Event manager, ese gran (des)conocido / MARÍA GÓMEZ, Presidenta De Event Managers...

Event manager, ese gran (des)conocido / MARÍA GÓMEZ, Presidenta De Event Managers Association In Spain (EMA)

Compartir
María Gómez_EMA

Que el sector de los eventos ha cambiado es un hecho y que este cambio lleva gestándose mucho tiempo también, pero la pandemia ha acelerado lo que era inevitable, y aunque todavía haya resistencia y esperanzas de que todo ‘vuelva a ser como antes’, la realidad es que, como dijo Darwin, quien no se adapte desaparecerá. Eso significa que está cambiando la manera de planificar los eventos, el modelo de negocio y los perfiles demandados por el sector.

 

En los tiempos que corren, donde todo el mundo se atreve a hacer predicciones, no vengo a hablar del futuro (la bola de cristal dejó de funcionarme hace meses), sino del presente, y de una realidad que, aunque ha sido patente siempre, ha puesto de relevancia la pandemia.

Los event managers corporativos, siendo una especie exótica dentro del mundo MICE, no estamos exentos de esta evolución y, precisamente porque somos exóticos, nuestra lucha por la supervivencia no es más fácil que la del resto de especies.

Nosotros venimos ya de sufrir años de ninguneos, tanto en nuestras empresas, donde muchas veces hemos sido relegados a ser l@s chic@s del café, como dentro del sector, donde no se ha valorado el conocimiento y profesionalidad de nuestro colectivo, en el que, por qué no decirlo, también hay mucho intrusismo.

La necesidad de seguir conectándose tanto con clientes como con empleados y, en definitiva,  seguir vendiendo y siendo sostenibles, ha sido más patente que nunca en estos tiempos de restricciones. En esta lucha por la supervivencia, los event managers hemos tenido que hacer un viraje de 180º, que ya estaba en marcha, pero ha sido brusco y el scope de nuestros puestos de trabajo ha cambiado radicalmente.

No solo hemos tenido que aprender a usar y entender multitud de herramientas para dar servicio a nuestros clientes internos, sino que además hemos tenido que demostrar que las acciones virtuales necesitan del mismo cuidado y preparación que las presenciales y que los contenidos y los formatos tienen que ser adaptados para ser efectivos. Hemos tenido que justificar que nuestro expertise en sobre el comportamiento humano es más necesario que nunca. Desafortunadamente, no siempre se ha sabido valorar, por lo que nuestro colectivo también está siendo víctima de expedientes de regulación de empleo y de despidos.

Esta situación nos ha dado la oportunidad de formarnos más en temas como el marketing digital, fundamental en la medición de eventos tanto presenciales como virtuales; las herramientas para que los eventos no sean actos tácticos, sino estratégicos; y a convivir con nuevos actores que pueden ayudarnos a demostrar que los eventos bien hechos y planificados no son un gasto, sino una inversión.

Ha llegado el momento de ser tenidos en cuenta de verdad, no como meros ejecutores, sino como parte activa de la preparación de la estrategia y los presupuestos de las empresas. No somos enemigos de la logística (ni presencial, ni virtual) pero cualquier logística sin un diseño y razonamiento detrás carece de valor.

Los event managers conocemos bien nuestras empresas, pero además somos transversales, verdaderos profesionales del sector MICE. Tenemos que hablar ya de estrategia digital, de mediciones, de CRMs, de lead generation, de KPIs y de sostenibilidad, porque son el futuro y van de la mano del éxito y crecimiento de nuestra actividad y de las compañías para las que trabajamos.