspectos de la experiencia del crucero, tanto a bordo como en tierra.

Las medidas incluyen una reducción del número de huéspedes; antes del embarque y después de la mitad del crucero, así como para la tripulación antes del embarque y regularmente durante su estancia a bordo; controles de temperatura cada vez que los cruceristas desembarcan y vuelven a subir y cada vez que entran en los restaurantes; visitas a destinos solo con excursiones protegidas; distanciamiento social; servicios sanitarios y médicos mejorados; y uso de mascarillas cuando sea necesario.

El pasado mes de junio, Norwegian Cruise Line reiniciaba su actividad después de un casi un año de dique seco, como el resto de competidoras. Y lo hacía con itinerarios por el Caribe y el norte de Europa. La vuelta a puertos españoles, en concreto al de Barcelona, y a otros emblemáticos como el de Roma se ha programado para el próximo 5 de septiembre.

La compañía ha aprovechado el tiempo de forzada inactividad y presenta el primero de los buques de nueva clase Prima Class, el Norwegian Prima, que destaca por contar con alojamientos más amplios y mayor espacio de cubierta al aire libre, así como propuestas como el Indulge Food Hall, un auténtico mercado gastronómico.

Por su parte, Royal Caribbean International ha anunciado el inicio de sus operaciones en Estados Unidos, especialmente con circuitos por el Caribe, desde principios de julio, mientras que Carnival Cruise Line ha fijado la vuelta a surcar los mares en el 1 de agosto, también tomando como base el mismo país. Las estridentes sirenas volverán a sonar en los puertos españoles, una auténtica metáfora de la vuelta a la normalidad de unos gigantes del mar… y del MICE.

 

EXCLUSIVO O COMPARTIDO

La compañía Cruise Sales Consulting está especializada en la realización de actividades MICE a bordo de cruceros marítimos o fluviales. Según esta consultora, nada más exclusivo y excepcional que alquilar el barco completo, una opción cada vez más demandada. Esto permite una personalización y una adaptación máximas, para que la propuesta sea única e inimitable. En un barco compartido, los servicios generales no son exclusivos, al contrario en que en los chárter. Tampoco se puede elegir el programa o el itinerario, mientras que en los privados se organizan a medida. Por otra parte, en el compartido los espacios para eventos están sujetos a disponibilidad. En el apartado de las ventajas, la flexibilidad para realizar cambios o cancelaciones es mayor en los compartidos que en la opción chárter, donde los depósitos y pagos son más estrictos.

 

TRAYECTOS DIRECTOS

Los enlaces marítimos entre distintos países, por ejemplo, entre puertos españoles e italianos o españoles y magrebíes, se han convertido en minicruceros en sí mismos. La progresiva mejora que de las embarcaciones de compañías como Trasmediterránea o Baleària, entre otras, han convertido lo que sería un simple desplazamiento punto a punto (puerto a puerto) en un trayecto para disfrutar de gastronomía y diversas actividades durante la travesía.

Pese a las circunstancias del último año, es un segmento cada vez más valorado, sobre todo como modo de iniciar o terminar unas vacaciones. Una muestra es GNV, naviera italiana perteneciente al grupo MSC, que ha anunciado nuevas rutas a partir de julio con salidas desde Barcelona, Valencia, Palma e Ibiza. Estas embarcaciones ofrecen gran espacio a bordo, camarotes internos y con vistas al mar, salas con butacas y servicios de restauración. Incluso admiten cabinas preparadas para las mascotas.