REGIÓN DE MURCIA. Una sorpresa tras otra

REGIÓN DE MURCIA. Una sorpresa tras otra

H. M.

Compartir
Teatro Romano de Cartagena
Teatro Romano de Cartagena

La Región de Murcia es de esas grandes desconocidas que reservan una sorpresa tras otra cuando el visitante se acerca con ganas de disfrutar de una experiencia memorable. La Costa Cálida-Región de Murcia es mucho más que sol y playa. Es cultura, naturaleza, tradiciones, gastronomía, pueblos con encanto… Toda una invitación al relax y la desconexión. Esos atractivos se suman a las excelentes comunicaciones, al buen clima durante todo el año y a unas infraestructuras que la convierten en una opción magnífica para la actividad MICE.

En un contexto tan adverso para el turismo, las autoridades turísticas murcianas han puesto todo de su parte para garantizar que las visitas a la región se realicen con las máximas garantías.

Como señalan en sus materiales promocionales, la intención es « ponértelo fácil » con la creación de los llamados « Momentos Seguros », una colección de experiencias únicas con las que disfrutar del destino y todos sus atractivos, desde el mar hasta la montaña, de la amplia oferta cultural y de las actividades de incentivo, acompañadas de buena cocina y mejor vino en espacios amplios y con plazas limitadas. Suena bien.

La verdad es que son muchos los planes que se pueden organizar tras una convención, un congreso o un evento corporativo de cualquier tipo. Para la actividad MICE, la Región de Murcia parte de entrada con las posibilidades de un destino de mediano tamaño, muy cómodo y manejable para los grupos, unas infraestructuras de primer nivel, una planta hotelera en constante renovación y un equipo de profesionales muy cualificado para los eventos. Además, el destino es más accesible aún desde la inauguración, a primeros del año pasado, del Aeropuerto Internacional de la Región de Murcia.

Resulta imposible hablar de la oferta MICE sin mencionar a las ciudades de Murcia y Cartagena, ambas con Oficinas de Congresos que facilitan el apoyo necesario para llevar a cabo cualquier tipo de evento. Todos estos recursos arropan una notable infraestructura que se extiende también por ciudades como Lorca, Águilas o la zona del Mar Menor y La Manga.

PALACIOS DE CONGRESOS

Los dos centros de referencia para el sector MICE son el Auditorio y Centro de Congresos Víctor Villegas, de Murcia, y el Auditorio y Palacio de Congresos El Batel, en Cartagena. El primero de ellos, junto al río, está constituido por un conjunto de dos edificios, con capacidad para más de 2.000 asistentes, entre cuyas dotaciones destacan la sala Narciso Yepes, con un aforo de 1.760 personas; y la sala Miguel Ángel Clares, con capacidad para 457 personas. Además, cuenta con cerca de 4.000 m2 de espacios multiusos y otras 16 estancias para reuniones de distintas capacidades. Todo un despliegue.

En cuanto a El Batel, resulta difícil encontrar propuestas arquitectónicas tan innovadoras como la que propone este sorprendente palacio de congresos cartagenero. Situado en el mismo puerto de la ciudad y concebido como un buque, ligero y colorista, puede albergar hasta 2.500 personas distribuidas en sus 9 salas, además de dos auditorios, para 1.401 y 444 espectadores. Una sala de exposiciones de 600 m2 y un vestíbulo completamente diáfano de 1.200 m2 sirven de espacio expositivo. También dispone de una amplia terraza con vistas al Mediterráneo.

Cartagena sorprende también con espacios para reuniones como el Antiguo Cuartel de Instrucción de Marinería, actualmente en el seno de la Universidad Politécnica, un monumental edificio del siglo XVIII ; o venues como el Barrio del Foro Romano, con los restos de un complejo termal, el Templo de Isis y el edificio del Atrio ; o el Fuerte de Navidad, especial por sus terrazas con espectaculares vistas a la bahía.

Por su parte, en Murcia destacan Los Molinos del Río, un espacio polivalente de interés artístico ubicado a orillas del Segura y con vistas a la torre y a la fachada de la Catedral de Murcia, uno de los máximos exponentes del barroco español.

Tampoco hay que perder de vista al Auditorio Infanta Doña Elena de Águilas, frente a la playa de Las Delicias, con su llamativa fachada de formas cóncavas. Entre sus espacios destacan la sala de congresos, con una capacidad para 705 espectadores, además de tres cabinas de traducción simultánea , y una sala multifuncional para 300 invitados.

Los recintos feriales de la región murciana no se quedan atrás : IFEPA, en Torre Pacheco, es uno de los puntos de encuentro comercial más importantes del sureste español. Otras localidades como Lorca o Yecla también cuentan con sus propios recintos feriales.

OFERTA HOTELERA

La Región de Murcia puede presumir de una planta hotelera de primer nivel, y no solo para dar servicio al turismo vacacional. Los viajeros de negocios y los organizadores de eventos pueden disfrutar de una gran variedad de alojamientos, tanto en la costa como en la ciudad, con venues para eventos, salas de reuniones e incentivos, entre los que se encuentran cadenas hoteleras de renombre y resorts de alto standing de cinco y cuatro estrellas.

Las ciudades de Murcia y Cartagena suman una planta de unas de 6.400 plazas hoteleras, repartidas en un total de 56 alojamientos, prácticamente el 80% de ellos de cuatro y tres estrellas.

En el resto de localidades, los meeting planners también tienen a su disposición una oferta hotelera de alto nivel, con establecimientos de cinco y cuatro estrellas en zonas como el Mar Menor y La Manga, con unas 3.500 habitaciones y casi 7.000 plazas.

Además, otros destinos como Águilas y Mazarrón albergan hoteles de diferentes categorías que suman unas 1.500 plazas. En el interior, Lorca y Totana disponen también de un total de 13 establecimientos y casi 900 camas.

ACTIVIDADES DE INCENTIVO

Historias milenarias, el poder seductor del Mediterráneo, entornos naturales ideales para actividades de incentivo, gastronomía del mar y de la huerta… Muchas son las opciones que ofrece la Región de Murcia para los programas sociales de las reuniones, los congresos y los eventos.

Empezando por el paladar, hay que darle la enhorabuena por repetir en 2021 como Capital Española de la Gastronomía, gracias a su propuesta « Los 1.001 sabores de la Región de Murcia ». La tradición y la vanguardia se dan la mano a partir de la excelente materia prima vegetal, la gran oferta de carnes o los preciados tesoros del mar, todo ello con la sabiduría ancestral que llega desde los tiempos romanos y árabes.

Los entornos naturales de la verde huerta murciana son también una buena alternativa para eventos al aire libre, con espacios como el Palacete Rural de la Seda, edificio solariego de estilo mallorquín del siglo XVIII, con bodegas y salones ; o la Finca Buenavista, que incluye el restaurante La Cabaña, distinguido con dos estrellas Michelin. El restaurante Magoga de Cartagena suma otra estrella Michelin a la región.

Más ideas. En el Parque Regional de Calblanque se suceden largas playas vírgenes de arena dorada que se funden con los tonos negros y rojizos de los restos minerales de la sierra, y todo envuelto por montes de pinos y palmitos de gran valor paisajístico. Por su parte, las reservas de buceo de Cabo de Palos y Cabo Tiñoso están catalogadas entre las mejores de Europa, gracias a sus fondos, ricos en posidonia oceánica, formaciones coralinas y fauna marina. Los buceadores más experimentados pueden visitar pecios como el Sirio, el considerado Titanic del Mediterráneo.

A menos de diez minutos del centro urbano de Murcia, el Parque Natural de El Valle y Sierra de Carrascoy, un bosque mediterráneo con unas excepcionales vistas del valle del Segura, invita a la práctica de deportes como la escalada, el senderismo o el ciclismo.
En Cartagena es una buena opción organizar una jornada en su Circuito de Velocidad. El centro ofrece todo tipo de actividades relacionadas con el motor en sus 3,5 kilómetros y sus 18 curvas de infarto. Un lugar donde soltar adrenalina y pasarlo en grande, al tiempo que se trabaja el team building.

La cultura y la historia también tienen su hueco. Murcia capital es un exponente privilegiado de la época árabe. Algunos de los restos de la antigua muralla aún son visibles en diferentes lugares de la ciudad. Su importancia queda de manifiesto en los numerosos hallazgos arqueológicos, como los del Convento de las Claras, hoy Museo de Santa Clara.

La ciudad cristiana también ha dejado profunda huella en la fisonomía urbana de Murcia. Dos de sus arterias principales, la Platería y la Trapería, son aún testigos de la intensa actividad gremial que se desarrolló en la urbe. Visitar alguna de sus iglesias, mayoritariamente barrocas, también es una delicia. Templos como los de la Merced, San Miguel, Santa Ana, Las Claras, Santo Domingo, Santa Eulalia o San Juan de Dios unen a su arquitectura un importante patrimonio pictórico y escultórico, en el que destaca, como no podía ser menos, el gran artista local Francisco Salzillo.

Por lo demás, en estos momentos son imprescindibles las medidas de seguridad frente a la pandemia del coronavirus. En este sentido, el destino ha hecho los deberes y ha aprobado con nota, adaptándose a la legislación actual. Numerosas localidades y empresas turísticas de la región han obtenido los distintivos oficiales en materia de prevención frente a la COVID-19. •

MÁS INFO
murciacongresos.com
oficinadecongresos.cartagena.es
murciaturistica.es