BIG MICE IBERIA. Andorra / Portugal

BIG MICE IBERIA. Andorra / Portugal

Compartir
Portugal_Lisboa_Sud Lisboa

Un paseo por la geografía ibérica en busca de espacios para grandes reuniones y eventos. Cantidad, calidad y diversidad caracterizan la infraestructura para esta tipología. A continuación, la oferta más destacada de ANDORRA Y PORTUGAL.

A N D O R R A

El Principado de Andorra dispone de una gran sede para reuniones: el Centro de Congresos de Andorra la Vella, la capital. El edificio tiene una superficie de 4.200 m2 distribuidos en instalaciones como el auditorio, con capacidad para 914 espectadores, y que puede transformarse fácilmente en una sala de trabajo para 450 personas con mesas y butacas. Cuenta también con la sala La Consòrcia, un espacio polivalente de 570 m2 divisible en cuatro que puede acoger entre 50 y 100 personas. También dispone de más de 1.000 plazas de aparcamiento.

De forma paralela, las dos sedes singulares que ofrece el principado, como una alternativa interesante para reuniones y eventos diferentes, son dos: por una parte está el Museo de la Electricidad MW, que ocupa un edificio de 1934 y consta de dos partes: una exposición permanente y otra para muestras temporales. Impresiona la contemplación de sus enormes turbinas… En la sala máquinas se organizan eventos de distinto tamaño.

Por otra se encuentra el Museo de la Moto, con un aforo de 150 personas, dividido en tres partes. En la central se proponen exposiciones temporales, mientras que en los dos espacios laterales se ubica la muestra permanente, que repasa la evolución del vehículo de las dos ruedas desde una pieza propulsada por vapor que data de 1896.

Por su parte, la oferta hotelera del enclave pirenaico es variada y versátil. En Andorra la Vella destacan las instalaciones como el Andorra Park, con salas de reuniones para casi 600 personas; el Holiday Inn, con 8 espacios diferenciados; el Art, con capacidad para más de 300; el Diplomàtic, con tres salas totalmente combinables, o el Cèntric Atiram, con cuatro espacios para reuniones. Por su parte, en Escaldes-Engordany se encuentran el Roc Blanc, con siete salas; el Sport Hotel Hermitage & Spa, con tres espacios, así como el Grau Roig Boutique Hotel & Spa, el Anyóspark o el Golden Tulip Andorra Fènix Hotel, con capacidad menor.

P O R T U G A L

La histórica LISBOA en los últimos años se ha convertido en un polo de atractivo para los grandes eventos. La Feria Internacional de Lisboa (FIL) es un mastodóntico centro distribuido en cuatro edificios o pabellones con más de 10.000 m² cada uno y capaces de acoger los mayores eventos. Por su parte, el CLL o Centro de Congressos de Lisboa es una novedosa instalación con hasta 8 auditorios, 5 pabellones para exposiciones y varias salas de reuniones.

Otra sede insustituible es el antiguo Pabellón Atlántico, ahora llamado Altice Arena por motivos publicitarios, así como el Teatro Camöes y el Oceanário, uno de los acuarios más reconocidos del mundo, que dispone de tres salas de reuniones, un magnífico atrio de 800 m² y un auditorio de 120 plazas.

Otras opciones son el Pabellón Carlos Lopes, con espacio para organización de eventos medianos pero muy atractivos, el Casino Lisboa, un clásico. Y como muestra de las nuevas propuestas, Sud Lisboa, moderno complejo con dos naves que admite medio millar de sillas y 1.500 asistentes para cócteles. Y si el organizador va buscando un lugar con posibilidades al aire libre, el complejo de invernaderos Estufa Fria, con capacidad hasta 1.500 personas, es una buena opción que también ofrece espacios cubiertos.

Pero donde Lisboa ha dado un enorme salto cualitativo ha sido en su planta hotelera. El Marriott, el más grande de la ciudad con sus 577 habitaciones, cuanta con 16 salas, la mayor ellas para 350 personas. La competencia es dura, por ejemplo con el Myriad By Sana, que da acceso directo al centro de convenciones, el Myriad Crystal Center, a través de una galería elevada. Cuenta con 7 salas de reuniones dispuestas en dos pisos, todas con luz natural y salidas al exterior.

Junto a ellos merece la pena destacar, entre muchos otros, el Epic Sana Lisboa, muy orientado a grupos y convenciones, con sus 13 de salas de reuniones ; Pousada de Lisboa, con dos salas de hasta 150 personas ; Tivoli Lisboa, con salones señoriales también para centenares de asistentes ; Tryp Lisboa Aeroporto, con un centro de convenciones propio que incluye una veintena de salas, o el nuevo Iberostar Lisboa, con 7 salones y un ballroom de 400 m², una oferta especial para viajeros de negocios.

OPORTO, la capital de norte y eje económico, también tiene mucho que ofrecer. A la cabeza se sitúa el Centro de Congresos de Alfandega, uno de los más grandes de Portugal, con 36.000 m 2 de zonas flexibles, 22 espacios multifuncionales, 400 plazas de parking y capacidad para 3.000 personas (congresos), 1.700 (banquetes) y 1.200 (conciertos).

Además de esta espectacular sede, cabe destacar el Palacio de la Bolsa, del siglo XIX, un edificio emblemático con dos espacios realmente llamativos: el Salón Árabe y el Salón de las Naciones, perfectos para eventos que busquen un plus de distinción. Finalmente, merece la pena reseñar la Fundación Serralves, una institución cultural europea en cuyo interior se encuentra el Museo de Arte Contemporáneo, con un interesante auditorio.

Por otra parte, y volviendo a las grandes cifras, cerca de la ciudad del Duero se halla Exponor, la Feria Internacional de Oporto, que dispone de la mayor área para certámenes de Portugal, nada menos que 100.000 m² de superficie cubierta, 60.000 m² en el recinto de Exponor —con centro de congresos y auditorio para 1.800 visitantes— y 40.000 m 2 en el Europarque, localizado en Santa María da Feira.

Los venues de gran tamaño en el RESTO del territorio portugués son numerosos. Cabe destacar el Palacio de Congresos del Algarve (PCA), con 41 salas y auditorio para 1.465 personas; el Centro de Congresos de Arada, también en el Algarve, cuyo auditorio ofrece 950 plazas; el Casino de Tróia, en la península del mismo nombre, frente al Parque Natural de Arrábida ; el famosísimo Casino de Estoril, a pocos kilómetros de Lisboa; el Convento São Francisco – Cultura y Congresos de Coimbra; el Fórum Machico, en la isla de Madeira… Y todo esto sin contar con museos, palacios, monasterios y, por supuesto, hoteles. Menos mal que nos queda Portugal…