HAMBURGO. Esplendor en el puerto

HAMBURGO. Esplendor en el puerto

Javier Carrión

Compartir

Hamburgo, la segunda ciudad más poblada de Alemania, destaca por sus zonas verdes, su animada vida nocturna y el indudable encanto que desprende su marcado aroma marinero. El puerto, la industria aeroespacial y la presencia de grandes empresas han hecho de este destino un referente fundamental en el sistema económico germano. Así se explican los 1,5 millones de visitantes anuales que recibe la Feria de la ciudad y el proyecto en curso para construir uno de los centros de congresos más espectaculares de Europa.

A solo diez kilómetros del aeropuerto Hamburg-Fuhlsbüttel se levanta, en el corazón de la ciudad, el Centro de Congresos de Hamburgo (CCH), su faro económico, el primero erigido en Alemania. Construido en 1973, en un solar de 13.000 m2, junto al lado norte del Jardín Botánico, su desarrollo en los últimos 42 años ha sido vertiginoso. Tiene capacidad para 12.500 personas y sus instalaciones acogen una media de 200 eventos anualmente.

El CCH, un moderno edificio de cristal y cromo situado en el número uno de Messeplatz, con amplia variedad de espacios. El mayor de ellos es la Sala H, con una superficie de 7.000 m2, pero hay otras 22 estancias y recintos más pequeños desde los 40 m² hasta los 2.500 m². Y toda con una accesibilidad fuera de toda duda. De hecho, se encuentra a una sola parada de S-Bahn desde la estación principal y dispone de dos amplios garajes para los visitantes que suman 1.200 plazas.

NUEVO PALACIO DE CONGRESOS

El centro es el más demandado del norte de Alemania para congresos, exposiciones o conferencias. Tanto es así que en 2014 batió todos sus marcas, con 247 eventos, 41 ferias, 14.138 exhibidores, 100 millones de euros en ingresos y más de 1,2 millones de visitantes. Estos datos confirmaron la teoría de que era necesario un nuevo edificio. El comienzo de las obras está previsto para principios de 2017, con un presupuesto de 194 millones, y si todo va bien abrirá sus puertas en 2019.

De lo que nadie duda en  Hamburgo es que cuando termine el proyecto, la ciudad contará con uno de los más modernos centros de congresos de Europa. En el plan están previstos 12.000 m2 de exposición, otros 12.000 para el vestíbulo y las zonas comunes áreas de vestíbulo, así como más de 10.000 asientos repartidos en unas 50 salas de distintos tamaños.

El objetivo de sus impulsores no es otro que el de situar a Hamburgo entre los centros europeos más importantes para la innovación y la ciencia, haciendo a la ciudad incluso más atractiva como sede de empresas globales y grandes eventos nacionales e internacionales.

CÁMARA DE COMERCIO

Después del CCH, la Cámara de Comercio es la alternativa más recomendable en el segmento MICE. Este edificio clasicista es uno de los más antiguos de la ciudad. Sobrevivió prácticamente intacto al gran incendio de 1842 y también a los ataques aéreos de la II Guerra Mundial. Desde 1665 representa los intereses de Hamburgo y constituye el órgano de autogestión de su economía.

La institución, que hoy tiene la categoría de organismo público y que también dirige la Bolsa de valores, fue fundada por los fabricantes y comerciantes de la ciudad. Cuenta con nada menos que 150.000 empresas, entre las que destacan unas 700 de 30 gremios diferentes por su especial compromiso y que han conseguido un estatus de representantes honoríficos.

En este edificio de Carl Ludwig Wimmel se alquilan diferentes estancias para reuniones y eventos. El salón Börsensaal es, con sus 664 m², el más amplio de la institución. Le siguen la sala Commerzsaal, que cuenta con una superficie de 550 m² y puede recibir unas 700 personas, y otras estancias más reducidas, indicadas para grupos entre 35 y 220 personas.

Llegar a la Cámara de Comercio resulta muy sencillo, pues se encuentra ubicada en el centro de la ciudad, detrás de su famoso Ayuntamiento, al oeste de la estación central de trenes, y se puede acceder a ella fácilmente a pie o en transporte público. El metro Rathaus y el S-Bahn Stadthausbrücke se sitúan a solo unos pasos del edificio.

HAFENCITY

También en el terreno urbanístico, Hamburgo sigue a la cabeza de las ciudades germanas. La Hafencityconstituye, hoy en día, el proyecto de desarrollo más grande del continente. Sobre una superficie de 157 hectáreas, ha sentado las bases de un nuevo espacio urbano para crear la primera gran ciudad del milenio, en continua evolución, a pocos metros de las antiguas bodegas del puerto y de la llamada “ciudad almacén”(Speicherstadt), declarada patrimonio de la Unesco el año pasado. El metro cuadrado construido se cotiza aquí entre 3.000 y 6.000 euros.

Las plazas y los edificios de la Hafencity recuerdan a navegantes y aventureros tan famosos como Marco Polo, Magallanes o Vasco de Gama, y se combinan para buscar el mejor aprovechamiento laboral y residencial entre comercios minoristas, hoteles, oficinas y viviendas, además de espacios de ocio, gastronomía y cultura.

En este último apartado destaca la construcción, todavía no acabada, del auditorio Elbphilharmonie, la nueva sede de la Filarmónica de Hamburgo. Los problemas se han cebado en este llamativo edificio futurista levantado sobre un antiguo almacén del río Elba, lo que ha obligado a la empresa constructora, el grupo suizo de arquitectos Herzog & De Meuron, a retrasar constantemente su inauguración.

Ahora se estima que esta sala de conciertos, cuya cresta de vidrio y sus puntas en forma de ola rompiente apuntan al cielo a 37 m de altura, puede ser inaugurada en octubre de este año, una vez que el presupuesto se ha aumentado por los gobernantes del estado. Sí están listos los 45 apartamentos del edificio y un hotel con 248 habitaciones desde el que se podrá disfrutar de la mejor vista sobre el Elba, la ciudad y su puerto, que sigue siendo, casi mil años después, uno de los mayores del mundo.

EL VIEJO HAMBURGO

La nueva Hamburgo, que resurge donde nació la ciudad, en su río, contrasta con ese antiguo casco viejo que traslada al visitante al tiempo en que los ricos comerciantes hacían magníficos negocios con el café, el té, el cacao, las especias, los tapices árabes o las sedas orientales.

La joya es el Ayuntamiento, orgullo de sus habitantes, que fue construido entre 1886 y 1897 entre los ríos Alster y Elba. El edificio de granito y arenisca es, con sus 650 habitaciones, más grande que el palacio de Buckingham y en él sobresalen su torre de 112 m y la fachada que da a la plaza del consistorio, en cuyas hornacinas descansan las esculturas en bronce de 20 reyes y emperadores del antiguo imperio alemán, desdeCarlomagno hasta Francisco II. Hoy es sede del Parlamento y del Gobierno de Hamburgo.

Junto a la del Ayuntamiento, la torre de la Iglesia de San Miguel, llamativa por su color oscuro, era el auténtico faro de los barcos que se acercaban al puerto. Hoy es, no solo el clásico emblema de la ciudad, sino el templo barroco más importante del norte de Alemania, aunque para los hamburgueses, que sienten una debilidad especial por este templo, representa un auténtico teatro, con su gran nave de 52 m de longitud, su llamativo altar de 20 m de altura y un reloj dorado, situado en lo alto de la torre, que es el más grande del país, con dos agujas de 130 kg cada una.

EL BARRIO CANALLA

Hamburgo ofrece también su vena más canalla en el distrito de Sankt Pauli con la calle Reeperbahn y aledañas, una de las vías más animadas y “pecaminosas” del mundo, donde se proponen todo tipo de atracciones. Tascas, pubs, bares, casinos, discotecas, cafeterías y una zona para las quinientas mujeres que ejercen la prostitución, visibles en sus escaparates al estilo del Barrio Rojo de Ámsterdam.

Todo es posible en este antiguo vecindario de marineros en el que también se ofrece un tour para comprobar la huella que dejaron Los Beatles en la ciudad antes de ser famosos en el mundo. Desde la peluquería que dio con sulook revolucionario, hasta una plaza dedicada al cuarteto de Liverpool en la que sus seguidores pueden hacerse fotos como si fueran miembros de la banda, sin olvidar el legendario Star Club, que se quemó en 1987, o el Indra, los escenarios de sus casi clandestinas primeras actuaciones fuera del Reino Unido.

Además de este espacio de luces de neón donde todo está a la vista —y eso incluye a los acérrimos hinchas del club de fútbol de este barrio, conocidos como “los piratas del norte”—, los jóvenes también encuentran su sitio para divertirse en la lonja del Mercado de Pescado de Altona (Fischmarkt), y lo hacen entre 50.000 y 100.000, especialmente los viernes y sábados. Después de pasar la noche sin pegar ojo, se puede comprar pescado fresco, vino caliente, dulces, souvenirs o antigüedades. Para todos los gustos.

TAMBIÉN TRANQUILIDAD

Los amantes de la tranquilidad tienen también magníficos lugares en esta urbe dinámica, selecta y vital, con casi dos millones de habitantes, en la que están instalados unos trece mil millonarios con mansiones que valen entre quince y veinte millones de euros.

Una buena opción es pasear por el parque Planten un Blomenm, muy popular por su flora y su fauna, y porque en él se puede tomar té en un salón japonés, deambular por el coqueto jardín de rosas, patinar o montar en poni.

Otros sugieren tomar un barco de vela o un bote de remo en el Alster interior (Binnenalster) con rumbo al más grande Alster exterior (Aussnalster) o simplemente subirse a un crucero de turistas para atravesar alguno de los casi 2.000 puentes que embellecen Hamburgo, una delicia para olvidarse del estrés de las grandes ciudades.

GRAND ELYSÉE HAMBURG *****
Emplazado a 400 m del CCH y de la estación de tren de Dammtor, se ubica en el barrio de Rotherbaum, con una oferta de 511 habitaciones y suites, amplias, luminosas y elegantes. Entre sus instalaciones destacan sus cuatro restaurantes y su magnífico spa de lujo, un área de bienestar de más de 1.000 m² equipada con saunas, jacuzzis, gimnasio y piscina cubierta que está abierta de  7 a 22h. El Bourbon Street, su bar más popular, ofrece habitualmente actuaciones de música jazz en directo.
Rothenbaumchaussee, 10
Tel. +49 40 414 120 / www.grand-elysee.com

ATLANTIC KEMPINSKI *****
Un clásico en Hamburgo, con sus 221 habitaciones, muchas de las cuales gozan de espléndidas vistas al lago Alster. Desde 1909 trece de sus salas están reservadas para eventos y congresos con una capacidad de 1.200 invitados. La Grosser Festsaal, de 380 m2, es su estancia más célebre. En el tercer piso se encuentra el spa Energy Clinic, con un salón de belleza exclusivo, que propone masajes y tratamientos faciales muy relajantes para el cuerpo y la mente.
An der Alster, 72-79
Tel. +49 40 28 880 / www.kempinski.com

NH COLLECTION HAMBURG CITY ****
La cadena cuenta con cuatro establecimientos en la ciudad, entre los que destaca este hotel de la marca premiumdel grupo, en plena Reeperbahn, uno de los polos del ocio en la ciudad, y a pocos minutos a pie del centro de convenciones de Messehallen. Ofrece 119 espaciosas habitaciones recientemente reformadas y 10 suites de ambiente clásico, además de una estupenda terraza ajardinada y un centro de negocios.
Feldstrasse, 53-58
Tel. +49 40 432 320 / www.nh-hoteles.es

BARCELÓ HAMBURG****
Un toque vanguardista que se sitúa en el centro de la ciudad, rodeado de una excelente oferta cultural y comercial, con 193 habitaciones, desde las superiores, de entre 24 y 29 m2, o las junior suite, de 41 a 46 m2, hasta la estupenda suite Inner-Alster. Ofrece también 280 m² de espacio para eventos dividido en 6 salas con capacidad para 200 personas.
Ferdinandstrasse, 15
Tel. +49 40 22 63 620 / www.barcelo.com

MÖVENPICK HOTEL HAMBURG ****
Original establecimiento del centro de la ciudad instalado en una torre de agua del siglo XIX frente a la estación de tren de Sternschanze. Dispone de 226 habitaciones y una zona de conferencias de 500 m² que concentra 13 salas con luz natural. La estancia más grande, denominada Tessin, ocupa 222 m² y llama especialmente la atención por su vanguardismo acristalado con vistas al parque.
Sternschanze, 6
Tel. +49 40 33 44 110 / www.movenpick.com

LINDNER PARK-HOTEL HAGENBECK ****
Junto al zoológico y al acuario de Hamburgo, a 100 m de la estación de metro Hagenbeck, cuenta con 158 habitaciones decoradas en estilo tropical muy exótico. En la quinta planta está ubicada la zona de spa y fitness, con baño turco, dos saunas, gimnasio y un área de relajación. Existe conexión en tren para desplazarse a la Feria de Hamburgo.
Hagenbeckstrasse, 150
Tel. +49 40 800 808 100 / www.lindner.de

CLOUDS RESTAURANT
Cocina sencilla con influencia francesa en la que destacan sus carnes, aves de corral y pescados bajo la supervisión del chef Eric Krober. No hay que perderse el rooftop, a 235 m de altura, casi tocando el cielo, donde se organizan fiestas con dj en un ambiente chill out. Excelentes vistas del río Elba y el puerto, Spielbudenplatz, Reeperbahn y la Torre Michel.
Reeperbahn, 1
Tel. +49 40 30993280 / www.clouds-hamburg.de

CARLS BRASSERIE
Cocina del norte de Alemania con un toque francés en un local decorado en madera de pino. Cuenta con tres espacios independientes: la brasserie, el bistro y un salón privado con bar y chimenea abierto a la organización de eventos con vistas al Elba. El local tiene acceso directo al paseo marítimo junto a la nueva sede de la Filarmónica de Hamburgo.
Am Kaiserkai, 69
Tel. +49 40 300 322 400 / www.carls-brasserie.de

WASSERSCHLOSS
Bello palacio-restaurante situado en una pequeña península entre canales de la “ciudad almacén”. Su carta propone una gran variedad de delicias culinarias con el apoyo, siempre básico, de sus más de 250 variedades, que se pueden adquirir también en su encantadora tienda (Teekontor). Su desayuno tiene fama en la ciudad. En el local se celebran eventos corporativos y conferencias.
Dienerreihe, 4
Tel. +49 40 558 982 640 / www.wasserschloss.de

MARBLAU
Gastronomía de inspiración mediterránea con sabores africanos, complementado por los mejores vinos alemanes, en un elegante local situado muy cerca de la sala de conciertos Laesiszhalle, en Johannes Brahms Platz. Losrisottos, el solomillo a la parrilla y el queso de cabra son sus platos más apreciados.
Poolstrasse, 21
Tel. +49 40 35 016 555 / www.marblau.de

TOUR POR SANKT PAULI (3-4 h)
El barrio de Sankt Pauli, también conocido como el Barrio Rojo de Hamburgo, ha dejado atrás su mala fama y se ha convertido en una zona muy de moda, repleta de bares, clubes, discotecas y salas de fiestas. El Schmidts Tivoli, ofrece espectáculos musicales y de cabaret en el mismo corazón del barrio donde los Beatles iniciaron su andadura musical fuera del Reino Unido. Muy cerca, en Grosse Freiheit, junto a la estación de Reeperbahn, hay otra zona exclusiva con restaurantes y bares.

POR LA NOCHE EN NEUSTADT (3 h)
Hamburgo es una ciudad muy animada, especialmente durante la noche. Las actividades tras la feria o el congreso pueden comenzar en el café Grossneumarkt, continuando por el distrito de Neustadt, la ciudad nueva. La zona fue reconstruida después del bombardeo aliado en la II Guerra Mundial y tiene su corazón en Gänsemarkt, con tiendas, boutiques y discotecas. No hay que perderse el barrio de Altona, con diversión asegurada.

PUERTO Y EL ALSTER (3 h)
Las orillas del Elba también proponen una amplia oferta de diversión, con bares que frecuentaban los marineros, aunque una vuelta por el puerto puede ser un plan más sugerente. Hadag cuenta con una flota de barcazas y barcos elegantes de pasajeros, aunque también hay ferris rápidos o el catamarán de alta velocidad, que organizan paseos por el río. Otra opción es realizar un recorrido histórico por los canales o navegar por el Alster, el lago más popular de la ciudad, haciendo escala en nueve puntos donde se puede embarcar o desembarcar.