REGIÓN DE MURCIA. Siempre es primavera

REGIÓN DE MURCIA. Siempre es primavera

Miriam González

Compartir

Con 310 días de sol al año, los murcianos no saben muy bien qué hacer con el paraguas. La región puede presumir de una buena cantidad de espacios para reuniones que se pueden aprovechar casi siempre al aire libre. Y con mucha historia, ya que las civilizaciones del Mare Nostrum fueron las primeras en poner un pie en estas tierras y en desarrollar una cultura que se ha mantenido hasta nuestros días. En Murcia los eventos brillan bajo esos cielos de azul intenso salpicados por la brisa de la Costa Cálida.

 

En la Región de Murcia hay algo más que limones, y eso es mucho decir, ya que cuenta con la mayor producción de Europa. Aunque esté casi en un rincón de la península, siempre ha tenido una personalidad peleona a lo largo de la historia. De hecho, por los avatares de los reinos castellanos, aragoneses y nazaríes —que siempre compitieron por llevarse la plaza— la bandera mantiene cuatro castillos, símbolo de esta situación fronteriza y estratégica por la que todos lucharon. Tanto ir y venir de contiendas ha dejado un legado de influencias en topónimos y formas de hablar que aún hoy conforman la idiosincrasia murciana.

Si por algo destaca también la región es por los contrastes de su geografía: desde zonas montañosas, valles y mesetas hasta un litoral de casi 200 km de la Costa Cálida. Y cómo no, la huerta y las viñas. La primera es la base de una gastronomía con una excelente materia prima, tan sencilla como natural, que es otro de sus grandes atractivos. Siempre bien acompañada de los caldos de las tres denominaciones de origen: Jumilla, Yecla y Bullas.

Y aunque se espere al AVE como agua de mayo, llegar resulta tan sencillo como embarcarse en un vuelo al aeropuerto de Murcia-San Javier, premiado recientemente como el mejor aeródromo europeo de su categoría, o el de Alicante-Elche, a 45 minutos por carretera.

LA CAPITAL, TAN BONICA

Para no perderse mucho en la ciudad de Murcia, tan cómoda y paseable, las referencias son el río Segura y, en el centro histórico, la imponente catedral. La plaza del Cardenal Belluga está flanqueada en tres de sus lados por los edificios más emblemáticos: el palacio episcopal, el edificio de Moneo y, justo enfrente, la catedral. El templo impresiona por sus dimensiones y por el diseño de su fachada barroca. También el interior merece una visita para admirar auténticas joyas góticas y renacentistas, incluso el corazón de uno de los personajes clave en la historia de la región: Alfonso X el Sabio.

Una catedral de estas características suele ir acompañada de una gran torre. La de Murcia mide 92 m y se construyó entre los siglos XVI y XVIII. Cuenta la leyenda que un obispo alertaba con la campana en caso de tormenta y que con tanto énfasis lo hizo que esa es la razón por la que casi no llueve en Murcia.

Lo mejor es que la torre está preparada para los que no aguantan subir escaleras, ya que se accede por rampas hasta llegar a las mejores panorámicas de la ciudad. La visita hace un alto en el Archivo Diocesano, custodiado por un archivero tan peculiar que sólo podría haberse dedicado a esto. Y después, degustación de dulces típicos de la Región acompañados por vinos de las D.O murcianas. Es decir, delicatesen con vistas.

SITIOS SINGULARES

De nuevo con los pies en el suelo, lo siguiente es enfilar hacia la calle Trapería, la principal del centro histórico, para pasar por el venue con más clase y señorío: el Real Casino de Murcia. Construido a finales del siglo XIX, tradicionalmente ha sido el lugar de reunión de la gente bien de la ciudad. Este monumento histórico artístico sigue usándose como club privado, pero los salones de la planta baja se alquilan para la celebración de eventos.

Nada más entrar, sorprende el Patio Árabe, con una espectacular cúpula —en un guiño a la herencia de la ciudad musulmana de Mursiya— que con sus mocárabes recuerda, y mucho, a las estancias de la Alhambra. Una galería acristalada conduce a los diferentes espacios del palacete, donde destaca especialmente el gran salón de baile, para eventos muy especiales, o el salón de Armas, con capacidad para 60 personas, el lugar donde se instruían los señores en el arte de la esgrima. Por su parte, el salón del Congresillo es el lugar de recepción tradicional a personajes de renombre que pasan y han pasado por Murcia. Y todo con el ambiente clásico de principios del siglo XX.

El edificio además dispone de un salón de actos con capacidad para 100 personas y de una zona de restauración, con estancias que pueden dar cabida a más de 200 invitados. Aquí destaca sobre todas el gran Patio Azul, que están acristalado, por si algún día raro acecha una nube en el horizonte.

Aún con la grata sensación de haberse metido en una película de principios de siglo, lo que procede es acercarse a la ribera del río Segura, hacia el cual la ciudad ha vuelto a poner sus ojos no hace mucho tiempo. De repente, un enorme pez metálico asoma la cabeza sobre el agua, todo un homenaje a una de las fiestas con más enseña de la capital, el Entierro de la Sardina, que en Murcia se celebra casi con la llegada de la primavera. Esta curiosa estampa, con la torre de la catedral al fondo, se puede contemplar a las mil maravillas desde la terraza de Molinos del Río, un edificio que, como su nombre indica, se utilizaba para estos menesteres. Hoy es un museo y un sitio ideal para eventos al aire libre junto al río.

Otro de esos lugares con historia es el Palacio Almudí, antiguo pósito municipal. Construido en el siglo XVII, actualmente funciona como centro cultural, archivo municipal y sala de exposiciones. Esta última se puede utilizar para actos que lucen mucho bajo las hileras de arcadas de piedra del recinto.

Aunque el centro cultural por antonomasia de la capital es el Museo Salzillo, dedicado al gran artista murciano. Se puede hacer un recorrido por la obra del imaginero —los belenes y los pasos de Semana Santa— y además celebrar algún evento entre tanto arte. La barroca iglesia de Jesús, con un aforo de 225 personas, alberga en ocasiones conciertos de música clásica, mientras que otras salas del museo, pueden acoger eventos de hasta 100 participantes. Y, por qué no, también se pueden plantear visitas en exclusiva con el museo cerrado, un lujo para grupos de hasta 35 personas.

Quizá una de las cosas que más gusten de Murcia es que aún es de esas ciudades que, a pesar de ostentar la capitalidad autonómica, con todas las prestaciones que ello conlleva, se puede disfrutar sin agobios y prácticamente a pie. Las distancias son bastante asequibles y el clima, una vez más, hace que el paseo merezca la pena.

No es una excepción el Auditorio y Centro de Congresos Víctor Villegas, al que se llega desde el centro tras un pequeño garbeo por la margen del río. Sin duda, es elección para los grandes eventos. Los número cantan. La sala Narciso Yepes, por ejemplo, tiene capacidad para 1.800 personas. Además, cuenta con más de 2.500 m² de salas multiusos y otras 16 estancias para reuniones de distintas capacidades. Todo un despliegue de facilidades.

CARTAGENA, REUNIONES MILENARIAS

A poco más de media hora por carretera de Murcia, la ciudad de Cartagena es de esos sitios que cuanto más se frecuentan, más sorprenden. Al amparo de cinco cerros, la antigua capital de cartagineses y romanos ha sabido sacar partido tanto de su posición estratégica como de su legendario pasado, una historia que hoy en día permite poner un pie en una muralla púnica, pasear entre ruinas romanas o tomarse un café en el mismo sitio que lo hiciera Hans Christian Andersen, a un paso de espectaculares fachadas modernistas.

Buen ejemplo es el Ayuntamiento, que se alza cual vigía en su mascarón de proa a pocos metros del puerto; el mejor vestigio del esplendor que vivió Cartagena con la fiebre minera del siglo XIX. Se puede —y se debe— visitar el interior, que atesora una decoración modernista despampanante. También resulta hasta cierto punto emocionante entrar en el despacho de Isaac Peral. El edificio se puede usar también para eventos muy exclusivos o recepciones de altos vuelos.

Si de emociones se trata, justo enfrente está el acceso al Museo del Teatro Romano. Rafael Moneo se encargó de los planos y de la rehabilitación para que todo el mundo pueda sentir la magia de los primeros eventos que tuvieron lugar en la ciudad. El recinto cuenta con un pequeño salón de actos con capacidad para 85 personas y el teatro en sí puede visitarse de forma privada para grupos.

MÁS HISTORIA

Otro de esos sitios en los que la historia se siente de cerca es el Foro Romano, en el que se conservan bastante bien parte de las antiguas termas. Lo mejor de este espacio es que está tan bien concebido que es muy cómodo moverse entre las diversas estancias o saborearlas desde las pasarelas colocadas a tal efecto. Y mejor aún: celebrar un evento casi encima del tepidarium, una experiencia definitivamente muy vip.

Cartagena siempre ha mirado hacia el mar y no muy lejos están los venues con más capacidad de la ciudad. Lo que un día fue el CIM (Cuartel de Instrucción de Marinería), y previamente prisión militar, es hoy uno de estos grandes espacios, con capacidad para albergar eventos de hasta 2.000 personas en su patio central. Además, cuenta con salas de reuniones de distintas capacidades, la mayor de ellas para 600 personas. Un edificio muy singular, ya que además ocupa parte de las dependencias de la actual Facultad de Ciencias de la Empresa de Cartagena.

Y cómo no, el Auditorio y Centro de Congresos El Batel. En total, 17.000 m² para exposiciones y ferias y congresos, con un diseño tan innovador que consigue causar la impresión, no sólo de ligereza, sino también de estar bajo el mismo mar. Y de hecho lo está. El auditorio en sí está dotado con 1.400 butacas y el complejo dispone además de numerosas salas de reuniones, la mayor de ellas para 444 personas. Por cierto, el restaurante Escenzia cuenta con una espectacular terraza para degustar exquisiteces con la panorámica del Mediterráneo. Lo que viene a ser una auténtica experiencia “gastrovisual”.

CASI ENTRE DOS MARES

A tan sólo 15 minutos en coche se encuentra uno de los accidentes más peculiares de la península: ese cordón conocido como La Manga, entre el Mediterráneo y el Mar Menor, que no deja de ser una laguna salada. Muy cerca se erige uno de los mayores resorts turísticos y deportivos de Europa, La Manga Club.

Hablar de dimensiones de este oasis es perderse en el espacio. Para el alojamiento cuenta con dos hoteles, de cuatro y cinco estrellas, que tienen salones para grandes eventos. Entre otros, el Príncipe Felipe dispone de un gran salón con capacidad para más de 400 invitados, mientras que solo el salón Panorama de Las Lomas Village cuenta con otros 400 m² para eventos corporativos. Y es que aquí todo es a lo grande, en especial los tres campos de golf que ofrece el resort, ante los que dan unas ganas irresistibles de hacerse unos de hoyos. Buen plan para poner fin a la visita de gran región igualmente grande.

RECOMENDADOS

EXPERIENCIA LICOR 43
Así para empezar, reciben a las visitas con un café español, es decir, con Licor 43, uno de los productos de su categoría más vendidos del mundo. Con esta previa se puede intuir que todo lo que queda por ver y probar va a ser bueno, y no falla. Primero en el museo se cuenta su historia y elaboración, a base de 43 ingredientes, y después en la fábrica se asiste a casi todo el proceso. Lo único que no es posible es conocer es la composición ultrasecreta de la fórmula, aunque el resultado se puede degustar en la cata al final. Bonus track: además de visitas privadas se pueden celebrar eventos en las instalaciones exteriores del recinto.
www.licor43.es

RUTA DE LA SEDA
No, no hay que dar el salto a Oriente para conocer los entresijos de un producto tan preciado como la seda. De hecho, este tejido entró en la península por Murcia con la llegada de los árabes y la sericultura llegó a su máximo apogeo en la región entre los siglos XVI y XVIII. A muy pocos kilómetros de la capital se puede hacer una inmersión en esta tradición con la visita a un museo de la Peña Huertana de la Seda. Para redondear la, la jornada concluye con un almuerzo huertano, como debe ser.
www.aldabacongresos.com

OCCIDENTAL SIETE CORONAS ****
Tan recién incorporado a Occidental que todavía no luce esta marca en la fachada. Totalmente renovado en 2016, este clásico aglutina argumentos para ser de las mejores opciones para viajes corporativos en la ciudad de Murcia: por proximidad al centro y al Auditorio Víctor Villegas, por la amplitud y comodidad de sus habitaciones, por sus 9 salas de reuniones y, por qué no, también por los estupendos churros que se sirven en el desayuno bufé.
Ronda de Garay, 5. Murcia
Tel. 968 217 774
www.barcelo.com/murcia/hotel

NELVA MURCIA ****
Como curiosidad, las 250 habitaciones del hotel están decoradas según las estaciones del año. Este establecimiento de la cadena Santos tiene todo y más para celebrar un evento en sus instalaciones —con varias salas de reuniones, alguna de ellas con capacidad para 900 personas— y no moverse de allí. El entorno de piscina, jardines y terraza casi en medio de la ciudad lo convierten además en una opción ideal para evadirse de las duras jornadas de trabajo.
Av. del Primero de Mayo, 5. Murcia
Tel. 968 060 200
www.hotelmurcianelva.com

SERCOTEL ALFONSO XIII ****
Perteneciente a la First Class Collection de Sercotel, está situado en la principal avenida de Cartagena y dispone de 124 habitaciones, además de 7 salas de reuniones. Comparte parte de las instalaciones con el Sercotel Carlos III, de tres estrellas y 96 habitaciones. Para los que quieran estar hiperconectados, el establecimiento ofrece wi-fi por toda la ciudad.
Paseo Alfonso XIII, 40. Cartagena
Tel. 968 520 000
www.hotelalfonsoxiii.com

NH CARTAGENA ****
Por su ubicación, algunas habitaciones tienen vistas al mar Mediterráneo. Es decir, está en el centro de Cartagena, a dos minutos andando del Ayuntamiento y medio más hasta el Teatro Romano. Dadas las virtudes de la climatología, es un privilegio poder desayunar en la terraza de su gastrobar colonial.
Plaza Héroes de Cavite, s/n. Cartagena
Tel. 913 984 661
www.nh-hoteles.es/hotel/nh-cartagena

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

LA PARRANDA
En el centro de Murcia. La carta ofrece exquisiteces tales como tomates que saben a tomate. Es decir, pura tradición murciana. Directamente desde la huerta o la lonja a la mesa. Imperdonable no probar el paparajote, uno de los postres más típicos. Además, tienen servicio de catering para eventos.
Plaza San Juan s/n. Murcia
Tel. 968 220 675
www.laparrandarestaurante.com

HISPANO
Aquí la idea es muy sencilla: buena materia prima. Además de productos de la huerta, los que vienen del mar, como el sashimi o el tartar de atún, son para llorar de la emoción, así como sus muy apreciados salazones: las huevas de Mújol y la mojama con almendra. Con razón hay que reservar con antelación.
Radio Murcia, 4. Murcia
Tel. 968 216 152
www.restaurantehispano.es

HOSTERÍA PALACETE RURAL DE LA SEDA
Hay que salirse un poco de Murcia para llegar, por un camino plagado de limoneros, hasta este restaurante cuya mejor definición es “de capricho”. Tanto por el edificio en sí como por las viandas, ya que la carta combina lo mejor de la gastronomía murciana con aires más contemporáneos. Ideal para almuerzos de empresa en su salón de corte isabelino o eventos de hasta 500 personas.
Vereda Catalán, s/n. Murcia
Tel. 968 870 848
www.palacetelaseda.com

LA CABAÑA BUENAVISTA
Para los foodies, la referencia de Pablo González en los fogones es ya garantía para salivar. El chef fue el inspirador de este restaurante, el único con estrella Michelin de Murcia. Si hacen falta más razones para no perderse el menú degustación, sirva como excusa la de sentirse muy vip: sólo se admiten 25 comensales por servicio. Y otra más, el restaurante es en sí una cabaña muy cuca en una finca con buenas vistas de Murcia, así como espacios para eventos multitudinarios.
Finca Buenavista, s/n. El Palmar
Tel. 968 889 006
www.restaurantelacabaña.es

LA CATEDRAL
Si hay que probar buena cocina en Cartagena, éste es el lugar para hacerlo. No sólo porque ofrecen producto fresco de temporada, sino porque además consiguen sacar el máximo provecho a la buena materia prima murciana, con algún toque más japonés. La fusión es perfecta.
Plaza Condesa de Peralta, 7. Cartagena
Tel. 968 066 558
www.lacatedralcartagena.com

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.