OPORTO. La ciudad de moda

OPORTO. La ciudad de moda

Javier Carrión

Compartir

Si hay un lugar “trendy” en Europa en los últimos tiempos ese es Oporto. La ciudad más importante del norte de Portugal, situada en la desembocadura del río Duero, resultó elegida en 2017  “el mejor destino europeo para viajar” por la organización European Best Destinations y constituye un punto perfecto para organizar reuniones y eventos y convertir el viaje de negocios en un auténtico éxito.

 

Tradición y modernidad  se funden en este Oporto que se asoma con un encanto fuera de lo común al Océano Atlántico por su histórico río Duero. Oporto es una de las ciudades más antiguas del continente, con un centro histórico protegido por la Unesco en 95 de sus edificios del barrio de Ribeira, pero también un destino moderno por sus buenas infraestructuras y su amplia oferta hotelera, que existe tanto en ella como en la región del Norte de Portugal a la que pertenece.

Así lo ha entendido el Porto Convention Bureau, la asociación no lucrativa apoyada fundamentalmente por los Ayuntamientos de Oporto y Gaia, que desde 1995 se encarga de promover la zona en el segmento del turismo MICE. Un objetivo rodeado del mismo éxito que acompaña a la ciudad como urbe moderna, europea y cosmopolita.

Los eventos de este sector se han multiplicado en los últimos años como pocos pensaban, también propiciados por la gran variedad de espacios que se pueden emplear en su organización. Todos muy cercanos a la ciudad de Oporto, con una gran variedad de tipologías y tamaños. La oferta incluye palacios, casas señoriales privadas, restaurantes, bares de playa, museos, hoteles, casinos y, cómo no, bodegas que producen el mejor vino de Portugal.

También existe la posibilidad de organizar cenas en la Ribeira o en la Foz, donde las aguas del Duero desembocan en el océano, haciendo del transfer también un acontecimiento, cuando se trata de un barco, de un tren o de uno de esos clásicos tranvías que circulan por la ciudad en paralelo al río o por el viejo barrio de Carmo.

TRES PUNTOS CLAVE

Claro que Oporto cuenta, como no podía ser de otra manera, con tres puntos clave para la organización de reuniones. A la cabeza de todos se sitúa el Centro de Congresos de Alfandega, uno de los más grandes de Portugal, ideado sobre todo para eventos corporativos, científicos, culturales y comerciales. Su ubicación es extraordinaria, junto al río y muy cerca del centro histórico Patrimonio de la Humanidad. Con un muelle de embarque, ya que cumplió la función de aduana desde 1335, el edificio reformado por el arquitecto Souto de Moura, premio Pritzker 2011, se encuentra a diez minutos de los principales hoteles y a menos de media hora del aeropuerto y la estación de São Bento.

Esta carta de presentación ha dado al centro una justa fama nacional e internacional, sustentada también en su amplio conjunto de auditorios, salas multiusos y espacios de alta calidad para conferencias, exposiciones, lanzamientos de productos, talleres, cócteles, cenas de gala y demás eventos. Sus datos técnicos hablan por sí solos: 36.000 m2 de zonas flexibles, 22 espacios multifuncionales, 400 plazas de parking y capacidad de 3.000 personas (para  congresos), 1.700 (banquetes) y 1.200 (conciertos)

Tras el espectacular centro de congresos cabe destacar el Palacio de la Bolsa, del siglo XIX, un edificio emblemático muy próximo al río con dos joyas en su interior, el Salón Árabe y el Salón de las Naciones, que guardan un amplio historial en la organización de eventos y ceremonias de protocolo. Este museo es en sí mismo una obra de arte, pensando en su mobiliario, sus detalles en el estuco decorativo y en las maderas incrustadas, y sus enormes pinturas al óleo de los grandes maestros portugueses. En este escenario tan singular los eventos se lucen como en pocos sitios.

Cierra este triángulo la Fundación Serralves, localizada en el 210 de Rua Don Joao de Castro. Se trata de una institución cultural europea, declarada Monumento Nacional en diciembre de 2012, cuya misión es promover el arte contemporáneo y su entorno. Por eso, en el interior del recinto se encuentra el Museo de Arte Contemporáneo, diseñado por Álvaro Siza, al que se añaden sus grandes jardines exteriores, creados por Jacques Gréber, la villa de Serralves, un ejemplo único de art decó, y un interesante auditorio.

Los eventos pueden organizarse dentro del museo, en el vestíbulo de la biblioteca, el auditorio, el restaurante y otras salas. También en la villa, con varias habitaciones que tienen una ubicación privilegiada con vistas a los jardines y, por último, en el parque, 73.000 m2 que esconden entornos silenciosos y configuraciones únicas.

Otra opción importante en el área de Oporto, ya muy cercana a Matosinhos, es Exponor, la Feria Internacional de Oporto, que dispone de la mayor área para certámenes de Portugal, administrando la organización de ferias en un total de 100.000 m2 de superficie cubierta para exposición, 60.000 m2 en el recinto de Exponor -con un centro de congresos y auditorio que puede acoger a 1.800 visitantes-y 40.000 m2 en el Europarque, localizado en Santa María da Feira. El área total de todo el conjunto supera los 200.000 m2, de los que 60.000 son cubiertos, con amplios espacios de aparcamiento, centro de congresos y salas polivalentes, que constituyen un lugar perfecto para la organización de ferias y eventos.

Capítulo aparte  es el de las bodegas de vino que se concentran en Vila Nova de Gaia, justo enfrente de la ciudad vieja de Oporto. La mayoría de ellas organizan eventos sociales y actividades de incentivo, pero hay dos que destacan especialmente: Taylor’s, fundada en 1692, que cuenta con seis salas con grandes vistas del río y un excelente servicio de catering de la compañía Tres Séculos, y Calem, con más de 150 años de historia, organizadora de actos sociales y de negocios amenizados con un programa de fado. Otras bodegas muy recomendables son Sandeman, Ferreira, Graham y Ramos Pinto.

PASEO POR LA CIUDAD

La segunda ciudad más poblada de Portugal, después de Lisboa, está perfectamente comunicada gracias a su moderno aeropuerto internacional Francisco Sa Carneiro, a 15 km al norte de la ciudad, con conexiones a 70 destinos internacionales operadas por más de 20 aerolíneas. Una infraestructura muy funcional que es utilizada por ocho millones de personas anualmente y con otra ventaja: sus magníficos enlaces para llegar a la ciudad, ya sea en autobús, metro o taxi.

Oporto es una ciudad luminosa, acogedora y tan embriagadora como sus vinos. En ella se suceden elegantes avenidas, como la de Aliados, presidida por el imponente Ayuntamiento, pero también estrechas callejas de encanto decadente y fachadas de azulejos, como las que se apiñan en torno a la Sé, la vieja catedral, y descienden de un modo casi tortuoso hasta la orilla misma del Duero. Las empinadas cuestas y las escaleras para subir y bajar pueden resultar agotadoras. Para aliviar el recorrido se pueden tomar los funiculares ubicados en el entorno del puente Don Luis I y de Vila Nova de Gaia.

Tras el primer encuentro —casi obligatorio para cualquier visitante—, con el barrio de Ribeira, lo más aconsejable es continuar por el gran icono de Oporto, el puente Don Luis I, que despliega su rotunda personalidad estética siguiendo la estela de la Torre Eiffel. De hecho fue construido en 1886 por un alumno del famoso arquitecto francés.  Su nivel superior está reservado a los peatones y a una de las líneas del metro de la ciudad, mientras que  por el inferior circulan los coches. Lo más llamativo son, sin duda, las vistas del río y del casco viejo que se ofrecen desde la parte más alta, cerca del Jardín de Morro y del monasterio de la Sierra del Pilar, del siglo XVII, con un original claustro circular. Una visita muy barata pues la entrada sólo cuesta un euro.

Al descender de nuevo a la altura del río hay que acercarse a la espectacular terraza Ponte Pensil, a los pies del puente, para tomar un clásico vino y observar los letreros luminosos de las emblemáticas bodegas al otro lado, en Vila Nova de Gaia. Es quizás el momento ideal para pasear por Ribeira y observar minuciosamente las estrechas casas de color pastel que llevaron a la Unesco a incluir a Oporto como Patrimonio Mundial en 1996. También para contemplar los rabelos, las barcazas usadas antiguamente para transportar el vino por el Duero.

Estas calles y el paseo junto al río se llenan de artistas callejeros, estudiantes y algunos miembros de la tuna universitaria que entonan melodías populares junto a las tascas y restaurantes que ofrecen el magnífico pescado del Atlántico que hasta el Mercado de Bolhao, en una de las zonas más animadas de la ciudad. Desde 1914, en este popular recinto se vende, además de bacalao, pulpo y otras especies, carne, fruta, flores y muchos otros productos, como vinos o los típicos souvenirs de la ciudad: azulejos, productos textiles.. Junto a él está la tienda oficial del Fútbol Club Oporto, donde se puede adquirir una camiseta de Iker Casillas por 92 euros.

ARQUITECTURA RELIGIOSA

La arquitectura religiosa es otro de los grandes alicientes de la ciudad. La más espectacular, por su decoración, es la Iglesia de San Francisco, cuyo interior alberga una de las muestras más asombrosas del barroco portugués. No queda un centímetro sin decorar con pan de oro y además se pueden visitar sus catacumbas. También merecen la pena la Torre de los Clérigos, el campanario que se ha convertido en uno de los símbolos de Oporto, con un mirador de 360 grados; la iglesia de Carmo y la Capela das Almas, para admirar los preciosos azulejos de color azul de sus fachadas; y la Catedral, iniciada en el siglo XII, pero con muchas reconstrucciones a lo largo de su historia. La mayor parte del templo es de estilo barroco, aunque la estructura de la fachada y el cuerpo de la iglesia son románicos. El claustro y la capilla de San Juan Evangelista destacan por su influencia gótica.

Muy cerca de la iglesia de Carmo, en el entorno de Rua das Carmelitas, hay que explorar la conexión de Oporto con Harry Potter. Sólo hay que visitar la librería Lello para comprobarlo. Cruzar el umbral de este local y curiosear en sus estanterías es un auténtico placer, especialmente porque su magia no solo rezuma de la belleza de su escalinata y de sus vidrieras, sino porque se ha convertido en un centro de peregrinación para la legión de fans del personaje que identifican estas escaleras con las que han visto en la larga saga de películas. Con tanta visita, la librería ha tenido que empezar a cobrar la entrada, aunque si se compra algún libro se descuentan los 4 euros del acceso.

A continuación se puede merendar o tomar un té en el precioso Café Majestic, que hace honor a su nombre desde que se inauguró en diciembre de 1921. Allí, en sus mesas, se sentaba J. K. Rowling, que estuvo trabajando en la ciudad como profesora de inglés, para escribir algunos pasajes que posteriormente incluiría en sus libros. Ojo porque que siempre hay colas que se alargan fuera del recinto en la rua Santa Catarina, la más comercial de la ciudad.

Y si queda tiempo, una recomendación final: la excursión a Guimaraes. Sólo hay que tomar un tren desde la estación São Bento, que en cualquier caso reclama una visita por su extraordinario hall, una maravilla de 20.000 azulejos diseñados por Jorge Colazo. El trayecto cuesta 3,15 € y dura una 1 h y 20 min, pero está más que justificado para disfrutar de una ciudad Patrimonio Mundial que presume de ser la cuna de Portugal.

En este punto nació Afonso I Enrique, el primer rey portugués, bautizado en la cercana capilla de San Miguel, que se puede visitar al igual que su castillo o el Palacio de los Duques de Braganza. También hay que darse una vuelta por las dos plazas antiguas más bonitas de la ciudad: San Tiago y el Largo de Oliveira. El casco viejo está repleto de pequeños restaurantes encantadores, cafés y teterías e incluso se puede caminar por uno de los barrios peleteros más antiguos de Europa que estuvo en funcionamiento hasta el siglo pasado.

RECOMENDADOS

A TRAVÉS DEL RÍO DUERO
Las riberas de Oporto y Vila Nova de Gaia están unidas por seis puentes, pero los más singulares son tres: el María Pía, diseñado por Théophile Seyrig y construido en 1877 por la empresa de Gustave Eiffel; el de Arrábida (1963), muy cerca de la foz del Duero; y el de Don Luis I, de 1886 y también obra de Seyrig. Las embarcaciones de paseo que recorren este tramo del río permiten contemplar estas obras de ingeniería antes de emprender la ruta que remonta el valle del Duero, también visitable en barco para admirar los viñedos de la región. Al llegar a Vila Real, localidad situada entre las sierras de Marão y Alvão, en el valle que forman los ríos Corgo y Cabril, se puede visitar la bella Casa de Mateus, arquetipo de palacio barroco portugués, que fue erigida a inicios del siglo XVIII y es un importante símbolo cultural en Portugal.

VISITA A BODEGAS
En Vila Nova da Gaia, al otro lado del río, la oferta de bodegas es amplia. En cada una de ellas un guía acompaña a los visitantes a lo largo de las instalaciones para explicar los detalles de la vendimia y el proceso de elaboración. Al final siempre cae alguna copa del singular vino de Oporto para su degustación. Estos caldos nacieron en los siglos XVI y XVII tras añadir aguardiente al vino para interrumpir su fermentación. El objetivo era que aguantara las diferentes temperaturas y humedades en su traslado a otros lugares por el mar.

VUELOS EN HELICÓPTERO
La empresa Helitours (Douro Azul) y Turismo de Oporto organizan vuelos en helicóptero para descubrir la belleza de la ciudad desde el cielo. Los aparatos despegan del helipuerto de Massarelos en dirección al Puente do Freixo, desde donde se divisa el resto de puentes. Se sobrevuela también el Estadio do Dragão y el casco antiguo. Otra opción es realizar un viaje sobre el río Duero hasta Mesão Frio, donde se ofrece un almuerzo en la Posada Solar da Rede. El aparato que se utiliza en estas excursiones es un Bell Long Ranger con capacidad para cinco pasajeros.

PORTO PALACIO CONGRESS HOTEL & SPA *****
Situado en la Avenida da Boavista, a 7 min a pie del Estadio do Bessa y a menos de 15 de las estaciones de metro de Casa da Música y Francos, cuenta con 251 habitaciones, un salón en la azotea con vistas panorámicas a Oporto y al río Duero, así como con spa de lujo con salas de masajes, pista de squash, centro de fitness y piscina cubierta. Destaca también su centro de congresos, con 12 salones para reuniones entre los que destaca una sala de 525 m2 con capacidad para 600 personas.
Av. da Boavista, 1269
Tel. +351 22 608 6600
www.hotelportopalacio.com

DOM ENRIQUE ****
Uno de los pocos hoteles independientes, de propiedad y gestión familiar durante más de 38 años, con una sólida tradición de buen servicio, situado en el centro tradicional de Oporto, a 300 m de la estación de metro Trindade, con conexión directa al aeropuerto. Dispone de 111 habitaciones, 20 de ellas suites, y diversas salas de reuniones, así como un nuevo espacio gastronómico, el 17º Restaurante & Bar, ubicado en dos plantas superiores.
R. de Guedes de Azevedo, 179
Tel. +351 22 340 1616
www.hoteldomhenrique.pt

CROWNE PLAZA PORTO *****
Ubicado a 700 m de los jardines botánicos de Oporto y a 2 km del Museo de Serralves, es uno de los puntos de referencia en la zona de negocios de Boavista. Ofrece 232 habitaciones, 9 salas de reuniones y 1.000 m2 de espacios para eventos, el más grandes de ellos con capacidad para 600 personas.
Avenida de Boavista, 1466
Tel. +351 22 607 2500
www.crowneplaza.com

ESPACIO PORTO CRUZ
Proyecto creado para apreciar la cultura del vino en Oporto. En el piso tercero se halla el restaurante de Castro Gaia, espacio de degustación supervisado por el chef Miguel Castro Silva, quien propone una cocina innovadora, variada y moderna, ideal para compartir con amigos. Cuenta también con auditorio, sala de catas, espacio para exposiciones y una terraza con vista panorámica de 360 grados.
Largo Miguel Bombarda, 23. Vila Nova de Gaia
Tel. +351 22 092 5340
www.myportocruz.com

BOM SUCESSO GOURMET / HOTEL DA MÚSICA
El Hotel da Música es un peculiar escenario de experiencias gastronómicas en pleno centro urbano que está integrado en el emblemático Mercado del Bom Sucesso. El restaurante Bom Sucesso Gourmet facilita el acceso directo a los puestos e introduce un nuevo concepto de comida fresca, exclusiva y original. El local tiene una capacidad para 65 comensales.
Largo Ferreira Lapa, 21 a 183
Tel. +351 22 040 4410
www.hoteldamusica.com

FISH FIXE
Abierto en una de las encantadoras casas del barrio de Ribeira, consta de dos primorosos comedores con balcones que se abren al río Duero. El restaurante tiene fama de ser uno de los lugares más acogedores para disfrutar de una comida en el área histórica de Oporto. Su especialidad es el pescado fresco de la costa y el marisco, con una excelente carta de vinos portugueses.
Rua da Lada, 22- 24. Cais da Ribeira
Tel. +351 22 203 8457
http://portoribeira.webs.com