La operadora ferroviaria francesa indemniza a una pasajera despedida por los retrasos

La operadora ferroviaria francesa indemniza a una pasajera despedida por los retrasos

Compartir

El juez dictamina que la puntualidad es una obligación contractual y obliga a pagar 1.500 euros a una ex-trabajadora que llegaba al menos seis veces al mes tarde a su empresa.

 

Soazig Parassols es una francesa que perdió su trabajo por retrasos en el tren. Trabajaba a tiempo parcial en un gabinete de abogados de Lyon. Durante lo que duró su contrato los retrasos fueron tan numerosos, como consecuencia del mal funcionamiento de la línea de tren que enlazaba su ciudad de origen con la de su trabajo, que terminó siendo despedida.

Hasta su jefe le escribió que no podía permitirse llegar "tan a menudo tan tarde" porque esto suponía un perjuicio para la empresa. Cada mes, los retrasos se produjeron al menos seis veces. Por eso un juez ha dictaminado que SNCF, la operadora ferroviaria francesa, es la responsable de este despido.

Según el magistrado, la puntualidad es una obligación contractual y la denunciante recibirá 1.500 euros de indemnización.