EDUARDO VIDAL / Director General de Mémora. «Hay que dar importancia al...

EDUARDO VIDAL / Director General de Mémora. «Hay que dar importancia al programa de ocio»

Compartir

Con 115 puntos de servicio en España y Portugal y cerca de un millar de empleados, Mémora ha sabido afrontar la crisis modificando, entre otras cosas, su política de viajes. La empresa de servicios funerarios está sacando partido a la videoconferencia, utiliza compañías low cost para determinados desplazamientos y negocia directamente con algunos hoteles una atención integral.

¿Cómo ha afectado la crisis a su política de viajes?
Al igual que otras partidas de la empresa, hemos tenido que revisar a la baja el gasto en viajes. También hemos aprobado un nuevo protocolo de normas para la utilización de los proveedores turísticos.

¿Piensa que las reuniones mediante videoconferencia son realmente efectivas?
Por supuesto. Hace unos dos años, no hacíamos ninguna y ahora utilizamos la videoconferencia casi a diario. Todas las semanas tenemos consejo a distancia entre diez directivos que participan desde seis emplazamientos diferentes y nos ahorramos un buen número de pernoctaciones. En cualquier caso, no nos evita reuniones que consideramos necesariamente presenciales, sobre todo cuando se trata de planificar estrategias. Al menos una vez al mes tenemos encuentros cara a cara.

¿Qué opinión le merecen las aerolíneas low cost? ¿Las utilizan a menudo?
Están muy bien para las reuniones que se programan con la debida antelación. Las compañías low cost son buenas, incluso mejores que las tradicionales, en destinos de segundo orden, sobre todo en Europa. Cada vez se están adaptando más a las necesidades del viajero de negocios, tanto en horarios como en servicios.

¿En qué casos merece la pena pagar una clase business en lugar de turista?
En Mémora hacemos pocos viajes de larga distancia. Cuando surge la necesidad, solemos establecer la business en función del grado de responsabilidad que tiene el que se desplaza.

¿Qué tipo de hoteles buscan a la hora de elegir emplazamiento para una convención de la empresa?
En las convenciones elegimos hoteles bien situados dentro de las ciudades, pero no excesivamente céntricos. Es la forma de evitar que los asistentes no se salten el programa con salidas esporádicas. Tampoco buscamos que estén lejos del centro, sino a una distancia prudencial que lo haga accesible en taxi o transporte público. Optamos por hoteles de calidad porque intentamos llevar a cabo la mayor parte del programa en el propio establecimiento. Por eso no tratamos de ahorrar mucho en las pernoctaciones y en su lugar demandamos espacios y servicios extra.

¿Cómo calificaría la relación calidad/precio de los hoteles españoles?
Aquí hay que distinguir entre la tarifa oficial y la real. En las grandes ciudades, la primera se ha disparado en exceso los últimos años, aunque la tarifa real haya acabado ajustándose a las circunstancias del mercado.

¿Qué importancia conceden al programa paralelo de ocio?
Tengo que reconocer que, hasta ahora, poca. Y es algo que queremos cambiar, porque en las encuestas de satisfacción que hacemos después de los eventos de empresa, este factor sale siempre. Vamos a buscar fórmulas y actividades para cohesionar al grupo con elementos lúdicos.

¿Cuáles son los servicios que más valoran de la agencia de viajes?
Para nosotros, lo más importante es que ofrezcan un servicio 24 horas, o al menos una capacidad de respuesta rápida y eficaz. Cuando ocurrió lo de la nube volcánica, teníamos a varias personas en Londres sin poder coger un avión. La agencia se ocupó de buscarles alternativas.

¿Cómo negocian con los proveedores turísticos?
Al margen de la agencia, también tenemos negociaciones directas y acuerdos preferentes con proveedores. Comparamos precios y servicios y en unas ocasiones contratamos directamente y en otras a través de la agencia. En los destinos principales las agencias suelen tener mejor precio, debido al volumen que generan, pero en otros es más barato evitar al intermediario.

Personalmente, ¿qué es lo que más y lo que menos le gusta de viajar?
Me gusta aprovechar los viajes de trabajo para reflexionar, para desconectar del día a día. Me gusta hacer esos paréntesis que te permiten los desplazamientos. Lo que no me entusiasma tanto es consumir tiempo fuera del horario laboral para el trabajo, y eso en los viajes es inevitable.