VIENA. Reuniones imperiales

VIENA. Reuniones imperiales

Javier Carrión

Compartir
Palacio Imperial con vista al Museo de Historia Natural

Tal vez ninguna otra ciudad en Europa, si exceptuamos Berlín o París, puede presumir como Viena de tantas opciones para organizar reuniones y eventos. La capital austriaca, ubicada en el corazón del viejo continente, cuenta con tres grandes centros de convenciones, entre los que  destaca el histórico Palacio Imperial de Hofburg, y casi un centenar de hoteles con instalaciones aptas para la industria MICE. Una oferta singular que se luce especialmente en uno de los entornos urbanos con más patrimonio artístico y arquitectónico del mundo.

Más de cuatro mil congresos, eventos corporativos y reuniones de todo tipo avalan a la capital austriaca como uno de los centros más activos del sector MICE en Europa, con el añadido de que buena parte de ellos son de carácter internacional. Las pernoctaciones relacionadas con el turismo de reuniones rondan los 1,8 millones anuales, un 12% del total, y los ingresos que genera este mercado contribuyen nada menos que en un 3% al producto interior bruto del país. Las cifras cantan.

Considerada como una de las ciudades con mayor calidad de vida en el mundo, Viena recibe habitualmente cada año a unos 600.000 delegados que participan en la celebración de reuniones, congresos e incentivos, al tiempo que asegura casi 20.000 puestos de trabajo fijos en el sector. Ese hecho se debe también en gran parte a su situación geográfica, en el corazón del viejo continente, a la calidad de su oferta hotelera —unas 70.000 camas— y a la variedad de sus sedes para eventos.

El destino recibe vuelos directos proceden de más de 200 destinos de todo el mundo, con un aeropuerto, el de Viena-Schwechat, situado a unos 16 km al este de la ciudad, que goza de unos accesos muy cómodos. Los traslados al centro de la ciudad son cómodos, rápidos y sencillos. El City Airport Train (CAT), por ejemplo, emplea apenas un cuarto de hora.

A la cabeza de la oferta de sedes en Viena se encuentra, sin duda, el Austria Center Viena (ACV), considerado el más grande del país Austria, con capacidad para 20.000 personas y hasta 180 salas y espacios para reuniones. El complejo fue estrenado en 1987 después de casi cinco años de trabajo y fue todo un acontecimiento. La gala de inauguración fue transmitida en directo a 32 países, con la actuación de artistas de la talla de Plácido Domingo, José Carreras, Gilbert Becaud, Barry Manilow o Jerry Lewis. El centro tiene tanto prestigio que ha dado cabida a importantes conferencias mundiales de la ONU.

La Feria de Viena y su Centro de Exposiciones y Congresos es, sin duda, otro gran referente del en la capital austriaca. La sede dispone de enormes espacios que dan juego para todo tipo de necesidades. Destaca su arquitectura, el mobiliario, los equipos técnicos y una gran versatilidad para modificar los interiores mediante tabiques móviles.

Este moderno complejo de acero y de cristal incluye el centro de congresos, distribuido en cuatro subdivisiones, que ofrece varias salas con una capacidad total de 3.300 personas, además de vestíbulos, oficinas, áreas de registro y otras estancias, además de restaurante y café, con capacidad para 1.300 personas. Además, sus accesos son rápidos y directos al Metro (estaciones de Messe Prater y Krieau), y ofrece 4.300 plazas de aparcamiento para coches y autobuses a muy poca distancia.

Los edificios históricos de la Viena monumental brindan también la posibilidad de albergar eventos de estas características en una original mezcla de ambiente imperial y tecnología moderna. El ejemplo más claro es el Palacio de Hofburg con más de 17.000 m2 de salas para conferencias, seminarios o eventos, en las estancias que utilizaba la emperatriz María Teresa de Habsburgo en el siglo XVIII, restauradas en 1992 con pinturas contemporáneas. Estas dependencias reciben más de 300 eventos cada año. Para ello cuenta con un total de 35 salas de reuniones polivalentes con capacidad entre 50 y 4.900 personas. El palacio cuenta con uno de los mejores salones históricos de Europa para banquetes.

Una opción más contemporánea es la que representa The Stage, muy frecuentado por entidades universitarias, proyectos de I+D, empresas de base tecnológica, startups, y emprendedores de todo tipo. Por su parte, el Tech Gate Vienna, con 2.000 m2 de espacios ofertados, se centra en unas áreas muy determinadas, como la tecnología de las telecomunicaciones y de la información, el desarrollo de software, las ciencias de vida, la nanotecnología, los sensores, los materiales y la telemática.

EL CASCO VIEJO

Más allá de la actividad profesional, Viena merece una visita sosegada y larga en cualquier época del año. Sus principales atracciones se encuentran en el centro histórico de la ciudad y prácticamente todas ellas se pueden recorrer a pie, aunque es recomendable utilizar la Vienna Card, que permite utilizar todos los transportes públicos, incluido el típico tranvía, y proporciona descuentos en museos y tiendas.

Este año, la visita a la capital austriaca tiene un atractivo añadido: las exposiciones que se han organizado para explicar la huella indeleble que dejaron en la capital imperial los artistas, científicos, arquitectos y celebridades a principios del s. XIX. La iniciativa coincide con el centenario de la muerte de cuatro ilustres pioneros del modernismo vienés: el arquitecto Otto Wagner, el diseñador Koloman Moser y los pintores Gustav Klimt y Egon Schiele. Desde luego, una buena oportunidad también para descubrir algunos monumentos menos conocidos, como la iglesia San Leopoldo o el Museo Ernst Fuchs, ambos en Steinhof a las afueras de la ciudad.

El casco viejo vienés está delimitado por la Ringstrasse, el famoso anillo que se extiende a lo largo de 5,6 km y que hoy completan los tranvías 1 y 2. A lo largo de su recorrido desfila una gran variedad de estilos, desde el templo griego que sirvió de modelo para el Parlamento, al neorrenacentismo de la Ópera de la Corte, la Universidad, la Bolsa o los dos museos paralelos de la Plaza de María Teresa, pasando por el neobarroco del Burgtheater y el neogótico de la Iglesia Votiva del Divino Salvador, con su popular mosaico de la Virgen de Guadalupe que convoca a los visitantes mexicanos de la ciudad, o el imponente Ayuntamiento, que recuerda a la Grand-Place de Bruselas.

Eso sin olvidar la Cripta Imperial, enclavada debajo de la iglesia de los Capuchinos para los miembros de la dinastía austriaca de los Habsburgo: 146 nobles, entre ellos 12 emperadores, y 19 emperatrices que han encontrado en estas salas subterráneas su última morada. Las tumbas más visitadas son las de María Teresa —de la que se cumplieron  300 años de su nacimiento en 2017— y su esposo Francisco Esteban de Lorena, que descansan en un magnífico féretro doble, y, por supuesto, la de Francisco José y Sissi. Todos los sarcófagos, hechos de estaño, bronce y cobre, cuentan historias de esta poderosa casa dinástica y constituyen una postal atípica de una Viena embellecida por los Habsburgo.

Todas estas construcciones y otras muchas más siguen siendo el gran reclamo turístico de Viena, con un ramillete de palacios (Hofburg y su Escuela de Equitación Española, Belvedere, Liechtenstein y Schönbrunn) y la catedral, en el corazón vienés, donde se alza la torre sur del templo, con 137 m de altitud,. Cada piedra de este símbolo de Viena desprende una historia única. Además de admirar esta imponente y maravillosa construcción hay que subir sus 343 peldaños hasta lo más alto de la atalaya y disfrutar de la maravillosa vista, o ascender en ascensor a la Pummerin, la campana más grande de Austria, en la torre norte. Al final, la recomendación con más sentido común es la de pasear por las calles cercanas a la catedral, detenerse en la Figarohaus, la casa donde vivió Mozart, o darse una vuelta por el barrio de los anticuarios.

Tampoco sería justo renunciar a los cuidados parques y jardines situados a lo largo de la avenida del Ring. Por ejemplo, el Burggarten, con sus estatuas dedicadas a Mozart y al propio Francisco José I o la Casa de las Palmeras (Palmenhaus), que hoy alberga un Museo de Mariposas y un café restaurante lleno de gente joven. También merecen una visita el Stadtpark, que luce el monumento más fotografiado de la capital, la figura dorada de Johann Strauss hijo, “el rey del vals”; y el Volksgarten, muy hermoso en verano gracias a sus cientos de rosas, junto al Templo de Teseo, que actualmente es lugar de exposiciones, y la estatua de la emperatriz Isabel, la popular Sissi, erigida por Friedrich Ohmann en 1907, nueve años después de su asesinato en Ginebra. Ahora, este conjunto de mármol, de 2,50 m de altura, atrae a miles de fans de la emperatriz, pues en Viena sólo existe otra estatua de Sissi, aunque de menor valor histórico, en el interior de la estación Westbahnhof.

Fuera del recinto antiguo, el Palacio de Schönbrunn es un punto obligado del recorrido, pues es la atracción turística más visitada del país. Los 40 aposentos de la antigua residencia veraniega de los Habsburgo dan testimonio del esplendor de la vida cotidiana de la corte en la época de la emperatriz María Teresa. Construido para rivalizar con Versalles, pasó también a la historia porque en el Salón de los Espejos dio su primer concierto Mozart.

LA NUEVA VIENA

Para descansar un poco de tanta historia concentrada en el interior de la Ringstrasse y viajar al futuro, no hay nada como acercarse a la nueva Universidad de Viena, abierta en 2013 en los terrenos que antiguamente eran más pantanosos junto al Danubio, y que hoy tienen una importancia económica vital, al estar ubicada en ellos la Feria de Viena. La moderna Facultad de Económicas y Negocios está formada por seis edificios y ocupa 35.000 m2 construidos y 55.000 m2 de espacios abiertos, el equivalente a doce campos de fútbol que ocupan parte de lo que fue un coto de caza de los Habsburgo.

El complejo, una pequeña Expo a primera vista, casi costó 500 millones de euros, después de unas obras que se alargaron tres años y medio, y ahora está ocupado por 25.000 estudiantes y 1.500 trabajadores. Su buque insignia es el edificio de la biblioteca, que simula una gran nave galáctica y futurista, aunque en su interior impera la funcionalidad. Lo diseñó Zaha Hadid, la famosa arquitecta angloiraquí que renovó la primera planta del hotel Puerta América en Madrid y construyó el Pabellón Puente de la Exposición Internacional 2008 de Zaragoza. Zaha fue quizás la arquitecta más famosa que trabajó en este original campus, pero también hubo dos creadores españoles, Eduardo Arroyo y Carme Pinós, que han puesto su granito de arena dirigiendo los proyectos del edificio departamental D4 y la Executive Academy, respectivamente.

Esa Viena renovada, más alejada de la clásica con sus palacios y cafés imperiales, la encontramos también en el cercano barrio de Leopolstadt, zona también de antiguas marismas de camino al Prater, con comercios, talleres y galerías a la última, y quizás con los precios más elevados de la capital austriaca.

Aquí se encuentra el lujoso Sofitel diseñado por el arquitecto francés Jean Nouvel. En su última planta, la 18, en el elegante restaurante-cafetería Loft, se disfruta de la más bella panorámica vienesa, con su centro histórico y la catedral. Solo por ello y por los techos del interior, pintados por la artista suiza Pipilotti Rist, merece la pena tomarse un café.

En el mismo edificio hay un exquisito centro comercial de muebles piezas de decoración de alto standing y a la salida, a muy pocos metros, el Motto am Fluss, en el muelle del Twin CityLiner, del que parten los barcos con rumbo a Bratislava (75 minutos), uno de los centros neurálgicos del verano vienés con su terraza siempre abarrotada.

Este es solo uno de los restaurantes y bares de moda que se multiplican cada año ofreciendo playas de arena, música, cócteles frescos y una comida deliciosa para sentirse casi como en el Mediterráneo. En esa lista también podrían figurar el Strandbar Herrman, abierto en 2005, que funciona entre abril y septiembre, con más de seiscientas toneladas de arena, decenas de hamacas, espacio para practicar la petanca y el brunch de fin de semana; o también el Badeschiff, otro clásico como barco-piscina al aire libre, con restaurante y conciertos en directo.

MÁS INFO
www.wien.info/de/es

Christian Mutschlechner_Vienna Convention BureauCHRISTIAN MUTSCHLECHNER
DIRECTOR DEL VIENNA CONVENTION BUREAU

 “España figura entre los doce primeros países
en eventos corporativos en Viena”

 ¿Por qué Viena es líder entre las ciudades que acogen turismo de reuniones en Europa?
Hay muchas razones. En primer lugar, por la accesibilidad, que incluye una colaboración muy estrecha con Austrian Airlines, nuestra compañía nacional. Es una parte integral de todas nuestras actividades y ayuda de manera importante a traer negocios a Viena. De hecho, esta compañía aérea ha formado un equipo especial especializado en MICE. En segundo lugar, el aeropuerto de Viena, a solo 16 minutos del centro. En tercer lugar, las infraestructuras para reuniones y eventos, ya que disponemos de tres centros de conferencias en la ciudad, además de 160 salas en hoteles, palacios, edificios modernos…

¿Qué importancia tiene el sector MICE en el Turismo de Viena?
Protagoniza un papel muy relevante en el turismo de nuestra ciudad. Los números que hemos logrado en 2017 han sido magníficos, pues se ha alcanzado la cifra de 4.074 reuniones y eventos corporativos que convocaron a 610.828 participantes. Además, el 12% de todas las pernoctaciones en Viena se centraron en el área de congresos, reuniones e incentivos.

¿Cuáles son las sedes más importantes en Viena para los eventos?
Nuestros tres centros de conferencias son los lugares más importantes, especialmente cuando se trata de eventos grandes, pero también los monumentos históricos ofrecen sus mejores salas para este mercado, especialmente en eventos nocturnos, cenas, cócteles… Podría mencionar el Museo de Bellas Artes, entre un grupo amplio de museos, y también muchos palacios de propiedad privada, como el de Ferstel o el de Pallavicini.

¿Cuáles son las actividades para grupos más populares?
Cuando se trata de congresos científicos, y aún más para congresos médicos, las actividades complementarias ya no están permitidas, pero en los últimos tiempos estamos observando una tendencia clara en los participantes que pasan mucho más tiempo en las reuniones que hace algunos años. De todos modos, son muy populares los Heuriger, que son nuestras tabernas y restaurantes típicos, ya que Viena es la capital en el mundo con la mayor superficie de viñedos dentro de los límites de una ciudad. También nos demandan mucho las cenas de gala en algunos palacios, así como tours temáticos, como el que se hace en bicicleta.

Viena es una ciudad favorita para los turistas españoles. ¿También para el segmento de reuniones e incentivos?
España figura entre los 12 primeros mercados en lo que respecta a eventos corporativos, pero los problemas económicos de los últimos años tuvieron un impacto inmediato en la cantidad de eventos y el número de participantes en Viena. A partir de nuestros datos más recientes sabemos que podemos mejorar y esperamos un nuevo aumento en la demanda este año.

 

RECOMENDADOS

CENAS DE GALA IMPERIALES
Viena es quizás la ciudad que se presta más a la celebración de eventos en los que los participantes pueden sentir cómo se vivían las veladas y los bailes organizados en la corte de los Habsburgo. Se puede escoger entre alguno de los restaurantes gastronómicos de la capital austriaca, entre ellos, el más antiguo que se conserva, el Griechenbeisl. Otras opciones son el restaurante giratorio de la Torre del Danubio, a 150 m de altura, los palacios de Schönbrunn y Coburg, o el Skybar, que ofrece una bonita vista de la catedral de San Esteban. El desplazamiento puede hacerse en uno de los carruajes de la ciudad imperial e incluso, si se desea, los invitados pueden ir vestidos como en el siglo XIX.

CRUCEROS POR EL DANUBIO
El río es otro gran atractivo de Viena y hay que disfrutarlo. Los canales de la ciudad permiten gozar de una hermosa perspectiva de algunos lugares emblemáticos del centro y también de los alrededores. Existen rutas para todos los gustos. Cruceros más cortos que pueden combinarse con la visita de la Kunsthaus o más largos por el Valle del Danubio en la bonita región de Wachau. Incluso se puede organizar un viaje fluvial a Bratislava, la capital de Eslovaquia, en alguno de los rápidos catamaranes que cubren el recorrido en una hora y quince minutos, o simplemente noches temáticas con cena, espectáculos y música en vivo.

LECCIONES DE VALS
Clases introductorias del clásico vals vienés, que ha cumplido ya más de 150 años, para principiantes o personas con alguna experiencia y habilidad en el baile en las escuelas más tradicionales enclavadas en el corazón histórico de la capital. Los participantes invitados aprenden los seis pasos básicos y pueden formar pareja con algunos estudiantes del centro. Finalmente, se asiste a un espectáculo corto de los más avanzados. Es muy importante calzar zapatos con suela resbaladiza porque la clave radica especialmente en deslizar los pies.

MELIÁ VIENNA *****
Un hotel muy sofisticado con un diseño exquisito en el punto más alto del skyline de Viena. Este edificio emblemático, diseñado por el prestigioso arquitecto francés Dominique Perrault, asombra por sus espectaculares vistas de 360º  sobre el río Danubio y la ciudad de Viena. Cercano al Austria Center Vienna, las oficinas de las Naciones Unidas o la Isla del Danubio, la mayor zona recreativa de Viena, y con conexión directa en metro al centro de la ciudad. Ofrece 1.079 m2 de espacios flexibles para convenciones, incluyendo un gran salón de baile con una terraza con vistas sobre la ciudad.
Donau-City-Strasse, 7
Tel. +43 1 90 104
www.melia.com

VIENNA MARRIOT  HOTEL *****
Ubicado en pleno bulevar Ringstrasse, justo enfrente del Stadtpark, queda a muy pocos minutos de la Catedral de San Esteban y del edificio de la Ópera. Ofrece piscina cubierta, zona de spa y gimnasio abierto 24 h. Por otra parte, sus habitaciones, renovadas en 2017, cuentan con un diseño moderno y elegante. También organiza eventos en 11 salones, distribuidos en 823 m2, con capacidad para 500 personas.
Parkring, 12
Tel. +43 1 515 180
www.marriot.com

GRAND HOTEL WIEN *****
Lujo en un gran clásico de la capital austriaca desde 1870. El Grand Hotel ofrece once salas de reuniones para noches de gala, reuniones, grandes conferencias, recepciones y fiestas privadas, equipadas con la última tecnología. Destaca también por su gran salón de baile, llamado Quadrille, que es uno de los más grandes de Viena y puede ser ocupado por 500 personas. Las salas están decoradas en estilo tradicional, con ornamentación en madera, y cuentan con luz natural “Grand Style”.
Kärntner Ring, 9
+43 1 515 800
www.grandhotelwien.com

JOHANN RESTAURANT / KURSALON WIEN
Excelente cocina vienesa en un edificio histórico de la capital con sus delicias de temporada y un excelente servicio mientras disfruta del ambiente histórico del Kursalon. Admirable su estilo renacentista italiano y magnífica la vista de la terraza sobre el parque Stadtpark, muy cerca de la estatua dorada de Johann Strauss. Abierto de 11 a 23 h, en esta sala musical, una de las más hermosas de Viena, se puede contratar una cena VIP con concierto incluido. Incluye menú de tres platos, programa de concierto, asientos VIP, una copa de vino y un CD de Johan Strauss.
Johannesgasse, 33
Tel. +43 1 512 5790
www.restaurantjohann.at

THE BANK BRASSERIE & BAR
Situado en el Park Hyatt Hotel, presenta una experiencia gastronómica excepcional centrándose en clásicos de brasserie recién interpretados con productos locales sostenibles. La cocina está abierta y permite a los comensales ver y seguir a los chefs preparando sabrosos menús con productos de alta calidad. Para pequeñas reuniones y eventos, el restaurante cuenta con un comedor privado con capacidad máxima de 12 personas, que ofrece un ambiente exclusivo con la mesa de los cocineros, situada entre las dos cocinas.
Bognergasse, 4
Tel. +43 1 22740 1236
www.vienna.park.hyatt.com

PALAIS FERSTEL
A diferencia de muchos otros palacios en la capital austriaca, el Palacio Ferstel no lleva el nombre de su propietario, sino el de su arquitecto. La construcción, que fue completamente renovada en 1982, estaba destinada a ser un banco nacional o un edificio de la Bolsa, pero al final sigue siendo un punto ideal para invitados en reuniones y fiestas por igual, con su fantástica arquitectura veneciana y florentina, visible en sus magníficas habitaciones, los deslumbrantes candelabros y un impresionante patio con columnas.
Strauchgasse, 4
Tel. +43 1 5333 7630
www.palaisevents.at/en/

ACCESOS
La programación de verano de las compañías que operan en España incluye vuelos directos desde Madrid (Iberia y Eurowings, con 3 frecuencias diarias); Barcelona (Vueling y Eurowings, 2 diarias); Bilbao (Volotea, 2 semanales); y Valencia (Wizzair, 2 semanales).

CÓMO MOVERSE
Viena cuenta con una red de transporte público muy completa. Hay varias opciones de tarjetas multiviaje, pero el abono más recomendable  es el Vienna Card, que ofrece desplazamientos gratuitos en metro, autobús y tranvía durante 48 o 72 h, así como descuentos en museos, compras, teatros y restaurantes. Puede adquirirse en puesto de información del aeropuerto, en hoteles y en la oficina turística de Albertinaplatz, todos los días de 9 a 19 h. En las estaciones de metro (U-Bahn) tienen planos del transporte. Una nueva forma de descubrir la ciudad es en bicicleta, evitando así los problemas de aparcamiento. La red vienesa para estos vehículos ha sido ampliada recientemente y en la actualidad hay unos 1.300 km y 121 estaciones donde cogerlas y dejarlas. Con la Citybike Tourist Card se puede alquilar una bicicleta por dos euros durante todo un día.

DOCUMENTACIÓN
Los ciudadanos españoles pueden entrar en Austria sin necesidad de visado, simplemente llevando consigo el DNI o el pasaporte en vigor.

SANIDAD
Es recomendable a los ciudadanos de la Unión Europea llevar la Tarjeta Sanitaria Europea o el Certificado Provisional Sustitutorio, que permiten la asistencia sanitaria en igualdad de condiciones que los asegurados del país. Se puede acudir a los centros médicos de la sanidad pública austriaca  en caso de necesitar atención médica urgente.

CLIMA
El clima de Viena es continental con veranos muy soleados y escasas precipitaciones. Los meses más calurosos del año son junio, julio y agosto, aunque las temperaturas no llegan a ser demasiado elevadas. En verano, la media se sitúa en los 20ºC y las máximas no suelen rebasar los 27ºC. Los inviernos son moderadamente fríos, con temperaturas que pueden oscilar entre 10ºC y -10ºC grados. Suele nevar y se recomienda llevar ropa y calzado de abrigo.

GASTRONOMÍA
Debido a la influencia de países muy diferentes, la cocina vienesa es variada y atractiva, con una fantasía que siempre tiende a la innovación. Desde los típicos beisl, hasta los templos gastronómicos de lujos, pasando por la cocina internacional más exótica. Las especialidades vienesas más tradicionales son schnitzel, o escalope vienés; tafelspitz, ternera cocida con sopa de verdura; beusche, vísceras, principalmente hígado y corazón; backhendl, pollo frito y empanado; zwiebelrostbraten, un roast beef con cebolla frita; los bauernschmaus, embutidos tradicionales; apfelstrudel, tarta de manzana, o la kaiserschmarrn, crep con pasas.

MONEDA Y HORARIOS
La moneda oficial es el euro, y se puede sacar dinero en cualquier cajero automático las 24 horas. Los horarios en los restaurantes son, como norma general, de 11 a 14:30-15 h y de 18 a 23 h; en bares y pubs, entre la medianoche y las 4 h; en cafés, de 7 a 23 h, aunque algunos locales típicos cierran de 12:30 a 13:30 h; en los comercios, la mayoría entre 9 y 18:30 h, de lunes a viernes, aunque los jueves y viernes algunos establecimientos alargan el cierre hasta las 21 h. Los sábados el horario suele ser de 9 a 17 h.

ELECTRICIDAD
Los enchufes son de tipo europeo con dos clavijas redondas.

MÁS INFO
www.wien.info
www.austria.info/es