MERCHE BLANCO. Global consultant BT & MICE

MERCHE BLANCO. Global consultant BT & MICE

Compartir
Merche Blanco
  1. ¿Cómo consigue formarse un gestor de viajes de empresa?
    Es bueno ser curioso, estar al tanto de las novedades del sector y mirar las certificaciones que se pueden cursar en EE UU. Allí van unos cuántos pasitos por delante.
  2. ¿Qué tres cualidades no le pueden faltar?
    Diría que son cinco: negociación, compromiso, profundo conocimiento del business travel a nivel mundial, experiencia en tecnología aplicada a nuestro sector y capacidad analítica.
  3. ¿Hay buen nivel de business travel management en España?
    La clave está en la profesionalización de las personas que acceden a esa posición y que, en muchos casos, vienen de los departamentos de Compras o Financiero, pero están alejados del business travel.
  4. ¿El travel manager es el guardián de la política?
    No lo veo así. El travel manager es como una navaja suiza multiusos. Debe trabajar junto con otros departamentos creando y adaptando esa política de viajes. Tenemos que convencer y persuadir, no imponer.
  5. Entre viajar barato y viajar bien, ¿dónde colocamos el punto medio?
    Hay que viajar con el mejor precio posible, pero sin perder de vista la satisfacción de los viajeros. Es nuestra obligación como travel managers
  6. ¿Puede haber margen de maniobra local en el programa de una multinacional?
    Sí que la hay. Nos cuesta creernos que lo que tenemos que aportar sea realmente valioso. En el caso concreto de España, las barreras idiomáticas suelen ser otra traba, aunque cada vez menos.
  7. ¿Cuál es su recomendación para que el empleado no se desvíe del buen camino?
    Fácil: haz partícipe a los empleados de la toma de decisiones. Si están convencidos y persuadidos, tienes un aliado.
  8. ¿Viajar ha dejado de ser un incentivo laboral?
    Para los post Millennial, entre 18-24 años, que se acaban de incorporar al mundo laboral, sí. No tanto para las generaciones más veteranas en la empresa. Con los años se hace mucho más pesado estar de viaje.
  9. Implementar jugando… Las empresas se están apuntando al carro de la gamificación…
    Sin lugar a dudas. Es indiferente la edad que tengas, todos tenemos alma de niño. Hay multitud de ideas para que los empleados contribuyan activamente en el programa de viajes.
  10. ¿Algún ejemplo ilustrativo?
    Un trivial para que los empleados respondan sobre su conocimiento de la política de viajes. Se lo pasan bien, aprenden y, encima, obtienen recompensas.
  11. ¿A quién computamos los puntos del programa de fidelidad, al empleado o a la empresa?
    Deben ser para la empresa. Es más equitativo compartirlos con la comunidad de viajeros e, incluso, incluir a otras personas que no viajan.
  12. Cuando conviven empleados analógicos, digitales e híbridos, ¿cómo introducir la tecnología sin que se produzcan desequilibrios?
    ¡Formación! Ésa es la clave y aquí necesitas sentarte con tu departamento de recursos humanos y aunar esfuerzos.
  13. Después de tanto tiempo apretando las tuercas a los proveedores, ¿aún hay margen para el ahorro?
    Existen los ahorros en dinero, pero también en especie. Por ejemplo, la utilización de las salas VIP en los aeropuertos. El departamento financiero no verá el ahorro, pero recursos humanos sí tendrá un empleado más contento.
  14. ¿Es buena idea unificar la gestión del Business Travel y el MICE?
    Es que no debería ser una idea, sino una necesidad. Los caminos de estas dos divisiones siempre se cruzan.
  15. Cómo sería su carta a los reyes magos si la dirigiese a las compañías aéreas.
    ¿Se acuerdan de que somos PERSONAS?
  16. ¿Y en el caso de las cadenas hoteleras?
    Inversión. No sólo para reformar y modernizar las instalaciones, sino para mejorar su gestión interna.
  17. ¿Una agencia o varias?
    ¿O ninguna? También podría ser. Hay compañías multinacionales que dejan al empleado que busque su viaje al mejor precio usando cualquier medio.
  18. ¿Algún criterio medioambiental a la hora de contratar?
    Puedes pedir a tus proveedores que te pasen una lista de sus acciones para ser más sostenibles y vincular algunos criterios de contratación. Es compatible y no tiene por qué ser necesariamente más caro.
  19. ¿Se puede medir el retorno de la inversión en un viaje?
    Aunque el cálculo del ROI es complejo, es necesario establecer unos KPI, o indicadores.
  20. ¿Cómo imagina los viajes de empresa en 2050?
    Los avances digitales harán que la información, la planificación y la reserva de un viaje se conviertan en una experiencia absolutamente intuitiva y fluida.